India. El neo­li­be­ra­lis­mo ha cau­sa­do 400,000 sui­ci­dios de gran­je­ros, dice líder cam­pe­sino

Por Pra­veen S., Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​Bra­sil de Fato |12 mar­zo 2020

Vijoo Krish­nan, líder de la orga­ni­za­ción cam­pe­si­na más gran­de del país, ana­li­za el empeo­ra­mien­to de la cri­sis agra­ria india.

Foto: La con­cen­tra­ción de la tie­rra, la mono­po­li­za­ción del agua y el des­man­te­la­mien­to de los pro­gra­mas socia­les en el cam­po hacen que la vida de millo­nes de pro­duc­to­res rura­les sea invia­ble – AFP

Una de las mayo­res movi­li­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res rura­les en la his­to­ria de la India, la Kisan Long March (o «Long March Pea­sant») cum­ple dos años en mar­zo. En ese momen­to, unos 50,000 agri­cul­to­res cami­na­ron 186 km en seis días, entre las ciu­da­des de Nashik y Mum­bai, para pro­tes­tar por el agra­va­mien­to de la cri­sis agra­ria bajo el gobierno del pri­mer minis­tro Naren­dra Modi.

El vice­se­cre­ta­rio de la Unión Nacio­nal de Cam­pe­si­nos de India (AIKS), Vijoo Krish­nan, fue uno de los ros­tros a la cabe­za de ese movi­mien­to. En una entre­vis­ta con Bra­sil de Fato, afir­ma que la cri­sis per­sis­te y es el resul­ta­do de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les imple­men­ta­das hace 29 años.

AIKS esti­ma que 400,000 agri­cul­to­res indios se han sui­ci­da­do des­de 1995 como resul­ta­do de estas polí­ti­cas. «Los cos­tos para cul­ti­var la tie­rra aumen­tan sin nin­gún tipo de segu­ri­dad social, anti­ci­pos o com­pras por par­te del Esta­do», lamen­ta el líder cam­pe­sino.

En 2014, el pri­mer año de Modi como direc­tor eje­cu­ti­vo, el núme­ro de sui­ci­dios aumen­tó en un 42%. Des­de enton­ces, el gobierno de extre­ma dere­cha ha deja­do de publi­car esta­dís­ti­cas ofi­cia­les sobre el tema.

En la siguien­te entre­vis­ta, Vijoo Krish­nan tam­bién ana­li­za la con­tra­dic­ción entre el ham­bre y la alta pro­duc­ti­vi­dad agrí­co­la en India y expli­ca qué moti­vó las pro­tes­tas con­tra la pre­sen­cia de Bol­so­na­ro en la capi­tal, Nue­va Delhi, en enero.

Bra­sil de Fato: India es líder mun­dial en áreas dedi­ca­das a cul­ti­vos agrí­co­las, pero tie­ne más per­so­nas ham­brien­tas y des­nu­tri­das que 40 paí­ses en Áfri­ca Sub­saha­ria­na com­bi­na­dos. ¿Cómo expli­car esta con­tra­dic­ción?

Vijoo Krish­nan: las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas neo­li­be­ra­les han sido imple­men­ta­das por dife­ren­tes gobier­nos des­de 1991. Esto ha pro­vo­ca­do que el esta­do reduz­ca las inver­sio­nes en desa­rro­llo rural y segu­ri­dad ali­men­ta­ria. Es posi­ble que haya escu­cha­do que 400,000 agri­cul­to­res indios se han sui­ci­da­do des­de 1995 debi­do al empeo­ra­mien­to de la cri­sis agra­ria, por no reci­bir pagos ade­cua­dos por su pro­duc­ción y no pagar sus deu­das. Al mis­mo tiem­po, los cos­tos de cul­ti­var la tie­rra aumen­tan sin nin­gún tipo de segu­ri­dad social, pago anti­ci­pa­do o com­pras por par­te del Esta­do. Los sui­ci­dios son el resul­ta­do de estas polí­ti­cas.

En nom­bre de una mayor efi­cien­cia y reduc­ción de cos­tos, el acce­so al grano para los pobres se está res­trin­gien­do en varias par­tes de nues­tro país. En la región de Maha­rash­tra, por ejem­plo, 21,000 niños mue­ren antes de los cin­co años cada año debi­do a la des­nu­tri­ción.

Por un lado, la cla­se domi­nan­te está tra­tan­do de ven­der una India digi­tal, inte­gra­da en la era de la tec­no­lo­gía. Por otro lado, tene­mos niños que mue­ren de ham­bre y sufren de des­nu­tri­ción en dife­ren­tes par­tes del país. Es una ima­gen simi­lar a la que tuvi­mos duran­te el impe­rio bri­tá­ni­co y que nos recuer­da las miles de muer­tes que ocu­rrie­ron en Ben­ga­la [en 1943, cua­tro años antes de la inde­pen­den­cia de India, cin­co millo­nes de per­so­nas murie­ron de ham­bre en esa región]. Millo­nes de indios aún viven con los males de la épo­ca.

La imple­men­ta­ción de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les ocu­rrió duran­te los gobier­nos del Par­ti­do del Con­gre­so en India (de 1991 a 1996). ¿La situa­ción empeo­ró cuan­do Modi, del Par­ti­do Popu­lar Indio (BJP), asu­mió el car­go de Pri­mer Minis­tro en 2014?

No son polí­ti­cas del Par­ti­do del Con­gre­so o del BJP: son polí­ti­cas de la cla­se domi­nan­te, que el capi­ta­lis­mo glo­bal está impo­nien­do a los pobres. Esto tam­bién se está imple­men­tan­do aquí, en medio de las reac­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res.

Hubo momen­tos en que la izquier­da logró una pre­sen­cia sig­ni­fi­ca­ti­va en el par­la­men­to, hubo mani­fes­ta­cio­nes calle­je­ras y el gobierno de la UPA [Alian­za de la Unión Pro­gre­sis­ta], ele­gi­da en 2004, aumen­tó las inver­sio­nes en agri­cul­tu­ra y desa­rro­llo rural. Hubo algu­nos avan­ces en tér­mi­nos de polí­ti­cas públi­cas, y lue­go el gobierno de la dere­cha ultra­na­cio­na­lis­ta lle­gó al poder en 2014 con la pro­me­sa de poner fin a la cri­sis agra­ria.

Dije­ron que garan­ti­za­rían a los agri­cul­to­res más del 50% de sus cos­tos de pro­duc­ción como un pago míni­mo jus­to, pro­me­tie­ron cré­di­tos fáci­les, acce­so al agua, etc. Des­pués de las elec­cio­nes, olvi­da­ron estas pro­me­sas: lo que tene­mos es una pro­fun­di­za­ción de las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les.

Este gobierno está pro­mo­vien­do el saqueo cor­po­ra­ti­vo de la tie­rra, el agua, los bos­ques y los recur­sos natu­ra­les de nues­tro país.

Vijoo Krish­nan: «Al menos, esta­dos lide­ra­dos por la izquier­da, hemos logra­do for­ta­le­cer las coope­ra­ti­vas y pro­mo­ver la agro­eco­lo­gía» /​Pra­veen S.

Men­cio­nas­te el acce­so al agua. Más de dos ter­cios de los cam­pos indios se rie­gan con agua sub­te­rrá­nea, que se está ago­tan­do. ¿Cuá­les son las pers­pec­ti­vas?

Como la huma­ni­dad cono­ce la agri­cul­tu­ra, el agua es uno de los bie­nes más impor­tan­tes, tan­to como la tie­rra o las semi­llas. Son las «herra­mien­tas» del tra­ba­ja­dor de cam­po.

El acce­so al agua en muchas par­tes de nues­tro país no es una reali­dad, por­que las téc­ni­cas de rie­go no son acce­si­bles para todos. Y, espe­cial­men­te en las áreas don­de tuvo lugar la Revo­lu­ción Ver­de [en la déca­da de 1960], el uso del agua es exce­si­vo.

Hoy es nece­sa­rio cavar más y más para encon­trar agua. Si con­si­de­ra­mos este con­jun­to ade­más del cam­bio cli­má­ti­co, es una situa­ción de cala­mi­dad.

En los últi­mos dos años, hemos teni­do sequías con­ti­nuas en Kera­la, Kar­na­ta­ka, Andh­ra Pra­desh y par­tes de Maha­rash­tra. En otros esta­dos, como Oris­sa, tene­mos sequías en algu­nas esta­cio­nes e inun­da­cio­nes poco des­pués. Lidiar con todo esto es un gran desa­fío.

Ade­más, hay un pro­ce­so de mono­po­li­za­ción del agua. Los pro­pie­ta­rios de tie­rras con­tro­lan el acce­so en algu­nas áreas, los sec­to­res pri­va­dos están adqui­rien­do dere­chos de uso del agua e inclu­so hay casos de pri­va­ti­za­ción de ríos por par­te de los gobier­nos loca­les. Todos estos aspec­tos agra­van la cri­sis agra­ria que esta­mos vivien­do.

En mar­zo de 2018, fuis­te uno de los líde­res de Kisan Long March, en el que 50,000 agri­cul­to­res cami­na­ron 186 km a pie para pro­tes­tar. ¿Cuá­les fue­ron las pau­tas y cómo fue posi­ble movi­li­zar a tan­tos cam­pe­si­nos?

Esa mar­cha fue la cul­mi­na­ción de una serie de luchas libra­das por AIKS y por orga­ni­za­cio­nes de base que se unie­ron con­tra la adqui­si­ción indis­cri­mi­na­da de tie­rras, en defen­sa de los dere­chos de los cam­pe­si­nos. Cons­trui­mos uni­dad alre­de­dor de estas pau­tas.

Cuan­do comen­zó la mar­cha, en 2018, recor­dé a la gen­te la «mar­cha del ham­bre», des­de Mala­bar al nor­te de Kera­la, diri­gi­da por el cama­ra­da AK Gopa­lan en la déca­da de 1930. Por­que la situa­ción que toda­vía vemos en algu­nas regio­nes de la India no es dife­ren­te de la de hace 90 años.

Solo mira los obje­ti­vos de nues­tra mar­cha. Los medios se cen­tra­ron mucho en los pre­cios de los cul­ti­vos, pero había pau­tas mucho más bási­cas. Los dere­chos sobre la tie­rra fue­ron uno de ellos.

Has­ta el día de hoy, millo­nes de tra­ba­ja­do­res indios están cul­ti­van­do tie­rras de ter­ce­ros, de terra­te­nien­tes. Toda­vía tie­nen el con­trol de la tie­rra. Los dere­chos del bos­que tam­bién esta­ban en la agen­da, y con­cier­nen a las comu­ni­da­des tri­ba­les de la India, que des­de 2006 debe­rían tener este dere­cho garan­ti­za­do.

Tam­bién toma­mos una posi­ción en con­tra de los pro­yec­tos de inter­co­ne­xión de tre­nes bala y ríos en la región de Maha­rash­tra, que el BJP está tra­tan­do de imple­men­tar, debi­do a sus con­se­cuen­cias eco­ló­gi­cas y altos cos­tos, ade­más de la expro­pia­ción de tie­rras cam­pe­si­nas en la región.

En Bra­sil, el Movi­mien­to de Tra­ba­ja­do­res Rura­les sin Tie­rra (MST) tie­ne cam­pa­men­tos y asen­ta­mien­tos e inclu­so una escue­la dedi­ca­da a la for­ma­ción polí­ti­ca de los tra­ba­ja­do­res. ¿Cómo enfren­ta AIKS el desa­fío de orga­ni­zar a los cam­pe­si­nos indios sin tener estruc­tu­ras como estas?

AIKS exis­te des­de 1936 y se for­mó en la lucha con­tra el impe­rio bri­tá­ni­co y con­tra el poder de los gran­des terra­te­nien­tes. Somos la orga­ni­za­ción cam­pe­si­na más gran­de del país, con más de 15 millo­nes de miem­bros repar­ti­dos por todo el país. Nues­tra for­ta­le­za está en las doce­nas de orga­ni­za­cio­nes que exis­ten en los esta­dos y están afi­lia­das a AIKS a nivel nacio­nal.

Ade­más de la lar­ga mar­cha de 2018, hubo gran­des movi­li­za­cio­nes en Rajasthan, Kar­na­ta­ka, Andh­ra Pra­desh y varios otros esta­dos.

Des­de 2014, hemos logra­do cons­truir fren­tes de bata­lla con­tra las polí­ti­cas fas­cis­tas del gobierno y con­tra todas las for­mas de opre­sión y explo­ta­ción. La par­ti­ci­pa­ción que tuvi­mos en la mar­cha del esta­do de Maha­rash­tra es el resul­ta­do de nues­tra capa­ci­dad para satis­fa­cer las deman­das de los cam­pe­si­nos. Comen­zó con entre 12 y 15 mil cam­pe­si­nos, pero gra­dual­men­te lle­ga­mos a 50 mil.

Mar­cha­mos 186 km duran­te seis días, un pro­me­dio de 25 a 30 km por día. Y todos los días, per­so­nas de pue­blos cer­ca­nos se unían en soli­da­ri­dad. Tenía­mos la cla­se tra­ba­ja­do­ra, dalits [pobla­ción exclui­da del sis­te­ma de cas­tas], adi­va­sis [pue­blos nati­vos] … Todos los sec­to­res del país que sien­ten la bru­ta­li­dad de estas polí­ti­cas esta­ban uni­dos, en soli­da­ri­dad.

Enten­de­mos que este es el camino: la soli­da­ri­dad que se cons­tru­ye entre cla­ses, entre comu­ni­da­des. Para futu­ras bata­llas, esta es la lec­ción que que­da.

A pesar de la pro­pa­gan­da de los agro­ne­go­cios y las inver­sio­nes guber­na­men­ta­les en gran­des terra­te­nien­tes, es la agri­cul­tu­ra fami­liar la que pone los ali­men­tos sobre la mesa de los bra­si­le­ños. ¿India tam­bién vive con esta con­tra­dic­ción?

Sí. En India, más del 70% [de los ali­men­tos de la pobla­ción] pro­vie­ne de peque­ños pro­duc­to­res. Muchos de ellos inclu­so no tie­nen tie­rras y tie­nen que pagar para pro­du­cir en tie­rras de ter­ce­ros o com­par­tir su pro­duc­ción con el pro­pie­ta­rio.

Por ejem­plo, en el esta­do de Andhar Pra­desh, hay casi 3 millo­nes de peque­ños agri­cul­to­res. El gobierno indio dice que esta­mos rom­pien­do récords de pro­duc­ción de ali­men­tos, pero esto se debe a los esfuer­zos de los cam­pe­si­nos, peque­ños agri­cul­to­res. No es un méri­to del agro­ne­go­cio.

Tene­mos una cam­pa­ña masi­va con­tra el uso del insec­ti­ci­da Endo­sul­fan. En las plan­ta­cio­nes de ana­car­dos en Kera­la y Kar­na­ta­ka, pudi­mos prohi­bir la apli­ca­ción de este veneno. El gobierno local [del CPI‑M] logró revo­car el per­mi­so otor­ga­do a los agri­cul­to­res.

Hoy, gran­des repre­sen­tan­tes de los agro­ne­go­cios, como Mon­san­to y Bayer, están pre­sio­nan­do para que se tole­re el uso de nue­vos tipos de vene­nos. Tam­bién hemos esta­do tra­ba­jan­do para resis­tir estos esfuer­zos.

Como orga­ni­za­ción, tam­bién esta­mos alen­tan­do la prác­ti­ca de la agro­eco­lo­gía, basa­da en estu­dios cien­tí­fi­cos. El esta­do de Kera­la impor­tó pre­via­men­te vege­ta­les de esta­dos veci­nos. En los últi­mos años, hemos esta­do pro­du­cien­do vege­ta­les sin pes­ti­ci­das en tie­rras ocio­sas, pro­pie­dad de gran­des terra­te­nien­tes. Aho­ra, Kera­la se está vol­vien­do auto­su­fi­cien­te en la pro­duc­ción de ali­men­tos.

En Tri­pu­ra, otro esta­do indio, esta­mos enfa­ti­zan­do el sis­te­ma de inten­si­fi­ca­ción del arroz, don­de el uso de agua se redu­ce en apro­xi­ma­da­men­te un 75% y el uso de fer­ti­li­zan­tes es mucho menor que en otros esta­dos, como Pun­jab y Har­ya­na.

Nos gus­ta­ría hacer mucho más. Pero, al menos en los esta­dos lide­ra­dos por gobier­nos de izquier­da, hemos esta­do reci­bien­do apo­yo para for­ta­le­cer las coope­ra­ti­vas y pro­mo­ver la agro­eco­lo­gía.

En Bra­sil, el agro­ne­go­cio finan­cia las cam­pa­ñas de los can­di­da­tos de casi todos los par­ti­dos y está estre­cha­men­te vin­cu­la­do al poder polí­ti­co, lo que difi­cul­ta el deba­te sobre la refor­ma agra­ria popu­lar. ¿Cuá­les son las con­di­cio­nes para resis­tir a estas gran­des cor­po­ra­cio­nes en la India, a nivel ins­ti­tu­cio­nal?

El esce­na­rio es simi­lar en la India. Las tie­rras se con­cen­tran en manos de unos pocos, que son los mis­mos que tie­nen el poder polí­ti­co.

Uno de los fac­to­res agra­van­tes aquí es el sis­te­ma de cas­tas. Si estu­dia el per­fil de quién posee tie­rras en India, verá un gran pre­do­mi­nio de repre­sen­tan­tes de las cas­tas supe­rio­res. Y son estos sec­to­res los que dan las car­tas, polí­ti­ca­men­te. Esta rela­ción jerár­qui­ca per­sis­te en nues­tro país.

Ade­más de la cla­se domi­nan­te, están los bur­gue­ses, los terra­te­nien­tes, defen­dien­do sus intere­ses, y no impor­ta si es el BJP o el Par­ti­do del Con­gre­so quie­nes están en el poder.

Para ana­li­zar la velo­ci­dad con la que el BJP ha podi­do imple­men­tar sus polí­ti­cas, debe­mos recor­dar que tie­nen RSS a su lado [Rash­tri­ya Swa­yam­se­vak Sangh, el gru­po para­mi­li­tar más gran­de del mun­do y la cuna polí­ti­ca de Modi]. Des­pués de 1991, tam­bién tuvi­mos el sur­gi­mien­to de una éli­te agra­ria, cuyos orí­ge­nes se refie­ren a la estruc­tu­ra feu­dal. Ellos son los que con­cen­tran las inver­sio­nes del gobierno.

Inclu­so pro­yec­tos impor­tan­tes, como la MGNREGA [Ley de Garan­tía de Empleo Rural Mahat­ma Gandhi, 2005], están con­tro­la­dos por estos sec­to­res en varios terri­to­rios. Nues­tra lucha tam­bién es con­tra este esce­na­rio, por­que vemos que el pre­su­pues­to de MGNREGA se redu­ce año tras año.

Toda la orien­ta­ción polí­ti­ca de este gobierno es para el bene­fi­cio de los pro­duc­to­res más ricos.

AIKS habló en con­tra de la visi­ta de Bol­so­na­ro a Modi en enero. ¿Qué moti­vó las pro­tes­tas con­tra el pre­si­den­te bra­si­le­ño en enero?

AIKS quie­re man­te­ner una rela­ción de amis­tad y uni­dad con Bra­sil. Nues­tra opo­si­ción se rela­cio­na exclu­si­va­men­te con las polí­ti­cas imple­men­ta­das por Bol­so­na­ro.

Oímos cómo se talan los bos­ques de Bra­sil, cómo se aplas­ta a los opo­si­to­res polí­ti­cos. Esta­mos pasan­do por una situa­ción simi­lar aquí en India.

Las pro­tes­tas que tuvie­ron lugar aquí fue­ron con­vo­ca­das ini­cial­men­te por la fede­ra­ción de pro­duc­to­res de caña de azú­car, afi­lia­da a AIKS, pero inten­ta­mos expan­dir­la a otras orga­ni­za­cio­nes.

La pri­me­ra agen­da de nues­tra demos­tra­ción es que Bra­sil había inte­rro­ga­do a India en la Orga­ni­za­ción Mun­dial de Comer­cio [OMC], dicien­do que los agri­cul­to­res indios esta­ban reci­bien­do sub­si­dios muy altos. La reali­dad es que estos agri­cul­to­res aún no han reci­bi­do miles de millo­nes de rupias como pago.

Hace dos años, invir­tie­ron alre­de­dor de 2,1 billo­nes de rupias [equi­va­len­tes a R $ 130 mil millo­nes], tra­ba­ja­ron duro y, aho­ra que la pro­duc­ción se ha ven­di­do, están espe­ran­do com­pen­sa­ción. Y, sin embar­go, el gobierno no está aumen­tan­do los sub­si­dios.

En este con­tex­to, Bra­sil pidió a la India que res­pe­ta­ra el lími­te de sub­si­dio de 1998, sin reajus­te. Des­de enton­ces, ha habi­do un gran aumen­to en los cos­tos de pro­duc­ción, y esto no se está tenien­do en cuen­ta.

Apa­ren­te­men­te, des­pués de las pro­tes­tas que hici­mos aquí, se nos infor­mó que Modi y Bol­so­na­ro deci­die­ron regre­sar para dis­cu­tir este tema. Es algo posi­ti­vo, ante tan­tas pér­di­das.

De todos modos, quie­ro decir­les a ami­gos en Bra­sil que, en cien­tos de luga­res en la India, que­ma­mos los espan­ta­pá­ja­ros de Bol­so­na­ro y difun­di­mos el men­sa­je «Vete, Bol­so­na­ro». Es nues­tro deber expre­sar soli­da­ri­dad con los tra­ba­ja­do­res y cam­pe­si­nos bra­si­le­ños.

Edi­ción: Lean­dro Meli­to
 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *