El cos­te de la fre­sa. Escla­vas del siglo XXI – La otra Anda­lu­cía

El pro­ce­so de con­tra­ta­ción en Marrue­cos bus­ca muje­res con car­gas fami­lia­res de 25 a 45 años: nece­si­ta­das y sumi­sas

Las muje­res que cul­ti­van la fre­sa –y el res­to de fru­tos rojos que lle­gan a nues­tras mesas- vie­nen a los cam­pos de Huel­va tras pasar un pro­ce­so de con­tra­ta­ción en el ori­gen, con­si­de­ra­do un “mode­lo de migra­ción orde­na­da” por las ins­ti­tu­cio­nes, pero cri­ti­ca­do pro­fun­da­men­te por las orga­ni­za­cio­nes. La abo­ga­da y media­do­ra inter­cul­tu­ral Rah­ma El Bas­raoui expli­có que se tra­ta de un con­ve­nio bila­te­ral entre Espa­ña y Marrue­cos que no garan­ti­za los dere­chos de las tra­ba­ja­do­ras. Recor­de­mos que este año han sido 20.000 muje­res las que han sido con­tra­ta­das en Marrue­cos bajo estos requi­si­tos.

20.000 jor­na­le­ras sin dere­chos

“En nin­gún momen­to las tra­ba­ja­do­ras cono­cen las con­di­cio­nes en las que van a tra­ba­jar, ni sus dere­chos”, adver­tía la pre­si­den­ta de la Unión de Aso­cia­cio­nes Marro­quíes de la Comu­ni­dad Valen­cia­na y por­ta­voz de la Pla­ta­for­ma de Apo­yo a las Tra­ba­ja­do­ras del Cam­po. El per­fil que se pide para acce­der a este pro­ce­so de selec­ción es el de mujer, casa­da, viu­da o divor­cia­da con car­gas fami­lia­res (hijos e hijas de has­ta 14 años), con una edad que va de 25 a 45 años. Todo esto tie­ne que estar acre­di­ta­do por las muje­res, que en su mayor par­te no saben leer ni escri­bir, que se ven obli­ga­das a ir a la ofi­ci­na con sus bebes en un tiem­po muy cor­to.

Cuan­do lle­gan a Espa­ña, encuen­tran que el suel­do reci­bi­do no coin­di­ce siquie­ra con lo pro­me­ti­do en el con­ve­nio: les pagan 0,75 cén­ti­mos de euro por reco­ger una caja de 5 kg de fre­sas. Viven en módu­los pre­fa­bri­ca­dos en malas con­di­cio­nes. No se les ofre­ce una míni­ma for­ma­ción en cas­te­llano, como se supo­ne exi­ge el con­ve­nio, ni se les da una copia del con­tra­to y, si tie­nen algún con­flic­to, no pue­den cam­biar de empre­sa. Las empre­sas ejer­cen con­trol sobre la vida de las tra­ba­ja­do­ras, que son ais­la­das del entorno social. “Si quie­ren bajar al pue­blo, tie­nen que hacer­lo en el coche de com­pa­ñe­ros que a veces le ofre­cen hacer­les la com­pra a cam­bio de favo­res sexua­les.”

El con­tex­to: un sis­te­ma patriar­cal y racis­ta basa­do en la explo­ta­ción de las per­so­nas migran­tes

La abo­ga­da y acti­vis­ta Pas­to­ra Fili­gra­na Gar­cía con­tex­tua­li­zó esta situa­ción, den­tro de un sis­te­ma patriar­cal y racis­ta basa­do en la explo­ta­ción de las per­so­nas migran­tes. “El fru­to rojo no per­mi­te una reco­lec­ción median­te máqui­nas; se nece­si­tan manos”, expli­có. “Reco­ger la fre­sa es un tra­ba­jo duro. Hay que arran­car el fru­to uno a uno. Doblar la espal­da duran­te horas”. ¿Quién está dis­pues­ta a tra­ba­jar más por menos suel­do? Quie­nes tie­nen más nece­si­dad: ellas, las muje­res racia­li­za­das. Por ello, cada año, miles de muje­res marro­quíes lle­gan a Huel­va, entre febre­ro y abril, para, en el micro­cli­ma de los inver­na­de­ros, tra­ba­jar dura­men­te, día tras día, has­ta los meses de junio y julio.

En Huel­va se pro­du­ce más del 90 por cien­to de la fre­sa de Espa­ña, que se expor­ta a Euro­pa, a Fran­cia y a Ale­ma­nia sobre todo. Es un nego­cio que mue­ve unos 500 millo­nes de euros cada año, que prac­ti­ca una agri­cul­tu­ra inten­si­va, cri­ti­ca­da por las orga­ni­za­cio­nes eco­lo­gis­tas por la fuer­te deman­da de agua que requie­re. De este nego­cio vive mucha gen­te, no solo las muje­res marro­quíes, tam­bién migran­tes de otros paí­ses y pobla­ción autóc­to­na. “Tam­bién entre ellos tie­nen con­flic­to, agi­ta­dos por la extre­ma­de­re­cha, que pone a la gen­te a com­pe­tir”.

El sec­tor se colo­có en el ojo del hura­cán des­pués de que una revis­ta ale­ma­na publi­ca­se un repor­ta­je de dos repor­te­ras en el que se denun­cia­ban las con­di­cio­nes en las que tra­ba­jan las tem­po­re­ras marro­quíes en la fre­sa. Las cua­tro muje­res tra­ba­ja­do­ras marro­quíes denun­cia­ron al mani­je­ro por aco­so sexual acom­pa­ña­das por las orga­ni­za­cio­nes Asnu­ci y Muje­res 24 h y el acti­vis­ta por los dere­chos huma­nos Anto­nio Abad. Tam­bién inter­pu­sie­ron una deman­da labo­ral con­tra la empre­sa y una denun­cia ante la ins­pec­ción de tra­ba­jo.

La publi­ca­ción de la his­to­ria puso de mani­fies­to unas situa­cio­nes que las orga­ni­za­cio­nes venían denun­cian­do duran­te años” ase­gu­ró Pas­to­ra Fili­gra­na, fren­te a la nega­ción de nume­ro­sos sec­to­res y la fal­ta de cre­di­bi­li­dad que se le ha dado a la voz de las jor­na­le­ras.

En el femi­nis­mo no nos esta­mos escu­chan­do. Pare­ce que la mujer blan­ca es la que tie­ne voz y de las muje­res marro­quíes solo se habla para hablar del velo”, expu­so Sou­lai­ma Váz­quez, media­do­ra inter­cul­tu­ral y acti­vis­ta femi­nis­ta, per­te­ne­cien­te al colec­ti­vo Alha­ra­ca, cuyo obje­ti­vo es sen­si­bi­li­zar y con­cien­ciar sobre el racis­mo y la isla­mo­fo­bia. “Nos movi­li­za­mos más por­que lle­ven velo que por­que sufran una vio­la­ción”, sen­ten­ció.

La acti­vis­ta Jus­ta Mon­te­ro pro­fun­di­zó en la des­igual res­pues­ta que las situa­cio­nes de injus­ti­cia gene­ran, según afec­ten a unas muje­res o a otras. En 2016, los medios de comu­ni­ca­ción se hicie­ron eco de una vio­la­ción sufri­da por una mujer en Pam­plo­na, miles de muje­res salie­ron a las calles y de este modo se puso en mar­cha un pro­ce­so que afec­tó al ámbi­to jurí­di­co inclu­so. En 2018, algún medio se hizo eco de unas vio­la­cio­nes que habían sufri­do muje­res marro­quíes en Huel­va, la res­pues­ta femi­nis­ta fue peque­ña, solo en algu­nas ciu­da­des, y la judi­ca­tu­ra sigue su cur­so ejer­cien­do lo que las orga­ni­za­cio­nes lla­man “racis­mo ins­ti­tu­cio­nal”.

“Somos muchas las muje­res femi­nis­tas blan­cas que pen­sa­mos y sen­ti­mos de cora­zón que el femi­nis­mo será anti­rra­cis­ta o no será

Tene­mos que revi­sar nues­tro femi­nis­mo, nues­tras agen­das y nues­tras prác­ti­cas”, dijo Mon­te­ro. “Creo que somos muchas las muje­res femi­nis­tas blan­cas que pen­sa­mos y sen­ti­mos de cora­zón que el femi­nis­mo será anti­rra­cis­ta o no será; si no arti­cu­la­mos res­pues­tas en esa direc­ción, no habrá dere­chos para todas las muje­res”.

Las jor­na­le­ras marro­quís que lle­gan a los cam­pos en las cam­pa­ñas de reco­gi­da de la fre­sa, con­tra­ta­das des­de sus luga­res de ori­gen, vie­nen con una idea de lo que van a vivir y lue­go encuen­tran otra cosa”, insis­te Fáti­ma Boub­kri, pro­fe­sio­nal de la hos­te­le­ría, acti­vis­ta e inte­gran­te del equi­po de madres de Dra­go­nes de Lava­piés. Esta mujer, natu­ral de Marrue­cos que, tras 16 años en Espa­ña, lucha por visi­bi­li­zar las difi­cul­ta­des del colec­ti­vo migran­te feme­nino des­de su expe­rien­cia en pri­me­ra per­so­na. “Tene­mos que agra­de­cer y apo­yar a las muje­res valien­tes que levan­ta­ron su voz y denun­cia­ron la vio­len­cia que esta­ban vivien­do,” dijo Boub­kri.

Tras la denun­cia, se pusie­ron en mar­cha algu­nas medi­das –un equi­po de media­do­ras, la inclu­sión de un pro­to­co­lo de aco­so y abu­sos sexua­les en el nue­vo con­ve­nio- pero “en la prác­ti­ca no sabe­mos si esto está sir­vien­do para aca­bar con los abu­sos y con la impu­ni­dad”.

El colo­quio, desa­rro­lla­do den­tro la Revuel­ta femi­nis­ta del 8 de mar­zo, estu­vo acom­pa­ña­do de una per­for­man­ce y un vídeo docu­men­tal con tes­ti­mo­nios que pre­ten­de colo­car la rei­vin­di­ca­ción de estas muje­res en pri­me­ra línea y hacer­se eco de sus voces.

Por Glo­ria López

Foto y fuen­te: Ame­co­Press

Latest posts by Otros medios (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *