Dos nue­vas desilu­sio­nes gol­pis­tas en Vene­zue­la

Mar­co Terug­gi /​Resu­men Lati­noa­me­ri­cano /​11 de mar­zo de 2020

Cara­cas fue tes­ti­go este 10 de mar­zo de una movi­li­za­ción con­vo­ca­da por Juan Guai­dó y otra por el cha­vis­mo. Lo que debía ser una acción con­tun­den­te opo­si­to­ra no logró impac­to y dejó ver de mane­ra cla­ra la divi­sión en las filas de la opo­si­ción, un ele­men­to que obli­ga a la estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na a ace­le­rar los tiem­pos.

La dere­cha vene­zo­la­na enfren­ta una cri­sis sos­te­ni­da en la capa­ci­dad de movi­li­za­ción de su base social. Las últi­mas accio­nes han sido expre­sión de ese cua­dro de poca fuer­za que no logra ser disi­mu­la­do.

El 10 de mar­zo debía ser el día para rever­tir esa ten­den­cia. La con­vo­ca­to­ria a la movi­li­za­ción, enca­be­za­da por el auto­pro­cla­ma­do pre­si­den­te Juan Guai­dó, duró tres sema­nas y la pro­me­sa era mayor a las veces ante­rio­res: esta vez se tra­ta­ba de lle­gar a la Asam­blea Nacio­nal (AN), en el cen­tro de Cara­cas, cora­zón del poder polí­ti­co nacio­nal.

La gen­te se con­cen­tró en Cha­cao, en el este de la ciu­dad, zona habi­tual de la opo­si­ción, cer­ca de las 10 am, hora local. Según había anun­cia­do Guai­dó, duran­te esa con­cen­tra­ción serían entre­ga­dos volan­tes con las con­sig­nas para saber cómo movi­li­zar­se duran­te la jor­na­da.

«Tene­mos que lle­gar a la Asam­blea y aga­rrar­la con nues­tro pre­si­den­te Juan Guai­dó», afir­mó un joven des­de el pun­to de con­cen­tra­ción.

Sin embar­go, ya des­de las 9:30 de la maña­na esta­ban ins­ta­la­das las sillas cer­ca del pun­to de con­cen­tra­ción para rea­li­zar la sesión de la AN que afir­ma­ba pre­si­dir Guai­dó. Es decir que, mien­tras se man­te­nía la expec­ta­ti­va de ir has­ta la sede del poder legis­la­ti­vo y reci­bir ins­truc­cio­nes, ya el plan había sido mon­ta­do: la movi­li­za­ción sería por unas pocas cua­dras.

Movilización opositora en Caracas, Venezuela

© SPUTNIK /​MARCO TERUG­GI­Mo­vi­li­za­ción opo­si­to­ra en Cara­cas, Vene­zue­la

El resul­ta­do fue enton­ces, nue­va­men­te, una desilu­sión para quie­nes acu­die­ron al lla­ma­do de Guai­dó. La movi­li­za­ción no logró con­tun­den­cia, la sede de la AN siem­pre estu­vo en la otra pun­ta de la ciu­dad y Guai­dó anun­ció, de for­ma difu­sa, que exis­ti­rá una nue­va movi­li­za­ción el jue­ves 12 de mar­zo.

El cha­vis­mo

«No tie­nen capa­ci­dad de movi­li­za­ción, de orga­ni­za­ción, no tie­nen pro­pues­ta (…) es caren­cia de ima­gi­na­ción polí­ti­ca», afir­mó Dios­da­do Cabe­llo, pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te (ANC) quien, des­de el oes­te cara­que­ño, era par­te de la movi­li­za­ción del cha­vis­mo.

Ya se ha vuel­to cos­tum­bre que, ante un lla­ma­do a una acción de la dere­cha, el cha­vis­mo tam­bién con­vo­que ese mis­mo día a una movi­li­za­ción en el cen­tro de la ciu­dad. El obje­ti­vo es, en esos casos, demos­trar que exis­te un Gobierno y una fuer­za polí­ti­ca y social en las calles movi­li­za­da en defen­sa de la Revo­lu­ción boli­va­ria­na.

Esta vez no fue la excep­ción y las dife­ren­tes estruc­tu­ras del cha­vis­mo estu­vie­ron en el cen­tro de Cara­cas en una nue­va demos­tra­ción de fuer­zas.

«Las horas que vie­nen van a ser deci­si­vas (…) hay que estar pen­dien­tes por­que tie­nen pen­sa­do en una agen­da de vio­len­cia en el país», afir­mó Tania Díaz, vice­pre­si­den­ta de pro­pa­gan­da, acción y movi­li­za­ción del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la (PSUV).

La agen­da ocul­ta

El 7 de mar­zo ocu­rrió un hecho de impac­to nacio­nal: el incen­dio del gal­pón prin­ci­pal del Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral (CNE) que pro­vo­có una colum­na de humo negro visi­ble des­de gran par­te de la ciu­dad.

En el acto fue­ron incen­dia­das 49.000 máqui­nas de vota­ción, entre otros ins­tru­men­tos del Poder Elec­to­ral. El acto fue reivin­di­ca­do por el Fren­te Patrio­ta Vene­zo­lano, un gru­po arma­do que difun­dió un video en el cual se atri­bu­ye­ron la auto­ría del acto que Lla­ma­ron Ope­ra­ción Sodo­ma, decla­ra­ron obje­ti­vos mili­ta­res a diri­gen­tes del pro­ce­so boli­va­riano y lla­ma­ron a la gue­rra a muer­te.

Los mis­mos se adju­di­ca­ron el ata­que ocu­rri­do el 11 de febre­ro en la ciu­dad de Valen­cia a los alma­ce­nes de CANTV, empre­sa esta­tal de inter­net y tele­fo­nía. El nom­bre de esa acción fue, según anun­cia­ron en el video, Ope­ra­ción Géne­sis.

Movilización chavista en Caracas, Venezuela

© SPUTNIK /​MARCO TERUG­GI­Mo­vi­li­za­ción cha­vis­ta en Cara­cas, Vene­zue­la

La últi­ma apa­ri­ción por video de un gru­po de estas carac­te­rís­ti­cas había ocu­rri­do lue­go del ata­que a dos cuar­te­les mili­ta­res en el esta­do Bolí­var, cer­ca de la fron­te­ra con Bra­sil, que tuvo lugar a fina­les de diciem­bre. En esa opor­tu­ni­dad, sur­gió un gru­po lla­ma­do Ope­ra­ción Auro­ra, que difun­dió un video.

Los men­sa­jes nor­te­ame­ri­ca­nos

El 7 de mar­zo, Donald Trump, pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, reci­bió a Jair Bol­so­na­ro, man­da­ta­rio bra­si­le­ño, en una reunión don­de fue espe­cial­men­te abor­da­do el caso Vene­zue­la. Poco antes del encuen­tro, el Gobierno bra­si­le­ro anun­ció el reti­ro de sus fun­cio­na­rios diplo­má­ti­cos de Vene­zue­la.

Bol­so­na­ro, jun­to a su minis­tro de Defen­sa, Fer­nan­do Aze­ve­do e Sil­va, tam­bién se reunión con el jefe del Coman­do Sur, Craig Faller, con quien fir­mó acuer­dos de coope­ra­ción mili­tar.

Días antes había sido el pre­si­den­te colom­biano, Iván Duque, quien se había reuni­do con Trump, en un encuen­tro don­de, afir­ma­ron, abor­da­ron el expe­dien­te Vene­zue­la.

Así, los dos pre­si­den­tes de los paí­ses limí­tro­fes terres­tres cen­tra­les de Vene­zue­la, ambos de dere­cha, ali­nea­dos con la estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na, estu­vie­ron reuni­dos con Trump para abor­dar la situa­ción en Vene­zue­la. Esas reunio­nes fue­ron pre­sen­ta­das por la opo­si­ción gol­pis­ta como la señal de que el Gobierno nor­te­ame­ri­cano se encuen­tra a las puer­tas de tomar nue­vas accio­nes de fuer­za deci­si­vas.

El quie­bre

La movi­li­za­ción del 10 de mar­zo tuvo un ele­men­to ines­pe­ra­do: las decla­ra­cio­nes del prin­ci­pal diri­gen­te del par­ti­do opo­si­tor Acción Demo­crá­ti­ca (AD), Ramos Allup, quien afir­mó que par­ti­ci­pa­rá de las pró­xi­mas elec­cio­nes legis­la­ti­vas.

«Pre­pa­ré­mo­nos para ir a las elec­cio­nes que la Cons­ti­tu­ción dice que hay que hacer, que son las elec­cio­nes de la Asam­blea Nacio­nal, por­que este año se ven­ce el perío­do, qué vamos a hacer, ¿nos vamos a que­dar sen­ta­dos?», afir­mó des­de la con­cen­tra­ción.

Sus pala­bras rati­fi­ca­ron lo que era un secre­to a voces: una de las fuer­zas cen­tra­les que res­pal­dó la estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na expre­sa­da en la figu­ra de Guai­dó, tomó la deci­sión de par­ti­ci­par de las elec­cio­nes legis­la­ti­vas, es decir, de lle­gar a un acuer­do con el Gobierno para su rea­li­za­ción.

Aun­que Allup agre­gó que «esta­mos pre­sio­nan­do tam­bién para que haya elec­cio­nes pre­si­den­cia­les», el men­sa­je fue cla­ro y con­lle­va una rup­tu­ra de la hoja de ruta sos­te­ni­da por Guai­dó, quien afir­ma que las úni­cas elec­cio­nes deben ser pre­si­den­cia­les y sin Madu­ro en el poder.

Así, lo que iba a ser una jor­na­da de movi­li­za­ción al Poder Legis­la­ti­vo en la siem­pre pro­me­sa de una esca­la­da gol­pis­ta, fina­li­zó con una con­cen­tra­ción en el este cara­que­ño, y el anun­cio de par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas por par­te de Allup.

¿Qué sigue?

Exis­ten dos tiem­pos polí­ti­cos desa­rro­llán­do­se en simul­tá­neo. Por un lado, un esce­na­rio en cons­truc­ción para lograr un acuer­do amplio para las pró­xi­mas elec­cio­nes legis­la­ti­vas. En esa hoja de ruta tra­ba­ja el Gobierno y un aba­ni­co cada vez más amplio de par­ti­dos y diri­gen­tes de la opo­si­ción.

Movilización chavista en Caracas, Venezuela

© SPUTNIK /​MARCO TERUG­GI­Mo­vi­li­za­ción cha­vis­ta en Cara­cas, Vene­zue­la

Ya se han dado pasos cen­tra­les en esa direc­ción, como, por ejem­plo, la ins­ta­la­ción el 9 de mar­zo, del Comi­té de Pos­tu­la­cio­nes Elec­to­ra­les para ele­gir el nue­vo CNE, con par­ti­ci­pa­ción de dipu­tados del cha­vis­mo y de la opo­si­ción: el pre­si­den­te será Ángel Medi­na, del par­ti­do Pri­me­ro Jus­ti­cia, y el vice­pre­si­den­te Julio Chá­vez, del PSUV.

Por otro lado, está en mar­cha el tiem­po del inten­to de derro­ca­mien­to, con Guai­dó como pan­ta­lla nacio­nal y con la con­duc­ción y el finan­cia­mien­to nor­te­ame­ri­cano. Esa estra­te­gia no ha dado resul­ta­dos polí­ti­cos favo­ra­bles ni en el debi­li­ta­mien­to de Madu­ro ni en la legi­ti­mi­dad social, ya que el blo­queo eco­nó­mi­co no cuen­ta con apro­ba­ción mayo­ri­ta­ria de la socie­dad.

Se tra­ta así de dos tiem­pos que avan­zan en simul­tá­neo y el segun­do, el gol­pis­ta, nece­si­ta dete­ner la acu­mu­la­ción de fuer­zas del pri­me­ro, el elec­to­ral. Para eso nece­si­ta lle­var ade­lan­te ini­cia­ti­vas que logren un impac­to, lo cual lle­va a las hipó­te­sis rela­cio­na­das con accio­nes de fuer­za, como ocu­rrió con el incen­dio de gal­po­nes del CNE o los ata­ques a cuar­te­les del pasa­do mes de diciem­bre cer­ca de la fron­te­ra con Bra­sil.

Vene­zue­la vive un 2020 bisa­gra don­de está sobre la mesa la posi­bi­li­dad de lograr un acuer­do polí­ti­co mayo­ri­ta­rio que per­mi­ta poner en pie un nue­vo Poder Elec­to­ral y elec­cio­nes legis­la­ti­vas. Lograr eso sería una vic­to­ria para la esta­bi­li­dad polí­ti­ca, las cla­ves del con­flic­to, y un retro­ce­so para el plan de Esta­dos Uni­dos.

Sput­nik*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: