Dos nue­vas des­ilu­sio­nes gol­pis­tas en Vene­zue­la

Mar­co Terug­gi /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​11 de mar­zo de 2020

Cara­cas fue tes­ti­go este 10 de mar­zo de una movi­li­za­ción con­vo­ca­da por Juan Guai­dó y otra por el cha­vis­mo. Lo que debía ser una acción con­tun­den­te opo­si­to­ra no logró impac­to y dejó ver de mane­ra cla­ra la divi­sión en las filas de la opo­si­ción, un ele­men­to que obli­ga a la estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na a ace­le­rar los tiem­pos.

La dere­cha vene­zo­la­na enfren­ta una cri­sis sos­te­ni­da en la capa­ci­dad de movi­li­za­ción de su base social. Las últi­mas accio­nes han sido expre­sión de ese cua­dro de poca fuer­za que no logra ser disi­mu­la­do.

El 10 de mar­zo debía ser el día para rever­tir esa ten­den­cia. La con­vo­ca­to­ria a la movi­li­za­ción, enca­be­za­da por el auto­pro­cla­ma­do pre­si­den­te Juan Guai­dó, duró tres sema­nas y la pro­me­sa era mayor a las veces ante­rio­res: esta vez se tra­ta­ba de lle­gar a la Asam­blea Nacio­nal (AN), en el cen­tro de Cara­cas, cora­zón del poder polí­ti­co nacio­nal.

La gen­te se con­cen­tró en Cha­cao, en el este de la ciu­dad, zona habi­tual de la opo­si­ción, cer­ca de las 10 am, hora local. Según había anun­cia­do Guai­dó, duran­te esa con­cen­tra­ción serían entre­ga­dos volan­tes con las con­sig­nas para saber cómo movi­li­zar­se duran­te la jor­na­da.

«Tene­mos que lle­gar a la Asam­blea y aga­rrar­la con nues­tro pre­si­den­te Juan Guai­dó», afir­mó un joven des­de el pun­to de con­cen­tra­ción.

Sin embar­go, ya des­de las 9:30 de la maña­na esta­ban ins­ta­la­das las sillas cer­ca del pun­to de con­cen­tra­ción para rea­li­zar la sesión de la AN que afir­ma­ba pre­si­dir Guai­dó. Es decir que, mien­tras se man­te­nía la expec­ta­ti­va de ir has­ta la sede del poder legis­la­ti­vo y reci­bir ins­truc­cio­nes, ya el plan había sido mon­ta­do: la movi­li­za­ción sería por unas pocas cua­dras.

Movilización opositora en Caracas, Venezuela

© SPUTNIK /​MARCO TERUG­GI­Mo­vi­li­za­ción opo­si­to­ra en Cara­cas, Vene­zue­la

El resul­ta­do fue enton­ces, nue­va­men­te, una des­ilu­sión para quie­nes acu­die­ron al lla­ma­do de Guai­dó. La movi­li­za­ción no logró con­tun­den­cia, la sede de la AN siem­pre estu­vo en la otra pun­ta de la ciu­dad y Guai­dó anun­ció, de for­ma difu­sa, que exis­ti­rá una nue­va movi­li­za­ción el jue­ves 12 de mar­zo.

El cha­vis­mo

«No tie­nen capa­ci­dad de movi­li­za­ción, de orga­ni­za­ción, no tie­nen pro­pues­ta (…) es caren­cia de ima­gi­na­ción polí­ti­ca», afir­mó Dios­da­do Cabe­llo, pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te (ANC) quien, des­de el oes­te cara­que­ño, era par­te de la movi­li­za­ción del cha­vis­mo.

Ya se ha vuel­to cos­tum­bre que, ante un lla­ma­do a una acción de la dere­cha, el cha­vis­mo tam­bién con­vo­que ese mis­mo día a una movi­li­za­ción en el cen­tro de la ciu­dad. El obje­ti­vo es, en esos casos, demos­trar que exis­te un Gobierno y una fuer­za polí­ti­ca y social en las calles movi­li­za­da en defen­sa de la Revo­lu­ción boli­va­ria­na.

Esta vez no fue la excep­ción y las dife­ren­tes estruc­tu­ras del cha­vis­mo estu­vie­ron en el cen­tro de Cara­cas en una nue­va demos­tra­ción de fuer­zas.

«Las horas que vie­nen van a ser deci­si­vas (…) hay que estar pen­dien­tes por­que tie­nen pen­sa­do en una agen­da de vio­len­cia en el país», afir­mó Tania Díaz, vice­pre­si­den­ta de pro­pa­gan­da, acción y movi­li­za­ción del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la (PSUV).

La agen­da ocul­ta

El 7 de mar­zo ocu­rrió un hecho de impac­to nacio­nal: el incen­dio del gal­pón prin­ci­pal del Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral (CNE) que pro­vo­có una colum­na de humo negro visi­ble des­de gran par­te de la ciu­dad.

En el acto fue­ron incen­dia­das 49.000 máqui­nas de vota­ción, entre otros ins­tru­men­tos del Poder Elec­to­ral. El acto fue rei­vin­di­ca­do por el Fren­te Patrio­ta Vene­zo­lano, un gru­po arma­do que difun­dió un video en el cual se atri­bu­ye­ron la auto­ría del acto que Lla­ma­ron Ope­ra­ción Sodo­ma, decla­ra­ron obje­ti­vos mili­ta­res a diri­gen­tes del pro­ce­so boli­va­riano y lla­ma­ron a la gue­rra a muer­te.

Los mis­mos se adju­di­ca­ron el ata­que ocu­rri­do el 11 de febre­ro en la ciu­dad de Valen­cia a los alma­ce­nes de CANTV, empre­sa esta­tal de inter­net y tele­fo­nía. El nom­bre de esa acción fue, según anun­cia­ron en el video, Ope­ra­ción Géne­sis.

Movilización chavista en Caracas, Venezuela

© SPUTNIK /​MARCO TERUG­GI­Mo­vi­li­za­ción cha­vis­ta en Cara­cas, Vene­zue­la

La últi­ma apa­ri­ción por video de un gru­po de estas carac­te­rís­ti­cas había ocu­rri­do lue­go del ata­que a dos cuar­te­les mili­ta­res en el esta­do Bolí­var, cer­ca de la fron­te­ra con Bra­sil, que tuvo lugar a fina­les de diciem­bre. En esa opor­tu­ni­dad, sur­gió un gru­po lla­ma­do Ope­ra­ción Auro­ra, que difun­dió un video.

Los men­sa­jes nor­te­ame­ri­ca­nos

El 7 de mar­zo, Donald Trump, pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, reci­bió a Jair Bol­so­na­ro, man­da­ta­rio bra­si­le­ño, en una reu­nión don­de fue espe­cial­men­te abor­da­do el caso Vene­zue­la. Poco antes del encuen­tro, el Gobierno bra­si­le­ro anun­ció el reti­ro de sus fun­cio­na­rios diplo­má­ti­cos de Vene­zue­la.

Bol­so­na­ro, jun­to a su minis­tro de Defen­sa, Fer­nan­do Aze­ve­do e Sil­va, tam­bién se reu­nión con el jefe del Coman­do Sur, Craig Faller, con quien fir­mó acuer­dos de coope­ra­ción mili­tar.

Días antes había sido el pre­si­den­te colom­biano, Iván Duque, quien se había reu­ni­do con Trump, en un encuen­tro don­de, afir­ma­ron, abor­da­ron el expe­dien­te Vene­zue­la.

Así, los dos pre­si­den­tes de los paí­ses limí­tro­fes terres­tres cen­tra­les de Vene­zue­la, ambos de dere­cha, ali­nea­dos con la estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na, estu­vie­ron reu­ni­dos con Trump para abor­dar la situa­ción en Vene­zue­la. Esas reunio­nes fue­ron pre­sen­ta­das por la opo­si­ción gol­pis­ta como la señal de que el Gobierno nor­te­ame­ri­cano se encuen­tra a las puer­tas de tomar nue­vas accio­nes de fuer­za deci­si­vas.

El quie­bre

La movi­li­za­ción del 10 de mar­zo tuvo un ele­men­to ines­pe­ra­do: las decla­ra­cio­nes del prin­ci­pal diri­gen­te del par­ti­do opo­si­tor Acción Demo­crá­ti­ca (AD), Ramos Allup, quien afir­mó que par­ti­ci­pa­rá de las pró­xi­mas elec­cio­nes legis­la­ti­vas.

«Pre­pa­ré­mo­nos para ir a las elec­cio­nes que la Cons­ti­tu­ción dice que hay que hacer, que son las elec­cio­nes de la Asam­blea Nacio­nal, por­que este año se ven­ce el perío­do, qué vamos a hacer, ¿nos vamos a que­dar sen­ta­dos?», afir­mó des­de la con­cen­tra­ción.

Sus pala­bras rati­fi­ca­ron lo que era un secre­to a voces: una de las fuer­zas cen­tra­les que res­pal­dó la estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na expre­sa­da en la figu­ra de Guai­dó, tomó la deci­sión de par­ti­ci­par de las elec­cio­nes legis­la­ti­vas, es decir, de lle­gar a un acuer­do con el Gobierno para su rea­li­za­ción.

Aun­que Allup agre­gó que «esta­mos pre­sio­nan­do tam­bién para que haya elec­cio­nes pre­si­den­cia­les», el men­sa­je fue cla­ro y con­lle­va una rup­tu­ra de la hoja de ruta sos­te­ni­da por Guai­dó, quien afir­ma que las úni­cas elec­cio­nes deben ser pre­si­den­cia­les y sin Madu­ro en el poder.

Así, lo que iba a ser una jor­na­da de movi­li­za­ción al Poder Legis­la­ti­vo en la siem­pre pro­me­sa de una esca­la­da gol­pis­ta, fina­li­zó con una con­cen­tra­ción en el este cara­que­ño, y el anun­cio de par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes legis­la­ti­vas por par­te de Allup.

¿Qué sigue?

Exis­ten dos tiem­pos polí­ti­cos desa­rro­llán­do­se en simul­tá­neo. Por un lado, un esce­na­rio en cons­truc­ción para lograr un acuer­do amplio para las pró­xi­mas elec­cio­nes legis­la­ti­vas. En esa hoja de ruta tra­ba­ja el Gobierno y un aba­ni­co cada vez más amplio de par­ti­dos y diri­gen­tes de la opo­si­ción.

Movilización chavista en Caracas, Venezuela

© SPUTNIK /​MARCO TERUG­GI­Mo­vi­li­za­ción cha­vis­ta en Cara­cas, Vene­zue­la

Ya se han dado pasos cen­tra­les en esa direc­ción, como, por ejem­plo, la ins­ta­la­ción el 9 de mar­zo, del Comi­té de Pos­tu­la­cio­nes Elec­to­ra­les para ele­gir el nue­vo CNE, con par­ti­ci­pa­ción de dipu­tados del cha­vis­mo y de la opo­si­ción: el pre­si­den­te será Ángel Medi­na, del par­ti­do Pri­me­ro Jus­ti­cia, y el vice­pre­si­den­te Julio Chá­vez, del PSUV.

Por otro lado, está en mar­cha el tiem­po del inten­to de derro­ca­mien­to, con Guai­dó como pan­ta­lla nacio­nal y con la con­duc­ción y el finan­cia­mien­to nor­te­ame­ri­cano. Esa estra­te­gia no ha dado resul­ta­dos polí­ti­cos favo­ra­bles ni en el debi­li­ta­mien­to de Madu­ro ni en la legi­ti­mi­dad social, ya que el blo­queo eco­nó­mi­co no cuen­ta con apro­ba­ción mayo­ri­ta­ria de la socie­dad.

Se tra­ta así de dos tiem­pos que avan­zan en simul­tá­neo y el segun­do, el gol­pis­ta, nece­si­ta dete­ner la acu­mu­la­ción de fuer­zas del pri­me­ro, el elec­to­ral. Para eso nece­si­ta lle­var ade­lan­te ini­cia­ti­vas que logren un impac­to, lo cual lle­va a las hipó­te­sis rela­cio­na­das con accio­nes de fuer­za, como ocu­rrió con el incen­dio de gal­po­nes del CNE o los ata­ques a cuar­te­les del pasa­do mes de diciem­bre cer­ca de la fron­te­ra con Bra­sil.

Vene­zue­la vive un 2020 bisa­gra don­de está sobre la mesa la posi­bi­li­dad de lograr un acuer­do polí­ti­co mayo­ri­ta­rio que per­mi­ta poner en pie un nue­vo Poder Elec­to­ral y elec­cio­nes legis­la­ti­vas. Lograr eso sería una vic­to­ria para la esta­bi­li­dad polí­ti­ca, las cla­ves del con­flic­to, y un retro­ce­so para el plan de Esta­dos Uni­dos.

Sput­nik*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *