Así sue­na el paro femi­nis­ta en Lati­noa­mé­ri­ca: #8M2020

Kathe­ri­ne Gere­na /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​12 de mar­zo de 2020

La eman­ci­pa­ción de la mujer ha sido figu­ra cla­ve para enten­der el trans­cu­rrir de la socie­dad e his­to­ria don­de ella mis­ma se ha desa­rro­lla­do: el con­jun­to de cul­tu­ras patriar­ca­les, el machis­mo impreg­na­do, el tra­ba­jo domés­ti­co no remu­ne­ra­do, la bre­cha eco­nó­mi­ca sala­rial, la divi­sión sexual del tra­ba­jo, la cosi­fi­ca­ción de nues­tros cuer­pos, el aco­so calle­je­ro, la auto­no­mía sexual y repro­duc­ti­va; entre otros. Me he toma­do el tiem­po en medio de mi huel­ga para escri­bir esta colum­na.

El haber­me acer­ca­do a las muje­res no sola­men­te me ha brin­da­do las mejo­res expe­rien­cias de mi vida sino que tam­bién me he sen­ti­do como en mi casa. Creo que todas somos muy fami­lia­res de este sen­ti­mien­to de segu­ri­dad en cual­quier espa­cio y ama­mos tan­to ese frag­men­to en nues­tras vidas que que­re­mos seguir tenién­do­lo todo el tiem­po. Basán­do­nos en este pre­jui­cio, crea­mos nues­tras pro­pias colec­ti­vas, fren­tes, orga­ni­za­cio­nes, fon­dos, ferias, fies­tas, etc. Tam­bién es jus­to con­mi­go reco­no­cer que el encon­trar­me con otras muje­res ha sido un espa­cio de con­ti­nua auto-crí­ti­ca y eva­lua­ción.

Jus­ta­men­te, los femi­nis­mos se han vuel­to una par­te indis­pen­sa­ble de nues­tras vidas, tan mar­ca­da en nues­tros inte­rio­res, que has­ta hace muy poco me vine a dar cuen­ta que exis­te músi­ca que habla sobre la libe­ra­ción feme­ni­na y todo lo que men­cio­né al ini­cio de este artícu­lo; y fue en esos mis­mos luga­res los cua­les fre­cuen­to con mis amis­ta­des.

La músi­ca, para mí, siem­pre ha sido el canal de comu­ni­ca­ción más fuer­te y me ha com­ple­men­ta­do: cuan­do estoy en un modo antí­do­to escu­cho una bue­na dosis de Blitz, Escor­bu­to o Social Dis­tor­tion; cuan­do me sien­to melan­có­li­ca segu­ra­men­te acu­do a ban­das como The Natio­nal, Inter­pol o Damian Rice; pero cuan­do me sien­to fue­ra de mí mis­ma has­ta el pun­to de sen­tir que trai­ciono la lucha, ¿a cuá­les artis­tas acu­do?

Esa mis­ma pre­gun­ta es la que me he hecho todos estos días y esta colum­na es un tan­to per­so­nal que ana­lí­ti­ca. Agra­dez­co a mis ami­gas quie­nes me han ayu­da­do a cons­truir­la por­que mien­tras que yo me sé las con­sig­nas de las mar­chas, ellas se saben un mon­tón de can­cio­nes femi­nis­tas: ellas son las que habla­rán por mí. He aquí un peque­ño play­list sobre cómo cree­mos que sona­ría la huel­ga femi­nis­ta gene­ral y lati­no­ame­ri­ca­na, ¡y por supues­to, en nues­tro idio­ma que es bellí­si­mo!

Rebe­ca Lane – Ni una menos

Miss Penny Lane es una can­tan­te de rap femi­nis­ta de Gua­te­ma­la y anar­quis­ta. Apar­te de ser soció­lo­ga, poe­ta y acti­vis­ta por los dere­chos de las muje­res.

Dia­na: «Des­ata la rabia que car­ga­mos den­tro cuan­do sabe­mos la can­ti­dad de femi­ni­ci­dios y mal­tra­tos que nos pro­pi­nan los machos. Rebe­ca para mí como artis­ta y acti­vis­ta es una nena bas­tan­te cohe­ren­te y poten­te, oja­lá todo el con­ti­nen­te la escu­chara.»

Eke­na – Todxs putxs

Eke­na es una agru­pa­ción bra­si­le­ra de indie/​folk que des­de el 2010 narra en sus can­cio­nes cómo es la lucha impla­ca­ble de ser mujer en medio de una socie­dad machis­ta.

Joja­na: «Esta can­ción me encan­ta por­que habla de un sen­tir colec­ti­vo y de una nece­si­dad de trans­for­ma­ción.»

Ana Tijoux – Anti­pa­triar­ca

Ana María Tijoux es una can­tan­te, com­po­si­to­ra, rape­ra y letris­ta fran­ce­sa-chi­le­na.

Kathe­ri­ne: «Mani­fies­to femi­nis­ta que lla­ma a la unión entre muje­res. Una can­ción pode­ro­sa que denun­cia la vio­len­cia con­tras las muje­res y reúne los rela­tos de las mis­mas bajo una pala­bra her­mo­sa: anti­pa­triar­ca

Boi­kot – Alma gue­rre­ra

Boi­kot es una ban­da de punk madri­le­ña cono­ci­da por sus men­sa­jes polí­ti­cos explí­ci­tos.

Ste­fa­nía: «Me gus­ta por­que refle­ja esa unión de las muje­res. Una unión que es toda una trans­for­ma­ción.»

Líri­cas del caos – Rom­pe las cade­nas

Líri­cas del Caos es un colec­ti­vo y escue­la de músi­ca femi­nis­ta de muje­res colom­bia­nas las cua­les com­ba­ten el sexis­mo a pun­ta de Hip Hop. Cie­rro esta colum­na con uno de mis pro­yec­tos bogo­ta­nos favo­ri­tos y con­sis­te en estas muje­res mara­vi­llo­sas quie­nes se han jun­ta­do para rom­per con todos los tabús que nos ha impreg­na­do la socie­dad. Rom­per las cade­nas es una crí­ti­ca al mito del amor román­ti­co que cada vez nos mata más y una invi­ta­ción a vivir otras for­mas del amor. Por­que como diría Coral Herre­ra: «Otras for­mas de amar son posi­bles.»

Tro­chan­do Sin Fron­te­ras*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *