Argen­ti­na. Ton­chi, otra víc­ti­ma de gati­llo fácil con­ver­ti­da en lucha

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de Mar­zo de 2020.

.

El sába­do pasa­do se reali­zó en La Tabla­da un home­na­je a Gas­tón Ton­chi Flo­res, ase­si­na­do hace 18 años por la Poli­cía Bonae­ren­se. Duran­te la jor­na­da se pin­tó un mural, hubo músi­ca en vivo y se escu­cha­ron las voces de fami­lia­res, ami­gos y ami­gas del joven. 

Es sába­do al medio­día y La Tabla­da comien­za a pin­tar­se de pro­tes­ta. Tam­bién de ale­gría y de encuen­tro. Se cum­plen 18 de años de que la Poli­cía Bonae­ren­se mató a un joven allí, en don­de se entre­la­zan dos impor­tan­tes calles matan­ce­ras: Ave­ni­da Cro­va­ra y Arie­ta.

El ase­si­na­to de Gas­tón Ton­chi Flo­res fue en la madru­ga­da del 3 de mar­zo del 2002, cuan­do el cabo pri­me­ro Gómez deci­dió ful­mi­nar­lo con un ita­ka­zo en el estó­ma­go, lue­go de que otro Poli­cía ‑ves­ti­do de civil- le die­ra varios dis­pa­ros de balas de goma. El cabo Gómez, quien ter­mi­nó con la vida del joven, fue con­de­na­do a 20 años de pri­sión. Lue­go, por deci­sión de la Cáma­ra de Casa­ción, la con­de­na bajó a 18 y final­men­te, ale­gan­do «bue­na con­duc­ta», la jus­ti­cia deter­mi­nó libe­rar­lo al haber cum­pli­do 14 años de pri­sión, las dos ter­ce­ras par­tes de la pena. Los demás res­pon­sa­bles poli­cia­les del ase­si­na­to del Ton­chi nun­ca fue­ron juz­ga­dos.

La solea­da y calu­ro­sa tar­de matan­ce­ra va toman­do color: el Fren­te de Artis­tas del Oes­te, jun­to con artis­tas autoconvocados/​as des­de tem­prano, pin­tan un mural. La cara de Ton­chi, acom­pa­ña­da por unos cáli­dos colo­res pas­tel, se apro­pian de una pared en la que algu­na vez hubo ins­crip­cio­nes que recor­da­ban a los mili­ta­res que murie­ron en el Regi­mien­to de la Tabla­da, cuan­do en enero del ’89 mili­tan­tes del MTP (Movi­mien­to Todos por la Patria) inten­ta­ron tomar el cuar­tel. Cua­tro de ellos aún per­ma­ne­cen des­apa­re­ci­dos. 

La madre de Ton­chi, que de a poco empie­za a hablar más y a sacar­se de aden­tro el dolor con algu­nas pala­bras (si se pudie­ra), pide que en el muro se vea una fra­se de Die­go Torres que ella sien­te como pro­pia: «Siem­pre te recuer­do para no extra­ñar­te».

Ami­gos y ami­gas de Ton­chi­van lle­gan­do des­de tem­prano y acer­can el soni­do para el fes­ti­val, cuel­gan algu­nas ban­de­ras que ya con­vo­can a la jor­na­da que dará comien­zo al atar­de­cer con una mur­ga. Niños y niñas con la cara del Ton­chi en sus reme­ras, fami­lia­res, más amis­ta­des, artis­tas, lle­gan para ir arman­do lo que será esta ame­na tarde/​noche de músi­ca, encuen­tro y lucha.

Hacia la noche, entre las ban­das que van ambien­tan­do la Ave­ni­da Cro­va­ra, se acer­ca al micró­fono alguien que bien sabe de estas injus­ti­cias: Vane­sa Orie­ta, la her­ma­na de Luciano Arru­ga, que para­da jun­to al padre de Ton­chi, refle­xio­na y nos invi­ta a pen­sar: «Es impor­tan­te recor­dar a las per­so­nas que fue­ron víc­ti­mas de la repre­sión esta­tal en acti­vi­da­des como esta, por­que tene­mos que afe­rrar­nos a la vida, por­que la vida tie­ne que ver tam­bién con la ale­gría, pero es nece­sa­rio en un momen­to hacer un silen­cio, poder pen­sar y tomar con­cien­cia de lo que sig­ni­fi­ca hablar de repre­sión esta­tal. Hablar de repre­sión esta­tal en nues­tro país es hablar de la muer­te sis­te­má­ti­ca de un mon­tón de pibes y pibas de nues­tros barrios. Y a su vez es pen­sar cómo se empie­zan a gene­rar estas polí­ti­cas repre­si­vas». Recor­dó, entre otras cosas, la res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca de quien es hoy otra vez inten­den­te de La Matan­za, Fer­nan­do Espi­no­za, en la des­apa­ri­ción de su her­mano.

Des­pués escu­cha­mos las pala­bras de Ramón Gua­ro Flo­res, el padre del joven, que no son más que de agra­de­ci­mien­to, sobre todo hacia Abel Gimé­nez, ami­go de Ton­chi ‚que des­de el día uno se encar­ga de recor­dar­lo orga­ni­zan­do cada acti­vi­dad y con­vo­can­do para que sean ver­da­de­ros home­na­jes. Ade­más, recue­ra a ami­gos de su hijo que per­die­ron la vida, pero que siem­pre estu­vie­ron acom­pa­ñan­do en estas jor­na­das.

Por últi­mo, su ami­go Abel ‑orga­ni­za­dor de este fes­ti­val– cie­rra con unas pala­bras y con una pro­pues­ta a todas las per­so­nas que esta­mos allí. «Les vamos a pedir el apo­yo a todos uste­des por­que que­re­mos armar acá una Pla­za de la Memo­ria, que ten­ga la cara del Ton­chi en el piso. Por­que sabe­mos que Ton­chi no va a vol­ver con noso­tros, pero no que­re­mos que a nin­gún otro pibe le vuel­va a pasar lo que le pasó a él. Sabe­mos que el apa­ra­to repre­si­vo está más vigen­te que nun­ca, aun­que lo tapen. Tene­mos que com­ba­tir eso. Y lo vamos a hacer con esa Pla­za para seguir gri­tan­do Memo­ria, Ver­dad y Jus­ti­cia».

.

Por La Reta­guar­dia

✍ Tex­to 👉 Julián Bou­vier
🎤 Tes­ti­mo­nios 👉 Pedro Tato
💻 Edi­ción 👉 Pedro Ramí­rez Ote­ro
📷 Foto de Por­ta­da 👉 Flo­ren­cia Pro­pa­to

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *