Argen­ti­na. Ton­chi, otra víc­ti­ma de gati­llo fácil con­ver­ti­da en lucha

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano, 11 de Mar­zo de 2020.

.

El sába­do pasa­do se reali­zó en La Tabla­da un home­na­je a Gas­tón Ton­chi Flo­res, ase­si­na­do hace 18 años por la Poli­cía Bonae­ren­se. Duran­te la jor­na­da se pin­tó un mural, hubo músi­ca en vivo y se escu­cha­ron las voces de fami­lia­res, ami­gos y ami­gas del joven. 

Es sába­do al medio­día y La Tabla­da comien­za a pin­tar­se de pro­tes­ta. Tam­bién de ale­gría y de encuen­tro. Se cum­plen 18 de años de que la Poli­cía Bonae­ren­se mató a un joven allí, en don­de se entre­la­zan dos impor­tan­tes calles matan­ce­ras: Ave­ni­da Cro­va­ra y Arie­ta.

El ase­si­na­to de Gas­tón Ton­chi Flo­res fue en la madru­ga­da del 3 de mar­zo del 2002, cuan­do el cabo pri­me­ro Gómez deci­dió ful­mi­nar­lo con un ita­ka­zo en el estó­ma­go, lue­go de que otro Poli­cía ‑ves­ti­do de civil- le die­ra varios dis­pa­ros de balas de goma. El cabo Gómez, quien ter­mi­nó con la vida del joven, fue con­de­na­do a 20 años de pri­sión. Lue­go, por deci­sión de la Cáma­ra de Casa­ción, la con­de­na bajó a 18 y final­men­te, ale­gan­do «bue­na con­duc­ta», la jus­ti­cia deter­mi­nó libe­rar­lo al haber cum­pli­do 14 años de pri­sión, las dos ter­ce­ras par­tes de la pena. Los demás res­pon­sa­bles poli­cia­les del ase­si­na­to del Ton­chi nun­ca fue­ron juz­ga­dos.

La solea­da y calu­ro­sa tar­de matan­ce­ra va toman­do color: el Fren­te de Artis­tas del Oes­te, jun­to con artis­tas autoconvocados/​as des­de tem­prano, pin­tan un mural. La cara de Ton­chi, acom­pa­ña­da por unos cáli­dos colo­res pas­tel, se apro­pian de una pared en la que algu­na vez hubo ins­crip­cio­nes que recor­da­ban a los mili­ta­res que murie­ron en el Regi­mien­to de la Tabla­da, cuan­do en enero del ’89 mili­tan­tes del MTP (Movi­mien­to Todos por la Patria) inten­ta­ron tomar el cuar­tel. Cua­tro de ellos aún per­ma­ne­cen des­apa­re­ci­dos. 

La madre de Ton­chi, que de a poco empie­za a hablar más y a sacar­se de aden­tro el dolor con algu­nas pala­bras (si se pudie­ra), pide que en el muro se vea una fra­se de Die­go Torres que ella sien­te como pro­pia: «Siem­pre te recuer­do para no extra­ñar­te».

Ami­gos y ami­gas de Ton­chi­van lle­gan­do des­de tem­prano y acer­can el soni­do para el fes­ti­val, cuel­gan algu­nas ban­de­ras que ya con­vo­can a la jor­na­da que dará comien­zo al atar­de­cer con una mur­ga. Niños y niñas con la cara del Ton­chi en sus reme­ras, fami­lia­res, más amis­ta­des, artis­tas, lle­gan para ir arman­do lo que será esta ame­na tarde/​noche de músi­ca, encuen­tro y lucha.

Hacia la noche, entre las ban­das que van ambien­tan­do la Ave­ni­da Cro­va­ra, se acer­ca al micró­fono alguien que bien sabe de estas injus­ti­cias: Vane­sa Orie­ta, la her­ma­na de Luciano Arru­ga, que para­da jun­to al padre de Ton­chi, refle­xio­na y nos invi­ta a pen­sar: «Es impor­tan­te recor­dar a las per­so­nas que fue­ron víc­ti­mas de la repre­sión esta­tal en acti­vi­da­des como esta, por­que tene­mos que afe­rrar­nos a la vida, por­que la vida tie­ne que ver tam­bién con la ale­gría, pero es nece­sa­rio en un momen­to hacer un silen­cio, poder pen­sar y tomar con­cien­cia de lo que sig­ni­fi­ca hablar de repre­sión esta­tal. Hablar de repre­sión esta­tal en nues­tro país es hablar de la muer­te sis­te­má­ti­ca de un mon­tón de pibes y pibas de nues­tros barrios. Y a su vez es pen­sar cómo se empie­zan a gene­rar estas polí­ti­cas repre­si­vas». Recor­dó, entre otras cosas, la res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca de quien es hoy otra vez inten­den­te de La Matan­za, Fer­nan­do Espi­no­za, en la des­apa­ri­ción de su her­mano.

Des­pués escu­cha­mos las pala­bras de Ramón Gua­ro Flo­res, el padre del joven, que no son más que de agra­de­ci­mien­to, sobre todo hacia Abel Gimé­nez, ami­go de Ton­chi ‚que des­de el día uno se encar­ga de recor­dar­lo orga­ni­zan­do cada acti­vi­dad y con­vo­can­do para que sean ver­da­de­ros home­na­jes. Ade­más, recue­ra a ami­gos de su hijo que per­die­ron la vida, pero que siem­pre estu­vie­ron acom­pa­ñan­do en estas jor­na­das.

Por últi­mo, su ami­go Abel ‑orga­ni­za­dor de este fes­ti­val– cie­rra con unas pala­bras y con una pro­pues­ta a todas las per­so­nas que esta­mos allí. «Les vamos a pedir el apo­yo a todos uste­des por­que que­re­mos armar acá una Pla­za de la Memo­ria, que ten­ga la cara del Ton­chi en el piso. Por­que sabe­mos que Ton­chi no va a vol­ver con noso­tros, pero no que­re­mos que a nin­gún otro pibe le vuel­va a pasar lo que le pasó a él. Sabe­mos que el apa­ra­to repre­si­vo está más vigen­te que nun­ca, aun­que lo tapen. Tene­mos que com­ba­tir eso. Y lo vamos a hacer con esa Pla­za para seguir gri­tan­do Memo­ria, Ver­dad y Jus­ti­cia».

.

Por La Reta­guar­dia

✍ Tex­to 👉 Julián Bou­vier
🎤 Tes­ti­mo­nios 👉 Pedro Tato
💻 Edi­ción 👉 Pedro Ramí­rez Ote­ro
📷 Foto de Por­ta­da 👉 Flo­ren­cia Pro­pa­to

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: