Argen­ti­na. JUSTICIA. Alber­to Bin­der: “Hay jue­ces fede­ra­les que le deben su carre­ra a los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia”

Alber­to Bin­der, uno de los más pres­ti­gio­sos juris­tas argen­ti­nos, dia­lo­gó con Canal Abier­to sobre la refor­ma judi­cial que se vie­ne, el rol de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, el “law­fa­re” y la lucha con­tra el cri­men orga­ni­za­do. “El macris­mo mani­pu­ló la Jus­ti­cia, pero en los años pre­vios tam­bién se pre­sio­nó por impu­ni­dad”.

Jun­to a nume­ro­sos pro­yec­tos e ini­cia­ti­vas en mate­ria de deu­da exter­na, lucha con­tra el ham­bre, abor­to y reten­cio­nes al cam­po, el dis­cur­so pre­si­den­cial duran­te la aper­tu­ra de sesio­nes ordi­na­rias hizo fuer­te hin­ca­pié en dis­tin­tas refor­mas judi­cia­les que el Gobierno pre­ten­de lle­var al Con­gre­so.

“Tene­mos la deci­sión irre­ver­si­ble de ter­mi­nar para siem­pre con los sóta­nos de la demo­cra­cia”, ase­gu­ró en otro pasa­je de su inter­ven­ción, hacien­do direc­ta alu­sión al decre­to que fir­ma­ría días más tar­de para modi­fi­car la Ley de Inte­li­gen­cia. La reso­lu­ción bus­ca impe­dir a los orga­nis­mos de inte­li­gen­cia rea­li­zar tareas repre­si­vas, poseer facul­ta­des com­pul­si­vas, cum­plir fun­cio­nes poli­cia­les o desa­rro­llar tareas de inves­ti­ga­ción cri­mi­nal como auxi­lia­res de la Jus­ti­cia.

“Esta­mos ponien­do fin al secre­tis­mo con que se mane­jan par­te de los fon­dos públi­cos, a la influen­cia de la inte­li­gen­cia esta­tal en las inves­ti­ga­cio­nes judi­cia­les y a cual­quier for­ma de espio­na­je polí­ti­co interno”, lan­zó el Pre­si­den­te.

En esta entre­vis­ta con Canal Abier­to, el juris­ta y pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Estu­dios Com­pa­ra­dos en Cien­cias Pena­les y Socia­les (INECIP), Alber­to Bin­der ana­li­za el víncu­lo entre ambas medi­das ‑el envío de un pro­yec­to de ley para modi­fi­car la jus­ti­cia fede­ral y el decre­to para limi­tar el accio­nar de los servicios‑, el “law­fa­re”, qué rol debe­ría cum­plir la AFI, la lucha con­tra el cri­men orga­ni­za­do y la des­pe­na­li­za­ción del con­su­mo de marihua­na.

– ¿Qué opi­nas del decre­to fir­ma­do recien­te­men­te por Alber­to Fer­nán­dez para limi­tar el accio­nar de espías y ser­vi­cios de inte­li­gen­cia?

– Es un decre­to de una tras­cen­den­cia enor­me por­que prohí­be una excep­ción que tenía la ley, por la cual los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia tra­ba­ja­ban como auxi­lia­res de la jus­ti­cia y ‑en par­ti­cu­lar- de la jus­ti­fi­ca fede­ral.

Pare­ce una cues­tión téc­ni­ca pero, a raíz del abu­so de esa excep­ción, en los últi­mos 15 años se cons­tru­yó uno de los cen­tros mafio­sos más impor­tan­tes del país. Eso que el Pre­si­den­te cla­si­fi­có como los “sóta­nos de la demo­cra­cia”.

¿Qué es lo que venía pasan­do has­ta aho­ra? Los jue­ces pedían a agen­tes de inte­li­gen­cia para que actua­ran como poli­cías, lo que redun­da­ba en con­tac­tos coti­dia­nos y direc­tos que lue­go ter­mi­na­ba en una suer­te de caja de favo­res. Hemos teni­do jue­ces que fue­ron pues­tos por los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, o que le deben su carre­ra a estos. Lo mis­mo suce­de con abo­ga­dos y estu­dios jurí­di­cos.

Esto inclu­so tie­ne una pata en el mun­do del fút­bol: Daniel Ange­li­ci (ex pre­si­den­te de Boca Juniors), por ejem­plo, era un ope­ra­dor judi­cial con víncu­los con la inte­li­gen­cia; abo­ga­dos como Richard, tam­bién inte­gran­te de la comi­sión direc­ti­va de Boca y con víncu­los en la Jus­ti­cia; o el fis­cal Car­los Stor­ne­lli, vin­cu­la­do al mun­do del fút­bol y las barras.

– Esta­mos hablan­do de víncu­los opa­cos o casi clan­des­ti­nos, ¿crees que un decre­to es sufi­cien­te?

– Las nor­mas no cam­bian las prác­ti­cas o reali­da­des de un día para el otro. Sin embar­go, a par­tir de aho­ra ‑con este decre­to- estos víncu­los pasan a ser ile­ga­les. Es un paso muy impor­tan­te.

– ¿La serie docu­men­tal sobre el caso Nis­man refle­ja­ría el fun­cio­na­mien­to de estos “sóta­nos de la demo­cra­cia”?

– Todo lo que rodea al mun­do Nis­man está vin­cu­la­do a esta dis­tor­sión. El des­tino trá­gi­co y final del fis­cal no nos exi­me de seña­lar con toda cla­ri­dad que Nis­man era ejem­plo de un fun­cio­na­rio judi­cial con víncu­los espu­rios con los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, que al mis­mo tiem­po era mani­pu­la­do por estos o que haya ter­mi­na­do tra­ba­jan­do en base a estra­te­gias de ser­vi­cios de inte­li­gen­cia extran­je­ros. Nis­man esta­ba en el medio de un jue­go que se lo ter­mi­nó devo­ran­do.

– Hace apro­xi­ma­da­men­te un año, el fis­cal fede­ral Fede­ri­co Del­ga­do ase­gu­ra­ba que “a D’Alessio hay que pen­sar­lo como con­cep­to, no como caso ais­la­do”

– Total­men­te de acuer­do, se tra­ta de prác­ti­cas dema­sia­do comu­nes y corrien­tes. D’Alessio for­ma par­te de una lar­ga lis­ta de gen­te que uti­li­zó escu­chas para nego­cia­dos par­ti­cu­la­res.

Quie­nes con­for­ma­mos Ini­cia­ti­va Ciu­da­da­na para el Con­trol del Sis­te­ma de Inte­li­gen­cia (ICCSI) veni­mos hace 10 años pelean­do para que se tomen deci­sio­nes en este sen­ti­do. No lo pudi­mos lograr duran­te la déca­da kirch­ne­ris­ta y tam­po­co con Mau­ri­cio Macri, un gobierno que exa­cer­bó esta cues­tión al pun­to de tener en el ser­vi­cio de inte­li­gen­cia un direc­tor vin­cu­la­do al mun­do del fút­bol.

Aho­ra la inter­ven­ción de la AFI tie­ne que avan­zar en que el ser­vi­cio de inte­li­gen­cia haga lo que tie­ne que hacer.

– ¿Enten­dés que la refor­ma judi­cial plan­tea­da por el Pre­si­den­te repre­sen­ta un paso hacia el con­trol ciu­da­dano de la Jus­ti­cia?

– Es un pri­mer paso posi­ti­vo, pero toda­vía no cono­ce­mos la letra chi­ca o si la refor­ma en la jus­ti­cia fede­ral ter­mi­na­rá sien­do tan pro­fun­da.

Es impor­tan­te que el Gobierno se ani­me y no se deje extor­sio­nar. Con las jubi­la­cio­nes de pri­vi­le­gio ya vimos un inten­to de extor­sión. En este sen­ti­do es impor­tan­te seña­lar que nadie está pidien­do a los jue­ces que renun­cien, sino que en vez de ganar 100 ganen 90. No sé qué tie­ne de patrió­ti­ca esta defen­sa cor­po­ra­ti­va que hoy cuen­ta con el apo­yo de la opo­si­ción.

Sobre la amplia­ción del fue­ro fede­ral, creo que es una solu­ción coyun­tu­ral que tie­ne que estar acom­pa­ña­da con otras solu­cio­nes de fon­do. Por suer­te, en este tema está tra­ba­jan­do Gus­ta­vo Béliz, el pri­mer per­se­gui­do polí­ti­co que tuvo que irse del país por haber toca­do esos víncu­los espu­rios entre inte­li­gen­cia y poder judi­cial.

– Hablan­do de extor­sión y con­di­cio­na­mien­tos por par­te de ele­men­tos del Poder Judi­cial a la polí­ti­ca, ¿exis­te law­fa­re en la Argen­ti­na y la región?

– Que ha habi­do una mani­pu­la­ción polí­ti­ca de la Jus­ti­cia penal-fede­ral, no ten­go nin­gu­na duda. Jus­ta­men­te, se hacía a tra­vés de este víncu­lo con los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia.

En esto quie­ro ser cla­ro: sin nin­gu­na duda, el Gobierno de Macri pre­sio­nó a la Jus­ti­cia, pero en los años pre­vios tam­bién se pre­sio­nó para que los casos no avan­cen. Si law­fa­re es la mani­pu­la­ción polí­ti­ca de la Jus­ti­cia, esta se apli­có para per­se­guir como para con­se­guir impu­ni­dad.

– ¿Hay “pre­sos polí­ti­cos” en la Argen­ti­na?

– Coin­ci­do en lo que vie­ne dicien­do el Pre­si­den­te: son varias las situa­cio­nes de arbi­tra­rie­dad.

No obs­tan­te, en mi opi­nión hay dos casos en los que la mani­pu­la­ción polí­ti­ca es tan gro­se­ra que des­me­re­ce el sis­te­ma: uno es el de Mila­gro Sala, con la crea­ción de una Jus­ti­cia ad hoc y un mano­seo del Tri­bu­nal Supre­mo pro­vin­cial que sólo bus­có con­de­nar­la; y otro caso que no tie­ne la pren­sa que me pare­ce debe­ría tener, que es el de Luis D’Elía. En el pri­me­ro, el gobierno nacio­nal no pue­de hacer mucho, pero en el segun­do sí ten­dría ele­men­tos y herra­mien­tas para inter­ce­der.

– En el dis­cur­so de aper­tu­ra de sesio­nes del Con­gre­so, Alber­to Fer­nán­dez tam­bién habló de apli­car el sis­te­ma acu­sa­to­rio en el fue­ro fede­ral…

– Nin­gu­na medi­da por sepa­ra­do va a resol­ver todos los pro­ble­mas ni hacer magia, pero el sis­te­ma acu­sa­to­rio ayu­da a rom­per la idea de un suje­to hege­mó­ni­co, divi­de la inves­ti­ga­ción en nume­ro­sos fis­ca­les y pone mayo­res con­tro­les sobre estos. El juez de ins­truc­ción fede­ral que tene­mos en la actua­li­dad es una suer­te ple­ni­po­ten­cia­rio, se con­tro­la a sí mis­mo, pue­de meter pre­so sin con­de­na. Es una figu­ra impro­pia del siglo XXI.

Al mar­gen, cabe seña­lar que el sis­te­ma acu­sa­to­rio exis­te des­de el 2014 (con la apro­ba­ción del nue­vo Códi­go Pro­ce­sal Penal fede­ral, Ley 27.063). Sin embar­go, no lo pudi­mos poner en mar­cha por­que los jue­ces de Como­do­ro Py extor­sio­nan la polí­ti­ca cons­tan­te­men­te.

– Otro aspec­to que figu­ra en la ley pero no se apli­ca es el jui­cio por jura­do…

Es cier­to que hay muchos juris­tas y espe­cia­lis­tas que son crí­ti­cos, pero don­de sí se apli­có pudi­mos obser­var que está fun­cio­nan­do.

Es cier­to que las ins­ti­tu­cio­nes huma­nas no son per­fec­tas y un jura­do podría come­ter erro­res, y el gra­do de per­ver­sión que muchas veces encon­tra­mos en la jus­ti­cia “pro­fe­sio­nal” es una mues­tra de ello.

– ¿Cuál debe­ría ser el rol de la Agen­cia Fede­ral de Inte­li­gen­cia?

– Lo que la ley dice que tie­nen que hacer los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia es la pro­duc­ción de infor­ma­ción de la mayor cali­dad posi­ble, pero no son ope­ra­ti­vos: es decir, no hacen de poli­cía, no detie­nen, des­ba­ra­tan ban­das ni rea­li­zan inves­ti­ga­cio­nes judi­cia­les.

Por poner un ejem­plo, si hay ries­go de que algu­na orga­ni­za­ción terro­ris­ta pue­da tener obje­ti­vos en Argen­ti­na, la AFI ten­dría en ese caso que ela­bo­rar infor­ma­ción para que quien corres­pon­da tome las medi­das nece­sa­rias.

En los prin­ci­pa­les ser­vi­cios de inte­li­gen­cia del mun­do tra­ba­jan ana­lis­tas, gen­te pre­pa­ra­da y un por­cen­ta­je muy chi­qui­to de aque­llos que reco­lec­tan infor­ma­ción de cam­po, algo tam­bién que debe­rían hacer per­so­nas con mucha pre­pa­ra­ción y no impro­vi­sa­dos. Bási­ca­men­te, son equi­pos de ana­lis­tas y no espías.

– Algu­na vez dijis­te que “la segu­ri­dad no es sólo un pro­ble­ma de jus­ti­cia social”, algo que me hizo acor­dar al con­tra­pun­to que tuvie­ron meses atrás Sabi­na Fre­de­ric y Ser­gio Ber­ni…

– No nega­mos que las con­di­cio­nes socia­les no ten­gan influen­cia. El pun­to es que el deli­to o la lucha con­tra las orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les no es un pro­ble­ma de pobre­za. Entien­do que se inten­ta poner en dis­cu­sión la cri­mi­na­li­za­ción, pero en últi­ma ins­tan­cia tam­bién se cri­mi­na­li­za cuan­do se seña­la la pobre­za como con­di­ción para el deli­to. Eso es fal­so.

Los nego­cios cri­mi­na­les no los mane­jan los pobres. Y si bien es cier­to que las orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les tie­nen la capa­ci­dad de reclu­tar a chi­cos en situa­ción vul­ne­ra­ble, y es impor­tan­te tra­ba­jar para com­ba­tir esa con­di­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, es fal­so creer que las polí­ti­cas socia­les de lar­go pla­zo van a resol­ver ese tipo de deli­to.

Mien­tras apli­cas polí­ti­cas socia­les, la acción del Esta­do tie­ne que apun­tar a des­ba­ra­tar los nego­cios cri­mi­na­les. El robo de vehícu­los tie­ne un mer­ca­do atrás, el nar­co­trá­fi­co tam­bién. El cri­men es pla­ta, y es ahí don­de tene­mos que apun­tar.

– ¿Estás a favor de una posi­ble des­pe­na­li­za­ción o lega­li­za­ción de la marihua­na?

– Es ridí­cu­la la can­ti­dad de ener­gía y recur­sos que hoy uti­li­za la poli­cía por unos pibes que se están fuman­do un porro en la esqui­na. Lo pri­me­ro que tene­mos que hacer es des­pe­na­li­zar­la. Por otra par­te, la polí­ti­ca de lega­li­za­ción es mucho más com­ple­ja, y una mues­tra de ello es el pro­ble­ma que tene­mos con el alcohol, una dro­ga lega­li­za­da que hace estra­gos.

*Fuen­te: CANAL ABIERTO

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *