Argen­ti­na. His­tó­ri­co reco­no­ci­mien­to ante la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos por casos de vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal

Adria­na Meyer*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de Mar­zo de 2020.

.

Argen­ti­na admi­tió res­pon­sa­bi­li­dad y pidió dis­cul­pas 

La Secre­ta­ría de Dere­chos Huma­nos par­ti­ci­pó de las audien­cias de la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos, don­de expu­so la pos­tu­ra del Esta­do argen­tino con rela­ción a dos casos emble­má­ti­cos de vio­len­cia poli­cial de los años 90. En un ges­to iné­di­to, la sub­se­cre­ta­ria de Pro­tec­ción y Enla­ce Inter­na­cio­nal en Dere­chos Huma­nos, Andrea Pochak «dio un paso his­tó­ri­co con un pedi­do de dis­cul­pas y reco­no­ci­mien­to sobre la res­pon­sa­bi­li­dad inter­na­cio­nal por las vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos acae­ci­das»

En diá­lo­go con Página/​12, una fuen­te ofi­cial expli­có que los casos abor­da­dos se estu­dian en las facul­ta­des por­que ponen en evi­den­cia la nece­si­dad de revi­sar las facul­ta­des poli­cia­les para dete­ner per­so­nas de mane­ra arbi­tra­ria, sin orden judi­cial», y en ese sen­ti­do indi­có: «Cita­mos par­tes de dis­cur­sos de la minis­tra Sabi­na Fre­de­ric por­que hay una nue­va polí­ti­ca de segu­ri­dad, y le pedi­mos a la Cor­te que nos ayu­de en la tarea de modi­fi­car la legis­la­ción, por ejem­plo para revi­sar las leyes que hoy per­mi­ten deten­cio­nes para ave­ri­guar iden­ti­dad».

Tal como infor­mó el orga­nis­mo ofi­cial, la dele­ga­ción argen­ti­na mani­fes­tó el com­pro­mi­so de asu­mir las con­se­cuen­cias que la Cor­te dis­pon­ga en su sen­ten­cia, que podrían con­sis­tir en medi­das ten­dien­tes a la no repe­ti­ción de los hechos. Argen­ti­na ya fue con­de­na­da en 2011 en ese tri­bu­nal inter­na­cio­nal por la des­apa­ri­ción for­za­da del joven mapu­che Iván Torres, en Como­do­ro Riva­da­via, y en 2003 por el caso Wal­ter Bula­cio.

En las audien­cias públi­cas pro­gra­ma­das para el 134° Perío­do Ordi­na­rio de Sesio­nes de la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos, que se están desa­rro­llan­do en la ciu­dad de San José, Cos­ta Rica, fue­ron tra­ta­dos los casos «José Del­fin Acos­ta y fami­lia­res vs. Argen­ti­na» y «Fer­nán­dez Prie­to y Tum­bei­ro vs. Argen­ti­na». Por ambos casos se escu­cha­ron las decla­ra­cio­nes de tes­ti­gos y peri­tos, así como tam­bién los ale­ga­tos de cada una de las par­tes, inclu­yen­do el de la Secre­ta­ría de Dere­chos Huma­nos, repre­sen­ta­da por Pochak, acom­pa­ña­da por fun­cio­na­rios de Can­ci­lle­ría. 

José Del­fin Acos­ta era afro­des­cen­dien­te. Había migra­do de Uru­guay a la Argen­ti­na por la per­se­cu­ción racial que allí vivía, y jun­to a su her­mano Ángel Acos­ta fue­ron mili­tan­tes de la cau­sa de los afro­des­cen­dien­tes. El 5 de abril de 1996, José Del­fín fue dete­ni­do arbi­tra­ria­men­te por la poli­cía en apli­ca­ción de un «edic­to de ebrie­dad» cuan­do qui­so evi­tar la deten­ción ile­gal de un ciu­da­dano afro­bra­si­le­ro. Murió bajo cus­to­dia poli­cial y hay seve­ros indi­cios que indi­can que lo habría mata­do la poli­cía. A pesar de la enor­me per­se­ve­ran­cia y lucha de Ángel Acos­ta y de la madre de ambos, Blan­ca Rosa Mar­tí­nez, la deten­ción y la muer­te nun­ca fue­ron debi­da­men­te inves­ti­ga­das. 25 años des­pués la cau­sa judi­cial se reabrió por el impac­to del caso inter­na­cio­nal.

«Fer­nán­dez Prie­to y Tum­bei­ro son dos casos dis­tin­tos que fue­ron acu­mu­la­dos por la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na por la simi­li­tud en sus temas de fon­do. Cons­ti­tu­yen el emble­ma de lo que se cono­ció como la vigen­cia del ‘olfa­to poli­cial’ en la Argen­ti­na duran­te la déca­da del 90, que con­sis­tió en la prác­ti­ca de las fuer­zas poli­cia­les de dete­ner per­so­nas de for­ma abso­lu­ta­men­te dis­cre­cio­nal, con el pleno aval de la jus­ti­cia», indi­có la Secre­ta­ría que con­du­ce el nie­to recu­pe­ra­do Hora­cio Pie­tra­ga­lla. Las deten­cio­nes y requi­sas de los seño­res Fer­nán­dez Prie­to y Tum­bei­ro, que lue­go deri­va­ron en su con­de­na penal, no se fun­da­ron en una orden judi­cial ni se efec­tua­ron bajo el supues­to de fla­gran­cia. Pochak fue cla­ra al anti­ci­par que más allá del reco­no­ci­mien­to que hizo el Esta­do argen­tino está dis­pues­to a asu­mir las con­se­cuen­cias de un even­tual fallo con­de­na­to­rio.

.

*Pági­na 12.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *