Ecua­dor. Más neo­li­be­ra­lis­mo ante la cri­sis neo­li­be­ral

Edgar Isch L. /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​11 de mar­zo de 2020

En la noche del 11 de mar­zo, uti­li­zan­do una cade­na nacio­nal de radio y tele­vi­sión, el pre­si­den­te Lenín Moreno anun­ció un paque­te de medi­das para enfren­tar la crí­ti­ca situa­ción del país. Ini­ció con fal­se­da­des y medias ver­da­des que se pre­sen­tan como la típi­ca lava­da de manos, de las que ins­tru­ye­ra Pon­cio Pila­tos y no las nece­sa­rias por higie­ne.

Lo pri­me­ro con lo que ini­ció su pre­sen­ta­ción fue seña­lar que “el coro­na­vi­rus está gene­ran­do una cri­sis eco­nó­mi­ca en todo el mun­do. Esto, suma­do a la drás­ti­ca caí­da del pre­cio del petró­leo, ha gol­pea­do fuer­te­men­te a Ecua­dor.” Hay que decir que la cri­sis la gene­ra el mis­mo capi­ta­lis­mo, que ni siquie­ra había logra­do supe­rar la ini­cia­da en 2008 y que por ello todo eco­no­mis­ta serio anun­cia­ba que lo pre­vi­si­ble era una nue­va rece­sión.

El coro­na­vi­rus solo es una gota más en las con­di­cio­nes gene­ra­das por la apli­ca­ción de polí­ti­cas neo­li­be­ra­les. En cuan­to al petró­leo, lo res­pon­sa­ble habría sido salir o al menos redu­cir la depen­den­cia del extrac­ti­vis­mo petro­le­ro, cosa que nin­gún gobierno des­de el lejano 1972 ha tra­ta­do de hacer. Moreno, mucho menos al no tener nin­gu­na pro­pues­ta eco­nó­mi­ca para orien­tar al país.

Moreno ya lle­va tres años en el poder y ha trai­cio­na­do total­men­te el plan de gobierno que pre­sen­tó en la cam­pa­ña y con el que tie­ne com­pro­mi­so legal (del moral, ni hable­mos). Su apli­ca­ción del neo­li­be­ra­lis­mo pro­fun­di­za la cri­sis, pero no lo dice y pro­po­ne nue­vas medi­das neo­li­be­ra­les. Vea­mos un hecho fun­da­men­tal: la acu­mu­la­ción de la rique­za en pocas manos con­ti­núa agu­di­zán­do­se.

Así, el índi­ce GINI de la dis­tri­bu­ción de la tie­rra que en 2007 era de 0,72, para 2018 pasó a 0,87 (recuér­de­se que lle­gar a 1 es la per­fec­ta des­igual­dad); en la dis­tri­bu­ción del agua las cosas siguen igual o peor que hace 13 años, bene­fi­cian­do a los gran­des agro­ex­por­ta­do­res; los gru­pos mono­pó­li­cos iden­ti­fi­ca­dos por orga­nis­mos ofi­cia­les, con­ti­núan con el cre­ci­mien­to de sus ganan­cias.

Un ejem­plo está en la ban­ca, que según datos de la Super­in­ten­den­cia res­pec­ti­va en 2018 con­cen­tró 40.983 millo­nes de dóla­res en acti­vos, 4 611 millo­nes en patri­mo­nio y 553 millo­nes en uti­li­da­des. Si se con­si­de­ra solo sus ganan­cias, en 2019 las uti­li­da­des ban­ca­rias supe­ra­ron los 600 millo­nes de dóla­res, pero eso no se toca.

Esta dis­pa­ri­dad social, sin embar­go, no impor­ta al gobierno de los empre­sa­rios, que bus­can tapar las urgen­cias fis­ca­les con más neo­li­be­ra­lis­mo y medi­das que no afec­ten a los ricos. Lo pri­me­ro es con­ti­nuar el ata­que a lo esta­tal que se pre­sen­ta como “aus­te­ri­dad”.

Hay que decir que ya tenía­mos un défi­cit fis­cal de más del 8% del PIB y que, en par­te, el mis­mo se expli­ca por el per­dón de mul­tas e intere­ses en el pago a los gran­des deu­do­res de impues­tos, rega­lo que superó los 1.800 millo­nes. Los ricos reci­ben bene­fi­cios del gobierno (nun­ca los lla­ma­rán sub­si­dios), pero aho­ra, una vez más, piden que “todos pon­ga­mos el hom­bro”.

El pri­mer sec­tor en ser afec­ta­do es el de los emplea­dos públi­cos. Se les obli­ga a un apor­te “tem­po­ral”, sin decir por cuan­to tiem­po, del 4% a quie­nes tie­nen un sala­rio entre 801 has­ta 1.500 dóla­res, y del 8% si su sala­rio es supe­rior a 1.501 dóla­res en ade­lan­te. Esto es una reduc­ción disi­mu­la­da de los sala­rios, incons­ti­tu­cio­nal­men­te prohi­bi­da. Una reduc­ción de sala­rios del sec­tor públi­co faci­li­ta tam­bién meno­res sala­rios en el sec­tor pri­va­do.

La reduc­ción de minis­te­rios y otras depen­den­cias públi­cas es otra medi­da con­du­ci­da no al mejor fun­cio­na­mien­to del Esta­do, sino a la reduc­ción de per­so­nal. Se men­cio­na que 20 mil emplea­dos públi­cos incre­men­ta­rían las filas de la des­ocu­pa­ción, en un país en el que solo el 37% de la masa labo­ral tie­ne lo que se lla­ma un empleo ade­cua­do.

Ni siquie­ra hay un sen­ti­do lógi­co en lo pro­pues­to, pues nadie entien­de que el Minis­te­rio de Obras Públi­cas se fusio­ne con Tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, Regis­tro Civil y otras. El asun­to es redu­cir per­so­nal y cum­plir lo exi­gi­do por el FMI.

Cabe seña­lar que se ofre­ció no afec­tar al sec­tor salud, pero nada se dijo sobre edu­ca­ción mien­tras en los últi­mos meses se han com­pra­do equi­pos para repri­mir la opi­nión popu­lar y con­ti­núan en la impu­ni­dad los casos de los mani­fes­tan­tes que en las pro­tes­tas de octu­bre per­die­ron la vida o un ojo. Eco­no­mía esta­tal débil y repre­sión fuer­te, es otra carac­te­rís­ti­ca de los neo­li­be­ra­les.

Lo peor es la con­ti­nui­dad de la polí­ti­ca pri­va­ti­za­do­ra, que es una de las medi­das nego­cia­das con el FMI. De mane­ra tram­po­sa le lla­man “mone­ti­zar acti­vos” de pro­pie­dad públi­ca. Aun­que se diga que “per­ma­ne­ce­rán bajo pro­pie­dad públi­ca”, se espe­ci­fi­ca que los “dere­chos de con­ce­sión serán otor­ga­dos a socios pri­va­dos” y que, por tan­to, las ganan­cias que tenía el Esta­do pasan al sec­tor pri­va­do.

Con ello se avan­za en el des­man­te­la­mien­to del Esta­do. Esto, con la pre­ten­di­da acep­ta­ción ple­na de los tra­ta­dos de pro­tec­ción de la inver­sión trans­na­cio­nal (los famo­sos TBI), que entre­ga más pode­res a las empre­sas y redu­ce los de la ciu­da­da­nía.

Dos medi­das más. Un impues­to por una vez del 5% a autos de más de 20 mil dóla­res y el “incre­men­to en 0,75% las reten­cio­nes en la fuen­te de Impues­to a la Ren­ta en las empre­sas como, por ejem­plo, las del sec­tor ban­ca­rio, petro­le­ro, tele­co­mu­ni­ca­cio­nes”. Esto no es nada fren­te a los nive­les de uti­li­da­des de las gran­des empre­sas y al hecho de que muchas ter­mi­nan pagan­do como impues­to a la ren­ta menos del 1% de sus ven­tas, según datos ofi­cia­les.

Com­pa­ra­ti­va­men­te un pro­fe­sio­nal en libre ejer­ci­cio paga el 10% de sus ingre­sos. Sen­ci­lla­men­te, la cri­sis bene­fi­cia a los ricos y la pagan los tra­ba­ja­do­res.

El gobierno ha lle­va­do al índi­ce de ries­go país a una con­di­ción muy cer­ca­na a la de Argen­ti­na. Macri o Moreno, apli­can­do las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les lle­van a sus paí­ses al mis­mo des­pe­ña­de­ro, pero Ecua­dor es más peque­ño y eso gol­pea más a su eco­no­mía. Este mes no se reci­bió el des­em­bol­so del cré­di­to nego­cia­do con el FMI aun­que Moreno dice que el orga­nis­mo apo­ya al gobierno (¡y que lo dirá por twit­ter!).

Por ello se bus­ca nue­vos cré­di­tos y anun­ció que serían por 2.400 millo­nes, sin con­cre­tar ni de dón­de ni bajo qué con­di­cio­nes.

Lo indis­cu­ti­ble es que otras exi­gen­cias del FMI se man­tie­nen y que por las con­di­cio­nes polí­ti­cas de un año elec­to­ral y el mie­do a una masi­va pro­tes­ta social, esta vez aún no se tocan ni el IVA ni los pre­cios de los com­bus­ti­bles, el pre­tex­to del coro­na­vi­rus está pre­sen­te. Si se recuer­da el uso de la “doc­tri­na del Shock”, como la lla­ma­ra Nao­mi Klein, los neo­li­be­ra­les con­ti­nua­rán apro­ve­chan­do y pro­mo­vien­do el temor a la pan­de­mia para las nue­vas medi­das.

Solo será cues­tión de tiem­po, mien­tras los sec­to­res popu­la­res insis­ten en la apli­ca­ción de la pro­pues­ta eco­nó­mi­ca pre­sen­ta­da por el Par­la­men­to de los Pue­blos a fines de 2019 y que los ricos paguen la cri­sis. La lucha de cla­ses tie­ne un nue­vo momen­to, pero no se detie­ne en el Ecua­dor.

(*) Aca­dé­mi­co y exmi­nis­tro de Medioam­bien­te de Ecua­dor. Aso­cia­do al Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *