Argen­ti­na. #9M, pre­sen­tes las «Abo­li­cio­nis­tas del sis­te­ma pros­ti­tu­yen­te»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de mar­zo de 2020

Por Lucía Herre­ra. Fotos: Arti­cu­la­ción abo­li­cio­nis­ta

Iden­ti­fi­ca­das con los colo­res vio­le­ta y
magen­ta en bra­za­le­tes y ban­de­ras, muje­res y disi­den­cias
abo­li­cio­nis­tas mar­cha­ron el 9M en una nutri­da colum­na enca­be­za­da por
la con­sig­na “Abo­li­cio­nis­tas del sis­te­ma pros­ti­tu­yen­te”.
Orga­ni­za­cio­nes como AMADH
(Aso­cia­ción de Muje­res Argen­ti­nas por los DDHH), la Cam­pa­ña
Abo­li­cio­nis­ta, Madres Víc­ti­mas de Tra­ta, Mari­po­sas AUGe (Acción
Urba­na de Géne­ro), la Red Abo­li­cio­nis­ta Susy Bet­ker, RATT (Red Alto
al Trá­fi­co y a la Tra­ta), RadAr (Femi­nis­tas Radi­ca­les), el Fren­te
Abo­li­cio­nis­ta Tra­ves­ti Trans, Abo­li­suel­tas, el Círcu­lo de Ami­gas
Femi­nis­tas, entre otras, deci­die­ron aunar sus voces para visi­bi­li­zar
su posi­cio­na­mien­to res­pec­to de la pros­ti­tu­ción.

No es la pri­me­ra vez que mar­chan jun­tas y jun­tes, pero sí la pri­me­ra en que lo hacen de for­ma orga­ni­za­da y como resul­ta­do de un inten­so pro­ce­so de arti­cu­la­ción y con­sen­so, poten­cial­men­te capaz de supe­rar el obje­ti­vo media­to de una colum­na uni­fi­ca­da. Tam­po­co es nue­vo el deba­te regla­men­ta­ris­mo-abo­li­cio­nis­mo, aun­que en el últi­mo tiem­po en Argen­ti­na se reavi­vó con mucho impac­to social a par­tir de la difu­sión del tema “Puta” de la can­tan­te Jime­na Barón, quien, más allá de sus inten­cio­nes, inne­ga­ble­men­te colo­có ambos tér­mi­nos en pri­mer plano como nun­ca antes habían esta­do.

“Cada vez somos más ‑afir­mó Mar­ce­la D´Angelo, de la Cam­pa­ña Abo­li­cio­nis­ta-. A veces pode­mos pen­sar que el regla­men­ta­ris­mo avan­za, pero en las calles somos más las abo­li­cio­nis­tas”. Mar­ga­ri­ta Mei­ra, refe­ren­te de Madres Víc­ti­mas de Tra­ta cuya hija fue secues­tra­da y lue­go ase­si­na­da por las redes de pros­ti­tu­ción, coin­ci­de en este pun­to: “Valió la lucha de tan­tos años. Antes no jun­tá­ba­mos gen­te ni para sos­te­ner la ban­de­ra. Aho­ra se acer­can muchos jóve­nes, y tene­mos esta arti­cu­la­ción abo­li­cio­nis­ta que es muy impor­tan­te. Se nos reco­no­ce cada vez más. Pudi­mos visi­bi­li­zar que las chi­cas que están en los pros­tí­bu­los no están ahí por­que les gus­ta, que muchas están secues­tra­das”.

Des­de las 15 hs, la colum­na se con­cen­tra­ba en Tacua­rí y Ave­ni­da de Mayo. Entre encuen­tros, salu­dos e inter­cam­bio de volan­tes y mate­ria­les, las “abo­lis” se pre­pa­ra­ban para sumar­se a la mar­cha rum­bo a Con­gre­so. Sobre la calle, las Madres Víc­ti­mas de Tra­ta dis­pu­sie­ron las pan­car­tas con los ros­tros de sus hijas des­apa­re­ci­das por las redes de explo­ta­ción sexual. En una de esas imá­ge­nes se posó duran­te lar­go rato una mari­po­sa: era la foto de Ailén del Valle López, una joven­ci­ta des­apa­re­ci­da en 2013 y cuya bús­que­da que­dó en la nada por­que para las auto­ri­da­des “se fue con el novio”. Lo que para muches podría ser ape­nas una casua­li­dad, para estas madres y sus com­pa­ñe­ras tenía un valor espe­cial, refe­ren­cia­do en la leyen­da que iden­ti­fi­ca a las mari­po­sas con los seres que­ri­dos des­apa­re­ci­dos, y en el hecho de que, jus­ta­men­te, el colec­ti­vo artís­ti­co que acom­pa­ña con sus per­for­man­ces a las Madres Víc­ti­mas de Tra­ta se lla­ma nada menos que “Mari­po­sas”.

María Isa­bel, la madre de Ailén, no
par­ti­ci­pa siem­pre en las mar­chas. Pero esta vez esta­ba pre­sen­te, y
con­mo­vi­da por la situa­ción. “Para mí estar acá sig­ni­fi­ca tener­la
a mi hija. Visi­bi­li­za­da, como a tan­tas chi­cas des­apa­re­ci­das. Mi otra
hija de 13 años me está acom­pa­ñan­do y se suma a la lucha. Se
sien­te el apo­yo en la bús­que­da de Ailén y de las chi­cas. Un apo­yo
que no tuvi­mos en el muni­ci­pio ni en la fis­ca­lía cuan­do denun­cia­mos
su des­apa­ri­ción. No la bus­ca­ron, no cola­bo­ra­ron, con el pre­tex­to de
que ella se había ido con el novio. No fui escu­cha­da. Me decían que
se había ido por una calen­tu­ra, que ya vol­ve­ría. Es muy tris­te como
madre que te digan eso, pasa­ron 7 años y sigo sin res­pues­tas. Ailén
tenía 17 años. Yo soy su mamá y quie­ro saber don­de está”,
expre­só.

Ya en ple­na mar­cha, las Mari­po­sas AUGe comen­za­ron su per­for­man­ce. Ves­ti­das de rojo, con las pan­car­tas de las pibas des­apa­re­ci­das col­ga­das al cue­llo y toma­das de las manos, avan­za­ban en fila y ante el pie musi­cal fre­na­ban alzan­do sus bra­zos y gri­tan­do al uní­sono: “Para­mos por­que ellas no están”. En una res­pi­ra­ción colec­ti­va, se acer­ca­ban y se ale­ja­ban entre sí. Lue­go levan­ta­ban las pan­car­tas e inter­pe­lan­do al públi­co repe­tían los nom­bres de las chi­cas y un fuer­te “Podés ser vos”. Sol­tan­do de su cin­tu­ra los pañue­los con la insig­nia “Se tra­ta de No + Tra­ta”, vol­vían a unir­se en una suer­te de foga­ta don­de los pañue­los hacían las veces de lla­ma­ra­das, lue­go ron­da­ban con ellos, los suje­ta­ban a su ros­tro y se los saca­ban con un gri­to estre­me­ce­dor, corrien­do hacia ade­lan­te. Cua­dra a cua­dra repi­tie­ron la per­for­man­ce infi­ni­tas veces, con­ta­gian­do emo­ción y ener­gía, y el cán­ti­co “No están perdidas/​no están perdidas/​son des­apa­re­ci­das para ser pros­ti­tui­das”.

Blan­ca Riz­zo, bai­la­ri­na y per­for­mer
crea­do­ra de Las Mari­po­sas, refi­rió a Resu­men Lati­no­ame­ri­cano su
refle­xión sobre el sen­ti­do de estas inter­ven­cio­nes: “La
per­for­man­ce pro­du­ce un impac­to muy fuer­te no solo en las per­so­nas que
la ven, sino en las pro­pias per­for­mers. Hay un antes y un des­pués
cuan­do una pone su cuer­po para hablar de esas chi­cas, las que no
pue­den hablar por­que están des­apa­re­ci­das, por­que están secues­tra­das
por las redes de Tra­ta. Algo pasa en lo emo­cio­nal, en la con­cien­cia.
Las pri­me­ras que se impac­tan son las pro­pias per­for­mers, y obvia­men­te
las fami­lias víc­ti­mas, y esto se trans­mi­te a la socie­dad”.

Otros cán­ti­cos uni­fi­ca­ban tam­bién la colum­na, como “Ni sindicato/​ni represión/​salud, tra­ba­jo y edu­ca­ción”. Con el rit­mo del hit “Des­pa­ci­to”, sonó con fuer­za “No es trabajo/​la pros­ti­tu­ción no pue­de ser trabajo/​opor­tu­ni­da­des para las de abajo/​la regu­la­ción que se vaya al cara­jo”.

Las Abo­li­suel­tas, colec­ti­vo que cuen­ta
entre sus filas con ori­gi­na­les artis­tas visua­les, se lucie­ron con sus
pan­car­tas de colo­ri­das viñe­tas que expre­sa­ban, por ejem­plo: “Las
abo­li­cio­nis­tas no les deci­mos a las muje­res, tra­ves­tis y trans
pros­ti­tui­das qué hacer con sus cuer­pos.. ¡eso lo hacen los
pute­ros!”, y esten­ci­lean­do vere­das y pare­des con “el deseo no se
com­pra” y “pute­ro al cal­de­ro” entre otras con­sig­nas.

“Tene­mos que cons­truir una pre­sen­cia muy fuer­te para que nues­tros cuer­pos dejen de ser mer­can­ti­li­za­dos y cosi­fi­ca­dos ‑afir­ma­ba mar­chan­do Lilia­na Aza­raf, de la Cam­pa­ña Abo­li­cio­nis­ta- Ante el avan­ce del pro­xe­ne­tis­mo en Argen­ti­na y en el mun­do, ante el avan­ce de la vio­len­cia hacia las muje­res, tra­ves­tis y trans, segui­mos luchan­do con­tra las redes de pros­ti­tu­ción y a favor de todas las per­so­nas pros­ti­tui­das, para que dejen de ser per­se­gui­das, y para que poda­mos tener una sexua­li­dad libre y pla­cen­te­ra”.

La pan­car­ta que sos­te­nía Delia Escu­di­lla, sobre­vi­vien­te de la pros­ti­tu­ción, resu­mía una de las ideas fun­da­men­ta­les del abo­li­cio­nis­mo: “La pros­ti­tu­ción no es el ofi­cio más anti­guo del mun­do: es el más anti­guo pri­vi­le­gio del patriar­ca­do”.

Con­sul­ta­da sobre el men­sa­je que la
colum­na abo­li­cio­nis­ta quie­re dar al movi­mien­to femi­nis­ta y la
socie­dad, Mimí Sifon, refe­ren­te de AMADH (orga­ni­za­ción com­pues­ta
por per­so­nas en situa­ción de pros­ti­tu­ción y sobre­vi­vien­tes),
mani­fes­tó la nece­si­dad de abo­lir el sis­te­ma pros­ti­tu­yen­te “para
que nin­gu­na per­so­na ten­ga que estar en situa­ción de pros­ti­tu­ción”.
“Esto se con­si­gue con polí­ti­cas públi­cas des­de el Esta­do
‑sub­ra­yó- Que­re­mos tra­ba­jo y que­re­mos edu­ca­ción, para poder ele­gir,
ya que las per­so­nas en situa­ción de pros­ti­tu­ción ante la fal­ta de
opor­tu­ni­da­des no tie­nen posi­bi­li­dad de ele­gir”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *