Argen­ti­na. #9M, pre­sen­tes las «Abo­li­cio­nis­tas del sis­te­ma pros­ti­tu­yen­te»

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano, 10 de mar­zo de 2020

Por Lucía Herre­ra. Fotos: Arti­cu­la­ción abo­li­cio­nis­ta

Iden­ti­fi­ca­das con los colo­res vio­le­ta y
magen­ta en bra­za­le­tes y ban­de­ras, muje­res y disi­den­cias
abo­li­cio­nis­tas mar­cha­ron el 9M en una nutri­da colum­na enca­be­za­da por
la con­sig­na “Abo­li­cio­nis­tas del sis­te­ma pros­ti­tu­yen­te”.
Orga­ni­za­cio­nes como AMADH
(Aso­cia­ción de Muje­res Argen­ti­nas por los DDHH), la Cam­pa­ña
Abo­li­cio­nis­ta, Madres Víc­ti­mas de Tra­ta, Mari­po­sas AUGe (Acción
Urba­na de Géne­ro), la Red Abo­li­cio­nis­ta Susy Bet­ker, RATT (Red Alto
al Trá­fi­co y a la Tra­ta), RadAr (Femi­nis­tas Radi­ca­les), el Fren­te
Abo­li­cio­nis­ta Tra­ves­ti Trans, Abo­li­suel­tas, el Círcu­lo de Ami­gas
Femi­nis­tas, entre otras, deci­die­ron aunar sus voces para visi­bi­li­zar
su posi­cio­na­mien­to res­pec­to de la pros­ti­tu­ción.

No es la pri­me­ra vez que mar­chan jun­tas y jun­tes, pero sí la pri­me­ra en que lo hacen de for­ma orga­ni­za­da y como resul­ta­do de un inten­so pro­ce­so de arti­cu­la­ción y con­sen­so, poten­cial­men­te capaz de supe­rar el obje­ti­vo media­to de una colum­na uni­fi­ca­da. Tam­po­co es nue­vo el deba­te regla­men­ta­ris­mo-abo­li­cio­nis­mo, aun­que en el últi­mo tiem­po en Argen­ti­na se reavi­vó con mucho impac­to social a par­tir de la difu­sión del tema “Puta” de la can­tan­te Jime­na Barón, quien, más allá de sus inten­cio­nes, inne­ga­ble­men­te colo­có ambos tér­mi­nos en pri­mer plano como nun­ca antes habían esta­do.

“Cada vez somos más ‑afir­mó Mar­ce­la D´Angelo, de la Cam­pa­ña Abo­li­cio­nis­ta-. A veces pode­mos pen­sar que el regla­men­ta­ris­mo avan­za, pero en las calles somos más las abo­li­cio­nis­tas”. Mar­ga­ri­ta Mei­ra, refe­ren­te de Madres Víc­ti­mas de Tra­ta cuya hija fue secues­tra­da y lue­go ase­si­na­da por las redes de pros­ti­tu­ción, coin­ci­de en este pun­to: “Valió la lucha de tan­tos años. Antes no jun­tá­ba­mos gen­te ni para sos­te­ner la ban­de­ra. Aho­ra se acer­can muchos jóve­nes, y tene­mos esta arti­cu­la­ción abo­li­cio­nis­ta que es muy impor­tan­te. Se nos reco­no­ce cada vez más. Pudi­mos visi­bi­li­zar que las chi­cas que están en los pros­tí­bu­los no están ahí por­que les gus­ta, que muchas están secues­tra­das”.

Des­de las 15 hs, la colum­na se con­cen­tra­ba en Tacua­rí y Ave­ni­da de Mayo. Entre encuen­tros, salu­dos e inter­cam­bio de volan­tes y mate­ria­les, las “abo­lis” se pre­pa­ra­ban para sumar­se a la mar­cha rum­bo a Con­gre­so. Sobre la calle, las Madres Víc­ti­mas de Tra­ta dis­pu­sie­ron las pan­car­tas con los ros­tros de sus hijas des­apa­re­ci­das por las redes de explo­ta­ción sexual. En una de esas imá­ge­nes se posó duran­te lar­go rato una mari­po­sa: era la foto de Ailén del Valle López, una joven­ci­ta des­apa­re­ci­da en 2013 y cuya bús­que­da que­dó en la nada por­que para las auto­ri­da­des “se fue con el novio”. Lo que para muches podría ser ape­nas una casua­li­dad, para estas madres y sus com­pa­ñe­ras tenía un valor espe­cial, refe­ren­cia­do en la leyen­da que iden­ti­fi­ca a las mari­po­sas con los seres que­ri­dos des­apa­re­ci­dos, y en el hecho de que, jus­ta­men­te, el colec­ti­vo artís­ti­co que acom­pa­ña con sus per­for­man­ces a las Madres Víc­ti­mas de Tra­ta se lla­ma nada menos que “Mari­po­sas”.

María Isa­bel, la madre de Ailén, no
par­ti­ci­pa siem­pre en las mar­chas. Pero esta vez esta­ba pre­sen­te, y
con­mo­vi­da por la situa­ción. “Para mí estar acá sig­ni­fi­ca tener­la
a mi hija. Visi­bi­li­za­da, como a tan­tas chi­cas des­apa­re­ci­das. Mi otra
hija de 13 años me está acom­pa­ñan­do y se suma a la lucha. Se
sien­te el apo­yo en la bús­que­da de Ailén y de las chi­cas. Un apo­yo
que no tuvi­mos en el muni­ci­pio ni en la fis­ca­lía cuan­do denun­cia­mos
su des­apa­ri­ción. No la bus­ca­ron, no cola­bo­ra­ron, con el pre­tex­to de
que ella se había ido con el novio. No fui escu­cha­da. Me decían que
se había ido por una calen­tu­ra, que ya vol­ve­ría. Es muy tris­te como
madre que te digan eso, pasa­ron 7 años y sigo sin res­pues­tas. Ailén
tenía 17 años. Yo soy su mamá y quie­ro saber don­de está”,
expre­só.

Ya en ple­na mar­cha, las Mari­po­sas AUGe comen­za­ron su per­for­man­ce. Ves­ti­das de rojo, con las pan­car­tas de las pibas des­apa­re­ci­das col­ga­das al cue­llo y toma­das de las manos, avan­za­ban en fila y ante el pie musi­cal fre­na­ban alzan­do sus bra­zos y gri­tan­do al uní­sono: “Para­mos por­que ellas no están”. En una res­pi­ra­ción colec­ti­va, se acer­ca­ban y se ale­ja­ban entre sí. Lue­go levan­ta­ban las pan­car­tas e inter­pe­lan­do al públi­co repe­tían los nom­bres de las chi­cas y un fuer­te “Podés ser vos”. Sol­tan­do de su cin­tu­ra los pañue­los con la insig­nia “Se tra­ta de No + Tra­ta”, vol­vían a unir­se en una suer­te de foga­ta don­de los pañue­los hacían las veces de lla­ma­ra­das, lue­go ron­da­ban con ellos, los suje­ta­ban a su ros­tro y se los saca­ban con un gri­to estre­me­ce­dor, corrien­do hacia ade­lan­te. Cua­dra a cua­dra repi­tie­ron la per­for­man­ce infi­ni­tas veces, con­ta­gian­do emo­ción y ener­gía, y el cán­ti­co “No están perdidas/​no están perdidas/​son des­apa­re­ci­das para ser pros­ti­tui­das”.

Blan­ca Riz­zo, bai­la­ri­na y per­for­mer
crea­do­ra de Las Mari­po­sas, refi­rió a Resu­men Lati­noa­me­ri­cano su
refle­xión sobre el sen­ti­do de estas inter­ven­cio­nes: “La
per­for­man­ce pro­du­ce un impac­to muy fuer­te no solo en las per­so­nas que
la ven, sino en las pro­pias per­for­mers. Hay un antes y un des­pués
cuan­do una pone su cuer­po para hablar de esas chi­cas, las que no
pue­den hablar por­que están des­apa­re­ci­das, por­que están secues­tra­das
por las redes de Tra­ta. Algo pasa en lo emo­cio­nal, en la con­cien­cia.
Las pri­me­ras que se impac­tan son las pro­pias per­for­mers, y obvia­men­te
las fami­lias víc­ti­mas, y esto se trans­mi­te a la socie­dad”.

Otros cán­ti­cos uni­fi­ca­ban tam­bién la colum­na, como “Ni sindicato/​ni represión/​salud, tra­ba­jo y edu­ca­ción”. Con el rit­mo del hit “Des­pa­ci­to”, sonó con fuer­za “No es trabajo/​la pros­ti­tu­ción no pue­de ser trabajo/​opor­tu­ni­da­des para las de abajo/​la regu­la­ción que se vaya al cara­jo”.

Las Abo­li­suel­tas, colec­ti­vo que cuen­ta
entre sus filas con ori­gi­na­les artis­tas visua­les, se lucie­ron con sus
pan­car­tas de colo­ri­das viñe­tas que expre­sa­ban, por ejem­plo: “Las
abo­li­cio­nis­tas no les deci­mos a las muje­res, tra­ves­tis y trans
pros­ti­tui­das qué hacer con sus cuer­pos.. ¡eso lo hacen los
pute­ros!”, y esten­ci­lean­do vere­das y pare­des con “el deseo no se
com­pra” y “pute­ro al cal­de­ro” entre otras con­sig­nas.

“Tene­mos que cons­truir una pre­sen­cia muy fuer­te para que nues­tros cuer­pos dejen de ser mer­can­ti­li­za­dos y cosi­fi­ca­dos ‑afir­ma­ba mar­chan­do Lilia­na Aza­raf, de la Cam­pa­ña Abo­li­cio­nis­ta- Ante el avan­ce del pro­xe­ne­tis­mo en Argen­ti­na y en el mun­do, ante el avan­ce de la vio­len­cia hacia las muje­res, tra­ves­tis y trans, segui­mos luchan­do con­tra las redes de pros­ti­tu­ción y a favor de todas las per­so­nas pros­ti­tui­das, para que dejen de ser per­se­gui­das, y para que poda­mos tener una sexua­li­dad libre y pla­cen­te­ra”.

La pan­car­ta que sos­te­nía Delia Escu­di­lla, sobre­vi­vien­te de la pros­ti­tu­ción, resu­mía una de las ideas fun­da­men­ta­les del abo­li­cio­nis­mo: “La pros­ti­tu­ción no es el ofi­cio más anti­guo del mun­do: es el más anti­guo pri­vi­le­gio del patriar­ca­do”.

Con­sul­ta­da sobre el men­sa­je que la
colum­na abo­li­cio­nis­ta quie­re dar al movi­mien­to femi­nis­ta y la
socie­dad, Mimí Sifon, refe­ren­te de AMADH (orga­ni­za­ción com­pues­ta
por per­so­nas en situa­ción de pros­ti­tu­ción y sobre­vi­vien­tes),
mani­fes­tó la nece­si­dad de abo­lir el sis­te­ma pros­ti­tu­yen­te “para
que nin­gu­na per­so­na ten­ga que estar en situa­ción de pros­ti­tu­ción”.
“Esto se con­si­gue con polí­ti­cas públi­cas des­de el Esta­do
‑sub­ra­yó- Que­re­mos tra­ba­jo y que­re­mos edu­ca­ción, para poder ele­gir,
ya que las per­so­nas en situa­ción de pros­ti­tu­ción ante la fal­ta de
opor­tu­ni­da­des no tie­nen posi­bi­li­dad de ele­gir”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: