Perú. Señor pre­si­den­te, no somos su cor­ti­na de humo

Ana María Vidal/​Resu­men Latinoamericano/​9 de mar­zo de 2020

Esta­mos har­tas, señor Viz­ca­rra. Nos siguen matan­do, vio­lan­do, vio­len­tan­do. Todos los días. Des­de el sil­bi­do en la calle, la pre­po­ten­cia de emplea­do­res y cole­gas hom­bres, has­ta la vio­la­ción, inci­ne­ra­ción, femi­ni­ci­dio. Por eso nos escue­ce la san­gre, señor Viz­ca­rra, que quie­ra uti­li­zar esta vio­len­cia como su cor­ti­na de humo.

Jus­to el 8 de mar­zo, día de con­me­mo­ra­ción y de lucha, sale usted a eva­dir la pre­gun­ta sobre la pena de muer­te para vio­la­do­res y femi­ni­ci­das. Su estra­te­gia: pasar­le la res­pon­sa­bi­li­dad al Con­gre­so. Ya en la noche los pro­gra­mas polí­ti­cos habla­ban de la pena de muer­te, y hoy los medios andan con que si nos sali­mos del pac­to de San José. Pero sobre las accio­nes con­cre­tas y urgen­tes con­tra esta epi­de­mia, sobre lo que nece­si­ta­mos de ver­dad, nada.

Usted sabe bien que con eva­dir una pre­gun­ta sobre pena de muer­te solo dis­trae la aten­ción sobre las otras debi­li­da­des de su Gobierno. Y ya son casi 500 niñas y niños vio­la­dos solo este año; miles de muje­res vio­la­das, des­apa­re­ci­das, ase­si­na­das. Y no hay accio­nes para evi­tar­lo ni menos para san­cio­nar­lo.

Las leyes y penas están. A fines de 2015 salió la ley para pre­ve­nir, san­cio­nar y erra­di­car la vio­len­cia con­tra las muje­res e inte­gran­tes del gru­po fami­liar. Así de rim­bom­ban­te era el nom­bre. Pero nada de logros. Y por más penas altas que pusie­ran de nada ser­vi­rían, pues la pri­me­ra puer­ta de acce­so a la jus­ti­cia, la poli­cía, no cum­ple la ley, y en muchos casos ni siquie­ra la cono­ce.

Lo supi­mos en vís­pe­rras de la últi­ma Navi­dad, cuan­do a 150 metros de una comi­sa­ría en El Agus­tino, el con­vi­vien­te de Jes­si­ca Teja­da la mató a ella y a tres de sus hijos. Impo­ten­cia. Vol­vió a pasar cuan­do el poli­cía Dan­te Pas­tor se negó a reci­bir la denun­cia de des­apa­ri­ción de Sol­si­ret Rodrí­guez y le dijo a su madre que segu­ro esta­ba con la “cabe­za calien­te”. Rabia. Lo vol­ve­mos escu­char del coro­nel Manuel Gál­vez, quien repi­tió a la pren­sa que la madre de la niña de cua­tro años ase­si­na­da en Inde­pen­den­cia había esta­do en una fies­ta, nun­ca men­cio­nó al padre, por­que los padres sí pue­den estar ausen­tes.

En estos tres casos el común deno­mi­na­dor es una poli­cía indo­len­te. Y que sis­te­má­ti­ca­men­te cul­pa a la mujer. Por­que esta­ba en una yun­za, por­que esta­ba con la cabe­za calien­te, por­que esos son plei­tos de pare­ja y mejor no meter­se. Y mien­tras tan­to, no hay un res­pon­sa­ble polí­ti­co a la vis­ta. Este debe­ría ser el minis­tro del Inte­rior.

Cir­co polí­ti­co

Ayer fue­ron las y los migran­tes vene­zo­la­nos y el cir­co de la expul­sión, xeno­fo­bia ino­cu­la­da por el pro­pio Gobierno. Pero los índi­ces de segu­ri­dad ciu­da­da­na no mejo­ra­ron ni un ápi­ce. Hoy somos las muje­res y el cir­co de la pena de muer­te.

Pero no lo vamos a per­mi­tir. Acá el pro­ble­ma empie­za con la poli­cía y con­ti­núa con todo un sis­te­ma de jus­ti­cia que no aco­ge a las víc­ti­mas, que las revic­ti­mi­za y las exclu­ye. Para que de ver­dad se pro­te­ja a las víc­ti­mas de vio­len­cia de géne­ro, ten­dría­mos que decla­rar ese sis­te­ma en emer­gen­cia. El camino es lar­go y com­ple­jo, pero usted tie­ne la obli­ga­ción de empe­zar­lo, señor Viz­ca­rra. Las muje­res no vamos a acep­tar ser aho­ra su cor­ti­na de humo.

Abo­ga­da, ex secre­ta­ria eje­cu­ti­va adjun­ta de la Cor­di­na­do­ra Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos.

Fuen­te: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *