Gua­te­ma­la. Loli­ta Chá­vez: «Exis­ti­mos para vivir, para resig­ni­fi­car, para exi­gir jus­ti­cia, liber­tad y dig­ni­fi­ca­ción para nues­tra vida»

Por Gian­pao­lo Con­tes­ta­bi­le, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 10 de mar­zo de 2020

Cos­mo­go­nías e iden­ti­da­des múl­ti­ples y diver­sas para un femi­nis­mo comu­ni­ta­rio con Loli­ta Chà­vez des­de Ita­lia.

Aura Loli­ta Chá­vez Ixca­quic es la voce­ra del Con­se­jo de Pue­blos del Ki’che’ (CPK) de Ixim Ulew (Gua­te­ma­la). Des­pués de haber sobre­vi­vi­do a dife­ren­tes ata­ques vio­len­tos e inten­tos de homi­ci­dio y haber reci­bi­do la pro­tec­ción de la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de los Dere­chos Huma­nos, Loli­ta ha teni­do que irse de su terri­to­rio como con­se­cuen­cia de la per­se­cu­ción judi­cial del Esta­do de Gua­te­ma­la. Un país que man­tie­ne la tasa más alta de ase­si­na­tos de defen­so­ras y defen­so­res ambien­ta­les por núme­ro de habi­tan­tes de todo el con­ti­nen­te. Duran­te su perio­do de exi­lio no ha deja­do de luchar, de visi­bi­li­zar la agen­da de su pue­blo, de entre­te­jer redes de soli­da­ri­dad y abrir con­tra­dic­cio­nes cru­cia­les en los dis­cur­sos de los movi­mien­tos socia­les. Loli­ta es una de las expo­nen­tes del movi­mien­to de las Muje­res Comu­ni­ta­rias Anti­pa­triar­ca­les, es par­te de la red de las Femi­nis­tas del Abya Yala y ha par­ti­ci­pa­do duran­te el últi­mo Encuen­tro de Muje­res en Argen­ti­na para que se trans­for­ma­ra en un even­to plu­ri­na­cio­nal e inclu­yen­te de las disi­den­cias sexua­les.

Encuen­tro Plu­ri­na­cio­nal de muje­res y disi­den­cias 2018 en Tre­lew

¿Cuál es el sig­ni­fi­ca­do de la fecha del 8 de mar­zo en tu terri­to­rio?

Noso­tras el 8 de mar­zo, el Día Inter­na­cio­nal de la Mujer, lo hemos rei­vin­di­ca­do ya des­de un buen tiem­po como el día de la lucha inter­na­cio­nal de los femi­nis­mos. Noso­tras nos uni­mos des­de los terri­to­rios menos cono­ci­dos, como el depar­ta­men­to del Qui­ché de don­de ven­go yo, y nos uni­mos a esta lucha, a este pro­ce­so, a este mani­fes­tar­nos en con­tra de los femi­ni­ci­dios, de la impu­ni­dad, de la corrup­ción y de la vio­len­cia con­tra noso­tras.

En este cami­nar, noso­tras femi­nis­tas de Gua­te­ma­la, tuvi­mos que enfren­tar una expre­sión per­ver­sa del Esta­do femi­ni­ci­da de Gua­te­ma­la que se mani­fes­tò jus­to el 8 de mar­zo del 2017. Mien­tras noso­tras está­ba­mos denun­cian­do la vio­len­cia patriar­cal y defen­dien­do nues­tra memo­ria his­tó­ri­ca, nos infor­ma­ron que 41 niñas eran que­ma­das en el Hogar Vir­gen de la Ausun­ción en Gua­te­ma­la. Esta masa­cre nos mar­có pro­fun­da­men­te. Mien­tras noso­tras está­ba­mos recor­dan­do y pidien­do jus­ti­cia para Ber­ti­ta (Ber­ta Cáce­res, defen­so­ra comu­ni­ta­ria ase­si­na­da el 2 de mar­zo) nos ente­ra­mos que las niñas fue­ron cal­ci­na­das. Para noso­tras esas niñas son defen­so­ras, por­que ya habían denun­cia­do la vio­len­cia y la inse­gu­ri­dad que esta­ban vivien­do en el hogar esta­tal Vir­gen de la Asun­ción.

¿Qué es y cómo sur­ge el femi­nis­mo comu­ni­ta­rio anti­pa­triar­cal?

Noso­tras rei­vin­di­ca­mos nues­tro femi­nis­mo comu­ni­ta­rio que sur­ge des­de los terri­to­rios de las comu­ni­da­des, des­de nues­tro sen­ti­pen­sar, des­de nues­tra cos­mo­vi­sión. Rei­vin­di­ca­mos un femi­nis­mo que la his­to­ria ha silen­cia­do, un femi­nis­mo que tal vez en el momen­to en que sur­giò no se lla­ma­ba femi­nis­mo.

Cuan­do yo qui­se par­ti­ci­par en la lucha en defen­sa de nues­tros dere­chos y con­tra la vio­len­cia hacia las muje­res no nos lla­ma­mos femi­nis­tas, pero sí éra­mos expre­sio­nes femi­nis­tas. Con nues­tras iden­ti­da­des plu­ra­les y diver­sas, des­de nues­tros terri­to­rios y con nues­tra cos­mo­vi­sión lucha­mos con­tra los patriar­ca­dos occi­den­ta­les que tie­nen su for­ma, su matiz, su mode­lo, pero tam­bién con­tra los patriar­ca­dos que vivi­mos en los terri­to­rios de los pue­blos ori­gi­na­rios.

Denun­cia­mos esta vio­len­cia que se expre­sa a tra­vès del poder patriar­cal, de la miso­gi­nia y del racis­mo que se da en con­tra de noso­tras en cuan­to muje­res ori­gi­na­rias. Ade­màs es impor­tan­te para noso­tras defen­der los terri­to­rios asì como defen­de­mos nues­tro cuer­po que es el pri­mer terri­to­rio de defen­sa. Al mis­mo tiem­po defen­de­mos la tie­rra y los ele­men­tos como el agua, el aire, la mon­ta­ña, por­que son nues­tros mode­los de vida, el lega­do cos­mo­gó­ni­co de nues­tras ances­tras femi­nis­tas.

Loli­ta en una cere­mo­nia de sana­ciòn en Tre­lew

¿Por què ha sido impor­tan­te que el Encuen­tro de Muje­res se vol­vie­ra plu­ri­na­cio­nal e inclu­yen­te de las disi­den­cias sexua­les?

Noso­tras habla­mos de la red de la vida, de defen­der un terri­to­rio que está enmar­ca­do en un Esta­do y en un sis­te­ma patriar­cal racis­ta, neo­li­be­ral y capi­ta­lis­ta, que hacen que la vida flu­ya de acuer­do con los intere­ses per­ver­sos de la macro­eco­no­mía. Noso­tras ali­men­ta­mos el movi­mien­to femi­nis­ta que sur­ge des­de los terri­to­rios y està vin­cu­la­do a la lucha con­tra estas múl­ti­ples opre­sio­nes. Nues­tra pre­sen­cia y par­ti­ci­pa­ción en el Encuen­tro de Muje­res en Argen­ti­na ha sido la con­fir­ma­ción de una reali­dad, una reali­dad que qui­zás no ha sido acep­ta­da. Pero la plu­ri­na­cio­na­li­dad está pre­sen­te en los terri­to­rios, no sólo en Argen­ti­na y en Abya Yala, sino que en todo el mun­do hay terri­to­rios don­de con­ver­ge­mos múl­ti­ples y plu­ra­les nacio­na­li­da­des con múl­ti­ples y plu­ra­les diver­si­da­des y cos­mo­go­nías.

La supues­ta homo­ge­nei­dad nacio­nal y la expre­sión de agen­das sólo vin­cu­la­das a una nación no nos hacen encon­trar­nos sino divi­dir­nos, ais­lar­nos, y no nos per­mi­ten gene­rar fuer­zas. Estar ahí en Argen­ti­na como pue­blo Maya Ki’che’ dio mucha visi­bi­li­dad his­tó­ri­ca a los pue­blos ori­gi­na­rios, a nues­tro lega­do ances­tral, a nues­tra agen­da polí­ti­ca, a nues­tra fuer­za, pero tam­bién a los vacíos que exis­ten den­tro de los movi­mien­tos femi­nis­tas.

Mar­cha rei­vin­di­can­do la plu­ri­na­cio­na­li­dad en Tre­lew

Vacíos que hay que abor­dar, como las expre­sio­nes de des­igual­da­des y de racis­mo, por­que sino el movi­mien­to se vuel­ve una expre­sión de las éli­tes o de los pri­vi­le­gios con un dis­cur­so aca­de­mi­cis­ta e inte­lec­tua­lis­ta que no nos van a dar movi­mien­to. Cuan­do habla­mos de movi­mien­to plu­ri­na­cio­nal habla­mos tam­bién de disi­den­cias sexua­les y de las expre­sio­nes que la agen­da femi­nis­ta no está toman­do en cuen­ta como las con­di­cio­nes de vida de las muje­res les­bia­nas, trans, tra­ves­tis, bise­xua­les y no bina­rias, pero tam­bién las ville­ras. Por ejem­plo en las villas (barrios popu­la­res auto-cons­trui­dos) de Argen­ti­na hay exclu­sión y des­igual­dad.

Por­que el terri­to­rio, o sea don­de vivi­mos, hace la dife­ren­cia y crea des­igual­dad. A algu­nas expre­sio­nes de indi­vi­dua­lis­mo o de pri­vi­le­gio no le va a gus­tar pero noso­tras no exis­ti­mos para gus­tar­le a la gen­te, exis­ti­mos para vivir y para resig­ni­fi­car, para exi­gir jus­ti­cia liber­tad y dig­ni­fi­ca­ción para nues­tra vida y no para caer­le bien a alguièn.

¿Còmo ha sido tu encuen­tro con el femi­nis­mo euro­peo duran­te el perio­do de exi­lio en el Esta­do Espa­ñol?

Cuan­do yo vine a Euro­pa lle­gué con la cla­ri­dad que yo soy par­te del pue­blo Maya Ki’che’ que lucha en defen­sa de la tie­rra, de la vida, de la natu­ra­le­za y del terri­to­rio. Cuan­do habla­mos de los femi­nis­mos es nece­sa­rio situar­nos por­que si noso­tras no tene­mos bien cla­ro en la men­te nues­tra agen­da, el mode­lo de vida comu­ni­ta­rio y la memo­ria de la his­to­ria de nues­tro pue­blo y de nues­tra cos­mo­go­nía, se nos hace difí­cil colo­car nues­tras agen­das en las luchas euro­peas.

Nues­tras vidas cuen­tan, las viven­cias cuen­tan, no cuen­tan sólo los libros si no que tam­bièn lo que esta­mos sin­tien­do, lo que esta­mos movien­do. Cuan­do noso­tras habla­mos de femi­nis­mo en Abya Yala esta­mos dicien­do que nos están lite­ral­men­te matan­do, nos están masa­cran­do, nos están tor­tu­ran­do, nos están des­apa­re­cien­do y nos están negan­do el dere­cho a la movi­li­dad huma­na, que es un dere­cho uni­ver­sal que todas las per­so­nas tie­nen que poder ejer­cer.

Por­que es dife­ren­te cuan­do yo me mue­vo de Abya Yala a Euro­pa en com­pa­ra­ción con una femi­nis­ta euro­pea que con la plu­ra­li­dad de sus iden­ti­da­des se mue­ve a Abya Yala. Es muy dife­ren­te y hay una exi­gen­cia de gene­rar con­cien­cia sobre de este tema, por­que no se pue­den igua­lar todas las luchas. Sabe­mos que hay luchas dife­ren­cia­das, que hay situa­cio­nes dife­ren­cia­das, que hay pri­vi­le­gios en Euro­pa gene­ra­do en la his­to­ria por todas las inva­sio­nes colo­nia­les que se han imple­men­ta­do en Abya Yala.

Hay que lla­mar a la refle­xión para que se hagan agen­das reales que nos per­mi­tan eli­mi­nar las múl­ti­ples opre­sio­nes des­de la raíz. No se tra­ta de sim­pli­fi­car la situa­ción a tra­vès de una esta­dís­ti­ca, men­cio­nan­do que están matan­do 200 o 300 defen­so­ras comu­ni­ta­rias, no que­re­mos ser unas esta­dís­ti­cas. Que­re­mos accio­nes con­cre­tas que impac­ten en nues­tras vidas, en el sis­te­ma de la jus­ti­cia y nos garan­ti­cen la dig­ni­dad y la liber­tad. De esta mane­ra nues­tras agen­das se pue­den encon­trar, en caso con­tra­rio se van a pro­du­cir dife­ren­cias abis­ma­les.

¿Hay pun­tos de con­tac­to entre tu mili­tan­cia polí­ti­ca y tu tra­ba­jo en la Red de Sana­do­ras Ances­tra­les?

Noso­tras tene­mos el lega­do ances­tral de sana­do­ras por­que lo hemos accio­na­do en el cami­nar polí­ti­co cos­mo­gó­ni­co espi­ri­tual de la sana­ción. Si noso­tras no sana­mos, con todos los trau­mas que vivi­mos, la vio­len­cia sexual sis­te­ma­ti­za­da, los trau­mas gene­ra­dos por el empo­bre­ci­mien­to, la des­nu­tri­ción y la opre­sion del Esta­do, hoy no esta­rìa­mos vivas. Yo no te esta­ría hablan­do así si no tuvie­ra un lega­do ances­tral de sana­ción.

Nues­tras abue­las han resis­ti­do a las inva­sio­nes de los con­quis­ta­do­res espa­ño­les, a las inva­sio­nes de Esta­dos Uni­dos en los años ‘70 a tra­vés de las empre­sas bana­nae­ras y extrac­ti­vas, y aho­ra nos toca resis­tir a las inva­sio­nes de las trans­na­cio­na­les con sede en Ita­lia, Fran­cia, Esta­dos Uni­dos y Espa­ña. Noso­tras nos vin­cu­la­mos con nues­tra cos­mo­go­nía para poder decir que sì lo vamos a lograr, que sì es posi­ble tras­cen­der con nues­tro mode­lo cos­mo­gó­ni­co en la red de la vida.

Noso­tras aspi­ra­mos a vin­cu­lar­nos a la madre tie­rra, vin­cu­lar­nos a nues­tra cos­mo­go­nía, a nues­tra espi­ri­tua­li­dad y, sobre todo, vin­cu­lar­nos pro­fun­da­men­te a la medi­ci­na que lle­va­mos den­tro. Noso­tras somos sana­do­ras des­de nues­tro ser y nues­tro ser se acti­va como un ‘ser-sana­dor’ que es ins­pi­ra­dor no sólo para noso­tras sino que gene­ra ener­gía tam­bièn para otros pue­blos. Somos la ins­pi­ra­ción para la huma­ni­dad.

Nota ori­gi­nal: www​.Ola​sur​.info (https://www.olasur.info/2020/03/03/cosmogonie-e-identita-plurali-e-diverse-per-un-femminismo-comunitario-intervista-a-lolita-chavez‑2/)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *