Gua­te­ma­la. Loli­ta Chá­vez: «Exis­ti­mos para vivir, para resig­ni­fi­car, para exi­gir jus­ti­cia, liber­tad y dig­ni­fi­ca­ción para nues­tra vida»

Por Gian­pao­lo Con­tes­ta­bi­le, Resu­men Lati­noa­me­ri­cano 10 de mar­zo de 2020

Cos­mo­go­nías e iden­ti­da­des múl­ti­ples y diver­sas para un femi­nis­mo comu­ni­ta­rio con Loli­ta Chà­vez des­de Ita­lia.

Aura Loli­ta Chá­vez Ixca­quic es la voce­ra del Con­se­jo de Pue­blos del Ki’che’ (CPK) de Ixim Ulew (Gua­te­ma­la). Des­pués de haber sobre­vi­vi­do a dife­ren­tes ata­ques vio­len­tos e inten­tos de homi­ci­dio y haber reci­bi­do la pro­tec­ción de la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de los Dere­chos Huma­nos, Loli­ta ha teni­do que irse de su terri­to­rio como con­se­cuen­cia de la per­se­cu­ción judi­cial del Esta­do de Gua­te­ma­la. Un país que man­tie­ne la tasa más alta de ase­si­na­tos de defen­so­ras y defen­so­res ambien­ta­les por núme­ro de habi­tan­tes de todo el con­ti­nen­te. Duran­te su perio­do de exi­lio no ha deja­do de luchar, de visi­bi­li­zar la agen­da de su pue­blo, de entre­te­jer redes de soli­da­ri­dad y abrir con­tra­dic­cio­nes cru­cia­les en los dis­cur­sos de los movi­mien­tos socia­les. Loli­ta es una de las expo­nen­tes del movi­mien­to de las Muje­res Comu­ni­ta­rias Anti­pa­triar­ca­les, es par­te de la red de las Femi­nis­tas del Abya Yala y ha par­ti­ci­pa­do duran­te el últi­mo Encuen­tro de Muje­res en Argen­ti­na para que se trans­for­ma­ra en un even­to plu­ri­na­cio­nal e inclu­yen­te de las disi­den­cias sexua­les.

Encuen­tro Plu­ri­na­cio­nal de muje­res y disi­den­cias 2018 en Tre­lew

¿Cuál es el sig­ni­fi­ca­do de la fecha del 8 de mar­zo en tu terri­to­rio?

Noso­tras el 8 de mar­zo, el Día Inter­na­cio­nal de la Mujer, lo hemos reivin­di­ca­do ya des­de un buen tiem­po como el día de la lucha inter­na­cio­nal de los femi­nis­mos. Noso­tras nos uni­mos des­de los terri­to­rios menos cono­ci­dos, como el depar­ta­men­to del Qui­ché de don­de ven­go yo, y nos uni­mos a esta lucha, a este pro­ce­so, a este mani­fes­tar­nos en con­tra de los femi­ni­ci­dios, de la impu­ni­dad, de la corrup­ción y de la vio­len­cia con­tra noso­tras.

En este cami­nar, noso­tras femi­nis­tas de Gua­te­ma­la, tuvi­mos que enfren­tar una expre­sión per­ver­sa del Esta­do femi­ni­ci­da de Gua­te­ma­la que se mani­fes­tò jus­to el 8 de mar­zo del 2017. Mien­tras noso­tras está­ba­mos denun­cian­do la vio­len­cia patriar­cal y defen­dien­do nues­tra memo­ria his­tó­ri­ca, nos infor­ma­ron que 41 niñas eran que­ma­das en el Hogar Vir­gen de la Ausun­ción en Gua­te­ma­la. Esta masa­cre nos mar­có pro­fun­da­men­te. Mien­tras noso­tras está­ba­mos recor­dan­do y pidien­do jus­ti­cia para Ber­ti­ta (Ber­ta Cáce­res, defen­so­ra comu­ni­ta­ria ase­si­na­da el 2 de mar­zo) nos ente­ra­mos que las niñas fue­ron cal­ci­na­das. Para noso­tras esas niñas son defen­so­ras, por­que ya habían denun­cia­do la vio­len­cia y la inse­gu­ri­dad que esta­ban vivien­do en el hogar esta­tal Vir­gen de la Asun­ción.

¿Qué es y cómo sur­ge el femi­nis­mo comu­ni­ta­rio anti­pa­triar­cal?

Noso­tras reivin­di­ca­mos nues­tro femi­nis­mo comu­ni­ta­rio que sur­ge des­de los terri­to­rios de las comu­ni­da­des, des­de nues­tro sen­ti­pen­sar, des­de nues­tra cos­mo­vi­sión. Reivin­di­ca­mos un femi­nis­mo que la his­to­ria ha silen­cia­do, un femi­nis­mo que tal vez en el momen­to en que sur­giò no se lla­ma­ba femi­nis­mo.

Cuan­do yo qui­se par­ti­ci­par en la lucha en defen­sa de nues­tros dere­chos y con­tra la vio­len­cia hacia las muje­res no nos lla­ma­mos femi­nis­tas, pero sí éra­mos expre­sio­nes femi­nis­tas. Con nues­tras iden­ti­da­des plu­ra­les y diver­sas, des­de nues­tros terri­to­rios y con nues­tra cos­mo­vi­sión lucha­mos con­tra los patriar­ca­dos occi­den­ta­les que tie­nen su for­ma, su matiz, su mode­lo, pero tam­bién con­tra los patriar­ca­dos que vivi­mos en los terri­to­rios de los pue­blos ori­gi­na­rios.

Denun­cia­mos esta vio­len­cia que se expre­sa a tra­vès del poder patriar­cal, de la miso­gi­nia y del racis­mo que se da en con­tra de noso­tras en cuan­to muje­res ori­gi­na­rias. Ade­màs es impor­tan­te para noso­tras defen­der los terri­to­rios asì como defen­de­mos nues­tro cuer­po que es el pri­mer terri­to­rio de defen­sa. Al mis­mo tiem­po defen­de­mos la tie­rra y los ele­men­tos como el agua, el aire, la mon­ta­ña, por­que son nues­tros mode­los de vida, el lega­do cos­mo­gó­ni­co de nues­tras ances­tras femi­nis­tas.

Loli­ta en una cere­mo­nia de sana­ciòn en Tre­lew

¿Por què ha sido impor­tan­te que el Encuen­tro de Muje­res se vol­vie­ra plu­ri­na­cio­nal e inclu­yen­te de las disi­den­cias sexua­les?

Noso­tras habla­mos de la red de la vida, de defen­der un terri­to­rio que está enmar­ca­do en un Esta­do y en un sis­te­ma patriar­cal racis­ta, neo­li­be­ral y capi­ta­lis­ta, que hacen que la vida flu­ya de acuer­do con los intere­ses per­ver­sos de la macro­eco­no­mía. Noso­tras ali­men­ta­mos el movi­mien­to femi­nis­ta que sur­ge des­de los terri­to­rios y està vin­cu­la­do a la lucha con­tra estas múl­ti­ples opre­sio­nes. Nues­tra pre­sen­cia y par­ti­ci­pa­ción en el Encuen­tro de Muje­res en Argen­ti­na ha sido la con­fir­ma­ción de una reali­dad, una reali­dad que qui­zás no ha sido acep­ta­da. Pero la plu­ri­na­cio­na­li­dad está pre­sen­te en los terri­to­rios, no sólo en Argen­ti­na y en Abya Yala, sino que en todo el mun­do hay terri­to­rios don­de con­ver­ge­mos múl­ti­ples y plu­ra­les nacio­na­li­da­des con múl­ti­ples y plu­ra­les diver­si­da­des y cos­mo­go­nías.

La supues­ta homo­ge­nei­dad nacio­nal y la expre­sión de agen­das sólo vin­cu­la­das a una nación no nos hacen encon­trar­nos sino divi­dir­nos, ais­lar­nos, y no nos per­mi­ten gene­rar fuer­zas. Estar ahí en Argen­ti­na como pue­blo Maya Ki’che’ dio mucha visi­bi­li­dad his­tó­ri­ca a los pue­blos ori­gi­na­rios, a nues­tro lega­do ances­tral, a nues­tra agen­da polí­ti­ca, a nues­tra fuer­za, pero tam­bién a los vacíos que exis­ten den­tro de los movi­mien­tos femi­nis­tas.

Mar­cha reivin­di­can­do la plu­ri­na­cio­na­li­dad en Tre­lew

Vacíos que hay que abor­dar, como las expre­sio­nes de desigual­da­des y de racis­mo, por­que sino el movi­mien­to se vuel­ve una expre­sión de las éli­tes o de los pri­vi­le­gios con un dis­cur­so aca­de­mi­cis­ta e inte­lec­tua­lis­ta que no nos van a dar movi­mien­to. Cuan­do habla­mos de movi­mien­to plu­ri­na­cio­nal habla­mos tam­bién de disi­den­cias sexua­les y de las expre­sio­nes que la agen­da femi­nis­ta no está toman­do en cuen­ta como las con­di­cio­nes de vida de las muje­res les­bia­nas, trans, tra­ves­tis, bise­xua­les y no bina­rias, pero tam­bién las ville­ras. Por ejem­plo en las villas (barrios popu­la­res auto-cons­trui­dos) de Argen­ti­na hay exclu­sión y desigual­dad.

Por­que el terri­to­rio, o sea don­de vivi­mos, hace la dife­ren­cia y crea desigual­dad. A algu­nas expre­sio­nes de indi­vi­dua­lis­mo o de pri­vi­le­gio no le va a gus­tar pero noso­tras no exis­ti­mos para gus­tar­le a la gen­te, exis­ti­mos para vivir y para resig­ni­fi­car, para exi­gir jus­ti­cia liber­tad y dig­ni­fi­ca­ción para nues­tra vida y no para caer­le bien a alguièn.

¿Còmo ha sido tu encuen­tro con el femi­nis­mo euro­peo duran­te el perio­do de exi­lio en el Esta­do Espa­ñol?

Cuan­do yo vine a Euro­pa lle­gué con la cla­ri­dad que yo soy par­te del pue­blo Maya Ki’che’ que lucha en defen­sa de la tie­rra, de la vida, de la natu­ra­le­za y del terri­to­rio. Cuan­do habla­mos de los femi­nis­mos es nece­sa­rio situar­nos por­que si noso­tras no tene­mos bien cla­ro en la men­te nues­tra agen­da, el mode­lo de vida comu­ni­ta­rio y la memo­ria de la his­to­ria de nues­tro pue­blo y de nues­tra cos­mo­go­nía, se nos hace difí­cil colo­car nues­tras agen­das en las luchas euro­peas.

Nues­tras vidas cuen­tan, las viven­cias cuen­tan, no cuen­tan sólo los libros si no que tam­bièn lo que esta­mos sin­tien­do, lo que esta­mos movien­do. Cuan­do noso­tras habla­mos de femi­nis­mo en Abya Yala esta­mos dicien­do que nos están lite­ral­men­te matan­do, nos están masa­cran­do, nos están tor­tu­ran­do, nos están des­apa­re­cien­do y nos están negan­do el dere­cho a la movi­li­dad huma­na, que es un dere­cho uni­ver­sal que todas las per­so­nas tie­nen que poder ejer­cer.

Por­que es dife­ren­te cuan­do yo me mue­vo de Abya Yala a Euro­pa en com­pa­ra­ción con una femi­nis­ta euro­pea que con la plu­ra­li­dad de sus iden­ti­da­des se mue­ve a Abya Yala. Es muy dife­ren­te y hay una exi­gen­cia de gene­rar con­cien­cia sobre de este tema, por­que no se pue­den igua­lar todas las luchas. Sabe­mos que hay luchas dife­ren­cia­das, que hay situa­cio­nes dife­ren­cia­das, que hay pri­vi­le­gios en Euro­pa gene­ra­do en la his­to­ria por todas las inva­sio­nes colo­nia­les que se han imple­men­ta­do en Abya Yala.

Hay que lla­mar a la refle­xión para que se hagan agen­das reales que nos per­mi­tan eli­mi­nar las múl­ti­ples opre­sio­nes des­de la raíz. No se tra­ta de sim­pli­fi­car la situa­ción a tra­vès de una esta­dís­ti­ca, men­cio­nan­do que están matan­do 200 o 300 defen­so­ras comu­ni­ta­rias, no que­re­mos ser unas esta­dís­ti­cas. Que­re­mos accio­nes con­cre­tas que impac­ten en nues­tras vidas, en el sis­te­ma de la jus­ti­cia y nos garan­ti­cen la dig­ni­dad y la liber­tad. De esta mane­ra nues­tras agen­das se pue­den encon­trar, en caso con­tra­rio se van a pro­du­cir dife­ren­cias abis­ma­les.

¿Hay pun­tos de con­tac­to entre tu mili­tan­cia polí­ti­ca y tu tra­ba­jo en la Red de Sana­do­ras Ances­tra­les?

Noso­tras tene­mos el lega­do ances­tral de sana­do­ras por­que lo hemos accio­na­do en el cami­nar polí­ti­co cos­mo­gó­ni­co espi­ri­tual de la sana­ción. Si noso­tras no sana­mos, con todos los trau­mas que vivi­mos, la vio­len­cia sexual sis­te­ma­ti­za­da, los trau­mas gene­ra­dos por el empo­bre­ci­mien­to, la des­nu­tri­ción y la opre­sion del Esta­do, hoy no esta­rìa­mos vivas. Yo no te esta­ría hablan­do así si no tuvie­ra un lega­do ances­tral de sana­ción.

Nues­tras abue­las han resis­ti­do a las inva­sio­nes de los con­quis­ta­do­res espa­ño­les, a las inva­sio­nes de Esta­dos Uni­dos en los años ‘70 a tra­vés de las empre­sas bana­nae­ras y extrac­ti­vas, y aho­ra nos toca resis­tir a las inva­sio­nes de las trans­na­cio­na­les con sede en Ita­lia, Fran­cia, Esta­dos Uni­dos y Espa­ña. Noso­tras nos vin­cu­la­mos con nues­tra cos­mo­go­nía para poder decir que sì lo vamos a lograr, que sì es posi­ble tras­cen­der con nues­tro mode­lo cos­mo­gó­ni­co en la red de la vida.

Noso­tras aspi­ra­mos a vin­cu­lar­nos a la madre tie­rra, vin­cu­lar­nos a nues­tra cos­mo­go­nía, a nues­tra espi­ri­tua­li­dad y, sobre todo, vin­cu­lar­nos pro­fun­da­men­te a la medi­ci­na que lle­va­mos den­tro. Noso­tras somos sana­do­ras des­de nues­tro ser y nues­tro ser se acti­va como un ‘ser-sana­dor’ que es ins­pi­ra­dor no sólo para noso­tras sino que gene­ra ener­gía tam­bièn para otros pue­blos. Somos la ins­pi­ra­ción para la huma­ni­dad.

Nota ori­gi­nal: www​.Ola​sur​.info (https://www.olasur.info/2020/03/03/cosmogonie-e-identita-plurali-e-diverse-per-un-femminismo-comunitario-intervista-a-lolita-chavez‑2/)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: