Chi­le. 9M. La Revuel­ta reci­bió una inyec­ción de fuer­za del femi­nis­mo /​Otro día de gran­des mar­chas y muchos gases (foto­re­por­ta­je)

Por María Torre­llas, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 9 de mar­zo de 2020

La segun­da movi­li­za­ción femi­nis­ta en 48 horas vol­vió a reu­nir miles de muje­res y disi­den­cias que mar­cha­ron des­de la Pla­za de la Dig­ni­dad, reco­rrie­ron la Ala­me­da y con­ti­nua­ron has­ta la Esta­ción Cen­tral. Es decir, varios kiló­me­tros de bulli­cio, con­sig­nas urti­can­tes que recuer­dan a Piñe­ra, su madre, lxs cara­bi­nerxs y el patriar­ca­do-capi­ta­lis­mo que todxs ellxs repre­sen­tan y defien­den.

A dife­ren­cia del inol­vi­da­ble domin­go de las dos millo­nes de mani­fes­tan­tas, don­de la juven­tud puso todo y mucho más para demos­trar que esta Revuel­ta vie­ne bien de aba­jo y tie­ne mucho futu­ro, esta vez la fuer­za se divi­dió entre estu­dian­tas secun­da­rias y muje­res sin­di­ca­lis­tas, que le pusie­ron a la mar­cha un alto con­te­ni­do de cla­se tra­ba­ja­do­ra.

En el reco­rri­do, se escu­cha­ron los cán­ti­cos de con­de­na al machis­mo y a la repre­sión que sufren como pue­blo por par­te de las y los «pacos», sien­do uno de los más repe­ti­dos el que recuer­da que las «pacas» (muje­res cara­bi­ne­ras) no son soro­ras sino repre­so­ras. En los alre­de­do­res de La Mone­da, la pre­sen­cia poli­cial se hizo notar y gene­ró el pri­mer pico de ten­sión. A pesar de ello, fren­te a los uni­for­ma­dos, repi­tie­ron masi­va­men­te la per­for­man­ce de Las Tesis, y lue­go se con­ti­nuó mar­chan­do entre el gri­te­río de las secun­da­rias que exi­gían que «se mue­ra Piñe­ra y no mi com­pa­ñe­ra» y el plan­teo de muchas muje­res de manos callo­sas y pies gas­ta­dos, que con­ta­ban a quie­nes qui­sie­ran escu­char­las, que «toda la vida tra­ba­ja­mos como escla­vas y aho­ra nos roban las pen­sio­nes con estos gobier­nos de mier­da». Pudi­mos ente­rar­nos por la voz de las tra­ba­ja­do­ras la indig­na­ción que sien­ten por­que la mayo­rìa cobran 50 % menos suel­do que los varo­nes por el mis­mo tra­ba­jo. De allí, que no cau­sa sor­pre­sa ver car­te­les como el de una sin­di­ca­lis­ta esta­tal que adver­tía «glo­ria y honor a la pri­me­ra línea», admi­ran­do todo lo que hacen las y los jóve­nes para defen­der las ideas, en las calles y ponien­do el cuer­po. Algo pare­ci­do se pue­de ver a dia­rio en la Pla­za de la Dig­ni­dad, don­de un hom­bre entra­do en años, va siem­pre con una pan­car­ta alu­si­va: «Gra­cias juven­tud por seguir luchan­do».

El hura­cán de las secun­da­rias

Son mara­vi­llo­sas las chi­qui­llas cuan­do des­de los dis­tin­tos cole­gios o des­de sus vivien­das se des­pla­zan en gru­pos hacia el pun­to de con­cen­tra­ción de la mani­fes­ta­ción. El Metro se inun­dó de gri­tos, can­tos, son­ri­sas y la ale­gría de ir tan pron­to a dar tes­ti­mo­nio que ellas y sus com­pa­ñe­ri­tos son par­te fun­da­men­tal del hura­cán que sopla des­de el 18O. Este lunes, ata­via­das con sus uni­for­mes azu­les y todas ellas con el pañue­lo ver­de o el mora­do, pues­to en las muñe­cas o tapán­do­les la mitad de la cara, con­vir­tie­ron cada esta­ción en un ámbi­to libe­ra­do, don­de ade­más de eva­dir el pago del pasa­je y entu­sias­mar con esa acti­tud a otras y otros pasa­je­ros, se salu­da­ban de andén a andén, se abra­za­ban entre ellas como dán­do­se fuer­za para la cami­na­ta que se les venía enci­ma o los gases que por la tar­de les arro­ja­ron los mal­di­tos cara­bi­ne­ros.

Un gus­to enor­me y un res­pe­to sali­do des­de las entra­ñas es el que infun­den estas peque­ñas revo­lu­cio­na­rias que le ponen sal y pasión a la Revuel­ta.

San­tia­go gasea­do por don­de se lo reco­rra

Si bien por la maña­na hubo pocos inci­den­tes, a par­tir del medio­día, la Ala­me­da des­de la esta­ción de Metro San­ta Lucía has­ta la Pla­za de la Dig­ni­dad se con­vir­tió en un ir y venir del «gua­na­co» y de los «zorri­llos» (vehícu­los blin­da­dos) lan­za gases, ya que cien­tos de jóve­nes se man­tu­vie­ron en la zona todo el día. Hubo cho­ques con­ti­nuos en la rebau­ti­za­da calle Mau­ri­cio Fre­des (héroe de la pri­me­ra línea), y lue­go se exten­die­ron por todos los alre­de­do­res de la Pla­za. Sin embar­go, como en otras oca­sio­nes las cabras (eran mayo­ría las chi­cas) no retro­ce­die­ron y baña­ron a los pacos de los espe­ra­dos gri­tos, don­de lo menos que se dice, con lógi­ca, es que son «ase­si­nos» y «qliaos».

En algu­nas redes cir­cu­la­ban a esas horas las imá­ge­nes de un anciano al que los pacos molie­ron a palos (ver nota apar­te) y tam­bién que un joven boli­viano había per­di­do un ojo en la repre­sión de días atrás en Anto­fa­gas­ta. Eso, que en otras oca­sio­nes hubie­ran gene­ra­do un retro­ce­so en las movi­li­za­cio­nes, por el terror que pro­vo­can las fuer­zas poli­cia­les actuan­do como dro­ga­dos, en Chi­le de estos días pro­du­cen el efec­to con­tra­rio. Este lunes, al ver a la media tar­de la Pla­za de la Dig­ni­dad reple­ta de chi­qui­llas, levan­tan­do las manos y ulu­lan­do des­pués de cada con­sig­na, rati­fi­ca la idea de la cer­te­za de esa pan­car­ta que agi­tan: «Nun­ca más sin noso­tras». Lue­go vino una repre­sión tre­men­da, gol­pes, más gases y la impu­ne actua­ción de es cuer­po arma­do pino­che­tis­ta que el poder esti­mu­la con con­de­co­ra­cio­nes y aplau­sos.

A pesar de la vio­len­cia esta­tal del domin­go y este lunes, el 8 y 9M en todo Chi­le ha sido el estí­mu­lo que hacía fal­ta para que la Revuel­ta siga hacia ade­lan­te con más fuer­za. Y toda­vía fal­tan 20 días de Mar­zo como para seguir admi­ran­do el cora­je de este pue­blo.

Fotos: María Torre­llas y Car­los Azná­rez

La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie
La imagen puede contener: una o varias personas y personas de pie

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *