Argen­ti­na. Docu­men­to colec­ti­vo del IV Paro Inter­na­cio­nal Femi­nis­ta (fotos)

DOCUMENTO COLECTIVO DEL IV PARO INTERNACIONAL FEMINISTA 8 – 9M 2020

LA DEUDA ES CON NOSOTRAS Y CON NOSOTRES, NI CON EL FMI NI CON LAS IGLESIAS /​/​APROBACIÓN DEL PROYECTO DE LA CAMPAÑA NACIONAL POR EL DERECHO AL ABORTO LEGAL YA

Hoy, en esta pla­za y en todas las pla­zas, para­mos el mun­do y nos movi­li­za­mos por el Día Inter­na­cio­nal de las Muje­res Tra­ba­ja­do­ras. Lle­va­mos en nues­tra lucha a las 130 obre­ras tex­ti­les de la Cot­ton de Nue­va York, que­ma­das por sus patro­nes den­tro de la fábri­ca cuan­do hicie­ron huel­ga por mejo­ras en sus con­di­cio­nes labo­ra­les y a las obre­ras tex­ti­les rusas que lla­ma­ron a la huel­ga en 1917 para exi­gir el fin del ham­bre y de la gue­rra y así die­ron ini­cio a una revo­lu­ción. Sus voces se mul­ti­pli­ca­ron por millo­nes y cada 8 de mar­zo revi­vi­mos su lucha con nues­tro gri­to glo­bal. 

Hoy, por cuar­to año segui­do, vol­ve­mos a parar. Este Paro Inter­na­cio­nal Femi­nis­ta Pro­duc­ti­vo y Repro­duc­ti­vo es una cita inter­na­cio­nal, plu­ri­na­cio­nal, inter­ge­ne­ra­cio­nal y trans­ver­sal que vie­ne acu­mu­lan­do fuer­za y revo­lu­cio­nán­do­lo todo. Es el méto­do que tene­mos para, rein­ven­tan­do una herra­mien­ta his­tó­ri­ca de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, mos­trar nues­tra fuer­za cuan­do nos ausen­ta­mos de los espa­cios coti­dia­nos y nos vol­ve­mos pre­sen­tes en las calles para que nues­tras voces se escu­chen en cada terri­to­rio. Somos un movi­mien­to anti­im­pe­ria­lis­ta, anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­pa­triar­cal, anti­cle­ri­cal, anti­rra­cis­ta.

Hoy esta­mos aquí: las muje­res cis y trans, tra­ves­tis, les­bia­nas, bise­xua­les, no bina­ries, gor­des, inter­sex; las jubi­la­das, las vie­jas, las putas, las cam­pe­si­nas, las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, diver­si­dad fun­cio­nal y neu­ro­di­ver­gen­tes, las sor­das; las muje­res indí­ge­nas, ori­gi­na­rias, afro­ar­gen­ti­nas, negras y afro­des­cen­dien­tes. Des­de un trans­fe­mi­nis­mo uni­do, popu­lar, anti­rra­cis­ta, anti­bio­lo­gi­cis­ta, acce­si­ble e inclu­si­vo, veni­mos a decir: 

La deu­da es con noso­tras.

La deu­da es con noso­tres.

Nos pone­mos de pie por­que esta­mos con­tra el chan­ta­je que nos impo­ne la deu­da. Hace­mos de los femi­nis­mos una for­ma de vida alter­na­ti­va al capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral en sus alian­zas con los fun­da­men­ta­lis­mos reli­gio­sos y los fas­cis­mos que en nues­tro país y en toda Nues­tra­mé­ri­ca explo­tan, opri­men, e invi­si­bi­li­zan nues­tras exis­ten­cias.

Hoy para­mos por­que la deu­da es con la auto­no­mía de nues­tros cuer­pos. ¡Por eso el abor­to tie­ne que ser ley, por­que es un recla­mo his­tó­ri­co y urgen­te del movi­mien­to femi­nis­ta que veni­mos cons­tru­yen­do des­de hace años. Que­re­mos que se garan­ti­ce la Inte­rrup­ción Legal del Emba­ra­zo en todo el terri­to­rio nacio­nal, para todos los cuer­pos con capa­ci­dad de ges­tar, ¡ya! Para eso es requi­si­to fun­da­men­tal ter­mi­nar con la inje­ren­cia reli­gio­sa en la salud y edu­ca­ción, por lo que exi­gi­mos urgen­te­men­te la sepa­ra­ción de las Igle­sias del Esta­do. Recla­ma­mos la dero­ga­ción de los decre­tos de la dic­ta­du­ra por los cua­les la cúpu­la cle­ri­cal cobra ingre­sos engan­cha­dos a los sala­rios de jue­ces.

La deu­da que el gobierno de Cam­bie­mos con­tra­jo con el FMI fue a cos­ta de las mayo­rías socia­les, a cos­ta de nues­tra sobe­ra­nía, para bene­fi­ciar a sus gru­pos eco­nó­mi­cos ami­gos. El macris­mo nos dejó una deu­da que impli­ca una mayor depen­den­cia y some­ti­mien­to, por­que ele­vó los nive­les de pobre­za, los des­pi­dos y el ham­bre, que hoy son una agen­da urgen­te. Les tra­ba­ja­do­res des­pe­di­dos por la ges­tión de Cam­bie­mos deben ser rein­cor­po­ra­dos. La deu­da sólo sir­vió para fugar capi­ta­les y para el enri­que­ci­mien­to de unos pocos a cos­ta de nues­tras vidas. 

Este movi­mien­to femi­nis­ta fue cla­ve en la resis­ten­cia popu­lar duran­te los años de saqueo neo­li­be­ral más recien­te, y tam­bién en la derro­ta de Cam­bie­mos. Fui­mos las pri­me­ras en hacer­le paro a la cúpu­la gober­nan­te y vamos a seguir en las calles por­que esta­mos resuel­tas y resuel­tes a trans­for­mar­lo todo. 

Recla­ma­mos la inves­ti­ga­ción y el no pago de la deu­da ile­gí­ti­ma y frau­du­len­ta. Por­que con endeu­da­mien­to y ajus­te no hay Ni Una Menos. Y por­que tam­bién que­re­mos decir bien fuer­te: ¡No acep­ta­mos que la deu­da se pague con el extrac­ti­vis­mo sobre nues­tros terri­to­rios! Viva la lucha del pue­blo de Men­do­za. No al frac­king, no a la mega­mi­ne­ría con­ta­mi­nan­te. ¡Hon­ra­mos la lucha de Ber­ta Cáce­res!

La deu­da es con noso­tras y noso­tres, las y les que para­mos, por­que no acep­ta­mos que vivir pro­duz­ca deu­da ni acep­ta­mos vivir para pagar deu­das. Por­que no nos resig­na­mos a la explo­ta­ción de nues­tras vidas por las tasas de inte­rés usu­re­ras de los ban­cos y de todos los sis­te­mas que se bene­fi­cian de que lle­gue­mos a fin de cada vez más y más endeu­da­des. ¡Sin des­obe­dien­cia finan­cie­ra no hay sobe­ra­nía! 

Para­mos por­que sabe­mos que toda deu­da públi­ca y exter­na se tra­du­ce en deu­da en cada casa y en ajus­te para todes. Para­mos por­que sabe­mos que las vio­len­cias eco­nó­mi­cas son el engra­na­je impres­cin­di­ble de las vio­len­cias machis­tas y femi­ci­das. ¡Vivas, libres y des­en­deu­da­das nos que­re­mos!

Deci­mos la deu­da es con noso­tras y noso­tres por­que nues­tros cuer­pos son les más per­ju­di­ca­des por la des­ocu­pa­ción, la femi­ni­za­ción de la pobre­za, la bre­cha sala­rial, el tra­ba­jo pre­ca­rio y la fal­ta de acce­si­bi­li­dad. Somos noso­tres las y les que más sufri­mos el saqueo capi­ta­lis­ta a cos­ta de nues­tros cuer­pos y terri­to­rios. 

La deu­da es con noso­tras y noso­tres por el valor incal­cu­la­ble del tra­ba­jo de cui­da­dos que se nos asig­na obli­ga­to­ria­men­te, y que es his­tó­ri­ca­men­te invi­si­bi­li­za­do. Todos los días rea­li­za­mos tareas domés­ti­cas y de cui­da­do de niñes y adul­tes, fun­da­men­ta­les para repro­du­cir la vida. Y no son reco­no­ci­das ni remu­ne­ra­das, ni valo­ra­das en su fun­ción polí­ti­ca.

Este movi­mien­to tie­ne his­to­ria ances­tral, y en nues­tra memo­ria y lucha están vivas todas las rebel­des que lucha­ron antes que noso­tras. Por eso tam­bién que­re­mos recor­dar otro tipo de deu­da: la deu­da con las muje­res indí­ge­nas, ori­gi­na­rias, afro­ar­gen­ti­nas y negras, tam­bién las tra­ves­tis y trans. 

El geno­ci­dio y el escla­vis­mo de ayer hacia la comu­ni­dad afro e indí­ge­na con­ti­núa en la vio­len­cia racis­ta que per­sis­te al día de hoy. Las luchas por la libre deter­mi­na­ción de nues­tros terri­to­rios son his­tó­ri­cas y anti-colo­nia­les: las indias levan­tis­cas coman­da­ron las gran­des rebe­lio­nes indí­ge­nas con­tra la Colo­nia; no olvi­da­mos a Bar­to­li­na Sisa y Micae­la Bas­ti­das, María Reme­dios del Valle, afro­des­cen­dien­te argen­ti­na, y a Jua­na Azur­duy, gue­rre­ra de la inde­pen­den­cia.

Nos nutri­mos de las luchas de las Madres y Abue­las de Pla­za de Mayo, de las tra­ba­ja­do­ras que se orga­ni­zan y luchan des­de hace más de un siglo, de las pique­te­ras, de las acti­vis­tas que pelean hace siglos por el abor­to legal y las que ini­cia­ron en 2005 la Cam­pa­ña Nacio­nal por el Dere­cho al Abor­to Legal, Segu­ro y Gra­tui­to. 

Recor­da­mos y hon­ra­mos la memo­ria de las acti­vis­tas tra­ves­tis trans que die­ron los pasos nece­sa­rios para la dero­ga­ción de los edic­tos poli­cia­les, la con­quis­ta de la Ley de Iden­ti­dad de Géne­ro y comen­za­ron a impul­sar las leyes de cupo labo­ral tra­ves­ti-trans: Marie­la Muñoz, Mocha Celis, Nadia Echa­zú, Clau­dia Pía Bau­drac­co, Mai­te Ama­ya, Loha­na Ber­kins, Aman­cay Dia­na Saca­yán. Y recor­da­mos que el sába­do 7 de mar­zo fue el Día de la Visi­bi­li­dad Lés­bi­ca, recor­dan­do a la Pepa Gai­tán, fusi­la­da por les­bia­na hace 10 años y a Marie­lle Fran­co, ase­si­na­da por negra, les­bia­na y fave­la­da. La deu­da tam­bién es con ellas, pre­sen­tes, ¡aho­ra y siem­pre!

Hoy para­mos por­que esta­mos acá para gri­tar: ¡Bas­ta de femi­ci­dios! ¡Lucía Pérez, Micae­la Gar­cía, Micae­la Gor­di­llo y Valen­ti­na Galli­na pre­sen­tes! Recor­da­mos los nom­bres de todas las pibas ase­si­na­das y no vamos a parar has­ta con­se­guir jus­ti­cia por todas ellas. Bas­ta de impu­ni­dad y com­pli­ci­dad de la jus­ti­cia cla­sis­ta y patriar­cal.

Tam­bién gri­ta­mos: Bas­ta de tra­ves­ti­ci­dios y trans­fe­mi­ci­dios. ¡Lle­va­mos doce muer­tes de com­pa­ñe­ras tra­vas y trans en lo que va del año!

.

I /​/​La deu­da es con las tra­ba­ja­do­ras. 

La deu­da es por el reco­no­ci­mien­to de nues­tro tra­ba­jo pro­duc­tor de rique­za: tan­to el tra­ba­jo remu­ne­ra­do como el no remu­ne­ra­do. La deu­da es con el tra­ba­jo lla­ma­do for­mal y con el tra­ba­jo de las eco­no­mías popu­la­res, invi­si­bi­li­za­do; ambos mal pagos y pre­ca­rios. Somos las tra­ba­ja­do­ras car­to­ne­ras, cos­tu­re­ras, tra­ba­ja­do­ras rura­les, tra­ba­ja­do­ras golon­dri­nas, ven­de­do­ras ambu­lan­tes, obre­ras de la cons­truc­ción, com­pa­ñe­ras que tra­ba­ja­mos en los come­do­res, meren­de­ros y espa­cios comu­ni­ta­rios, docen­tes, tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas, mono­tri­bu­tis­tas, sin­di­ca­li­za­das y cuen­ta­pro­pis­tas, y tra­ba­ja­do­ras sexua­les. Todas somos tra­ba­ja­do­ras: las des­ocu­pa­das tam­bién, por eso hemos dicho #Tra­ba­ja­do­ras­So­mos­To­das. 

Somos las que tene­mos a car­go las tareas de cui­da­do, que son la cla­ve de la divi­sión sexual y jerar­qui­za­da del tra­ba­jo y supo­nen una doble y tri­ple jor­na­da labo­ral que sos­tie­ne al capi­ta­lis­mo todos los días. Por eso exi­gi­mos su reco­no­ci­mien­to y remu­ne­ra­ción. Para eso es fun­da­men­tal que Esta­do cum­pla con un plan de infra­es­truc­tu­ras públi­cas que no repon­ga los prin­ci­pios tra­di­cio­na­les de la fami­lia hete­ro­se­xual.

La deu­da es con el colec­ti­vo tra­ves­ti trans. A pesar de tan­tas luchas gana­das para visi­bi­li­zar­nos, segui­mos sin acce­so al empleo for­mal o regis­tra­do. A casi 8 años de la Ley de Iden­ti­dad de Géne­ro, menos del 10% de la comu­ni­dad tra­ves­ti trans acce­de al tra­ba­jo for­mal. Esta es la con­ti­nui­dad del geno­ci­dio que his­tó­ri­ca­men­te hemos pade­ci­do como colec­ti­vo y lo denun­cia­mos así. Exi­gi­mos la inme­dia­ta imple­men­ta­ción de la ley Dia­na Saca­yán de Cupo labo­ral tra­ves­ti trans en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, sin modi­fi­ca­cio­nes, y su efec­ti­va pues­ta en vigen­cia. Deman­da­mos la Ley Nacio­nal de Cupo trans-tra­ves­ti, y la Ley de Repa­ra­ción Inte­gral para que las per­so­nas que sobre­vi­vi­mos a este geno­ci­dio poda­mos tener una vejez dig­na. La deu­da tam­bién es con el colec­ti­vo de les­bia­nas que lle­gan a la adul­tez sin vivien­da y fami­lia. 

Repu­dia­mos la vio­len­cia y estig­ma­ti­za­ción que reci­ben las tra­ba­ja­do­ras migran­tes y todes les tra­ba­ja­do­res del espa­cio públi­co. Bas­ta de per­se­cu­sión a las colec­ti­vi­da­des afri­ca­nas, migran­tes, ville­res, pre­ca­ri­za­das y de la eco­no­mía popu­lar. Exi­gi­mos la dero­ga­ción del decre­to anti-migran­te 702017 y recla­ma­mos el cupo labo­ral efec­ti­vo indí­ge­na y afro y el cum­pli­mien­to efec­ti­vo del cupo labo­ral para las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. 

Exi­gi­mos que en todos los luga­res de tra­ba­jo estén garan­ti­za­das las con­di­cio­nes para que todas y todes poda­mos acce­der a un tra­ba­jo for­mal, bajo con­ve­nio, y libre de vio­len­cias. Exi­gi­mos la apli­ca­ción efec­ti­va de nues­tro dere­cho a con­tar con lac­ta­rios y cen­tros de pri­me­ra infan­cia en nues­tros luga­res de tra­ba­jo y barrios, para mater­nar y tra­ba­jar des­de los 45 días, así como ins­ti­tu­cio­nes públi­cas para el cui­da­do de las per­so­nas mayo­res, con per­so­nal pro­fe­sio­nal y de plan­ta. Nece­si­ta­mos tam­bién que se extien­dan las licen­cias por pater­ni­dad y mater­ni­dad para que las tareas de cui­da­do se reali­cen de for­ma igua­li­ta­ria. 

Recla­ma­mos por los Cen­tros de Pri­me­ra Infan­cia (CPI), hoy sin vacan­tes, des­fi­nan­cia­dos, con ries­go de cie­rre. La pre­ca­rie­dad que atra­vie­san sus tra­ba­ja­do­ras es cada vez mayor, con sala­rios por deba­jo de la línea de la pobre­za. Nece­si­ta­mos que el Minis­te­rio de Edu­ca­ción se haga car­go. 

Recla­ma­mos la licen­cia por vio­len­cia de géne­ro en nues­tros tra­ba­jos, y per­so­nal espe­cia­li­za­do para imple­men­tar­las, sin blo­queos. Tam­bién la rati­fi­ca­ción del Con­ve­nio 190 de la OIT con­tra la vio­len­cia en el mun­do labo­ral. ¡Bas­ta de aco­so sexual y vio­len­cia de géne­ro! 

Exi­gi­mos que se pague igual sala­rio por igual tra­ba­jo, e igual­dad en las con­di­cio­nes de acce­so, per­ma­nen­cia y ascen­so en el ámbi­to labo­ral. Exi­gi­mos sala­rios por enci­ma del cos­to de la canas­ta fami­liar para las emplea­das de casas par­ti­cu­la­res, el gre­mio más gran­de del país y con los sala­rios más bajos. No hay jus­ti­cia social sin equi­dad y pari­dad labo­ral y sala­rial. ¡Bas­ta de des­igual­dad y vio­len­cia eco­nó­mi­ca! 

Para poder des­pa­triar­ca­li­zar el ámbi­to de tra­ba­jo nece­si­ta­mos orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les femi­nis­tas y demo­crá­ti­cas con pari­dad, acti­vas en la defen­sa de los dere­chos de todas las tra­ba­ja­do­ras de cada sin­di­ca­to. 

Todas y todes tene­mos dere­cho a una jubi­la­ción dig­na por­que “los apor­tes que nos fal­tan los tie­ne el patriar­ca­do”. Exi­gi­mos la repo­si­ción de la jubi­la­ción para las amas de casa y de la mora­to­ria pre­vi­sio­nal, jun­to con la jubi­la­ción espe­cial para las pro­duc­to­ras rura­les y la repo­si­ción de los apor­tes patro­na­les. ¡Por eso deci­mos #NiU­na­Ju­bi­la­da­Me­nos!

La pre­ca­ri­za­ción labo­ral y la fal­ta de acce­si­bi­li­dad tam­bién aten­tan con­tra las muje­res, trans y no bina­ries con diver­si­dad fun­cio­nal y dis­ca­pa­ci­dad. Exi­gi­mos que se cum­pla la Ley 25.689 para que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad poda­mos acce­der a tra­ba­jos dig­nos. 

La deu­da es con nues­tros terri­to­rios. Nece­si­ta­mos una eco­no­mía que no dañe la Natu­ra­le­za, que cui­de nues­tros terri­to­rios y nues­tras vidas. Que­re­mos deci­dir cómo ali­men­tar­nos, cómo repro­du­cir nues­tra vida y la de nues­tras comu­ni­da­des. Deci­mos no al extrac­ti­vis­mo mine­ro y vege­tal. Repu­dia­mos el geno­ci­dio wichi a manos del agro­ne­go­cio y rei­vin­di­ca­mos la lucha de Men­do­za con­tra la mega­mi­ne­ría por la sobe­ra­nía sobre sus ríos y sus tie­rras. 

Recla­ma­mos vivien­da dig­na, urba­ni­za­ción real e inclu­si­va en las villas y asen­ta­mien­tos de todo el país. Recla­ma­mos por el dere­cho a la tie­rra, deci­mos no al lati­fun­dio, no a los agro­tó­xi­cos y no al mono­cul­ti­vo. Deci­mos bas­ta de des­pla­za­mien­tos de pue­blos en favor de la defo­res­ta­ción y del avan­ce soje­ro pro­pi­cia­dos por los empre­sa­rios del cam­po y los que pri­ma­ri­zan la eco­no­mía a manos del nego­cio de expor­ta­ción de la soja. En esta pla­za y en todas las pla­zas, nues­tro movi­mien­to vie­ne a gri­tar: ¡Sin jus­ti­cia ambien­tal no hay jus­ti­cia social!

II /​/​La deu­da es con nues­tro dere­cho a deci­dir. La deu­da es con nues­tra salud. 

La deu­da his­tó­ri­ca, hoy más que nun­ca, es la lega­li­za­ción del abor­to segu­ro y gra­tui­to. Nues­tro pro­yec­to está en las calles, es el que veni­mos cons­tru­yen­do des­de hace años de la mano de la Cam­pa­ña por Dere­cho al Abor­to Legal, Segu­ro y Gra­tui­to y este año ¡tie­ne que ser ley! Que­re­mos que se garan­ti­ce el acce­so a la inte­rrup­ción volun­ta­ria del emba­ra­zo en todo el país, espe­cial­men­te en las pro­vin­cias don­de las niñas no son res­pe­ta­das. En un mun­do jus­to, las niñas no son madres, y por eso no son obli­ga­das a lle­var a tér­mino un emba­ra­zo pro­duc­to de vio­la­ción. Exi­gi­mos la dero­ga­ción de las orde­nan­zas anti­de­re­chos. Nece­si­ta­mos pro­duc­ción públi­ca de miso­pros­tol y mife­pris­to­na, acce­so a ameus y las prác­ti­cas ade­cua­das de segun­do tri­mes­tre. Des­de hace años que esta­mos resuel­tas a ser autó­no­mas y libres de deci­dir sobre nues­tros cuer­pos. Las les­bia­nas, bise­xua­les, varo­nes trans, trans mas­cu­li­ni­da­des, les no bina­ries tam­bién abor­ta­mos. ¡Les sor­des, las muje­res con dis­ca­pa­ci­dad nece­si­ta­mos acce­si­bi­li­dad para poder abor­tar! ¡Que Sea Ley ya!

La per­so­nas que sufri­mos vio­len­cia obs­té­tri­ca que­re­mos que se garan­ti­ce el par­to huma­ni­za­do en todo el terri­to­rio nacio­nal. Las cesá­reas inne­ce­sa­rias ate­mo­ri­zan a quie­nes deci­di­mos mater­nar y parir. Con­de­na­mos la este­ri­li­za­ción sin con­sen­ti­mien­to, en espe­cial a las afro­des­cen­dien­tes, sor­das y muje­res con dis­ca­pa­ci­dad. Exi­gi­mos imple­men­ta­ción por par­te del Esta­do de apo­yos para el ejer­ci­cio de la mater­ni­dad de quie­nes deseen mater­nar.

Por la salud inte­gral del colec­ti­vo tra­ves­ti trans no bina­rie. Exi­gi­mos el cum­pli­mien­to de la Ley de Iden­ti­dad de Géne­ro: tra­ta­mien­tos de hor­mo­nas en todos los cen­tros de salud, inter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas, tra­to digno y no dis­cri­mi­na­ción. Exi­gi­mos que el Esta­do garan­ti­ce el acce­so a las per­so­nas con VIH a retro­vi­ra­les. Exi­gi­mos la pro­duc­ción nacio­nal de retro­vi­ra­les y hor­mo­nas. ¡Nues­tra salud no pue­de depen­der de empre­sas trans­na­cio­na­les que lucran con nues­tras vidas!

Les sor­des exi­gi­mos una ley que reco­noz­ca la Len­gua de Señas Argen­ti­na como idio­ma de nues­tra comu­ni­dad. Intér­pre­tes de LSA-Espa­ñol y ase­so­res sor­des capa­ci­ta­des en todos los ámbi­tos públi­cos y pri­va­dos: salud, jus­ti­cia, edu­ca­ción. La fal­ta de infor­ma­ción per­pe­túa la vio­len­cia de géne­ro.

La nega­ción de nues­tra auto­no­mía y la dis­cri­mi­na­ción aten­tan con­tra nues­tra salud men­tal. Denun­cia­mos la pre­ca­ri­za­ción y el des­man­te­la­mien­to de las polí­ti­cas públi­cas en salud men­tal.

Exi­gi­mos res­pe­to a la auto­no­mía e inte­gri­dad de los cuer­pos gor­dos, pato­lo­gi­za­dos y estig­ma­ti­za­dos. Bas­ta de dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia, no somos un índi­ce ni una epi­de­mia.

Denun­cia­mos todos los pro­ce­di­mien­tos médi­cos que muti­lan los cuer­pos inter­sex como una for­ma de tor­tu­ra y recla­ma­mos el dere­cho de las per­so­nas inter­sex a la ver­dad y la repa­ra­ción.

Las afro­des­cen­dien­tes nece­si­ta­mos que médi­ques y el per­so­nal de salud estén capa­ci­ta­des en enfer­me­da­des de pro­pen­sión étni­ca, como la ane­mia fal­ci­for­me, con­fun­di­da con el lupus y mal diag­nos­ti­ca­da. Por la crea­ción de un pro­to­co­lo para pacien­tes afro.

Exi­gi­mos polí­ti­cas públi­cas para la pre­ven­ción de las adic­cio­nes, pre­su­pues­to para la SEDRONAR y para las casas de aten­ción y acom­pa­ña­mien­to comu­ni­ta­rio.

III. /​/​La deu­da es con nues­tras vidas. La jus­ti­cia patriar­cal tam­bién se va a caer. 

Hoy para­mos por­que vol­ve­mos a gri­tar que VIVAS NOS QUEREMOS has­ta que no haya ni una muer­ta más. Des­de que arran­có el 2020, hubo más femi­ci­dios y tra­ves­ti­ci­dios que días. Hoy deci­mos: ¡bas­ta de femi­ci­dios, tra­ves­ti­ci­dios, trans­fe­mi­ci­dios y crí­me­nes de odio con­tra tra­ves­tis, trans, no bina­ries, les­bia­nas, bise­xua­les y todas las iden­ti­da­des sexua­les y de géne­ro! ¡Exi­gi­mos una Ley de Emer­gen­cia en Vio­len­cia de Géne­ro! Exi­gi­mos la imple­men­ta­ción de la Ley Micae­la en todas las ins­ti­tu­cio­nes del país. ¡Bas­ta de vio­len­cia machis­ta, sexis­ta, racis­ta! 

Exi­gi­mos pre­su­pues­to para la aten­ción inte­gral de las víc­ti­mas de vio­len­cia. Exi­gi­mos 100 mil pro­mo­to­ras en pre­ven­ción con­tra la vio­len­cia de géne­ro en todo el país, casas de con­ten­ción y refu­gio, inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y habi­ta­cio­nal. Recla­ma­mos ase­so­ra­mien­to jurí­di­co y psi­co­ló­gi­co y una polí­ti­ca inte­gral de cui­da­dos. Por una Red de Casas sin Vio­len­cia y asis­ten­cia pro­fe­sio­nal inte­gral con cri­te­rio fede­ral y comu­ni­ta­rio.

El Poder Judi­cial cla­sis­ta y hete­ro­cis­pa­triar­cal es res­pon­sa­ble. Hoy, nos encar­ce­lan por actos de auto­den­fe­sa, por abor­tar, por por­ta­ción de cara, por ser migran­tes, por ser tra­vas, trans, por ser tor­tas, por ser putas, por besar­nos, por resis­tir la explo­ta­ción de los terri­to­rios, por reu­nir­nos en asam­bleas, por ser mili­tan­tes polí­ti­cas. Esta­mos en con­tra de esta jus­ti­cia hete­ro­cis­pa­triar­cal y exi­gi­mos su inme­dia­ta refor­ma por­que pro­vo­ca daños incal­cu­la­bles en nues­tras vidas y solo tie­ne al puni­ti­vis­mo como res­pues­ta. Bas­ta de per­se­cu­ción, abu­sos, hos­ti­ga­mien­to poli­cial y vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal hacia las tra­ba­ja­do­ras sexua­les. Dero­ga­ción inme­dia­ta de todos los códi­gos con­tra­ven­cio­na­les y de toda nor­ma­ti­va que cri­mi­na­li­ce a las tra­ba­ja­do­ras sexua­les y polí­ti­cas acti­vas y efi­ca­ces que gene­ren alter­na­ti­vas reales para quie­nes bus­quen otras sali­das labo­ra­les. Tra­ba­jar es un dere­cho. 

Exi­gi­mos la abso­lu­ción inme­dia­ta de Higui, Luz Aimé, y Marian Gómez. Este sis­te­ma quie­re con­ver­tir­las en pre­sas polí­ti­cas del hete­ro-cis-patriar­ca­do y rehe­nes de la jus­ti­cia de cla­se y machis­ta. Rei­vin­di­ca­mos todo acto de auto­de­fen­sa y resis­ten­cia les­bo tra­va trans y mari­ca. Liber­tad a las muje­res pre­sas por abor­tar.

La deu­da es con las pre­sas, a quie­nes se las con­de­na tam­bién vul­ne­ran­do su dere­cho a ser madres. Para­mos con­tra la cruel­dad en las cár­ce­les, y con­tra toda for­ma de encie­rro y cer­ca­mien­to. 

Exi­gi­mos pers­pec­ti­va de géne­ro en los pro­ce­sos judi­cia­les. Por la erra­di­ca­ción de las prác­ti­cas, len­gua­je, y pro­ce­di­mien­tos vio­la­to­rios de los dere­chos de las muje­res, les­bia­nas, bise­xua­les, trans, tra­ves­ti y no bina­ries. Pedi­mos la revi­sión de las cau­sas irre­gu­la­res a tra­ba­ja­dorxs pro­pi­cia­das por un Poder Judi­cial cóm­pli­ce de la per­se­cu­ción macris­ta. Recla­ma­mos la pari­dad Judi­cial y la demo­cra­ti­za­ción urgen­te de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, del Poder Judi­cial y el Con­se­jo de la Magis­tra­tu­ra.

Liber­tad inme­dia­ta a Mila­gro Sala, Mir­ta Gue­rre­ro, Gra­cie­la López, Gladys Díaz, Patri­cia Caba­na, María Con­do­ri, Adria­na Con­do­ri, Mir­ta Aiza­ma y Ange­li­na Lesieux. Con pre­sas polí­ti­cas no hay demo­cra­cia. Libres las que­re­mos. No más pre­sas por luchar. 

Como pobla­ción afro­ar­gen­ti­na y afro­des­cen­dien­te que habi­ta el terri­to­rio nacio­nal hemos sido his­tó­ri­ca­men­te víc­ti­mas del racis­mo, de la dis­cri­mi­na­ción y la estig­ma­ti­za­ción des­de el tiem­po de la tra­ta y trá­fi­co escla­vis­ta, accio­nes que hoy son seña­la­das como crí­me­nes de lesa huma­ni­dad de acuer­do al dere­cho inter­na­cio­nal. Pedi­mos una ley efec­ti­va con­tra el racis­mo. Exi­gi­mos que se imple­men­te la Ley de 26.852 para la ense­ñan­za de la cul­tu­ra y la his­to­ria de las y les afro­ar­gen­ti­nes.

Exi­gi­mos acce­si­bi­li­dad en la jus­ti­cia para niñas y muje­res con dis­ca­pa­ci­dad, inde­pen­dien­te­men­te del rol que desem­pe­ñen en cada pro­ce­so: víc­ti­mas, vic­ti­ma­rias, abo­ga­das, fis­ca­les, jue­zas, tes­ti­gas. Exi­gi­mos jus­ti­cia por les niñes sor­des alum­nes que fue­ron mal­tra­ta­des, abu­sa­des y vio­la­des por curas y mon­jas de las escue­las Pró­vo­lo de La Pla­ta, Men­do­za y CABA.

El sis­te­ma judi­cial nie­ga nues­tra iden­ti­dad. Exi­gi­mos que el RENAPER otor­gue YA los DNI a femi­ni­da­des tra­ves­tis y per­so­nas no bina­rias. Bas­ta de incum­plir con la Ley de Iden­ti­dad de Géne­ro. ¡Nues­tra iden­ti­dad es nues­tro dere­cho! 

Vol­ve­mos a exi­gir el des­man­te­la­mien­to de las redes de tra­ta de per­so­nas con fines de explo­ta­ción sexual y labo­ral, y de las fuer­zas de repre­si­vas y judi­cia­les que son cóm­pli­ces. Las víc­ti­mas de tra­ta deben con­tar con los recur­sos nece­sa­rios para rea­li­zar sus vidas sin vio­len­cias y sin apre­mios eco­nó­mi­cos.

Denun­cia­mos a los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción. Por acción y omi­sión son cóm­pli­ces del racis­mo, la invi­si­bi­li­za­ción del colec­ti­vo LGBTTIQ+, de los cuer­pos diver­sos, tam­bién de los gol­pes de esta­do y vio­len­cias de los gobier­nos neo­li­be­ra­les en Lati­noa­mé­ri­ca. Por una Ley de Medios que garan­ti­ce acce­si­bi­li­dad para per­so­nas sor­das y cie­gas.

Las muje­res y disi­den­cias cui­da­do­ras que cul­ti­va­mos marihua­na para la salud, no que­re­mos que se nos cri­mi­na­li­ce ni a noso­tras, ni a nues­tras plan­tas. Inclu­sión del auto­cul­ti­vo en la ley 27350. Liber­tad a las muje­res pre­sas por cul­ti­var can­na­bis, con pre­ven­ti­vas por tenen­cia y/​o trans­por­te de dro­gas. Por nues­tros dere­chos y liber­ta­des. 

Por la rei­vin­di­ca­ción de nues­tros pla­ce­res y goces, y la sobe­ra­nía de nues­tros cuer­pos.

IV /​/​La deu­da es con nues­tra edu­ca­ción públi­ca, lai­ca y gra­tui­ta. La deu­da es con nues­tro futu­ro. 

Las y les estu­dian­tes y docen­tes lle­va­mos años en las calles por­que sabe­mos que con ham­bre no se pue­de estu­diar. Hoy para­mos como par­te de esa ges­ta colec­ti­va que veni­mos con­ju­ran­do, de ollas popu­la­res y movi­li­za­cio­nes estu­dian­ti­les exi­gien­do vian­das para nues­tros come­do­res. Exi­gien­do edi­fi­cios don­de no se nos cai­gan los techos. Y sali­mos a la calle por­que cree­mos que el Esta­do debe garan­ti­zar un pre­su­pues­to edu­ca­ti­vo que cubra nues­tras nece­si­da­des míni­mas. 

Exi­gi­mos pers­pec­ti­va de géne­ro en las currí­cu­las que for­man a les pro­fe­sio­na­les del futu­ro y la apli­ca­ción efec­ti­va de los Pro­to­co­los con­tra la Vio­len­cia de Géne­ro en nues­tros espa­cios de estu­dio y tra­ba­jo. Recha­za­mos un cono­ci­mien­to hete­ro­nor­ma­ti­vo y extrac­ti­vis­ta, exi­gi­mos que no for­men más a les pro­fe­sio­na­les de la medi­ci­na con un con­te­ni­do bina­rio y cise­xis­ta. Las y les docen­tes hoy tam­bién para­mos por las lar­gas horas de pla­ni­fi­ca­ción, con­ten­ción y cui­da­dos que no nos pagan ni paga­ron nun­ca. Para­mos por­que la mise­ria de los sala­rios docen­tes expre­sa la pre­ca­rie­dad a la que nos con­de­na el pro­yec­to neo­li­be­ral. 

Las y les jóve­nes hemos empu­ña­do el pañue­lo del abor­to como ban­de­ra para dis­cu­tir a la for­ma en la que cons­tru­yen nues­tras vidas. Las nue­vas gene­ra­cio­nes vini­mos a gri­tar: ¡que­re­mos ser libres y sobe­ra­nas! Exi­gi­mos una Edu­ca­ción Sexual Inte­gral lai­ca y acce­si­ble que des­pla­ce al con­te­ni­do bina­rio y cishe­te­ro­nor­ma­ti­vo de todos los esta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos. En los pro­fe­so­ra­dos tam­bién nece­si­ta­mos ESI y vol­ve­mos a gri­tar, hoy y todos los días, ¡Aba­jo la Uni­CA­BA de Larre­ta!

Hoy para­mos por­que que­re­mos que les niñes pue­dan cons­truir libre­men­te su iden­ti­dad sexo­ge­né­ri­ca, y que las escue­las sean espa­cios don­de las luchas colec­ti­vas que lle­van ade­lan­te, his­tó­ri­ca­men­te, las diver­si­da­des gené­ri­cas, sexua­les y plu­ri­na­cio­na­les por una socie­dad más jus­ta, sean par­te del ima­gi­na­rio del mun­do por venir. De eso son par­te les docen­tes inter­cul­tu­ra­les bilin­gües. No que­re­mos la moral sexual adul­to­cén­tri­ca que repro­du­ce la peda­go­gía del silen­cio y la estig­ma­ti­za­ción. Hoy tam­bién gri­ta­mos ¡Abu­sos sexua­les en las infan­cias nun­ca más!

Por el acce­so al sis­te­ma edu­ca­ti­vo de la comu­ni­dad sor­de. Les sor­des no tene­mos acce­si­bi­li­dad de for­ma efi­cien­te en la edu­ca­ción en los nive­les pri­ma­rio, secun­da­rio y ter­cia­rio por­que no hay car­gos sufi­cien­tes para intér­pre­tes de Len­gua de Señas. Exi­gi­mos al Esta­do una ESI acce­si­ble, cons­trui­da jun­to con per­so­nas sor­das, para todos los nive­les edu­ca­ti­vos.

Hoy para­mos por­que que­re­mos el for­ta­le­ci­mien­to y amplia­ción de los espa­cios edu­ca­ti­vos inclu­si­vos y no exclu­yen­tes, como el Bachi­lle­ra­to Mocha Celis, que está en peli­gro. Deman­da­mos de mane­ra urgen­te polì­ti­cas edu­ca­ti­vas y recur­sos eco­nó­mi­cos para su pro­mo­ción. El gobierno de Hora­cio Rodrí­guez Larre­ta es res­pon­sa­ble. 

Por la ins­tau­ra­ción en los calen­da­rios esco­la­res de una Jor­na­da Anual de Lec­tu­ra de la Biblio­te­ca Tra­ves­ti Trans No Bina­rie en el mes de junio, en la sema­na de la Mar­cha Bas­ta de Tra­ves­ti­ci­dios y Trans­fe­mi­ci­dios.

CIERRE

Las deu­das con noso­tras y noso­tres son muchas, y requie­ren pre­su­pues­to y polí­ti­cas públi­cas con par­ti­ci­pa­ción popu­lar y de orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas. Nues­tro movi­mien­to logró muchas con­quis­tas, pero nece­si­ta­mos más com­pro­mi­so, más orga­ni­za­ción, más fuer­za en las calles. Por eso es que hoy, noso­tras y noso­tres para­mos el mun­do y nos movi­li­za­mos.

Gri­ta­mos una vez más y todas las que sea nece­sa­rio que ¡la deu­da es con noso­tras y con noso­tres!, ni con el FMI ni con las igle­sias. Lle­ga­mos a esta con­sig­na en medio de un país arra­sa­do por polí­ti­cas de ham­bre y muer­te, en medio de una ofen­si­va fas­cis­ta-neo­li­be­ral y fon­do­mo­ne­ta­ris­ta a nivel glo­bal. Rei­vin­di­ca­mos la rebe­lión de los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos con­tra la avan­za­da repre­si­va, mili­tar y ecle­siás­ti­ca, con­tra los ajus­tes del FMI y las polí­ti­cas extrac­ti­vis­tas, saquea­do­ras y colo­nia­les de los gobier­nos fas­cis­tas. Abra­za­mos al pue­blo chi­leno, boli­viano y colom­biano que hoy vive una situa­ción crí­ti­ca con las fuer­zas arma­das tor­tu­ran­do, per­si­guien­do y matan­do. Les deci­mos des­de estas tie­rras que somos sus com­pa­ñe­res, ¡su lucha es nues­tra lucha!

El trans­fe­mi­nis­mo popu­lar, anti­ra­cis­ta, anti bio­lo­gi­cis­ta, anti­ca­pa­ci­tis­ta, anti­cle­ri­cal, anti­ca­pi­ta­lis­ta y trans­ver­sal segui­rá for­ta­le­cien­do las accio­nes en cada terri­to­rio, en cada comu­ni­dad, en cada barrio, en las fábri­cas, en las casas, en los hos­pi­ta­les, en las calles, en el cam­po, en las uni­ver­si­da­des, en cada sin­di­ca­to y en cada con­flic­to, en cada lugar has­ta que todo sea como lo soña­mos. 

Nos hace­mos eco de lo que las com­pa­ñe­ras de Chi­le gri­tan con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo depre­de­da­dor: ¡Nos deben una vida! Con ellas deci­mos que vamos a luchar ¡has­ta que val­ga la pena vivir! 

Cele­bra­mos que el femi­nis­mo es revo­lu­ción y, con más fuer­za que nun­ca, que hoy vol­ve­mos a estar jun­tas y jun­tes para que resue­ne en todo el mun­do:

LA DEUDA ES CON NOSOTRAS Y NOSOTRES

Vivas, libres y des­en­deu­da­das nos que­re­mos /​¡Será Ley!

FIRMAS

Madres de Pla­za de Mayo

Fedu­ba – Sin­di­ca­to Tra­ba­ja­do­res Docen­tes de la UBA 

Adai – Aso­cia­ción de Docen­tes Artis­tas e Inves­ti­ga­do­res de la UNA 

Adiun­ma – Aso­cia­ción Docen­te del Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio Nacio­nal de DDHH 

SiPre­BA – Sin­di­ca­to de Pren­sa de Bue­nos Aires

50 Cáte­dras de Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria de Uni­ver­si­da­des Nacio­nes Públi­cas

Soco­rris­tas en Red de Corrien­tes

CTA Uni­fi­ca­da Sec­cio­nal CABA

Agru­pa­ción Lucha y Tra­ba­jo

AGTSyP- Aso­cia­ción Gre­mial de Tra­ba­ja­dorxs del Sub­te y Pre­me­tro

Ammar Nacio­nal (Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­dorxs Sexua­les de Argen­ti­na)

APA- Aso­cia­ción del Per­so­nal Aero­náu­ti­co

Asam­blea Auto­con­vo­ca­da por la Salud Inte­gral Tra­ves­ti Trans No Bina­rie

Aso­cia­ción Argen­ti­na de Acto­res

Aso­cia­ción Argen­ti­na de Tra­ves­tis, Tran­se­xua­les y Trans­ge­ne­ro de Argen­ti­na (ATTTA)

ATE Capi­tal- Aso­cia­ción Tra­ba­ja­do­res del Esta­do

Avan­za

Avan­za – Femi­nis­ta y Popu­lar

Bs As 3D

Casa de Muje­res Dora Barran­cos

Casa Patria Para­na

Casa Trans

Cáte­dra Libre de DDHH de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Misio­nes

Colec­ti­vo de Muje­res Orga­ni­za­das de Corrien­tes

Colec­ti­vo NiU­na­Me­nos

Colum­na Anti­rra­cis­ta

Comi­sión Muje­res y Géne­ros Ins­ti­tu­to Patria

CONADU- Fede­ra­cion Nacio­nal de Docentxs Uni­ve­ris­ta­rixs

Con­tra­gol­pe – Secun­da­rios CABA

Con­se­jo de Géne­ro de FAICA Fede­ra­ción Argen­ti­na de Ins­ti­tu­cio­nes de Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad Visual

Corrien­te Loha­na Ber­kins

Corrien­te Nacio­nal de la Mili­tan­cia

Corrien­te Nacio­nal Loha­na Ber­kins-PC MTL-PC

Corrien­te Pero­nis­ta Des­ca­mi­sa­des

Corrien­te Polí­ti­ca y Social La Colec­ti­va

CR – al Fren­te

CTA de lxs Tra­ba­ja­dorxs

CTA T- CTA de les Tra­ba­ja­do­res

CTA Autó­no­ma

CTERA- Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­dorxs de la Edu­ca­ción de la Repú­bli­ca Argen­ti­na.

Diver­si­dad Popu­lar

El hor­mi­gue­ro

Emer­gen­te – Corrien­te Uni­ver­si­ta­ria

Fede­ra­ción Judi­cial Argen­ti­na

FEDUBA – Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res Docen­tes De La UBA

Fren­te Bonae­ren­se 11 de Noviem­bre

Fren­te de Muje­res y Diver­si­dad del Par­ti­do Soli­da­rio

Fren­te Nacio­nal de Géne­ros Muje­res Irrom­pi­bles

Fren­te Social Pero­nis­ta

Fren­te Tele­fo­nicx

FTV MILES

Géne­ros Micae­la Gar­cía

Géne­ros y diver­si­da­des Lxs Irrom­pi­bles

Gru­po Bicen­te­na­rio

Gru­po Matam­bas

Ins­ti­tu­to Inde­pen­den­cia

Koli­na

La Cám­po­ra

La Fula­na

La Mella – Corrien­te uni­ver­si­ta­ria nacio­nal

La Nelly Omar

La Pin­güi­nos

La Pro­tec­to­ra muje­res negras mutua­lis­tas

La Simón Bolí­var

La Suble­va­da – Nue­vo Encuen­tro

Las Mar­ti­nas Empo­de­ra­das

Las Pique­te­ras

Libe­ra­ción Popu­lar

Mala Jun­ta – Poder Femi­nis­ta

Mala Jun­ta – Vamos

Mamá Cul­ti­va Argen­ti­na

MAREA Femi­nis­mo Popu­lar – Barrios de Pie – SOMOS

Mesa Fede­ral de Muje­res

Mesa Nacio­nal por la Igual­dad

MNCI- Vía Cam­pe­si­na

MOSFA Movi­mien­to de Sor­des Femi­nis­tas Argen­ti­na

Movi­mien­to Evi­ta

Movi­mien­to Mayo

Movi­mien­to Octu­bres

Movi­mien­to Popu­lar La Dig­ni­dad 

Movi­mien­to Terri­to­rial Libe­ra­ción

Movi­mien­to Trans Nadia Echa­zú

Muje­res en Red

Muje­res por el buen vivir

Muje­res x Muje­res – Tucu­mán

Mutual Sen­ti­mien­to

Nue­vo Encuen­tro

Olea­da Femi­nis­ta

Orga­ni­za­ción Barrial Tupac Ama­ru

Par­ti­do Comu­nis­ta

Par­ti­do Comu­nis­ta Revo­lu­cio­na­rio – Juven­tud Comu­nis­ta Revo­lu­cio­na­ria

Par­ti­do de la Vic­to­ria

Par­ti­do Ver­de Argen­ti­na

Pero­nis­mo por la ciu­dad

Pero­nis­mo Mili­tan­te

Pue­bla-Fuer­za Colec­ti­va

Pue­blo en Mar­cha

Red de abo­ga­das femi­nis­tas

Red de Psi­có­logxs Femi­nis­tas

Red Femi­nis­ta Can­na­bi­ca

REDI Red por los dere­chos de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad 

René Sala­man­ca – AMBA

Secre­ta­ría de Géne­ro del Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta Nacio­nal

Secre­ta­ria de Gene­ro del PJ Rosa­rio

SIGURA- Sin­di­ca­to de Guar­da­vi­das Uni­dos de la Repú­bli­ca Argen­ti­na

Sipre­ba

Sin­di­ca­to de Aero­na­ve­gan­tes

Soco­rris­tas en Red de Corrien­tes

SUTEBA- Sin­di­ca­to Uni­fi­ca­do de Tra­ba­ja­dorxs de la Edu­ca­ción de Bue­nos Aires

SUTEPA- Sin­di­ca­to Uni­do de Tra­ba­ja­do­res Y Emplea­dos de Pami

Taller Hacer la Vis­ta Gor­da

Todas con cris­ti­na

Tres Ban­de­ras

Uni­dad Des­obe­dien­te

Unidxs y Orga­ni­zadxs

UTE- Unión de Tra­ba­ja­dorxs de la Edu­ca­ción

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *