Argen­ti­na. Docu­men­to colec­ti­vo del IV Paro Inter­na­cio­nal Femi­nis­ta (fotos)

DOCUMENTO COLECTIVO DEL IV PARO INTERNACIONAL FEMINISTA 8 – 9M 2020

LA DEUDA ES CON NOSOTRAS Y CON NOSOTRES, NI CON EL FMI NI CON LAS IGLESIAS /​/​APROBACIÓN DEL PROYECTO DE LA CAMPAÑA NACIONAL POR EL DERECHO AL ABORTO LEGAL YA

Hoy, en esta pla­za y en todas las pla­zas, para­mos el mun­do y nos movi­li­za­mos por el Día Inter­na­cio­nal de las Muje­res Tra­ba­ja­do­ras. Lle­va­mos en nues­tra lucha a las 130 obre­ras tex­ti­les de la Cot­ton de Nue­va York, que­ma­das por sus patro­nes den­tro de la fábri­ca cuan­do hicie­ron huel­ga por mejo­ras en sus con­di­cio­nes labo­ra­les y a las obre­ras tex­ti­les rusas que lla­ma­ron a la huel­ga en 1917 para exi­gir el fin del ham­bre y de la gue­rra y así die­ron ini­cio a una revo­lu­ción. Sus voces se mul­ti­pli­ca­ron por millo­nes y cada 8 de mar­zo revi­vi­mos su lucha con nues­tro gri­to glo­bal. 

Hoy, por cuar­to año segui­do, vol­ve­mos a parar. Este Paro Inter­na­cio­nal Femi­nis­ta Pro­duc­ti­vo y Repro­duc­ti­vo es una cita inter­na­cio­nal, plu­ri­na­cio­nal, inter­ge­ne­ra­cio­nal y trans­ver­sal que vie­ne acu­mu­lan­do fuer­za y revo­lu­cio­nán­do­lo todo. Es el méto­do que tene­mos para, rein­ven­tan­do una herra­mien­ta his­tó­ri­ca de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, mos­trar nues­tra fuer­za cuan­do nos ausen­ta­mos de los espa­cios coti­dia­nos y nos vol­ve­mos pre­sen­tes en las calles para que nues­tras voces se escu­chen en cada terri­to­rio. Somos un movi­mien­to anti­im­pe­ria­lis­ta, anti­ca­pi­ta­lis­ta, anti­pa­triar­cal, anti­cle­ri­cal, anti­rra­cis­ta.

Hoy esta­mos aquí: las muje­res cis y trans, tra­ves­tis, les­bia­nas, bise­xua­les, no bina­ries, gor­des, inter­sex; las jubi­la­das, las vie­jas, las putas, las cam­pe­si­nas, las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, diver­si­dad fun­cio­nal y neu­ro­di­ver­gen­tes, las sor­das; las muje­res indí­ge­nas, ori­gi­na­rias, afro­ar­gen­ti­nas, negras y afro­des­cen­dien­tes. Des­de un trans­fe­mi­nis­mo uni­do, popu­lar, anti­rra­cis­ta, anti­bio­lo­gi­cis­ta, acce­si­ble e inclu­si­vo, veni­mos a decir: 

La deu­da es con noso­tras.

La deu­da es con noso­tres.

Nos pone­mos de pie por­que esta­mos con­tra el chan­ta­je que nos impo­ne la deu­da. Hace­mos de los femi­nis­mos una for­ma de vida alter­na­ti­va al capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral en sus alian­zas con los fun­da­men­ta­lis­mos reli­gio­sos y los fas­cis­mos que en nues­tro país y en toda Nues­tra­mé­ri­ca explo­tan, opri­men, e invi­si­bi­li­zan nues­tras exis­ten­cias.

Hoy para­mos por­que la deu­da es con la auto­no­mía de nues­tros cuer­pos. ¡Por eso el abor­to tie­ne que ser ley, por­que es un recla­mo his­tó­ri­co y urgen­te del movi­mien­to femi­nis­ta que veni­mos cons­tru­yen­do des­de hace años. Que­re­mos que se garan­ti­ce la Inte­rrup­ción Legal del Emba­ra­zo en todo el terri­to­rio nacio­nal, para todos los cuer­pos con capa­ci­dad de ges­tar, ¡ya! Para eso es requi­si­to fun­da­men­tal ter­mi­nar con la inje­ren­cia reli­gio­sa en la salud y edu­ca­ción, por lo que exi­gi­mos urgen­te­men­te la sepa­ra­ción de las Igle­sias del Esta­do. Recla­ma­mos la dero­ga­ción de los decre­tos de la dic­ta­du­ra por los cua­les la cúpu­la cle­ri­cal cobra ingre­sos engan­cha­dos a los sala­rios de jue­ces.

La deu­da que el gobierno de Cam­bie­mos con­tra­jo con el FMI fue a cos­ta de las mayo­rías socia­les, a cos­ta de nues­tra sobe­ra­nía, para bene­fi­ciar a sus gru­pos eco­nó­mi­cos ami­gos. El macris­mo nos dejó una deu­da que impli­ca una mayor depen­den­cia y some­ti­mien­to, por­que ele­vó los nive­les de pobre­za, los des­pi­dos y el ham­bre, que hoy son una agen­da urgen­te. Les tra­ba­ja­do­res des­pe­di­dos por la ges­tión de Cam­bie­mos deben ser rein­cor­po­ra­dos. La deu­da sólo sir­vió para fugar capi­ta­les y para el enri­que­ci­mien­to de unos pocos a cos­ta de nues­tras vidas. 

Este movi­mien­to femi­nis­ta fue cla­ve en la resis­ten­cia popu­lar duran­te los años de saqueo neo­li­be­ral más recien­te, y tam­bién en la derro­ta de Cam­bie­mos. Fui­mos las pri­me­ras en hacer­le paro a la cúpu­la gober­nan­te y vamos a seguir en las calles por­que esta­mos resuel­tas y resuel­tes a trans­for­mar­lo todo. 

Recla­ma­mos la inves­ti­ga­ción y el no pago de la deu­da ile­gí­ti­ma y frau­du­len­ta. Por­que con endeu­da­mien­to y ajus­te no hay Ni Una Menos. Y por­que tam­bién que­re­mos decir bien fuer­te: ¡No acep­ta­mos que la deu­da se pague con el extrac­ti­vis­mo sobre nues­tros terri­to­rios! Viva la lucha del pue­blo de Men­do­za. No al frac­king, no a la mega­mi­ne­ría con­ta­mi­nan­te. ¡Hon­ra­mos la lucha de Ber­ta Cáce­res!

La deu­da es con noso­tras y noso­tres, las y les que para­mos, por­que no acep­ta­mos que vivir pro­duz­ca deu­da ni acep­ta­mos vivir para pagar deu­das. Por­que no nos resig­na­mos a la explo­ta­ción de nues­tras vidas por las tasas de inte­rés usu­re­ras de los ban­cos y de todos los sis­te­mas que se bene­fi­cian de que lle­gue­mos a fin de cada vez más y más endeu­da­des. ¡Sin desobe­dien­cia finan­cie­ra no hay sobe­ra­nía! 

Para­mos por­que sabe­mos que toda deu­da públi­ca y exter­na se tra­du­ce en deu­da en cada casa y en ajus­te para todes. Para­mos por­que sabe­mos que las vio­len­cias eco­nó­mi­cas son el engra­na­je impres­cin­di­ble de las vio­len­cias machis­tas y femi­ci­das. ¡Vivas, libres y des­en­deu­da­das nos que­re­mos!

Deci­mos la deu­da es con noso­tras y noso­tres por­que nues­tros cuer­pos son les más per­ju­di­ca­des por la desocu­pa­ción, la femi­ni­za­ción de la pobre­za, la bre­cha sala­rial, el tra­ba­jo pre­ca­rio y la fal­ta de acce­si­bi­li­dad. Somos noso­tres las y les que más sufri­mos el saqueo capi­ta­lis­ta a cos­ta de nues­tros cuer­pos y terri­to­rios. 

La deu­da es con noso­tras y noso­tres por el valor incal­cu­la­ble del tra­ba­jo de cui­da­dos que se nos asig­na obli­ga­to­ria­men­te, y que es his­tó­ri­ca­men­te invi­si­bi­li­za­do. Todos los días rea­li­za­mos tareas domés­ti­cas y de cui­da­do de niñes y adul­tes, fun­da­men­ta­les para repro­du­cir la vida. Y no son reco­no­ci­das ni remu­ne­ra­das, ni valo­ra­das en su fun­ción polí­ti­ca.

Este movi­mien­to tie­ne his­to­ria ances­tral, y en nues­tra memo­ria y lucha están vivas todas las rebel­des que lucha­ron antes que noso­tras. Por eso tam­bién que­re­mos recor­dar otro tipo de deu­da: la deu­da con las muje­res indí­ge­nas, ori­gi­na­rias, afro­ar­gen­ti­nas y negras, tam­bién las tra­ves­tis y trans. 

El geno­ci­dio y el escla­vis­mo de ayer hacia la comu­ni­dad afro e indí­ge­na con­ti­núa en la vio­len­cia racis­ta que per­sis­te al día de hoy. Las luchas por la libre deter­mi­na­ción de nues­tros terri­to­rios son his­tó­ri­cas y anti-colo­nia­les: las indias levan­tis­cas coman­da­ron las gran­des rebe­lio­nes indí­ge­nas con­tra la Colo­nia; no olvi­da­mos a Bar­to­li­na Sisa y Micae­la Bas­ti­das, María Reme­dios del Valle, afro­des­cen­dien­te argen­ti­na, y a Jua­na Azur­duy, gue­rre­ra de la inde­pen­den­cia.

Nos nutri­mos de las luchas de las Madres y Abue­las de Pla­za de Mayo, de las tra­ba­ja­do­ras que se orga­ni­zan y luchan des­de hace más de un siglo, de las pique­te­ras, de las acti­vis­tas que pelean hace siglos por el abor­to legal y las que ini­cia­ron en 2005 la Cam­pa­ña Nacio­nal por el Dere­cho al Abor­to Legal, Segu­ro y Gra­tui­to. 

Recor­da­mos y hon­ra­mos la memo­ria de las acti­vis­tas tra­ves­tis trans que die­ron los pasos nece­sa­rios para la dero­ga­ción de los edic­tos poli­cia­les, la con­quis­ta de la Ley de Iden­ti­dad de Géne­ro y comen­za­ron a impul­sar las leyes de cupo labo­ral tra­ves­ti-trans: Marie­la Muñoz, Mocha Celis, Nadia Echa­zú, Clau­dia Pía Bau­drac­co, Mai­te Ama­ya, Loha­na Ber­kins, Aman­cay Dia­na Saca­yán. Y recor­da­mos que el sába­do 7 de mar­zo fue el Día de la Visi­bi­li­dad Lés­bi­ca, recor­dan­do a la Pepa Gai­tán, fusi­la­da por les­bia­na hace 10 años y a Marie­lle Fran­co, ase­si­na­da por negra, les­bia­na y fave­la­da. La deu­da tam­bién es con ellas, pre­sen­tes, ¡aho­ra y siem­pre!

Hoy para­mos por­que esta­mos acá para gri­tar: ¡Bas­ta de femi­ci­dios! ¡Lucía Pérez, Micae­la Gar­cía, Micae­la Gor­di­llo y Valen­ti­na Galli­na pre­sen­tes! Recor­da­mos los nom­bres de todas las pibas ase­si­na­das y no vamos a parar has­ta con­se­guir jus­ti­cia por todas ellas. Bas­ta de impu­ni­dad y com­pli­ci­dad de la jus­ti­cia cla­sis­ta y patriar­cal.

Tam­bién gri­ta­mos: Bas­ta de tra­ves­ti­ci­dios y trans­fe­mi­ci­dios. ¡Lle­va­mos doce muer­tes de com­pa­ñe­ras tra­vas y trans en lo que va del año!

.

I /​/​La deu­da es con las tra­ba­ja­do­ras. 

La deu­da es por el reco­no­ci­mien­to de nues­tro tra­ba­jo pro­duc­tor de rique­za: tan­to el tra­ba­jo remu­ne­ra­do como el no remu­ne­ra­do. La deu­da es con el tra­ba­jo lla­ma­do for­mal y con el tra­ba­jo de las eco­no­mías popu­la­res, invi­si­bi­li­za­do; ambos mal pagos y pre­ca­rios. Somos las tra­ba­ja­do­ras car­to­ne­ras, cos­tu­re­ras, tra­ba­ja­do­ras rura­les, tra­ba­ja­do­ras golon­dri­nas, ven­de­do­ras ambu­lan­tes, obre­ras de la cons­truc­ción, com­pa­ñe­ras que tra­ba­ja­mos en los come­do­res, meren­de­ros y espa­cios comu­ni­ta­rios, docen­tes, tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas, mono­tri­bu­tis­tas, sin­di­ca­li­za­das y cuen­ta­pro­pis­tas, y tra­ba­ja­do­ras sexua­les. Todas somos tra­ba­ja­do­ras: las desocu­pa­das tam­bién, por eso hemos dicho #Tra­ba­ja­do­ras­So­mos­To­das. 

Somos las que tene­mos a car­go las tareas de cui­da­do, que son la cla­ve de la divi­sión sexual y jerar­qui­za­da del tra­ba­jo y supo­nen una doble y tri­ple jor­na­da labo­ral que sos­tie­ne al capi­ta­lis­mo todos los días. Por eso exi­gi­mos su reco­no­ci­mien­to y remu­ne­ra­ción. Para eso es fun­da­men­tal que Esta­do cum­pla con un plan de infra­es­truc­tu­ras públi­cas que no repon­ga los prin­ci­pios tra­di­cio­na­les de la fami­lia hete­ro­se­xual.

La deu­da es con el colec­ti­vo tra­ves­ti trans. A pesar de tan­tas luchas gana­das para visi­bi­li­zar­nos, segui­mos sin acce­so al empleo for­mal o regis­tra­do. A casi 8 años de la Ley de Iden­ti­dad de Géne­ro, menos del 10% de la comu­ni­dad tra­ves­ti trans acce­de al tra­ba­jo for­mal. Esta es la con­ti­nui­dad del geno­ci­dio que his­tó­ri­ca­men­te hemos pade­ci­do como colec­ti­vo y lo denun­cia­mos así. Exi­gi­mos la inme­dia­ta imple­men­ta­ción de la ley Dia­na Saca­yán de Cupo labo­ral tra­ves­ti trans en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, sin modi­fi­ca­cio­nes, y su efec­ti­va pues­ta en vigen­cia. Deman­da­mos la Ley Nacio­nal de Cupo trans-tra­ves­ti, y la Ley de Repa­ra­ción Inte­gral para que las per­so­nas que sobre­vi­vi­mos a este geno­ci­dio poda­mos tener una vejez dig­na. La deu­da tam­bién es con el colec­ti­vo de les­bia­nas que lle­gan a la adul­tez sin vivien­da y fami­lia. 

Repu­dia­mos la vio­len­cia y estig­ma­ti­za­ción que reci­ben las tra­ba­ja­do­ras migran­tes y todes les tra­ba­ja­do­res del espa­cio públi­co. Bas­ta de per­se­cu­sión a las colec­ti­vi­da­des afri­ca­nas, migran­tes, ville­res, pre­ca­ri­za­das y de la eco­no­mía popu­lar. Exi­gi­mos la dero­ga­ción del decre­to anti-migran­te 702017 y recla­ma­mos el cupo labo­ral efec­ti­vo indí­ge­na y afro y el cum­pli­mien­to efec­ti­vo del cupo labo­ral para las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. 

Exi­gi­mos que en todos los luga­res de tra­ba­jo estén garan­ti­za­das las con­di­cio­nes para que todas y todes poda­mos acce­der a un tra­ba­jo for­mal, bajo con­ve­nio, y libre de vio­len­cias. Exi­gi­mos la apli­ca­ción efec­ti­va de nues­tro dere­cho a con­tar con lac­ta­rios y cen­tros de pri­me­ra infan­cia en nues­tros luga­res de tra­ba­jo y barrios, para mater­nar y tra­ba­jar des­de los 45 días, así como ins­ti­tu­cio­nes públi­cas para el cui­da­do de las per­so­nas mayo­res, con per­so­nal pro­fe­sio­nal y de plan­ta. Nece­si­ta­mos tam­bién que se extien­dan las licen­cias por pater­ni­dad y mater­ni­dad para que las tareas de cui­da­do se reali­cen de for­ma igua­li­ta­ria. 

Recla­ma­mos por los Cen­tros de Pri­me­ra Infan­cia (CPI), hoy sin vacan­tes, des­fi­nan­cia­dos, con ries­go de cie­rre. La pre­ca­rie­dad que atra­vie­san sus tra­ba­ja­do­ras es cada vez mayor, con sala­rios por deba­jo de la línea de la pobre­za. Nece­si­ta­mos que el Minis­te­rio de Edu­ca­ción se haga car­go. 

Recla­ma­mos la licen­cia por vio­len­cia de géne­ro en nues­tros tra­ba­jos, y per­so­nal espe­cia­li­za­do para imple­men­tar­las, sin blo­queos. Tam­bién la rati­fi­ca­ción del Con­ve­nio 190 de la OIT con­tra la vio­len­cia en el mun­do labo­ral. ¡Bas­ta de aco­so sexual y vio­len­cia de géne­ro! 

Exi­gi­mos que se pague igual sala­rio por igual tra­ba­jo, e igual­dad en las con­di­cio­nes de acce­so, per­ma­nen­cia y ascen­so en el ámbi­to labo­ral. Exi­gi­mos sala­rios por enci­ma del cos­to de la canas­ta fami­liar para las emplea­das de casas par­ti­cu­la­res, el gre­mio más gran­de del país y con los sala­rios más bajos. No hay jus­ti­cia social sin equi­dad y pari­dad labo­ral y sala­rial. ¡Bas­ta de desigual­dad y vio­len­cia eco­nó­mi­ca! 

Para poder des­pa­triar­ca­li­zar el ámbi­to de tra­ba­jo nece­si­ta­mos orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les femi­nis­tas y demo­crá­ti­cas con pari­dad, acti­vas en la defen­sa de los dere­chos de todas las tra­ba­ja­do­ras de cada sin­di­ca­to. 

Todas y todes tene­mos dere­cho a una jubi­la­ción dig­na por­que “los apor­tes que nos fal­tan los tie­ne el patriar­ca­do”. Exi­gi­mos la repo­si­ción de la jubi­la­ción para las amas de casa y de la mora­to­ria pre­vi­sio­nal, jun­to con la jubi­la­ción espe­cial para las pro­duc­to­ras rura­les y la repo­si­ción de los apor­tes patro­na­les. ¡Por eso deci­mos #NiU­na­Ju­bi­la­da­Me­nos!

La pre­ca­ri­za­ción labo­ral y la fal­ta de acce­si­bi­li­dad tam­bién aten­tan con­tra las muje­res, trans y no bina­ries con diver­si­dad fun­cio­nal y dis­ca­pa­ci­dad. Exi­gi­mos que se cum­pla la Ley 25.689 para que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad poda­mos acce­der a tra­ba­jos dig­nos. 

La deu­da es con nues­tros terri­to­rios. Nece­si­ta­mos una eco­no­mía que no dañe la Natu­ra­le­za, que cui­de nues­tros terri­to­rios y nues­tras vidas. Que­re­mos deci­dir cómo ali­men­tar­nos, cómo repro­du­cir nues­tra vida y la de nues­tras comu­ni­da­des. Deci­mos no al extrac­ti­vis­mo mine­ro y vege­tal. Repu­dia­mos el geno­ci­dio wichi a manos del agro­ne­go­cio y reivin­di­ca­mos la lucha de Men­do­za con­tra la mega­mi­ne­ría por la sobe­ra­nía sobre sus ríos y sus tie­rras. 

Recla­ma­mos vivien­da dig­na, urba­ni­za­ción real e inclu­si­va en las villas y asen­ta­mien­tos de todo el país. Recla­ma­mos por el dere­cho a la tie­rra, deci­mos no al lati­fun­dio, no a los agro­tó­xi­cos y no al mono­cul­ti­vo. Deci­mos bas­ta de des­pla­za­mien­tos de pue­blos en favor de la defo­res­ta­ción y del avan­ce soje­ro pro­pi­cia­dos por los empre­sa­rios del cam­po y los que pri­ma­ri­zan la eco­no­mía a manos del nego­cio de expor­ta­ción de la soja. En esta pla­za y en todas las pla­zas, nues­tro movi­mien­to vie­ne a gri­tar: ¡Sin jus­ti­cia ambien­tal no hay jus­ti­cia social!

II /​/​La deu­da es con nues­tro dere­cho a deci­dir. La deu­da es con nues­tra salud. 

La deu­da his­tó­ri­ca, hoy más que nun­ca, es la lega­li­za­ción del abor­to segu­ro y gra­tui­to. Nues­tro pro­yec­to está en las calles, es el que veni­mos cons­tru­yen­do des­de hace años de la mano de la Cam­pa­ña por Dere­cho al Abor­to Legal, Segu­ro y Gra­tui­to y este año ¡tie­ne que ser ley! Que­re­mos que se garan­ti­ce el acce­so a la inte­rrup­ción volun­ta­ria del emba­ra­zo en todo el país, espe­cial­men­te en las pro­vin­cias don­de las niñas no son res­pe­ta­das. En un mun­do jus­to, las niñas no son madres, y por eso no son obli­ga­das a lle­var a tér­mino un emba­ra­zo pro­duc­to de vio­la­ción. Exi­gi­mos la dero­ga­ción de las orde­nan­zas anti­de­re­chos. Nece­si­ta­mos pro­duc­ción públi­ca de miso­pros­tol y mife­pris­to­na, acce­so a ameus y las prác­ti­cas ade­cua­das de segun­do tri­mes­tre. Des­de hace años que esta­mos resuel­tas a ser autó­no­mas y libres de deci­dir sobre nues­tros cuer­pos. Las les­bia­nas, bise­xua­les, varo­nes trans, trans mas­cu­li­ni­da­des, les no bina­ries tam­bién abor­ta­mos. ¡Les sor­des, las muje­res con dis­ca­pa­ci­dad nece­si­ta­mos acce­si­bi­li­dad para poder abor­tar! ¡Que Sea Ley ya!

La per­so­nas que sufri­mos vio­len­cia obs­té­tri­ca que­re­mos que se garan­ti­ce el par­to huma­ni­za­do en todo el terri­to­rio nacio­nal. Las cesá­reas inne­ce­sa­rias ate­mo­ri­zan a quie­nes deci­di­mos mater­nar y parir. Con­de­na­mos la este­ri­li­za­ción sin con­sen­ti­mien­to, en espe­cial a las afro­des­cen­dien­tes, sor­das y muje­res con dis­ca­pa­ci­dad. Exi­gi­mos imple­men­ta­ción por par­te del Esta­do de apo­yos para el ejer­ci­cio de la mater­ni­dad de quie­nes deseen mater­nar.

Por la salud inte­gral del colec­ti­vo tra­ves­ti trans no bina­rie. Exi­gi­mos el cum­pli­mien­to de la Ley de Iden­ti­dad de Géne­ro: tra­ta­mien­tos de hor­mo­nas en todos los cen­tros de salud, inter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas, tra­to digno y no dis­cri­mi­na­ción. Exi­gi­mos que el Esta­do garan­ti­ce el acce­so a las per­so­nas con VIH a retro­vi­ra­les. Exi­gi­mos la pro­duc­ción nacio­nal de retro­vi­ra­les y hor­mo­nas. ¡Nues­tra salud no pue­de depen­der de empre­sas trans­na­cio­na­les que lucran con nues­tras vidas!

Les sor­des exi­gi­mos una ley que reco­noz­ca la Len­gua de Señas Argen­ti­na como idio­ma de nues­tra comu­ni­dad. Intér­pre­tes de LSA-Espa­ñol y ase­so­res sor­des capa­ci­ta­des en todos los ámbi­tos públi­cos y pri­va­dos: salud, jus­ti­cia, edu­ca­ción. La fal­ta de infor­ma­ción per­pe­túa la vio­len­cia de géne­ro.

La nega­ción de nues­tra auto­no­mía y la dis­cri­mi­na­ción aten­tan con­tra nues­tra salud men­tal. Denun­cia­mos la pre­ca­ri­za­ción y el des­man­te­la­mien­to de las polí­ti­cas públi­cas en salud men­tal.

Exi­gi­mos res­pe­to a la auto­no­mía e inte­gri­dad de los cuer­pos gor­dos, pato­lo­gi­za­dos y estig­ma­ti­za­dos. Bas­ta de dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia, no somos un índi­ce ni una epi­de­mia.

Denun­cia­mos todos los pro­ce­di­mien­tos médi­cos que muti­lan los cuer­pos inter­sex como una for­ma de tor­tu­ra y recla­ma­mos el dere­cho de las per­so­nas inter­sex a la ver­dad y la repa­ra­ción.

Las afro­des­cen­dien­tes nece­si­ta­mos que médi­ques y el per­so­nal de salud estén capa­ci­ta­des en enfer­me­da­des de pro­pen­sión étni­ca, como la anemia fal­ci­for­me, con­fun­di­da con el lupus y mal diag­nos­ti­ca­da. Por la crea­ción de un pro­to­co­lo para pacien­tes afro.

Exi­gi­mos polí­ti­cas públi­cas para la pre­ven­ción de las adic­cio­nes, pre­su­pues­to para la SEDRONAR y para las casas de aten­ción y acom­pa­ña­mien­to comu­ni­ta­rio.

III. /​/​La deu­da es con nues­tras vidas. La jus­ti­cia patriar­cal tam­bién se va a caer. 

Hoy para­mos por­que vol­ve­mos a gri­tar que VIVAS NOS QUEREMOS has­ta que no haya ni una muer­ta más. Des­de que arran­có el 2020, hubo más femi­ci­dios y tra­ves­ti­ci­dios que días. Hoy deci­mos: ¡bas­ta de femi­ci­dios, tra­ves­ti­ci­dios, trans­fe­mi­ci­dios y crí­me­nes de odio con­tra tra­ves­tis, trans, no bina­ries, les­bia­nas, bise­xua­les y todas las iden­ti­da­des sexua­les y de géne­ro! ¡Exi­gi­mos una Ley de Emer­gen­cia en Vio­len­cia de Géne­ro! Exi­gi­mos la imple­men­ta­ción de la Ley Micae­la en todas las ins­ti­tu­cio­nes del país. ¡Bas­ta de vio­len­cia machis­ta, sexis­ta, racis­ta! 

Exi­gi­mos pre­su­pues­to para la aten­ción inte­gral de las víc­ti­mas de vio­len­cia. Exi­gi­mos 100 mil pro­mo­to­ras en pre­ven­ción con­tra la vio­len­cia de géne­ro en todo el país, casas de con­ten­ción y refu­gio, inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y habi­ta­cio­nal. Recla­ma­mos ase­so­ra­mien­to jurí­di­co y psi­co­ló­gi­co y una polí­ti­ca inte­gral de cui­da­dos. Por una Red de Casas sin Vio­len­cia y asis­ten­cia pro­fe­sio­nal inte­gral con cri­te­rio fede­ral y comu­ni­ta­rio.

El Poder Judi­cial cla­sis­ta y hete­ro­cis­pa­triar­cal es res­pon­sa­ble. Hoy, nos encar­ce­lan por actos de auto­den­fe­sa, por abor­tar, por por­ta­ción de cara, por ser migran­tes, por ser tra­vas, trans, por ser tor­tas, por ser putas, por besar­nos, por resis­tir la explo­ta­ción de los terri­to­rios, por reunir­nos en asam­bleas, por ser mili­tan­tes polí­ti­cas. Esta­mos en con­tra de esta jus­ti­cia hete­ro­cis­pa­triar­cal y exi­gi­mos su inme­dia­ta refor­ma por­que pro­vo­ca daños incal­cu­la­bles en nues­tras vidas y solo tie­ne al puni­ti­vis­mo como res­pues­ta. Bas­ta de per­se­cu­ción, abu­sos, hos­ti­ga­mien­to poli­cial y vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal hacia las tra­ba­ja­do­ras sexua­les. Dero­ga­ción inme­dia­ta de todos los códi­gos con­tra­ven­cio­na­les y de toda nor­ma­ti­va que cri­mi­na­li­ce a las tra­ba­ja­do­ras sexua­les y polí­ti­cas acti­vas y efi­ca­ces que gene­ren alter­na­ti­vas reales para quie­nes bus­quen otras sali­das labo­ra­les. Tra­ba­jar es un dere­cho. 

Exi­gi­mos la abso­lu­ción inme­dia­ta de Higui, Luz Aimé, y Marian Gómez. Este sis­te­ma quie­re con­ver­tir­las en pre­sas polí­ti­cas del hete­ro-cis-patriar­ca­do y rehe­nes de la jus­ti­cia de cla­se y machis­ta. Reivin­di­ca­mos todo acto de auto­de­fen­sa y resis­ten­cia les­bo tra­va trans y mari­ca. Liber­tad a las muje­res pre­sas por abor­tar.

La deu­da es con las pre­sas, a quie­nes se las con­de­na tam­bién vul­ne­ran­do su dere­cho a ser madres. Para­mos con­tra la cruel­dad en las cár­ce­les, y con­tra toda for­ma de encie­rro y cer­ca­mien­to. 

Exi­gi­mos pers­pec­ti­va de géne­ro en los pro­ce­sos judi­cia­les. Por la erra­di­ca­ción de las prác­ti­cas, len­gua­je, y pro­ce­di­mien­tos vio­la­to­rios de los dere­chos de las muje­res, les­bia­nas, bise­xua­les, trans, tra­ves­ti y no bina­ries. Pedi­mos la revi­sión de las cau­sas irre­gu­la­res a tra­ba­ja­dorxs pro­pi­cia­das por un Poder Judi­cial cóm­pli­ce de la per­se­cu­ción macris­ta. Recla­ma­mos la pari­dad Judi­cial y la demo­cra­ti­za­ción urgen­te de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia, del Poder Judi­cial y el Con­se­jo de la Magis­tra­tu­ra.

Liber­tad inme­dia­ta a Mila­gro Sala, Mir­ta Gue­rre­ro, Gra­cie­la López, Gladys Díaz, Patri­cia Caba­na, María Con­do­ri, Adria­na Con­do­ri, Mir­ta Aiza­ma y Ange­li­na Lesieux. Con pre­sas polí­ti­cas no hay demo­cra­cia. Libres las que­re­mos. No más pre­sas por luchar. 

Como pobla­ción afro­ar­gen­ti­na y afro­des­cen­dien­te que habi­ta el terri­to­rio nacio­nal hemos sido his­tó­ri­ca­men­te víc­ti­mas del racis­mo, de la dis­cri­mi­na­ción y la estig­ma­ti­za­ción des­de el tiem­po de la tra­ta y trá­fi­co escla­vis­ta, accio­nes que hoy son seña­la­das como crí­me­nes de lesa huma­ni­dad de acuer­do al dere­cho inter­na­cio­nal. Pedi­mos una ley efec­ti­va con­tra el racis­mo. Exi­gi­mos que se imple­men­te la Ley de 26.852 para la ense­ñan­za de la cul­tu­ra y la his­to­ria de las y les afro­ar­gen­ti­nes.

Exi­gi­mos acce­si­bi­li­dad en la jus­ti­cia para niñas y muje­res con dis­ca­pa­ci­dad, inde­pen­dien­te­men­te del rol que desem­pe­ñen en cada pro­ce­so: víc­ti­mas, vic­ti­ma­rias, abo­ga­das, fis­ca­les, jue­zas, tes­ti­gas. Exi­gi­mos jus­ti­cia por les niñes sor­des alum­nes que fue­ron mal­tra­ta­des, abu­sa­des y vio­la­des por curas y mon­jas de las escue­las Pró­vo­lo de La Pla­ta, Men­do­za y CABA.

El sis­te­ma judi­cial nie­ga nues­tra iden­ti­dad. Exi­gi­mos que el RENAPER otor­gue YA los DNI a femi­ni­da­des tra­ves­tis y per­so­nas no bina­rias. Bas­ta de incum­plir con la Ley de Iden­ti­dad de Géne­ro. ¡Nues­tra iden­ti­dad es nues­tro dere­cho! 

Vol­ve­mos a exi­gir el des­man­te­la­mien­to de las redes de tra­ta de per­so­nas con fines de explo­ta­ción sexual y labo­ral, y de las fuer­zas de repre­si­vas y judi­cia­les que son cóm­pli­ces. Las víc­ti­mas de tra­ta deben con­tar con los recur­sos nece­sa­rios para rea­li­zar sus vidas sin vio­len­cias y sin apre­mios eco­nó­mi­cos.

Denun­cia­mos a los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción. Por acción y omi­sión son cóm­pli­ces del racis­mo, la invi­si­bi­li­za­ción del colec­ti­vo LGBTTIQ+, de los cuer­pos diver­sos, tam­bién de los gol­pes de esta­do y vio­len­cias de los gobier­nos neo­li­be­ra­les en Lati­noa­mé­ri­ca. Por una Ley de Medios que garan­ti­ce acce­si­bi­li­dad para per­so­nas sor­das y cie­gas.

Las muje­res y disi­den­cias cui­da­do­ras que cul­ti­va­mos marihua­na para la salud, no que­re­mos que se nos cri­mi­na­li­ce ni a noso­tras, ni a nues­tras plan­tas. Inclu­sión del auto­cul­ti­vo en la ley 27350. Liber­tad a las muje­res pre­sas por cul­ti­var can­na­bis, con pre­ven­ti­vas por tenen­cia y/​o trans­por­te de dro­gas. Por nues­tros dere­chos y liber­ta­des. 

Por la reivin­di­ca­ción de nues­tros pla­ce­res y goces, y la sobe­ra­nía de nues­tros cuer­pos.

IV /​/​La deu­da es con nues­tra edu­ca­ción públi­ca, lai­ca y gra­tui­ta. La deu­da es con nues­tro futu­ro. 

Las y les estu­dian­tes y docen­tes lle­va­mos años en las calles por­que sabe­mos que con ham­bre no se pue­de estu­diar. Hoy para­mos como par­te de esa ges­ta colec­ti­va que veni­mos con­ju­ran­do, de ollas popu­la­res y movi­li­za­cio­nes estu­dian­ti­les exi­gien­do vian­das para nues­tros come­do­res. Exi­gien­do edi­fi­cios don­de no se nos cai­gan los techos. Y sali­mos a la calle por­que cree­mos que el Esta­do debe garan­ti­zar un pre­su­pues­to edu­ca­ti­vo que cubra nues­tras nece­si­da­des míni­mas. 

Exi­gi­mos pers­pec­ti­va de géne­ro en las currí­cu­las que for­man a les pro­fe­sio­na­les del futu­ro y la apli­ca­ción efec­ti­va de los Pro­to­co­los con­tra la Vio­len­cia de Géne­ro en nues­tros espa­cios de estu­dio y tra­ba­jo. Recha­za­mos un cono­ci­mien­to hete­ro­nor­ma­ti­vo y extrac­ti­vis­ta, exi­gi­mos que no for­men más a les pro­fe­sio­na­les de la medi­ci­na con un con­te­ni­do bina­rio y cise­xis­ta. Las y les docen­tes hoy tam­bién para­mos por las lar­gas horas de pla­ni­fi­ca­ción, con­ten­ción y cui­da­dos que no nos pagan ni paga­ron nun­ca. Para­mos por­que la mise­ria de los sala­rios docen­tes expre­sa la pre­ca­rie­dad a la que nos con­de­na el pro­yec­to neo­li­be­ral. 

Las y les jóve­nes hemos empu­ña­do el pañue­lo del abor­to como ban­de­ra para dis­cu­tir a la for­ma en la que cons­tru­yen nues­tras vidas. Las nue­vas gene­ra­cio­nes vini­mos a gri­tar: ¡que­re­mos ser libres y sobe­ra­nas! Exi­gi­mos una Edu­ca­ción Sexual Inte­gral lai­ca y acce­si­ble que des­pla­ce al con­te­ni­do bina­rio y cis­he­te­ro­nor­ma­ti­vo de todos los esta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos. En los pro­fe­so­ra­dos tam­bién nece­si­ta­mos ESI y vol­ve­mos a gri­tar, hoy y todos los días, ¡Aba­jo la Uni­CA­BA de Larre­ta!

Hoy para­mos por­que que­re­mos que les niñes pue­dan cons­truir libre­men­te su iden­ti­dad sexo­ge­né­ri­ca, y que las escue­las sean espa­cios don­de las luchas colec­ti­vas que lle­van ade­lan­te, his­tó­ri­ca­men­te, las diver­si­da­des gené­ri­cas, sexua­les y plu­ri­na­cio­na­les por una socie­dad más jus­ta, sean par­te del ima­gi­na­rio del mun­do por venir. De eso son par­te les docen­tes inter­cul­tu­ra­les bilin­gües. No que­re­mos la moral sexual adul­to­cén­tri­ca que repro­du­ce la peda­go­gía del silen­cio y la estig­ma­ti­za­ción. Hoy tam­bién gri­ta­mos ¡Abu­sos sexua­les en las infan­cias nun­ca más!

Por el acce­so al sis­te­ma edu­ca­ti­vo de la comu­ni­dad sor­de. Les sor­des no tene­mos acce­si­bi­li­dad de for­ma efi­cien­te en la edu­ca­ción en los nive­les pri­ma­rio, secun­da­rio y ter­cia­rio por­que no hay car­gos sufi­cien­tes para intér­pre­tes de Len­gua de Señas. Exi­gi­mos al Esta­do una ESI acce­si­ble, cons­trui­da jun­to con per­so­nas sor­das, para todos los nive­les edu­ca­ti­vos.

Hoy para­mos por­que que­re­mos el for­ta­le­ci­mien­to y amplia­ción de los espa­cios edu­ca­ti­vos inclu­si­vos y no exclu­yen­tes, como el Bachi­lle­ra­to Mocha Celis, que está en peli­gro. Deman­da­mos de mane­ra urgen­te polì­ti­cas edu­ca­ti­vas y recur­sos eco­nó­mi­cos para su pro­mo­ción. El gobierno de Hora­cio Rodrí­guez Larre­ta es res­pon­sa­ble. 

Por la ins­tau­ra­ción en los calen­da­rios esco­la­res de una Jor­na­da Anual de Lec­tu­ra de la Biblio­te­ca Tra­ves­ti Trans No Bina­rie en el mes de junio, en la sema­na de la Mar­cha Bas­ta de Tra­ves­ti­ci­dios y Trans­fe­mi­ci­dios.

CIERRE

Las deu­das con noso­tras y noso­tres son muchas, y requie­ren pre­su­pues­to y polí­ti­cas públi­cas con par­ti­ci­pa­ción popu­lar y de orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas. Nues­tro movi­mien­to logró muchas con­quis­tas, pero nece­si­ta­mos más com­pro­mi­so, más orga­ni­za­ción, más fuer­za en las calles. Por eso es que hoy, noso­tras y noso­tres para­mos el mun­do y nos movi­li­za­mos.

Gri­ta­mos una vez más y todas las que sea nece­sa­rio que ¡la deu­da es con noso­tras y con noso­tres!, ni con el FMI ni con las igle­sias. Lle­ga­mos a esta con­sig­na en medio de un país arra­sa­do por polí­ti­cas de ham­bre y muer­te, en medio de una ofen­si­va fas­cis­ta-neo­li­be­ral y fon­do­mo­ne­ta­ris­ta a nivel glo­bal. Reivin­di­ca­mos la rebe­lión de los pue­blos lati­noa­me­ri­ca­nos con­tra la avan­za­da repre­si­va, mili­tar y ecle­siás­ti­ca, con­tra los ajus­tes del FMI y las polí­ti­cas extrac­ti­vis­tas, saquea­do­ras y colo­nia­les de los gobier­nos fas­cis­tas. Abra­za­mos al pue­blo chi­leno, boli­viano y colom­biano que hoy vive una situa­ción crí­ti­ca con las fuer­zas arma­das tor­tu­ran­do, per­si­guien­do y matan­do. Les deci­mos des­de estas tie­rras que somos sus com­pa­ñe­res, ¡su lucha es nues­tra lucha!

El trans­fe­mi­nis­mo popu­lar, anti­ra­cis­ta, anti bio­lo­gi­cis­ta, anti­ca­pa­ci­tis­ta, anti­cle­ri­cal, anti­ca­pi­ta­lis­ta y trans­ver­sal segui­rá for­ta­le­cien­do las accio­nes en cada terri­to­rio, en cada comu­ni­dad, en cada barrio, en las fábri­cas, en las casas, en los hos­pi­ta­les, en las calles, en el cam­po, en las uni­ver­si­da­des, en cada sin­di­ca­to y en cada con­flic­to, en cada lugar has­ta que todo sea como lo soña­mos. 

Nos hace­mos eco de lo que las com­pa­ñe­ras de Chi­le gri­tan con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo depre­de­da­dor: ¡Nos deben una vida! Con ellas deci­mos que vamos a luchar ¡has­ta que val­ga la pena vivir! 

Cele­bra­mos que el femi­nis­mo es revo­lu­ción y, con más fuer­za que nun­ca, que hoy vol­ve­mos a estar jun­tas y jun­tes para que resue­ne en todo el mun­do:

LA DEUDA ES CON NOSOTRAS Y NOSOTRES

Vivas, libres y des­en­deu­da­das nos que­re­mos /​¡Será Ley!

FIRMAS

Madres de Pla­za de Mayo

Fedu­ba – Sin­di­ca­to Tra­ba­ja­do­res Docen­tes de la UBA 

Adai – Aso­cia­ción de Docen­tes Artis­tas e Inves­ti­ga­do­res de la UNA 

Adiun­ma – Aso­cia­ción Docen­te del Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio Nacio­nal de DDHH 

SiPre­BA – Sin­di­ca­to de Pren­sa de Bue­nos Aires

50 Cáte­dras de Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria de Uni­ver­si­da­des Nacio­nes Públi­cas

Soco­rris­tas en Red de Corrien­tes

CTA Uni­fi­ca­da Sec­cio­nal CABA

Agru­pa­ción Lucha y Tra­ba­jo

AGTSyP- Aso­cia­ción Gre­mial de Tra­ba­ja­dorxs del Sub­te y Pre­me­tro

Ammar Nacio­nal (Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­dorxs Sexua­les de Argen­ti­na)

APA- Aso­cia­ción del Per­so­nal Aero­náu­ti­co

Asam­blea Auto­con­vo­ca­da por la Salud Inte­gral Tra­ves­ti Trans No Bina­rie

Aso­cia­ción Argen­ti­na de Acto­res

Aso­cia­ción Argen­ti­na de Tra­ves­tis, Tran­se­xua­les y Trans­ge­ne­ro de Argen­ti­na (ATTTA)

ATE Capi­tal- Aso­cia­ción Tra­ba­ja­do­res del Esta­do

Avan­za

Avan­za – Femi­nis­ta y Popu­lar

Bs As 3D

Casa de Muje­res Dora Barran­cos

Casa Patria Para­na

Casa Trans

Cáte­dra Libre de DDHH de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Misio­nes

Colec­ti­vo de Muje­res Orga­ni­za­das de Corrien­tes

Colec­ti­vo NiU­na­Me­nos

Colum­na Anti­rra­cis­ta

Comi­sión Muje­res y Géne­ros Ins­ti­tu­to Patria

CONADU- Fede­ra­cion Nacio­nal de Docentxs Uni­ve­ris­ta­rixs

Con­tra­gol­pe – Secun­da­rios CABA

Con­se­jo de Géne­ro de FAICA Fede­ra­ción Argen­ti­na de Ins­ti­tu­cio­nes de Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad Visual

Corrien­te Loha­na Ber­kins

Corrien­te Nacio­nal de la Mili­tan­cia

Corrien­te Nacio­nal Loha­na Ber­kins-PC MTL-PC

Corrien­te Pero­nis­ta Des­ca­mi­sa­des

Corrien­te Polí­ti­ca y Social La Colec­ti­va

CR – al Fren­te

CTA de lxs Tra­ba­ja­dorxs

CTA T- CTA de les Tra­ba­ja­do­res

CTA Autó­no­ma

CTERA- Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­dorxs de la Edu­ca­ción de la Repú­bli­ca Argen­ti­na.

Diver­si­dad Popu­lar

El hor­mi­gue­ro

Emer­gen­te – Corrien­te Uni­ver­si­ta­ria

Fede­ra­ción Judi­cial Argen­ti­na

FEDUBA – Sin­di­ca­to de Tra­ba­ja­do­res Docen­tes De La UBA

Fren­te Bonae­ren­se 11 de Noviem­bre

Fren­te de Muje­res y Diver­si­dad del Par­ti­do Soli­da­rio

Fren­te Nacio­nal de Géne­ros Muje­res Irrom­pi­bles

Fren­te Social Pero­nis­ta

Fren­te Tele­fo­nicx

FTV MILES

Géne­ros Micae­la Gar­cía

Géne­ros y diver­si­da­des Lxs Irrom­pi­bles

Gru­po Bicen­te­na­rio

Gru­po Matam­bas

Ins­ti­tu­to Inde­pen­den­cia

Koli­na

La Cám­po­ra

La Fula­na

La Mella – Corrien­te uni­ver­si­ta­ria nacio­nal

La Nelly Omar

La Pin­güi­nos

La Pro­tec­to­ra muje­res negras mutua­lis­tas

La Simón Bolí­var

La Suble­va­da – Nue­vo Encuen­tro

Las Mar­ti­nas Empo­de­ra­das

Las Pique­te­ras

Libe­ra­ción Popu­lar

Mala Jun­ta – Poder Femi­nis­ta

Mala Jun­ta – Vamos

Mamá Cul­ti­va Argen­ti­na

MAREA Femi­nis­mo Popu­lar – Barrios de Pie – SOMOS

Mesa Fede­ral de Muje­res

Mesa Nacio­nal por la Igual­dad

MNCI- Vía Cam­pe­si­na

MOSFA Movi­mien­to de Sor­des Femi­nis­tas Argen­ti­na

Movi­mien­to Evi­ta

Movi­mien­to Mayo

Movi­mien­to Octu­bres

Movi­mien­to Popu­lar La Dig­ni­dad 

Movi­mien­to Terri­to­rial Libe­ra­ción

Movi­mien­to Trans Nadia Echa­zú

Muje­res en Red

Muje­res por el buen vivir

Muje­res x Muje­res – Tucu­mán

Mutual Sen­ti­mien­to

Nue­vo Encuen­tro

Olea­da Femi­nis­ta

Orga­ni­za­ción Barrial Tupac Ama­ru

Par­ti­do Comu­nis­ta

Par­ti­do Comu­nis­ta Revo­lu­cio­na­rio – Juven­tud Comu­nis­ta Revo­lu­cio­na­ria

Par­ti­do de la Vic­to­ria

Par­ti­do Ver­de Argen­ti­na

Pero­nis­mo por la ciu­dad

Pero­nis­mo Mili­tan­te

Pue­bla-Fuer­za Colec­ti­va

Pue­blo en Mar­cha

Red de abo­ga­das femi­nis­tas

Red de Psi­có­logxs Femi­nis­tas

Red Femi­nis­ta Can­na­bi­ca

REDI Red por los dere­chos de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad 

René Sala­man­ca – AMBA

Secre­ta­ría de Géne­ro del Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta Nacio­nal

Secre­ta­ria de Gene­ro del PJ Rosa­rio

SIGURA- Sin­di­ca­to de Guar­da­vi­das Uni­dos de la Repú­bli­ca Argen­ti­na

Sipre­ba

Sin­di­ca­to de Aero­na­ve­gan­tes

Soco­rris­tas en Red de Corrien­tes

SUTEBA- Sin­di­ca­to Uni­fi­ca­do de Tra­ba­ja­dorxs de la Edu­ca­ción de Bue­nos Aires

SUTEPA- Sin­di­ca­to Uni­do de Tra­ba­ja­do­res Y Emplea­dos de Pami

Taller Hacer la Vis­ta Gor­da

Todas con cris­ti­na

Tres Ban­de­ras

Uni­dad Desobe­dien­te

Unidxs y Orga­ni­zadxs

UTE- Unión de Tra­ba­ja­dorxs de la Edu­ca­ción

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: