Hon­du­ras. Muje­res toman la pri­me­ra línea de defen­sa de dere­chos huma­nos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano* /​8 de mar­zo de 2020

En con­me­mo­ra­ción al “Día Inter­na­cio­nal de la Mujer” este 8 de mar­zo de 2020, se enal­te­ce la labor de las defen­so­ras y la reali­dad que viven las muje­res defen­so­ras en Hon­du­ras. El ambien­te hos­til por seña­lar los atro­pe­llos del sis­te­ma esta­tal, fun­da­men­tal­men­te por­que la nación a la que aspi­ran es opues­ta a la que se impo­ne.

En el año ante­rior la Aso­cia­ción por la Demo­cra­cia y los Dere­chos Huma­nos, ASOPODEHU, con­ta­bi­li­zó 87 ata­ques con­tra muje­res defen­so­ras. Las agre­sio­nes se die­ron hacia quie­nes defien­den el terri­to­rio ances­tral, los bie­nes comu­nes y natu­ra­les, medio ambien­te, los dere­chos socia­les y polí­ti­cos, dere­chos socia­les y eco­nó­mi­cos, y muje­res que están en los pues­tos de lide­raz­go en las orga­ni­za­cio­nes que defien­den y pro­mue­ven los dere­chos fun­da­men­ta­les en Hon­du­ras.

Aun­que en el 2010 la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos, CIDH, en su visi­ta a Hon­du­ras, reco­men­dó garan­ti­zar las con­di­cio­nes para que los y las defen­so­ras reali­cen libre­men­te sus acti­vi­da­des, seña­ló al Esta­do que debía de “abs­te­ner­se de rea­li­zar cual­quier acción y de adop­tar legis­la­ción que limi­te u obs­ta­cu­li­ce su tra­ba­jo” , pero esta reco­men­da­ción pasó al baúl de los com­pro­mi­sos incum­pli­dos por Hon­du­ras

Este 08 de mar­zo en que se con­me­mo­rar el Día Inter­na­cio­nal de la Mujer, des­ta­ca­mos la labor de varias defen­so­ras de dere­chos huma­nos en el país, acla­ran­do que son dece­nas de muje­res en la pri­me­ra línea y que enfren­tan gra­ves ame­na­zas, no ter­mi­na­ría­mos de nom­brar­las en muchas pági­nas.

Defen­so­ras emble­má­ti­cas que la vio­len­cia esta­tal ter­mi­nó con sus vidas

Jean­net­te Kawas, nació en Tela, Atlán­ti­da, ambien­ta­lis­ta que con­tri­bu­yó a la pre­ser­va­ción de 449 espe­cies de plan­tas, la diver­si­dad de flo­ra y fau­na, lagu­nas cos­te­ras, aflo­ra­mien­tos roco­sos, pan­ta­nos, man­gla­res, cos­tas roco­sas, pla­yas de are­na y sel­va ubi­ca­das en la zona cari­be­ña de Hon­du­ras la reser­va pro­te­gi­da “Pun­ta sal” hoy nom­bra­do en su memo­ria con su nom­bre. (Ase­si­na­da en 1995).

Mar­ga­ri­ta Muri­llo. Su vida estu­vo dedi­ca­da a la lucha por el acce­so a la tie­rra de las muje­res cam­pe­si­nas hon­du­re­ñas, por esta razón luchó en con­tra del otor­ga­mien­to de los ríos a empre­sas dedi­ca­das a la cons­truc­ción de plan­tas hidro­eléc­tri­cas por el impac­to ambien­tal y cul­tu­ral que estas repre­sen­tan en tie­rras ances­tra­les. Fue ase­si­na­da en el 2014. La Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos, CIDH, ins­tó al Esta­do hon­du­re­ño a que rea­li­za­rá una inves­ti­ga­ción con debi­da dili­gen­cia sobre su homi­ci­dio, pero no ha suce­di­do nada.

Les­bia Yaneth Urquía, se opu­so a la pri­va­ti­za­ción de los ríos para ser cedi­dos a empre­sas que pro­mue­ven la defo­res­ta­ción y la afec­ta­ción de la flo­ra y fau­na. Urquía luchó en con­tra de una hidro­eléc­tri­ca inter­na­cio­nal en el depar­ta­men­to de La Paz. (Ase­si­na­da en el 2016).

Gladys Lan­za, coor­di­nó el Movi­mien­to de Muje­res por la Paz Visi­ta­ción Padi­lla. Su férrea defen­sa de los dere­chos de las muje­res la hizo enfren­tar una que­re­lla­ra en el 2015 y que la Sala Uno del Tri­bu­nal de Sen­ten­cia de Fran­cis­co Mora­zán, la decla­ra­ra cul­pa­ble por el deli­to de difa­ma­ción cons­ti­tu­ti­va de calum­nias, vio­len­tan­do el Debi­do Pro­ce­so y su Acce­so a la Jus­ti­cia. Un plan­tón con­tra el Direc­tor de FUNDEVI Juan Car­los Reyes, para pro­tes­tar con­tra el aco­so sexual denun­cia­do ante esa orga­ni­za­ción por par­te de Les­bia Pache­co, le valió el jui­cio ini­cia­do des­de 2010, don­de estu­vo en com­ple­ta inde­fen­sión pues el sis­te­ma de jus­ti­cia favo­re­ció al poder y que­ría apro­ve­char para cri­mi­na­li­zar una de las voces más crí­ti­ca en Hon­du­ras y su orga­ni­za­ción que no cesa su lucha por la defen­sa de los dere­chos de las muje­res.

Por su labor fue víc­ti­ma de agre­sio­nes y per­se­cu­ción. Por esta razón, la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos, CIDH, le otor­gó Medi­das Pro­vi­sio­na­les. Tam­bién el Esta­do fue reque­ri­do por este ente inter­na­cio­nal para que garan­ti­za­ra la pro­tec­ción de la vida y la inte­gri­dad de la defen­so­ra. Murió en el 2016 por gra­ves pro­ble­mas de salud que le oca­sio­nó tan­to aco­so. Se fue sin encon­trar jus­ti­cia. En los 80 tam­bién debió enfren­tar ame­na­zas que la lle­va­ron a la cár­cel y al exi­lio. Escua­dro­nes de la muer­te lan­za­ron una bom­ba que des­tru­yó su casa. Fue encar­ce­la­da y some­ti­da a crue­les tor­tu­ras.

Ber­ta Cáce­res, cofun­da­do­ra del Con­se­jo Cívi­co de Orga­ni­za­cio­nes Popu­la­res e Indí­ge­nas de Hon­du­ras, COPINH y Coor­di­na­do­ra Gene­ral de esta orga­ni­za­ción en el momen­to de sus ase­si­na­to el 03 de mar­zo de 2016. Lide­ró la lucha en con­tra de pro­yec­tos extrac­ti­vos de empre­sas trans­na­cio­na­les que traen con­si­go el des­pla­za­mien­to for­za­do y la des­truc­ción de eco­sis­te­mas. Su opo­si­ción al pro­yec­to Agua Zar­ca de la Empre­sa Desa­rro­llos Ener­gé­ti­cos, S.A, DESA, le cos­tó la vida. Enfren­tó más de 30 ame­na­zas y jui­cios. La CIDH emi­tió medi­das de pro­tec­ción a su favor, pero el Esta­do no la pro­te­gió y altos man­dos mili­ta­res par­ti­ci­pa­ron en su cri­men jun­to a per­so­nas de alto nivel de DESA.

Meses antes de su ase­si­na­to fue acree­do­ra de los pre­mios Gold­man, el máxi­mo galar­dón mun­dial para quie­nes pro­te­gen los recur­sos natu­ra­les, y ade­más el Pre­mio Sha­lom. Asi­mis­mo, uno de los fes­ti­va­les de refe­ren­cia en el cine medioam­bien­tal de talla inter­na­cio­nal, deci­dió lla­mar a este con el nom­bre “Ber­ta Cáce­res Flo­res” la acti­vis­ta reci­bió de mane­ra pós­tu­ma el pre­mio Eco­zi­ne. 

Defen­so­ras que siguen en la pri­me­ra línea pero que enfren­tan la repre­sión

Miriam Miran­da, coor­di­na­do­ra de la Orga­ni­za­ción Fra­ter­nal Negra de Hon­du­ras, OFRANEH. Ha lide­ra­do la lucha por el terri­to­rio del pue­blo garí­fu­na, tam­bién por los dere­chos de las muje­res. Su acti­vis­mo en con­tra del des­pla­za­mien­to for­za­do, el robo de tie­rras cedi­das a empre­sas que se dedi­can al nego­cio turís­ti­co, el nar­co­trá­fi­co y el cam­bio cli­má­ti­co le ha vali­do cons­tan­te aco­so. Enfren­ta a pro­yec­tos hidro­eléc­tri­cos y de acei­te de pal­ma, que le ha traí­do ame­na­zas, per­se­cu­ción y encar­ce­la­mien­to.

Miran­da reci­bió el Pre­mio 2019 de Dere­chos Huma­nos, de la fun­da­ción Frie­drich Ebert, FES, por su tra­yec­to­ria de 30 años y com­pro­mi­so por la defen­sa de su pue­blo y la pro­tec­ción del medioam­bien­te. Tam­bién fue decla­ra­da co-gana­do­ra del Pre­mio Óscar Rome­ro a los Dere­chos Huma­nos, jun­to con la acti­vis­ta ambien­tal Ber­ta Cáce­res, antes de su ase­si­na­to.

Pas­cua­li­ta Vás­quez, es una lucha­do­ra que impul­só la fun­da­ción del muni­ci­pio de San Fran­cis­co de Opa­la­ca en el depar­ta­men­to de Inti­bu­cá, comu­ni­dad que se enfren­tó a empre­sas que extraían made­ra de la zona. Actual­men­te la defen­so­ra es la una de las lide­re­sas espi­ri­tua­les del Con­se­jo Cívi­co de Orga­ni­za­cio­nes Popu­la­res e Indí­ge­nas de Hon­du­ras, COPINH, y sigue acti­va en la recu­pe­ra­ción de los bie­nes comu­nes de la natu­ra­le­za.

Kar­la Lara, es una de las fun­da­do­ras de la Red de Defen­so­ras de Dere­chos Huma­nos de Hon­du­ras, mili­tan­te del movi­mien­to social en espe­cial al colec­ti­vo femi­nis­ta, su labor la ha com­bi­na­do con la músi­ca y varias de sus can­cio­nes han con­tri­bui­do con la rei­vin­di­ca­ción social del pue­blo hon­du­re­ño. Actual­men­te sigue en la defen­sa de los dere­chos de las muje­res en el país y lucha con­tra la dic­ta­du­ra.

Ber­ta Zúni­ga, es la coor­di­na­do­ra del Con­se­jo Cívi­co de Orga­ni­za­cio­nes Popu­la­res e Indí­ge­nas de Hon­du­ras, COPINH, asu­mió el car­go con el apo­yo de las comu­ni­da­des tras el ase­si­na­to de su mamá Ber­ta Cáce­res. Es defen­so­ra del terri­to­rio ances­tral y acti­vis­ta por los dere­chos huma­nos y el medioam­bien­te. Su voz de denun­cia con­tra el cri­men de Ber­ta Cáce­res man­tie­ne viva la deman­da de jus­ti­cia nacio­nal e inter­na­cio­nal.

Lau­ra Zúni­ga, defen­so­ra por los dere­chos huma­nos, del terri­to­rio y el medioam­bien­te, miem­bra del Con­se­jo Cívi­co de Orga­ni­za­cio­nes Popu­la­res e Indí­ge­nas de Hon­du­ras, COPINH. Lau­ra tam­bién es hija de la ambien­ta­lis­ta Ber­ta Cáce­res. Per­ma­ne­ce acti­va en la deman­da de jus­ti­cia con­tra el cri­men de su madre y acom­pa­ña pro­tes­tas en defen­sa de su pue­blo len­ca.

Mirian Sua­zo, tie­ne 20 años en la defen­sa de los dere­chos huma­nos en el país des­de el Cen­tro de Estu­dios de la Mujer-Hon­du­ras, CEMH, y en la Red Nacio­nal de Defen­so­ras de Dere­chos Huma­nos, en con­jun­to con otras orga­ni­za­cio­nes y el movi­mien­to social. Su impor­tan­te apor­te en defen­sa de los dere­chos de las muje­res en el país ha posi­cio­na­do el tema. Su voz y pre­sen­cia se pue­de encon­trar en todas las luchas tan­to de muje­res como de los movi­mien­tos socia­les en Hon­du­ras.

Yes­si­ca Tri­ni­dad, es la coor­di­na­do­ra de la Red Nacio­nal de Defen­so­ras de Defen­so­ras de Dere­chos Huma­nos en Hon­du­ras. Ha enfren­ta­do repre­sión por par­te del Esta­do. Ha sido ata­ca­da en mani­fes­ta­cio­nes cuan­do docu­men­ta agre­sio­nes con­tra las muje­res.

En el 2016 poli­cías la lan­za­ron des­de una gra­das cuan­do acuer­pa­ba una pro­tes­ta por el jui­cio con­tra Gladys Lan­za. En ese mis­mo año había sido lan­za­da al piso por mili­ta­res y poli­cías que lle­ga­ron a des­alo­jar a estu­dian­tes en la UNAH. Ella esta­ba allí en la pri­me­ra línea de defen­sa y pro­tec­ción a jóve­nes de esa enti­dad edu­ca­ti­va con­du­ci­da por la ex rec­to­ra Julie­ta Cas­te­lla­nos, que tenía una per­se­cu­sión sis­te­má­ti­ca con­tra lide­raz­gos estu­dian­ti­les que deman­da­ban la no pri­va­ti­za­ción de la edu­ca­ción públi­ca.

Merly Egui­gu­re es la Coor­di­na­do­ra Nacio­nal del Movi­mien­to de Muje­res por la Paz Visi­ta­ción Padi­lla, lucha por la equi­dad e igual­dad en dere­chos de las muje­res hon­du­re­ñas. Ha esta­do encar­ce­la­da como repre­sa­lia por defen­der los dere­chos de muje­res agre­di­das y de hacer accio­nes públi­cas con­tra esta vio­len­cia. Su orga­ni­za­ción per­ma­ne­ce vigi­la­da cons­tan­te­men­te.

Es una voz per­ma­nen­te para denun­ciar vio­len­cia con­tra las muje­res y su pre­sen­cia en medios de comu­ni­ca­ción ha posi­cio­na­do el tema con lo cual sen­si­bi­li­za el pen­sa­mien­to de perio­dis­tas muje­res y hom­bres. Es direc­ta en sus decla­ra­cio­nes y no tie­ne mie­do de seña­lar a cual­quier agre­sor de muje­res sea quien sea.

Tomy Mora­les, de la Aso­cia­ción por la Demo­cra­cia y los Dere­chos Huma­nos, ASOPODEHU, por su labor y com­pro­mi­so con el perio­dis­mo inde­pen­dien­te y la defen­sa de los dere­chos fun­da­men­ta­les en Hon­du­ras ha sido víc­ti­ma de agre­sio­nes, per­se­cu­ción y cri­mi­na­li­za­ción por par­te del Esta­do hon­du­re­ño, actual­men­te se encuen­tra en el exi­lio por­que su vida en el país corre peli­gro. El 08 de sep­tiem­bre de 2017 fue tor­tu­ra­da y encar­ce­la­da por altos man­dos poli­cia­les cuan­do defen­día a estu­dian­tes en la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Autó­no­ma de Hon­du­ras, UNAH que esta­ban sien­do víc­ti­mas de repre­sión en un des­alo­jo vio­len­cia. Los res­pon­sa­bles de sus tor­tu­ras gozan de la impu­ni­dad que les dio un sobre­sei­mien­to defi­ni­ti­vo en junio de 2018.

Esly Bane­gas, con­du­ce la Coor­di­na­do­ra de orga­ni­za­cio­nes Popu­la­res del Aguán, COPA. Por su labor incan­sa­ble ha sido víc­ti­ma de agre­sio­nes, vigi­la­da, per­se­gui­da y ame­na­za­da. La repre­sión ha lle­ga­do al extre­ma del ase­si­na­to de su hijo y cón­yu­ge. La CIDH emi­tió una medi­da cau­te­lar don­de ella figu­ra y este ente inter­na­cio­nal deman­da pro­tec­ción para su vida. Ha sido pie­za cla­ve en la pro­tec­ción a defen­so­res de Gua­pi­nol e inte­gra el Comi­té de los Bie­nes Comu­nes y Públi­cos de Tocoa, Colón.

Eli­za­beth Medi­na, es defen­so­ra de la orga­ni­za­ción Dere­chos Huma­nos Sin Fron­te­ras. Ha sido víc­ti­ma de agre­sio­nes, ame­na­zas y hos­ti­ga­mien­to, por par­te de los cuer­pos repre­si­vos del Esta­do , en momen­tos en que acom­pa­ña a per­so­nas en el mar­co de la pro­tes­ta. Su pre­sen­cia ha neu­tra­li­za­do accio­nes con­tra la vida de ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas.

En enero del año ante­rior el Rela­tor Espe­cial sobre la situa­ción de per­so­nas defen­so­ras de dere­chos huma­nos, en un infor­me hace men­ción sobre la situa­ción de las muje­res defen­so­ras en le país, y seña­la que “las muje­res defen­so­ras muchas veces enfren­tan ries­gos dife­ren­cia­dos y adi­cio­na­les”

Tam­bién obs­tácu­los que tie­nen un com­po­nen­te de géne­ro y están cons­trui­dos por los este­reo­ti­pos de géne­ro y las ideas pro­fun­da­men­te arrai­ga­das sobre quié­nes son las muje­res y cómo debe­rían ser.

Asi­mis­mo, “En el cli­ma polí­ti­co actual, don­de exis­te un recha­zo hacia los dere­chos huma­nos, las muje­res defen­so­ras muchas veces son las pri­me­ras bajo ata­que”.

Pasos de Ani­mal Gran­de*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *