Chi­le 8M. Dos millo­nes de femi­nis­tas con­tra el patriar­ca­do, el capi­ta­lis­mo y el dic­ta­dor Piñe­ra (foto­re­por­ta­je y videos)

Por María Torre­llas, des­de Chi­le, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 8 de mar­zo de 2020

Cober­tu­ra espe­cial de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

Muy tem­prano nos dimos cuen­ta que este día iba a ser his­tó­ri­co para las muje­res y disi­den­cias, pero tam­bién para todo el pue­blo de Chi­le y la nación mapu­che que des­de el pasa­do 18 de octu­bre exi­ge que se vaya Piñe­ra. Des­de las dis­tin­tas Asam­bleas Terri­to­ria­les, las pobla­cio­nes y el esfuer­zo de muchas auto­con­vo­ca­das, se ges­tó este colo­sal hor­mi­gue­ro que se des­pla­zó por dis­tin­tas calles de San­tia­go, se tre­pó a las micros y al Metro, se des­pa­rra­mó por las gran­des ala­me­das. Todas y todes íba­mos hacia la Pla­za de la Dig­ni­dad y cuan­do subimos al Metro el «ambien­te» ya se anun­cia­ba lo que des­pués se hizo reali­dad. En cada esta­ción, gru­pos com­pac­tos de via­je­ras ata­via­das con el ver­de pañue­lo pro abor­to y el mora­do femi­nis­ta, le ponían color y calor a este gran día. Al salir, en la esta­ción Uni­ver­si­dad Cató­li­ca nos encon­tra­mos con la sor­pre­sa que el lugar de cita se había alar­ga­do para alber­gar tan­ta con­cu­rren­cia, por gran par­te de la Ala­me­da. Allí se ins­ta­ló la pan­car­ta de la cabe­ce­ra, con una defi­ni­ción trans­pa­ren­te: «Tra­ba­ja­do­ras somos todes. 8 de mar­zo somos más. La revuel­ta femi­nis­ta debe seguir has­ta que val­ga la pena vivir».

Éra­mos tan­tas las que nos abra­zá­ba­mos, salu­dá­ba­mos y son­reía­mos a pesar de no cono­cer­nos, pero sabien­do que está­ba­mos ahí para demos­trar que esta­mos deci­di­das a parar­le los pies al machis­mo, al patriar­ca­do, a los femi­ci­dios. No igno­ran­do que lo que está­ba­mos gene­ran­do allí, se repe­tía en cada ciu­dad de Chi­le y en cada país y pue­blos del con­ti­nen­te y el mun­do, lo que aumen­ta­ba el valor de tan enor­me movi­li­za­ción.

Éra­mos muje­res de todas las eda­des, disi­den­cias, es cier­to, y atra­ve­sa­das por la reali­dad del inter­cla­sis­mo, pero con la cer­te­za de que la gran mayo­ría eran las jóve­nes, ado­les­cen­tes y niñas (muchas de estas últi­mas de la mano de sus madres o her­ma­nas). El «todas jun­tas sino pa qué», mar­ca­ba lo que se pue­de sen­tir en una mar­cha que con el correr de las horas lle­gó a los dos millo­nes de mani­fes­tan­tas, dan­do una lec­ción a aque­llos y aque­llas que des­de el poder apos­ta­ban a cifras muy meno­res, y que lle­vó a que una insul­sa gene­ra­la de cara­bi­ne­ras, die­ra el dato a la pren­sa que sólo se habían movi­li­za­do 150 mil muje­res. Insul­sa y cie­ga la «paca» uni­for­ma­da, que segu­ro tam­po­co sin­tió la atro­na­do­ra con­sig­na de «Putas, mara­cas pero nun­ca paca» o la otra de «la paca no es soro­ra, sino que es repre­so­ra».

Lo cier­to es que la marea mora­da y ver­de se echó a andar al medio­día des­de la entra­da prin­ci­pal del Cen­tro cul­tu­ral Gabrie­la Mis­tral, y la calle tem­bló por el bulli­cio con que fes­te­ja­ron el arran­que de una de las más gran­des mani­fes­ta­cio­nes de las últi­mas déca­das, las cien­tos de miles de com­pa­ñe­ras que se habían colo­ca­do detrás de la pan­car­ta y arman­do un pasi­llo al paso de la mis­ma.

Se dice pron­to 2 millo­nes, pero más impre­sio­nan­te es estar alli con ellas, codo a codo, sin­tien­do que la auto­es­ti­ma se trans­for­ma en pura soro­ri­dad, cuan­do paso a paso y muy len­ta­men­te la colum­na bus­ca avan­zar. Dar­nos cuen­ta que no han podi­do con noso­tras ni con siglos de exclu­sión, humi­lla­cio­nes, malos tra­tos, tor­tu­ras de todo tipo y ase­si­na­tos. Todas nues­tras rei­vin­di­ca­cio­nes en cada car­tel, en cada lien­zo, en los gri­tos y can­ti­tos. Y que ade­más, subimos la apues­ta cuan­do en las con­sig­nas o en las car­tu­li­nas escri­tas a mano, esas chi­qui­llas, enca­pu­cha­das muchas de ellas, apun­tan al capi­ta­lis­mo, al impe­ria­lis­mo, a los y las poli­ti­que­ras bur­gue­sas de la dere­cha y cier­ta «izquier­da» aco­mo­da­ti­cia como la que acom­pa­ñó a los gobier­nos de la Con­cer­ta­ción, gen­te sin escrú­pu­los que han con­ver­ti­do al dis­cur­so habi­tual en una esta­fa cons­tan­te y un puña­do de men­ti­ras. Estar al lado de estas com­pa­ñe­ras chi­le­nas este 8M es un bál­sa­mo que como femi­nis­tas nos ayu­da a curar cual­quier alti­ba­jo o sen­sa­ción de que no podría­mos ven­cer a tan­tos enemi­gos que se nos ponen delan­te en la lucha coti­dia­na. Es por ello que mar­cha­mos trans­for­man­do la rabia en ale­gría, sin­tién­do­nos fuer­tes, inclu­so fren­te a la repe­ti­dí­si­ma pro­vo­ca­ción de ese cuer­po arma­do de la muer­te al que tan­to ala­ba­ron Pino­chet y la gran mayo­ría de los fal­sos «demó­cra­tas» que le suce­die­ron.

Todo el reco­rri­do fue una fies­ta rei­vin­di­ca­ti­va, y a pesar de que la mul­ti­tud hizo des­bor­dar el orden de la mar­cha, y la cabe­ce­ra se dilu­yó casi ense­gui­da por el empu­je de otras tan­tas ban­de­ras chi­le­nas, mapu­ches y espe­cí­fi­cas de tal o cual pobla­ción o cen­tro de tra­ba­jo, se pudo cum­plir con el iti­ne­ra­rio esta­ble­ci­do y se lle­gó fren­te al Pala­cio de la Mone­da don­de se reali­zó la per­for­man­ce de Las Tesis. Cuan­do miles de voces seña­la­ron que «el vio­la­dor eres tú», apun­tan­do al Pala­cio pre­si­den­cial y a los cara­bi­ne­ros que pro­te­gían ese sitio que los padres polí­ti­cos y mili­ta­res de los actua­les ocu­pan­tes, bom­bar­dea­ron en el 73 y en el que Sal­va­dor Allen­de resis­tió has­ta el final, la ova­ción y el aplau­so coro­nó tan­to esfuer­zo de quie­nes pusie­ron el cuer­po para que todo sal­ga más que bien.

Poco des­pués, y cuan­do seguían lle­gan­do has­ta el lugar miles y miles de muje­res, los cara­bi­ne­ros comen­za­ron la repre­sión indis­cri­mi­na­da, sin que media­ra nin­gu­na excu­sa, solo por­que tie­nen el per­mi­so de sus amos, por­que odian a quie­nes no se arro­di­llan ante su pre­po­ten­cia, por­que son un cuer­po que tar­de o tem­prano debe­rá des­apa­re­cer. Muchas com­pa­ñe­ras inten­ta­ron ale­jar­se, pero los uni­for­ma­dos habían hecho una ence­rro­na, cerran­do calles y gene­ran­do «embu­dos» con sus vehícu­los. Hubo refrie­ga, y entre todas nos pro­te­gi­mos y tra­ta­mos de que las más ancia­nas o con niños y niñas no sean alcan­za­das por los gases o el cho­rro poten­te del «gua­na­co». A lo que hay que sumar el cora­je de las indis­pen­sa­bles cabras de la pri­me­ra línea. Solo así y con una alta dosis de res­pon­sa­bi­li­dad popu­lar se pudie­ron evi­tar males mayo­res que es lo que desea­ban los ata­can­tes. No pudie­ron evi­tar con su pre­po­ten­cia habi­tual lo que el mun­do ente­ro ya sabe, a pesar de la cen­su­ra, la dic­ta­du­ra chi­le­na solo sabe repri­mir, y este domin­go 8M, las muje­res y disi­den­cias, estas dos millo­nes de gar­gan­tas vol­vie­ron a dejar en cla­ro que «Piñe­ra es ase­sino igual que Pino­chet». Las 123 jóve­nes muje­res tra­ba­ja­do­ras de la fábri­ca de cami­sas en Nue­va York que murie­ron abra­sa­das por el fue­go por cul­pa de sus patro­nes en 1911, hubie­ran esta­do orgu­llo­sas de sus com­pa­ñe­ras chi­le­nas que este 8M las evo­ca­ron en las calles como se debe. Vol­ve­rán a hacer­lo, sumán­do­se este lunes a la Huel­ga inter­na­cio­nal femi­nis­ta, y en los días suce­si­vos a incre­men­tar la Revuel­ta.

Fotos y videos: María Torre­llas y Car­los Azná­rez

Repre­siòn con gases lacri­mo­ge­nos en alre­de­do­res de la Mone­dad
Sor­pren­di­da la mani­fes­ta­ciòn con la fuer­te repre­siòn muchas muje­res fue­ron daña­das con los gases

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *