Bra­sil. Bol­so­na­ro es el enemi­go de las muje­res


Por ELEONORA DE LUCENA (*) 8.mar.2020 (Folha de São Pau­lo).
 
Bra­sil nun­ca ha teni­do un gobierno tan des­truc­ti­vo.
 
Actuan­do dia­ria­men­te en con­tra de los intere­ses de la nación, Jair Bol­so­na­ro ata­ca las ins­ti­tu­cio­nes, los dere­chos con­quis­ta­dos, la sobe­ra­nía, la demo­cra­cia, el pue­blo.
 
Sus obje­ti­vos son tres: imple­men­tar un régi­men auto­ri­ta­rio, ani­qui­lar al Esta­do y trans­for­mar el país en un vasa­llo esta­dou­ni­den­se.
 
Con ese fin, ago­bia a los más pobres, des­tru­ye los sis­te­mas de salud, edu­ca­ción y segu­ri­dad social, el empleo pre­ca­rio y limi­ta las empre­sas.
 
Invo­lu­crar­se en una mar­cha atrás his­tó­ri­ca, des­hi­dra­ta la cien­cia, alte­ra la cul­tu­ra, des­tru­ye el medio ambien­te, gol­pea a los pue­blos indí­ge­nas, pre­di­ca el odio y el oscu­ran­tis­mo.
 
Bra­sil nun­ca ha teni­do un gobierno tan enemi­go de las muje­res.
 
Bol­so­na­ro ofen­de, humi­lla, fal­ta de res­pe­to. En apa­ri­cio­nes des­agra­da­bles, abre una alcan­ta­ri­lla anti­po­pu­lar, sexis­ta, homo­fó­bi­ca y misó­gi­na de las cue­vas. El ata­que a Patrí­cia Cam­pos Mello es con­tra todos noso­tros.
 
Bol­so­na­ro más o menos fin­ge que él es solo el tío del pavé, pero, de hecho, sus accio­nes aplas­tan y desollan.
 
Prin­ci­pal­men­te, al aca­ri­ciar a los opre­so­res, da el ejem­plo y alien­ta la vio­len­cia. No es casua­li­dad que el femi­ni­ci­dio esté cre­cien­do en el país.
 
Su pro­yec­to de regre­sión civi­li­za­do­ra gol­pea duro a las muje­res. Ellos son los que están per­dien­do más empleos, sala­rios.
 
Ellos son los que más sien­ten el des­man­te­la­mien­to del SUS, el colap­so de las escue­las, la cola del INSS, el fin de los pro­yec­tos de vivien­das popu­la­res.
 
Ellos son los angus­tia­dos por la vio­len­cia desen­fre­na­da de las hor­das de mili­cias.
 
El ase­si­na­to de Marie­lle Fran­co ten­drá dos años. ¿A quién había mata­do Marie­lle? El cri­men abrió el avan­ce del ban­di­da­je de la mili­cia que ter­mi­nó lle­gan­do a los pinácu­los. Lo que Bol­so­na­ro quie­re es silen­ciar y para­li­zar a las muje­res.
 
Él sabe que somos una barre­ra con­tra su des­tino des­truc­ti­vo. De ahí su estra­te­gia de ata­que impla­ca­ble. En eso, no es ori­gi­nal.
 
«En el pro­yec­to de dere­cha, que une a Bol­so­na­ro con Orban, cam­biar la con­di­ción de la mujer es uno de los obje­ti­vos fun­da­men­ta­les», dice la ita­lia­na Susan­na Camus­so en una entre­vis­ta con TUTAMÉIA.
 
Líder sin­di­cal y femi­nis­ta his­tó­ri­ca, dice que, a la dere­cha, enviar muje­res a casa es una con­di­ción para su vic­to­ria.
 
No es casua­li­dad que las accio­nes finan­cia­das por mag­na­tes atra­sa­dos​se mul­ti­pli­quen con­tra las leyes que garan­ti­zan el dere­cho al abor­to.
 
(Aquí, la legis­la­ción sobre el tema, que igno­ra la salud públi­ca, es cruel, medie­val. Espe­cial­men­te para los más pobres, sig­ni­fi­ca terror y muer­te, como seña­la la valien­te antro­pó­lo­ga Debo­ra Diniz).
 
Para Camus­so, el movi­mien­to de muje­res ya ha enten­di­do el plan ultra­con­ser­va­dor y asu­me un papel más rele­van­te en las luchas socia­les.
 
Así que, en este momen­to, quie­re domes­ti­car a las muje­res.
 
No es casua­li­dad que se elo­gien las ala­ban­zas de la mujer «bella, reca­ta­da y hoga­re­ña».
 
Es polí­ti­ca. La mujer que lucha nece­si­ta ser demo­ni­za­da y dete­ni­da.
 
Esta retó­ri­ca se espar­ce en las redes en un momen­to en que la resis­ten­cia al neo­fas­cis­mo ins­ta­la­da en el Pla­nal­to aún es frá­gil.
 
El fren­te polí­ti­co nece­sa­rio no des­pe­ga, y una gran par­te de la éli­te, envuel­ta por las hala­ga­do­ras pro­me­sas de Pau­lo Gue­des, fin­ge que Bol­so­na­ro es mane­ja­ble y que las cosas mejo­ra­rán.
 
No es ver­dad.
 
Aquí está el resul­ta­do del PIB: fra­ca­so pro­du­ci­do por los heral­dos de las finan­zas.
 
Exis­te la ame­na­za explí­ci­ta de cie­rre, con el acto con­tra la Legis­la­tu­ra y el Poder Judi­cial.
 
Bol­so­na­ro no ocul­ta su deseo de masa­crar el esta­do de dere­cho, eli­mi­nar a los opo­si­to­res y las liber­ta­des del muro.
 
Ten­drá que enfren­tar a las muje­res. En el pasa­do, el Movi­mien­to de Muje­res por la Amnis­tía y el Movi­mien­to con­tra el Ham­bre han demos­tra­do el papel deci­si­vo de las muje­res en la lucha con­tra la opre­sión. Hoy, en las calles, tene­mos un nue­vo capí­tu­lo.

Eleo­no­ra de Luce­na
Perio­dis­ta, ex edi­to­ra eje­cu­ti­va de Folha (2000−2010) y crea­do­ra del por­tal TUTAMÉIA

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *