Boli­via 8M. Resis­tir uni­das al Gol­pe de Esta­do

Por Cami­la Paro­di – Lau­ra Salo­mé Can­te­ros – Des­de La Paz8 de Mar­zo de 2020

Domin­go y lunes,por el Día Inter­na­cio­nal de las Muje­res Tra­ba­ja­do­ras, una dele­ga­ción de femi­nis­tas par­ti­ci­pa­rá de las acti­vi­da­des que se orga­ni­zan en Boli­via. Las voces de quie­nes pro­ta­go­ni­zan un hecho polí­ti­co para rom­per fron­te­ras.

No fue un 8 de mar­zo más para las muje­res en Boli­via. A la lucha coti­dia­na que dan por sobre­vi­vir a las vio­len­cias de una cul­tu­ra machis­ta, se sumó la inmi­nen­te nece­si­dad de denun­ciar un Gol­pe de Esta­do de raíz patriar­cal, racis­ta y fun­da­men­ta­lis­ta que, no casual­men­te es silen­cia­do por los femi­nis­mos blan­cos. Sobre este esce­na­rio, una dele­ga­ción de femi­nis­tas plu­ri­na­cio­na­les se encuen­tra en Boli­via para poner voz y cuer­po a un gol­pe que pre­ten­der ser silen­cia­do. Para eso tan­to el domin­go como el lunes rea­li­za­rán dis­tin­tas acti­vi­da­des y mar­chas en el terri­to­rio plu­ri­na­cio­nal jun­to a los femi­nis­mos comu­ni­ta­rios y popu­la­res de Boli­via.

Para Adria­na Guz­mán, del Femi­nis­mo Comu­ni­ta­rio en Boli­via, «este es un 8M dis­tin­to para noso­tras, por­que esta­mos hablan­do del sis­te­ma patriar­cal que tie­ne decla­ra­do un geno­ci­dio sis­te­má­ti­co hacia las muje­res y de las otras for­mas en las que vio­len­ta tam­bién el sis­te­ma que son las masa­cres y Gol­pes de Esta­do». Para Guz­mán, hay que resis­tir jun­tas: «la mejor mane­ra de enca­rar este 8 de mar­zo es de for­ma com­ba­ti­va jun­to a her­ma­nas de otros terri­to­rios».

Es que el ini­cio de la déca­da femi­nis­ta comen­zó en enero con la rea­li­za­ción del segun­do Encuen­tro Plu­ri­na­cio­nal de las que Luchan en San­tia­go, Chi­le. Allí, de la mano de con­sig­nas como «Que mue­ra Piñe­ra y no mi com­pa­ñe­ra», «Una mujer, una barri­ca­da» o «Con todo sino pa´qué», las muje­res y disi­den­cias orga­ni­za­das se plan­ta­ron para otor­gar al pro­ce­so des­ti­tu­yen­te en ese país un mar­co de refe­ren­cia y acom­pa­ña­mien­to para resis­tir la vio­len­cia y des­igual­dad de este Esta­do neo­li­be­ral.

Clau­dia Korol es inte­gran­te de Femi­nis­tas del Abya Yala y afir­mó que «esta­mos acá ya cuan­do escu­cha­mos las pri­me­ras noti­cias pre­vias al Gol­pe, cuan­do se ata­có a las muje­res de polle­ra, cuan­do se des­ató la vio­len­cia bru­tal con­tra el pue­blo indí­ge­na y cam­pe­sino. Para Korol, «es muy impor­tan­te estar acá como par­te del Paro Inter­na­cio­nal de Muje­res rom­pien­do fron­te­ras. Veni­mos tam­bién a decir que es un Gol­pe de Esta­do por­que hubo muchas voces que tra­ta­ron de hacer res­pon­sa­ble del mis­mo no a quie­nes lo rea­li­za­ron sino a quie­nes fue­ron víc­ti­mas». 

«La resis­ten­cia del pue­blo boli­viano en gene­ral y de sus muje­res de polle­ra en par­ti­cu­lar, repre­sen­ta hoy la ima­gen más cla­ra de res­pues­ta orga­ni­za­da al racis­mo, los fun­da­men­ta­lis­mos y el patriar­ca­do tras la impo­si­ción de un Gol­pe de Esta­do”, mani­fies­ta en su comu­ni­ca­do la Dele­ga­ción de Femi­nis­tas Plu­ri­na­cio­na­les que, en oca­sión al Día de la Mujer Tra­ba­ja­do­ra, lle­ga­ron a Boli­via para hacer del abra­zo un hecho polí­ti­co de denun­cia y soli­da­ri­dad, en con­jun­to con femi­nis­tas comu­ni­ta­rias y popu­la­res que se posi­cio­nan con­tra el Gol­pe de Esta­do. Una ini­cia­ti­va que no des­co­no­ce que sólo orga­ni­za­das podrán dar un gri­to que rom­pa con el cer­co mediá­ti­co que cen­su­ra las vul­ne­ra­cio­nes a los Dere­chos Huma­nos que se come­tie­ron des­de noviem­bre.

Este­fany Muri­llo es war­mi india­nis­ta, una corrien­te que acti­va el femi­nis­mo des­de el india­nis­mo. Carac­te­ri­za esta uni­dad con­tra el fas­cis­mo que «en nues­tro con­ti­nen­te se ha vivi­do con la lle­ga­da de los espa­ño­les y ha que­da­do en muchas de nues­tras oli­gar­quías y cla­ses medias altas la con­cep­ción de que hay un con­jun­to de la pobla­ción que no son seres huma­nos, que siguen sien­do sus cuer­pos obje­tos de ganan­cia». Para Muri­llo «hoy esa his­to­ria se repi­te ya que han ase­si­na­do a nues­tras her­ma­nas y esto ha sido invi­si­bi­li­za­do por los femi­nis­mos colo­nia­les que han apo­ya­do el gol­pe». Y agre­ga, hacién­do­se car­go de los deba­tes den­tro de los femi­nis­mos en Boli­via: «los femi­nis­mos blan­cos no quie­ren enten­der la orga­ni­za­ción his­tó­ri­ca y el papel que tie­nen las muje­res den­tro de las orga­ni­za­cio­nes socia­les y rura­les de nues­tros pue­blos».

«Para noso­tras des­de Boli­via era impor­tan­te rom­per las fron­te­ras y sen­tir el acuer­pa­mien­to por­que el Gol­pe lo sen­ti­mos en el cuer­po, espe­cial­men­te de las que somos Que­chuas y Ayma­ras y de todos los pue­blos indí­ge­nas que hemos ele­gi­do cons­truir un país dis­tin­to con todas las crí­ti­cas que se le pue­dan hacer», reto­mó Guz­mán. «Sen­tir el Gol­pe ha sido tam­bién sen­tir un gol­pe den­tro del femi­nis­mo, que no hayan sido capa­ces de posi­cio­nar­se ha sido indig­nan­te, que las muer­tes de nues­tros her­ma­nos, ni la masa­cre, ni la vul­ne­ra­ción de dere­chos, deten­cio­nes ile­ga­les sir­van como prue­ba de un Gol­pe de Esta­do, que no sean sufi­cien­tes para el femi­nis­mo, nos da la cer­te­za de que hay un femi­nis­mo racis­ta y colo­nia­lis­ta y que no es en ese femi­nis­mo que que­re­mos cami­nar».

Para Mar­ga­ri­ta Cruz, de la Aso­cia­ción de Ex Dete­ni­dos Des­apa­re­ci­dos, «como sobre­vi­vien­tes de los Cen­tros Clan­des­ti­nos de Deten­ción, las memo­rias se lle­van en el cuer­po». Inte­gran­te de la dele­ga­ción, afir­mó que «el plan sis­te­má­ti­co que este gobierno está lle­van­do a cabo vul­ne­ra todos los dere­chos y come­te crí­me­nes de lesa huma­ni­dad a todo el pue­blo y en espe­cial a las muje­res de polle­ra». Para ella, via­jar en soli­da­ri­dad es «tener una par­ti­ci­pa­ción con­cre­ta y de hechos», y agre­gó: «Esta­mos todas las muje­res de dis­tin­tos movi­mien­tos y luga­res jun­tas acom­pa­ñan­do a las muje­res boli­via­nas por­que la her­man­dad es Lati­noa­mé­ri­ca».

Con­tra la mili­ta­ri­za­ción de los terri­to­rios, los femi­nis­mos se encuen­tran. Deba­ten cómo orga­ni­zar­se ante el machis­mo coti­diano que nos ase­si­na y vio­la cada día. Pero tam­bién se unen para resis­tir y enfren­tar la reac­ción fas­cis­ta en la región. Este no fue un 8 de mar­zo más en Boli­via. La demo­cra­cia debe vol­ver. 

Fuen­te: Tiem­po Argen­tino

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *