Vene­zue­la. Un núme­ro espe­cial del perió­di­co Cua­tro F dedi­ca­do al 8 de mar­zo

Por Geral­di­na Colot­ti y Vero­ni­ca Diaz, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 mar­zo 2020.-

El últi­mo libro del escri­tor Eduar­do Galeano, falle­ci­do en 2015, se lla­ma Muje­res. En una gale­ría de retra­tos, poe­mas, frag­men­tos y refle­xio­nes, apa­re­cen figu­ras feme­ni­nas que se han dedi­ca­do a una cau­sa para la con­quis­ta de nue­vos espa­cios de liber­tad.

Uno de estos cuen­tos, Invi­si­bles, dice: «Hace dos mil qui­nien­tos años, al ama­ne­cer de un día como hoy, Sócra­tes cami­na­ba con el her­mano de Pla­tón, Glau­co­ne, cer­ca de Pireo. Glau­co­ne con­tó la his­to­ria de un pas­tor del rei­no de Lydia que un día encon­tró un ani­llo, se lo puso en el dedo y poco des­pués se dio cuen­ta de que nadie lo había vis­to. Ese ani­llo mági­co lo hizo invi­si­ble a los ojos de los demás. Sócra­tes y Glau­co­ne filo­so­fa­ron exten­sa­men­te sobre los coro­la­rios éti­cos de esta his­to­ria. Pero nin­guno de los dos se pre­gun­tó por qué las muje­res y los escla­vos eran invi­si­bles en Gre­cia, aun­que no usa­ban ani­llos mági­cos».

El tema de la visi­bi­li­dad, del poder cómo poder hacer, por lo tan­to, de la liber­tad de actuar, es el pri­mer índi­ce con­cre­to de la posi­ción que ocu­pan las muje­res en una socie­dad. Un índi­ce de demo­cra­cia real por­que inclu­so des­de el ágo­ra de la anti­gua Gre­cia, las muje­res y los escla­vos fue­ron exclui­dos de las asam­bleas de ciu­da­da­nos.

A la demo­cra­cia para las éli­tes, a la demo­cra­cia bur­gue­sa repre­sen­ta­ti­va, la revo­lu­ción boli­va­ria­na opo­ne la par­ti­ci­pa­ti­va y pro­ta­gó­ni­ca, don­de el pue­blo, un pue­blo de muje­res y hom­bres sobe­ra­nos, que deben tener ple­na liber­tad para deci­dir su iden­ti­dad sexual, ejer­cen un poder real.

Y si, como dijo el Che Gue­va­ra, el rit­mo de un ejér­ci­to se mide por el del últi­mo sol­da­do, el gra­do de liber­tad, con­cre­to y sim­bó­li­co, de las muje­res, indi­ca el nivel alcan­za­do por una socie­dad. «No hay socia­lis­mo sin femi­nis­mo», dijo Chá­vez.

Sie­te años des­pués de su des­apa­ri­ción físi­ca, la revo­lu­ción boli­va­ria­na, diri­gi­da por Nico­lás Madu­ro y asis­ti­da por un gru­po de lide­raz­go con una fuer­te pre­sen­cia feme­ni­na, pone en prác­ti­ca ese con­cep­to en todas las áreas don­de se está cons­tru­yen­do la tran­si­ción al socia­lis­mo. La lucha con­tra el patriar­ca­do, le dijo al mun­do el pro­ce­so boli­va­riano en todos los con­gre­sos inter­na­cio­na­les que tuvie­ron lugar a par­tir del XXV Foro de Sao Pau­lo, es un eje fun­da­men­tal de la lucha con­tra el capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo.

Esto sig­ni­fi­ca, en la prác­ti­ca, que la «visi­bi­li­dad» adqui­ri­da por la direc­to­ra del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, por la pre­si­den­ta de un país capi­ta­lis­ta, por la explo­ta­do­ra de una maqui­la o por una fas­cis­ta gua­rim­be­ra, es un podio en lo que, como suje­tas revo­lu­cio­na­rias, no esta­mos intere­sa­das, es una posi­ción a com­ba­tir: por­que, más allá de las pala­bras, es el pla­zo y el com­pro­mi­so que, como seres socia­les feme­ni­nos, asu­mi­mos en la lucha de cla­ses, en la lucha tan­to por la inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía de nues­tros cuer­pos como por la de la matria-patria.

Esta es la línea de razo­na­mien­to que nos ha guia­do al pro­po­ner este peque­ño espe­cial del Cua­tro F dedi­ca­do al 8 de mar­zo. Hay muchas caras y voces, de gobierno, par­ti­do y movi­mien­to, que nos hubie­ra gus­ta­do pre­sen­tar, por­que la revo­lu­ción boli­va­ria­na es una mar­cha coral, una bri­sa capaz de con­ver­tir­se en un agua­ce­ro.

Solo para resu­mir las actas de la ANC, el máxi­mo órgano ple­ni­po­ten­cia­rio en el que dos muje­res, Tania Díaz y Gladys Reque­na jun­to a Dios­da­do Cabe­llo están en la pre­si­den­cia, habrían expli­ca­do la pre­sen­cia de géne­ro en las deci­sio­nes toma­das en este año de resis­ten­cia, en el que la revo­lu­ción boli­va­ria­na hizo his­to­ria.

En las pági­nas cen­tra­les, la minis­tra para la Mujer y la Igual­dad de Géne­ro, Asia Ville­gas, expli­ca el nivel del desa­fío que plan­tean las muje­res para trans­for­mar el esta­do y des-patriar­ca­li­zar el ima­gi­na­rio. Una tarea titá­ni­ca que requie­re una vigi­lan­cia per­ma­nen­te ante el regre­so de las fuer­zas con­ser­va­do­ras que quie­ren hacer retro­ce­der el reloj de la his­to­ria.

Por esta razón, recor­dar la lucha y el sacri­fi­cio de aque­llas que nos pre­ce­die­ron es fun­da­men­tal. Tam­bién es impor­tan­te com­pa­rar los resul­ta­dos logra­dos, y tam­bién los pun­tos débi­les, con lo que suce­de en el res­to del mun­do, don­de rei­nan los mode­los de glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta.

En los medios de comu­ni­ca­ción euro­peos, el recuen­to de femi­ci­dios con­ti­núa cada 8 de mar­zo, y comien­za el 25 de noviem­bre, en el día mun­dial con­tra la vio­len­cia de géne­ro que pre­sen­ta las cifras de un cre­ci­mien­to alar­man­te. Duran­te algu­nos años, des­de que el movi­mien­to Ni Una Menos explo­tó en Argen­ti­na, y que se exten­dió por todo el mun­do, tam­bién se ha dado cuen­ta de las mani­fes­ta­cio­nes y huel­gas del 8 de mar­zo.

Sin embar­go, poco o nada se dice de la mar­cha posi­ti­va lle­va­da a cabo por muje­res que, en paí­ses como Cuba o Vene­zue­la, han opta­do por com­bi­nar su liber­tad con la liber­tad de todas y todos. Para los medios hege­mó­ni­cos, subor­di­na­dos a un mode­lo de desa­rro­llo que debe mone­ti­zar el cuer­po feme­nino a par­tir de la explo­ta­ción labo­ral, es impor­tan­te demos­trar que el socia­lis­mo ha falla­do, inclu­so en este cam­po.

Con­tra la Vene­zue­la boli­va­ria­na, la bata­lla es tam­bién la de los núme­ros. Por esta razón, sin ocul­tar la exis­ten­cia de obs­tácu­los que soca­van el camino del socia­lis­mo tam­bién en tér­mi­nos de liber­tad de géne­ro, hemos dado más espa­cio a los pro­yec­tos que al recuen­to de las muer­tas.

En el libro de Galeano, hay una his­to­ria titu­la­da El zapa­to, dedi­ca­do a Rosa Luxem­bur­go, ase­si­na­da en Ber­lín el 15 de enero de 1919. Los ase­si­nos la masa­cra­ron con dis­pa­ros de rifle y la arro­ja­ron a las aguas de un canal. En la calle, per­dió un zapa­to. Una mano reco­gió ese zapa­to del barro, reco­gió su ban­de­ra. Todos los días en Vene­zue­la, una mano levan­ta esa ban­de­ra, la ban­de­ra de Chá­vez, la ban­de­ra del socia­lis­mo femi­nis­ta.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *