Méxi­co. Pre­lu­dio a una mar­cha anun­cia­da

Víc­tor Cas­ti­llo /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 7 de mar­zo de 2020

Los memo­ria­les no devuel­ven a las muje­res ase­si­na­das, pero sí recuer­dan que la impu­ni­dad tam­bién mata.

Es medio­día y el sol está en su pun­to más alto, hace un par de horas se regis­tró un inten­to de femi­ni­ci­dio en el nor­te de Tolu­ca y un poli­cía per­dió la vida al aten­der el lla­ma­do de auxi­lio: las cosas no mejo­ran. Jua­na Pedra­za, madre de Jes­si­ca Sevi­lla Pedra­za, víc­ti­ma de femi­ni­ci­dio en el 2017, lle­ga a la Pla­za de los Már­ti­res de esta capi­tal para acom­pa­ñar a los demás miem­bros de Con­tra la Impu­ni­dad y el Olvi­do. Per­so­nal de la Codhem y repre­sen­tan­tes de medios de comu­ni­ca­ción ya se encuen­tran en el lugar. “Soy madre de la doc­to­ra Jes­si­ca Sevi­lla Pedra­za que al igual que Ingrid fue desolla­da”, dice la seño­ra Pedra­za al per­so­nal del pala­cio de gobierno que, como en cada pro­tes­ta, sale para mediar con los incon­for­mes. Su tono es seco y fir­me, pro­pio del dolor que cau­san años de res­pues­tas par­cia­les y sufri­mien­to.

Es medio­día y el sol está en su pun­to más alto, hace un par de horas se regis­tró un inten­to de femi­ni­ci­dio en el nor­te de Tolu­ca y un poli­cía per­dió la vida al aten­der el lla­ma­do de auxi­lio: las cosas no mejo­ran. Jua­na Pedra­za, madre de Jes­si­ca Sevi­lla Pedra­za, víc­ti­ma de femi­ni­ci­dio en el 2017, lle­ga a la Pla­za de los Már­ti­res de esta capi­tal para acom­pa­ñar a los demás miem­bros de Con­tra la Impu­ni­dad y el Olvi­do. Per­so­nal de la Codhem y repre­sen­tan­tes de medios de comu­ni­ca­ción ya se encuen­tran en el lugar. “Soy madre de la doc­to­ra Jes­si­ca Sevi­lla Pedra­za que al igual que Ingrid fue desolla­da”, dice la seño­ra Pedra­za al per­so­nal del pala­cio de gobierno que, como en cada pro­tes­ta, sale para mediar con los incon­for­mes. Su tono es seco y fir­me, pro­pio del dolor que cau­san años de res­pues­tas par­cia­les y sufri­mien­to.

Estas pala­bras, a car­go de la madre de Jes­si­ca Sevi­lla, son el pre­lu­dio para colo­car el segun­do memo­rial a Euge­nia Machu­ca Cam­pos, quien fue ase­si­na­da en octu­bre del 2017, en Oco­yoa­cac, por Ricar­do “N”, con quien tenía un víncu­lo sen­ti­men­tal. Euge­nia era madre de tres hijos, tenía 35 años y su caso fue recla­si­fi­ca­do de femi­ni­ci­dio a homi­ci­dio con pers­pec­ti­va de géne­ro, lo que supu­so para el impu­tado pagar sólo 165 mil pesos como repa­ra­ción del daño ante la per­di­da de una mujer inva­lua­ble.

El ase­sor jurí­di­co del caso de Euge­nia, Gadiel Alca­raz, dice ante las cáma­ras que “el obje­ti­vo de estar hoy es para sumar­se a una cam­pa­ña con­tra la impu­ni­dad y el olvi­do. Las víc­ti­mas no son un núme­ro, tie­nen un nom­bre, tene­mos que tener memo­ria…”, “…esto suce­dió en Ciu­dad Juá­rez, y se pusie­ron memo­ria­les para hacer pre­sen­cia”, una repor­te­ra pre­gun­ta, ¿cuán­tos memo­ria­les pon­drán? La res­pues­ta sue­na a jus­ti­cia: “Todos… has­ta que no se deten­ga esto”.

Aun­que el núme­ro de monu­men­tos que serán colo­ca­dos, al menos este año, ron­da los 35, está cifra no repre­sen­ta ni 4% de los 980 femi­ni­ci­dios con­ta­bi­li­za­dos el año pasa­do en el país. A este núme­ro hay que sumar los femi­ni­ci­dios dis­fra­za­dos de homi­ci­dios dolo­sos, el núme­ro es esca­lo­frian­te.

Diez minu­tos antes de la una se comien­za a per­fo­rar la expla­na­da de la Pla­za de los Már­ti­res, en esta oca­sión el memo­rial ten­drá sopor­tes, a dife­ren­cia del pues­to en memo­ria de Fáti­ma. El con­cre­to opo­ne resis­ten­cia, los tra­ba­jos que­dan incon­clu­sos… mien­tras, una a una, las víc­ti­mas de la vio­len­cia toman la pala­bra. Eli­za­beth Machu­ca, her­ma­na de Euge­nia habla con la voz entre­cor­ta­da: “yo no la qui­sie­ra ver así, yo la qui­sie­ra ver viva, es tris­te poner un memo­rial para recor­dar­le al señor gober­na­dor que no está hacien­do nada, que nos están matan­do a dia­rio”. A las denun­cias se suman los fami­lia­res de Édgar Villal­ba, quien lle­va 318 días des­apa­re­ci­do.

Al ter­mi­nar las inter­ven­cio­nes, un peque­ño gru­po, reu­ni­do en torno al memo­rial, pide apo­yo eco­nó­mi­co para com­prar otro tala­dro, el pri­me­ro se rin­dió ante el con­cre­to. Tal pare­ce que la plan­cha de la pla­za ofre­ce la mis­ma resis­ten­cia que las auto­ri­da­des para escu­char las voces de las fami­lias que han per­di­do a un miem­bro. No hay gen­te alre­de­dor, sólo medios y uno que otro curio­so. El sol ya no que­ma, asfi­xia… Las fami­lias de las víc­ti­mas se encuen­tran solas, aun­que miles de per­so­nas cir­cu­len por la zona y los repre­sen­tan­tes de los tres pode­res estén a unos metros

Fuen­te: Alfa Dia­rio

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *