Méxi­co. El femi­ni­ci­dio y la tor­pe­za de López Obra­dor

Rober­to E Galin­do Domínguez*/ Resu­men Latinoamricano/​7 de mar­zo de 2020

La estra­te­gia para dis­mi­nuir la vio­len­cia en el país es más de fon­do que de for­ma inme­dia­ta y está cana­li­za­da para aten­der las cau­sas de su ori­gen, una mayor jus­ti­cia social dis­mi­nui­rá pau­la­ti­na­men­te la espi­ral de vio­len­cia en la que está sumi­do nues­tro país. La cues­tión es que has­ta aho­ra eso no ha sido sufi­cien­te para con­te­ner la bar­ba­rie que des­de hace déca­das vie­ne incre­men­tán­do­se. Si el pro­ble­ma de la inse­gu­ri­dad y la vio­len­cia no es con­tro­la­do y dis­mi­nui­do, será el que des­ca­rri­le al gobierno de Andrés Manuel López Obra­dor y al pro­yec­to nacio­nal que millo­nes de per­so­nas cimen­ta­mos en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2018; la opo­si­ción lo sabe y per­sis­te en armar cam­pa­ñas mediá­ti­cas que incre­men­tan, más allá de los ver­da­de­ros núme­ros esta­dís­ti­cos, los nive­les de la vio­len­cia en gene­ral y sobre todo de la rela­cio­na­da a los crí­me­nes con­tra muje­res.

La vio­len­cia ha sido racio­na­li­za­da y acep­ta­da por déca­das, sobre todo por aque­llos que no la han pade­ci­do y no han logra­do asu­mir o siquie­ra ima­gi­nar el dolor de quie­nes han sufri­do una de las pér­di­das huma­nas que se acu­mu­lan por cien­tos de miles en nues­tro país. Con el cam­bio de régi­men se amplia­ron por mucho las expec­ta­ti­vas de ami­no­rar la inse­gu­ri­dad y la vio­len­cia. Es evi­den­te que las pro­tes­tas se han incre­men­ta­do des­de todos los sec­to­res socia­les y algu­nas de éstas han reba­sa­do los están­da­res de agre­si­vi­dad de pro­tes­tas pre­vias; una de las razo­nes es que el gobierno fede­ral actual no repri­me como los gobier­nos ante­rio­res. Por supues­to entre las mani­fes­ta­cio­nes más agre­si­vas se encuen­tran las de los gru­pos femi­nis­tas más radi­ca­les, accio­nes que aca­pa­ran la aten­ción de los medios de comu­ni­ca­ción masi­vos y de las redes socia­les, inclu­so de par­ti­dos polí­ti­cos y de sec­to­res que antes no se mani­fes­ta­ban con­tra los crí­me­nes per­pe­tra­dos a muje­res o con­tra la vio­len­cia y la inse­gu­ri­dad en gene­ral. Y qué bueno que la pro­tes­ta femi­nis­ta con­gre­gue a todos los sec­to­res, inclu­so a aque­llos que en los sexe­nios pasa­dos fue­ron indo­len­tes o par­tí­ci­pes de la gene­ra­ción de la bar­ba­rie.

Las pro­tes­tas por los recien­tes casos de femi­ni­ci­dios, los que se han vuel­to más mediá­ti­cos, el de Ingrid Esca­mi­lla y el de la peque­ña Fáti­ma, son jus­ti­fi­ca­das, pero no sólo ellas fue­ron ase­si­na­das; dia­ria­men­te varias muje­res son extin­gui­das de este país y muchas más son vio­len­ta­das de algu­na mane­ra, pero no todos los casos obtie­nen tal aten­ción. Es cla­ro que la lucha femi­nis­ta está sien­do usa­da como arma de ata­que polí­ti­co con­tra la “4T”. Es evi­den­te, si lees los dia­rios, si escu­chas los pro­gra­mas de radio y vez los de tele­vi­sión, que muchos arti­cu­lis­tas y comen­ta­ris­tas hablan de la inep­ti­tud del gobierno para resol­ver los femi­ni­ci­dios, obvian­do que el pro­ble­ma no se gene­ró en 2019, ni se des­ató en 2020, excu­san­do los datos duros que seña­lan un pro­gre­si­vo y sos­te­ni­do incre­men­to de la vio­len­cia con­tra las muje­res des­de la déca­da de 1990, cuan­do se des­ata­ron una serie de crí­me­nes con­tra ellas en Ciu­dad Juá­rez, Chihuahua; pero sobre todo seña­lan­do que la vio­len­cia con­tra las muje­res se ha incre­men­ta­do enor­me­men­te duran­te la admi­nis­tra­ción de López Obra­dor.

Reto­man­do las cifras del Secre­ta­ria­do Eje­cu­ti­vo del Sis­te­ma de Segu­ri­dad Públi­ca, que repor­ta los datos duros sobre la vio­len­cia con­tra la mujer y basán­do­nos en el pre­sun­to femi­ni­ci­dio, pues los indi­ca­do­res de vio­len­cia por géne­ro cubren diver­sos tipos de agre­sión, tene­mos que a con­tra­co­rrien­te de lo que se mane­ja en las redes y en algu­nos medios de comu­ni­ca­ción, los índi­ces (medi­da que per­mi­te estu­diar las fluc­tua­cio­nes o varia­cio­nes de una mag­ni­tud en rela­ción al tiem­po o al espa­cio) de femi­ni­ci­dio no se han dis­pa­ra­do duran­te el gobierno de la “4T”, al con­tra­rio, han teni­do una dis­mi­nu­ción con­si­de­ra­ble en cuan­to al incre­men­to de casos repor­ta­dos; lo que tam­po­co pode­mos atri­buir a la nue­va admi­nis­tra­ción, pues está cla­ro que no hay una estra­te­gia de con­ten­ción y/​o dis­mi­nu­ción a cor­to pla­zo. Tene­mos que duran­te 2015 se regis­tra­ron 411 casos de femi­ni­ci­dio; en 2016 fue­ron 602; en 2017 se die­ron 741; pasa­ron a 891 en 2018; lle­ga­ron a 976 en 2019. Como se pue­de, ver la ten­den­cia a la alza se ha man­te­ni­do des­de 2015, pero si ana­li­za­mos el índi­ce de incre­men­to entre un año y otro tene­mos que se dio de la siguien­te mane­ra: 191 casos más entre 2015 y 2016, 139 más entre 2016 y 2017, 150 fue la dife­ren­cia entre 2017 y 2018, para que en el 2019 fue­ra de 85 casos.

Lo ante­rior indi­ca que la cam­pa­ña mediá­ti­ca que acu­sa un incre­men­to des­pro­por­cio­na­do a la alza de los femi­ni­ci­dios duran­te la admi­nis­tra­ción de López Obra­dor es fal­sa. De igual mane­ra, si ana­li­za­mos las cifras de homi­ci­dio dolo­so con­tra muje­res: 1 mil 735 casos en 2015; 2 mil 190 en 2016; 2 mil 536 para el 2017; 2 mil 773 duran­te 2018, y 2 mil 819 en 2019. Tene­mos una dis­mi­nu­ción, inclu­so más con­si­de­ra­ble, den­tro del índi­ce de incre­men­to, sobre todo entre 2018 y 2019. (https://​www​.gob​.mx/​s​e​s​n​s​p​/​a​c​c​i​o​n​e​s​-​y​-​p​r​o​g​r​a​m​a​s​/​i​n​c​i​d​e​n​c​i​a​-​d​e​l​i​c​t​i​v​a​-​8​7​0​0​5​?​i​d​i​o​m​=es). Aun­que, lamen­ta­ble­men­te, el núme­ro de femi­ni­ci­dios y homi­ci­dios con­tra muje­res no han dis­mi­nui­do.

Lo que seña­lo no inten­ta jus­ti­fi­car la comi­sión de nin­gún deli­to, sólo expon­go que hay ata­ques mediá­ti­cos fal­sos, prin­ci­pal­men­te diri­gi­dos al gobierno fede­ral y al de la Ciu­dad de Méxi­co; y es que hay quie­nes se con­for­man y has­ta se rego­dean con noti­cias ten­den­cio­sas o fal­sas. Tam­po­co inten­to jus­ti­fi­car la tor­pe­za de Andrés Manuel al res­pon­der a los recla­mos de las femi­nis­tas, su impro­vi­sa­do decá­lo­go duran­te una de las maña­ne­ras es cuan­do menos ofen­si­vo para el dolor de todas las muje­res y de la socie­dad ente­ra, pues el pro­ble­ma de la vio­len­cia de géne­ro nos com­pe­te a todos.

Es indis­pen­sa­ble que el pre­si­den­te se mani­fies­te de mane­ra con­tun­den­te sobre la vio­len­cia con­tra las muje­res y tome accio­nes inme­dia­tas que refuer­cen la estra­te­gia de fon­do para con­te­ner la bar­ba­rie con­tra ellas y en gene­ral la vio­len­cia que impe­ra en Méxi­co. No debe­mos olvi­dar que los gru­pos polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos a los que se com­ba­te en otros fren­tes, como el de la corrup­ción, siem­pre han sido pro­cli­ves a par­ti­ci­par en crí­me­nes de diver­sa índo­le: secues­tros, encar­ce­la­mien­tos, mag­ni­ci­dios, masa­cres, mon­ta­jes poli­cía­co-polí­ti­cos, des­apa­ri­cio­nes for­za­das, entre otros, para acce­der o man­te­ner­se en el poder.

La pro­tes­ta femi­nis­ta debe de ser aten­di­da pero no con pala­bras y dis­cur­sos hue­cos, menos con decá­lo­gos saca­dos de la man­ga; debe ser res­pon­di­da con estra­te­gias que se ate­rri­cen para con­te­ner la vio­len­cia que sufren las muje­res. De otra mane­ra todos sere­mos cul­pa­bles de una mayor gene­ra­ción de esta bar­ba­rie, que inclu­so pue­de ser fus­ti­ga­da o come­ti­da por gru­pos de poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co que aho­ra se suman a la pro­tes­ta femi­nis­ta. La “4T” no podrá can­tar una sola vic­to­ria en este ámbi­to has­ta que los núme­ros esta­dís­ti­cos indi­quen una dis­mi­nu­ción de crí­me­nes y aun enton­ces habrá mucho por hacer.

Rober­to E Galin­do

*Escri­tor, maes­tro en apre­cia­ción y crea­ción lite­ra­ria, lite­ra­to, arqueó­lo­go, dise­ña­dor grá­fi­co. Cur­sa el doc­to­ra­do de nove­la en Casa Lamm

Fuen­te: La Jor­na­da

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *