Euro­pa. ¿Por qué ocul­tan el cán­cer de ori­gen labo­ral?

Jesús Uzku­dun /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​8 de mar­zo de 2020

Con oca­sión, el pasa­do 4 de febre­ro, del Día Mun­dial con­tra el Cán­cer, la Agen­cia Euro­pea de Segu­ri­dad y Salud Labo­ral de Bil­bao, seña­la­ba que “el cán­cer de ori­gen labo­ral, con­ti­núa cons­ti­tu­yen­do el prin­ci­pal pro­ble­ma de salud labo­ral en Euro­pa” y “la expo­si­ción labo­ral a car­ci­nó­ge­nos, pro­vo­ca anual­men­te 120.000 casos nue­vos de cán­cer”.

En mayo de 2016, la Comi­sa­ria de Empleo y Asun­tos Socia­les, Marian­ne Thys­sen, decía: “El cán­cer es la pri­me­ra cau­sa de mor­ta­li­dad labo­ral en la Unión Euro­pea, sien­do res­pon­sa­ble del 53% de todas las muer­tes rela­cio­na­das con el tra­ba­jo”, y aña­día que “El cán­cer tie­ne reper­cu­sio­nes devas­ta­do­ras en per­so­nas tra­ba­ja­do­ras, fami­lias, en la indus­tria y en la socie­dad”. La Agen­cia de Segu­ri­dad y Salud Euro­pea cal­cu­la que un 10% de los cán­ce­res pue­den estar rela­cio­na­dos con el tra­ba­jo, otros como Taka­la apun­tan hacía un 20%, mien­tras Osa­ki­detza los sitúa en el 5%.

Mien­tras tan­to, la mayo­ría de las Auto­ri­da­des e Ins­ti­tu­cio­nes vas­cas aca­llan el pro­ble­ma. Cier­tos por­ta­vo­ces sin­di­ca­les igno­ran el cán­cer pro­fe­sio­nal cuan­do levan­tan la voz con­tra las inacep­ta­bles cifras de muer­tes en acci­den­tes de tra­ba­jo. Igual suce­de con las Ase­so­rías a la hora de tra­mi­tar una Inca­pa­ci­dad Per­ma­nen­te a un enfer­mo, olvi­dan­do que las muer­tes de cán­cer de ori­gen labo­ral son diez veces supe­rio­res a las cifras de sinies­tros labo­ra­les y que su pre­ven­ción es posi­ble y ade­más una obli­ga­ción empre­sa­rial. Aspec­to en el que urge un cam­bio radi­cal de acti­tud.

Tam­po­co pode­mos olvi­dar que las cifras de per­so­nas expues­tas en su tra­ba­jo a dichas sus­tan­cias, en el Rei­no de Espa­ña, son de las más ele­va­das de la UE, en torno al 24% de expo­si­cio­nes a sus­tan­cias can­ce­rí­ge­nas ya cono­ci­das. Dada la implan­ta­ción indus­trial en Eus­ka­di, es pro­ba­ble que el por­cen­ta­je aquí sea mayor.

Son nume­ro­sas las sus­tan­cias can­ce­rí­ge­nas que han esta­do y están pre­sen­tes en los cen­tros de tra­ba­jo vas­cos. Des­de el amian­to, el más mor­tí­fe­ro (cau­san­te de 88.000 muer­tes anua­les en Euro­pa, según el Con­se­jo Eco­nó­mi­co y Social Euro­peo), la síli­ce, el cro­mo, arsé­ni­co, pol­vo de made­ra, clo­ru­ro de vini­lo, níquel, cad­mio, for­mal­dehí­do, ben­ceno, alqui­trán, hidro­car­bu­ros aro­má­ti­cos, áci­do cian­hí­dri­co, humos die­sel, ami­nas aro­má­ti­cas, pro­ce­sos pro­duc­ti­vos como la fun­di­ción, indus­tria del cau­cho, fabri­ca­ción de mue­bles, etc. Por esta razón, sien­do el hábi­to de fumar tam­bién cau­san­te de cán­cer, no debe ser uti­li­za­do como cau­sa exclu­si­va, igno­ran­do el efec­to sinér­gi­co de los can­ce­rí­ge­nos labo­ra­les o para ocul­tar el ori­gen pro­fe­sio­nal con pro­ba­da expo­si­ción labo­ral de tumo­res en vías res­pi­ra­to­rias.

Está prác­ti­ca ocul­ta­do­ra res­pon­de, sin duda, a la nula impor­tan­cia sani­ta­ria que se le da al ori­gen labo­ral de la enfer­me­dad y res­pon­de a un cons­cien­te olvi­do o prác­ti­ca ocul­ta­do­ra des­de las dife­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes y empre­sas:

1.- El Minis­te­rio de Tra­ba­jo ha regis­tra­do úni­ca­men­te en el año 2019 en el CEPROSS 63 cán­ce­res pro­fe­sio­na­les (11 en Eus­ka­di y 1 en Nava­rra) 35 de estos deri­va­dos del amian­to y no regis­tran­do los reco­no­ci­dos por el INSS. Tam­po­co se regis­tró a nin­gu­na mujer en Eus­ka­di, pero el INSS con­ce­dió la Inca­pa­ci­dad Abso­lu­ta a Jose­fa Ibar­bia y Jose­fa Ille­rra, gui­puz­coa­nas afec­ta­das de meso­te­lio­ma pleu­ral por inha­lar fibras de amian­to, pero no figu­ran en dicho regis­tro. Mien­tras tan­to, Ale­ma­nia regis­tró en 2016, 6.559 cán­ce­res pro­fe­sio­na­les, Fran­cia 2.118, Ita­lia 1.033, Norue­ga y Dina­mar­ca reco­no­cen 183 y 133 veces más cán­cer pro­fe­sio­nal que el Rei­no de Espa­ña. Exper­tos de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, seña­lan que solo se reco­no­ce entre el 0,1 o 0,2% del cán­cer de ori­gen pro­fe­sio­nal exis­ten­te.

2.- Osa­ki­detza y la Sani­dad Públi­ca. Mayo­ri­ta­ria­men­te los pro­fe­sio­na­les sani­ta­rios incum­plen el Decre­to 12992006 al no comu­ni­car sos­pe­cha tras diag­nos­ti­car una enfer­me­dad inclui­da en dicho Decre­to y que pue­de gene­rar sos­pe­cha por su rela­ción con la acti­vi­dad labo­ral desa­rro­lla­da, pese a que dicha prác­ti­ca insu­mi­sa con­lle­va a la sani­dad públi­ca a la asun­ción de cuan­tio­sos cos­tes sani­ta­rios que corres­pon­den a Mutuas y a la Con­tin­gen­cia Pro­fe­sio­nal.

En el Plan Onco­ló­gi­co 2018 – 23 del Gobierno Vas­co se seña­la que en 2012 se diag­nos­ti­ca­ron 769 cán­ce­res labo­ra­les (124 muje­res y 645 hom­bres) y que en el perio­do 201115 se diag­nos­ti­ca­ron 196 meso­te­lio­mas deri­va­dos del amian­to. La mayo­ría de ellas sin comu­ni­ca­ción de sos­pe­cha, ¿por qué se incum­plió la Ley? ¿Qué ges­tio­nes se rea­li­za­ron ante la Teso­re­ría de la Segu­ri­dad Social para impu­tar los gas­tos sani­ta­rios? Pre­gun­tas intere­san­tes para plan­tear en el Par­la­men­to de Gas­teiz a la Con­se­je­ra de Sani­dad.

El Ins­ti­tu­to de Salud Públi­ca y Labo­ral de Nava­rra esti­ma que en el perio­do 2008 – 2012 se regis­tra­ron en la Comu­ni­dad Foral un total de 841 casos de cán­cer de posi­ble ori­gen labo­ral: 265 cán­ce­res de pul­món, 60 meso­te­lio­mas, 10 casos de cán­cer de senos para­na­sa­les, 285 cán­cer de piel, (no mela­no­mas), 40 car­ci­no­mas de veji­ga. En ese mis­mo perio­do, el regis­tro del CEPROSS, ges­tio­na­do por el Minis­te­rio solo reco­gía 7 cán­ce­res pro­fe­sio­na­les

3.- Los Ser­vi­cios de Pre­ven­ción igno­ran el ries­go de dichas sus­tan­cias a la hora de eva­luar los ries­gos y la vigi­lan­cia sani­ta­ria. Toda­vía recuer­do las que­jas de algu­nos pro­fe­sio­na­les sani­ta­rios for­za­dos a “comu­ni­car sos­pe­cha” de las hipo­acu­sias, por haber sido ame­na­za­dos de denun­cia.

¿Alguien pien­sa que las empre­sas vayan a asu­mir cos­tos en inver­sión pre­ven­ti­va fren­te a los agen­tes can­ce­rí­ge­nos mien­tras la gran mayo­ría de los tumo­res se regis­tren como comu­nes? Mi expe­rien­cia me demues­tra que las inver­sio­nes pre­ven­ti­vas se pro­du­cen cuan­do la per­so­na enfer­ma o sus fami­lia­res recla­man indem­ni­za­ción por daños y recar­gos por fal­ta de medi­das de segu­ri­dad. Por esta razón, ocul­tar o igno­rar el ori­gen pro­fe­sio­nal del cán­cer, supo­ne un frau­de inhu­mano e inacep­ta­ble.

Que toda­vía hoy algu­nos car­gos polí­ti­cos o téc­ni­cos sigan afir­man­do que “la expo­si­ción tóxi­ca no es noci­va en el cor­to pla­zo”, como nos decían hace 20 o 30 años en el tra­ba­jo, es inacep­ta­ble, cuan­do se ha demos­tra­do que el Valor Lími­te de Segu­ri­dad de un can­ce­rí­geno es 0. Con el amian­to y otros can­ce­rí­ge­nos se redu­je­ron los valo­res Lími­te de Segu­ri­dad y final­men­te tuvie­ron que ser prohi­bi­dos. No pro­du­cen daños inme­dia­tos, pero con­de­nan a muer­tes pre­ma­tu­ras a tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras y ocul­tar el ori­gen de esas muer­tes, resul­ta cri­mi­nal y un terri­ble frau­de a la pre­ven­ción de los ries­gos.

Por ello, urge una reac­ción social, sin­di­cal y de Aso­cia­cio­nes de Pen­sio­nis­tas ante la ocul­ta­ción del cán­cer pro­fe­sio­nal, espe­cial­men­te cuan­do afec­ta a las vías res­pi­ra­to­rias, ya que está en jue­go, ade­más de las pres­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas de la Segu­ri­dad Social, la adop­ción de medi­das pre­ven­ti­vas en las empre­sas para redu­cir la epi­de­mia de cán­cer.

SP*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *