Día Inter­na­cio­nal de la Mujer Tra­ba­ja­do­ra – farc​-ep​.net

Para quie­nes lucha­mos por un mun­do nue­vo, en el que reine la jus­ti­cia social, la soli­da­ri­dad, la sobe­ra­nía de los pue­blos, la dig­ni­dad de las gran­des mayo­rías del común; un mun­do en el cual los pue­blos no ten­gan que temer el saqueo de sus terri­to­rios y la des­truc­ción de la natu­ra­le­za, que es, en últi­mas, la vida mis­ma; para quie­nes soñamos y lucha­mos por esta uto­pía posi­ble, el Día Inter­na­cio­nal de la Mujer Tra­ba­ja­do­ra, es siem­pre opor­tu­ni­dad de refle­xión y con­me­mo­ra­ción de un hito de carác­ter tras­cen­den­tal.

Para noso­tras y noso­tros el 8 de mar­zo es sím­bo­lo de todas las luchas de las muje­res a tra­vés de la his­to­ria, y es un tes­ti­mo­nio del carác­ter férreo e impres­cin­di­ble de las bata­llas, que se han libra­do pre­ci­sa­men­te por la cons­truc­ción de un mun­do nue­vo, ya que un mun­do de jus­ti­cia y soli­da­ri­dad, y libre de explo­ta­ción y de saqueo, no es posi­ble sin la libe­ra­ción de las muje­res his­tó­ri­ca­men­te some­ti­das a la opre­sión patriar­cal, a la explo­ta­ción sin tre­gua del capi­ta­lis­mo, a las gue­rras colo­nia­les e impe­ria­les, y hoy al voraz pilla­je del neo­li­be­ra­lis­mo. Sin la libe­ra­ción de las pesa­das y espe­cí­fi­cas cade­nas que opri­men a las muje­res, no habrá libe­ra­ción de la socie­dad.

Hoy en espe­cial que­re­mos ren­dir el más sen­ti­do home­na­je a las muje­res que inte­gra­ron el his­tó­ri­co pro­yec­to de las FARC-EP. Sin nues­tras com­ba­tien­tes y su resis­ten­cia, sin la valen­tía y el sigi­lo de nues­tras mili­cia­nas e inte­gran­tes del PCCC, sin la acti­vi­dad incan­sa­ble de las muje­res en tareas como la comu­ni­ca­ción radial, la enfer­me­ría, la for­ma­ción polí­ti­ca y mili­tar, la direc­ción de la tro­pa, las labo­res del cam­po y la ali­men­ta­ción, la cons­truc­ción de los cam­pa­men­tos y toda su infra­es­truc­tu­ra, y un lar­go etcé­te­ra que com­pren­de todas las acti­vi­da­des que impli­ca el man­te­ner en pie y con la fren­te en alto una orga­ni­za­ción polí­ti­co mili­tar, un par­ti­do comu­nis­ta alza­do en rebel­día gue­rri­lle­ra… sin todas ellas y su com­pro­mi­so y tra­ba­jo, no hubie­ra sido posi­ble cons­truir el inmen­so lega­do que hoy sig­ni­fi­can las FARC-EP, lega­do col­ma­do de expe­rien­cia, his­to­ria y heroís­mo. Las salu­da­mos y abra­za­mos con afec­to y gra­ti­tud, en su día.

No es posi­ble este 8 de mar­zo ren­dir home­na­je a las muje­res de las FARC-EP sin exten­der el mis­mo a todas las muje­res tra­ba­ja­do­ras y com­ba­ti­vas del pue­blo colom­biano que siem­pre han resis­ti­do y que hoy, en la pri­me­ra línea de la pro­tes­ta social, se vuel­ven a levan­tar con­tra la opre­sión. Por ello que­re­mos salu­dar a todas las madres y muje­res colom­bia­nas que no solo ven­den su fuer­za de tra­ba­jo y man­tie­nen con ésta a sus fami­lias, sino que asu­men tam­bién el tra­ba­jo del hogar; de mane­ra for­mal e infor­mal, en las peo­res con­di­cio­nes, con­su­mien­do en ello sus vidas, las muje­res han asu­mi­do en la prác­ti­ca real el timón de la socie­dad. Y sea el momen­to pre­ci­so para englo­bar en este salu­do a las muje­res del mun­do en su día. ¡Honor a las cui­da­do­ras de la huma­ni­dad!

Que­re­mos salu­dar hoy a las muje­res cam­pe­si­nas que his­tó­ri­ca­men­te han sido víc­ti­ma del cruel des­po­jo de la tie­rra a san­gre y fue­go a manos del terro­ris­mo de Esta­do. Envia­mos nues­tro abra­zo a las muje­res de los pue­blos ori­gi­na­rios, a la resis­ten­cia de las muje­res indí­ge­nas y la rebel­día de las muje­res de las comu­ni­da­des negras, todas ellas víc­ti­mas del saqueo de sus terri­to­rios ances­tra­les, de la dis­cri­mi­na­ción y el aban­dono, ya que el Esta­do sólo se hace pre­sen­te a tra­vés de la mili­ta­ri­za­ción para pro­te­ger el capi­tal de unos pocos y de las trans­na­cio­nales.

Expre­sa­mos nues­tro salu­do a las muje­res jóve­nes y estu­dian­tes que exi­gen que se demo­cra­ti­ce la edu­ca­ción, que sea gra­tui­ta y per­ti­nen­te, y no un nego­cio más del neo­li­be­ra­lis­mo. Expre­sa­mos nues­tra soli­da­ri­dad con todas las muje­res que luchan en con­tra de la vio­len­cia de géne­ro, y denun­cia­mos y recha­za­mos el dra­má­ti­co fenó­meno del femi­ni­ci­dio que ame­na­za la vida de las muje­res y niñas en nues­tro país y en el mun­do. Igual­men­te somos una cuan­do se tra­ta de exi­gir el dere­cho a la salud públi­ca acce­si­ble y de cali­dad, la pro­tec­ción de la salud sexual y repro­duc­ti­va, y nos suma­mos a la con­sig­na “Edu­ca­ción sexual para deci­dir, anti­con­cep­ti­vos para no abor­tar, abor­to legal para no morir”.

Lucha­mos por un cam­bio cul­tu­ral en la socie­dad, que eli­mi­ne las ideas machis­tas y este­reo­ti­pos difun­di­dos en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo y en los medios de comu­ni­ca­ción opri­mien­do a las muje­res e impo­nién­do­les roles y esté­ti­cas. Recha­za­mos en la mis­ma lógi­ca expues­ta, el ase­si­na­to sis­te­má­ti­co de los líde­res socia­les y excom­ba­tien­tes, así como de sus fami­lia­res, y hoy en espe­cial, con­de­na­mos el ince­san­te ase­si­na­to de lide­re­sas socia­les y comu­ni­ta­rias y com­pañeras excom­ba­tien­tes por par­te de la vio­len­cia para­mi­li­tar, expre­sión de la per­se­cu­ción polí­ti­ca esta­tal, en su nega­ti­va de aban­do­nar por fin la doc­tri­na penal del enemi­go interno que desan­gra a Colom­bia. ¡Bas­ta ya! ¡Ni una lide­re­sa, ni una excom­ba­tien­te, ni una mujer menos! ¡Nos nece­si­ta­mos vivas para trans­for­mar en vida las pave­sas de un mun­do que se derrum­ba!

Con los Diá­lo­gos de Paz de La Haba­na, los cua­les des­per­ta­ron la espe­ran­za de una solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to que impli­ca­ra el dere­cho al ejer­ci­cio polí­ti­co crí­ti­co, la garan­tía de no ser ase­si­na­dos y ase­si­na­das a cau­sa de éste, así como otras impor­tan­tes trans­for­ma­cio­nes para el pue­blo colom­biano como Refor­ma Rural Inte­gral, des­mon­te del para­mi­li­ta­ris­mo, un sis­te­ma de ver­dad, jus­ti­cia, repa­ra­ción y no repe­ti­ción, y otras, tam­bién des­per­tó en las muje­res de las FARC-EP, y en el con­jun­to de diver­sas orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos de muje­res, la volun­tad de hacer valer los dere­chos de las colom­bia­nas. Pro­duc­to de este pro­ce­so fue la Sub­co­mi­sión de Géne­ro, la cual logró como un pri­mer y fun­da­men­tal paso, que se inclu­ye­ra el enfo­que de géne­ro en los diver­sos aspec­tos del Acuer­do de Paz; entre otros se esta­ble­ció faci­li­tar el dere­cho al acce­so a la tie­rra para muje­res cam­pe­si­nas e igual­men­te se acor­dó la rea­li­za­ción de inves­ti­ga­cio­nes sobre el impac­to de la gue­rra en las muje­res y la imple­men­ta­ción de meca­nis­mos espe­cia­les de pro­tec­ción para lide­re­sas y defen­so­ras de dere­chos huma­nos.

Lamen­ta­ble­men­te la per­fi­dia esta­tal en con­tra de lo acor­da­do se encar­gó de des­tro­zar sueños y esfuer­zos diri­gi­dos a edi­fi­car una socie­dad igua­li­ta­ria y jus­ta. La per­fi­dia se man­tie­ne y pro­fun­di­za afec­tan­do no sólo los acuer­dos espe­cí­fi­cos basa­dos en el enfo­que de géne­ro, sino la tota­li­dad de lo acor­da­do. Los ETCR fue­ron aban­do­na­dos a su suer­te y lo que se ha logra­do en mate­ria de rein­cor­po­ra­ción y pro­yec­tos pro­duc­ti­vos se debe a los esfuer­zos de las y los excom­ba­tien­tes que a dia­rio son ase­si­na­dos lle­gan­do hoy a la escan­da­lo­sa y trá­gi­ca cifra de más de 180 cama­ra­das des­de la fir­ma del acuer­do en 2016. A los inte­gran­tes de la anti­gua direc­ción de las FARC-EP se les ame­na­za con deten­cio­nes y extra­di­ción, espe­cial­men­te a los más crí­ti­cos. Y en el col­mo, se les ase­si­na para posi­cio­nar matri­ces en con­tra de los excom­ba­tien­tes que no se han pres­ta­do al sucio jue­go de la defen­sa de un acuer­do ya trai­cio­na­do por el Gobierno colom­biano y sus cóm­pli­ces, nue­vos “socios” entre­guis­tas.

Afor­tu­na­da­men­te soplan vien­tos de lucha: Todo lo expues­to obli­gó a muchos excom­ba­tien­tes a alzar­se nue­va­men­te en rebel­día arma­da en con­tra de la opre­sión, dan­do naci­mien­to a la Segun­da Mar­que­ta­lia, deci­sión his­tó­ri­ca que plan­tea tan­to un impor­tan­te pun­to de rup­tu­ra fren­te a la per­fi­dia esta­tal, como a la vez un hecho que mate­ria­li­za la con­ti­nui­dad de la lucha, don­de las muje­res, con su arro­jo y com­pro­mi­so, han juga­do un rol tras­cen­den­tal: La dig­ni­dad de las muje­res com­ba­ti­vas que­dó nue­va­men­te plas­ma­da para la his­to­ria, a tra­vés del apo­yo que éstas han brin­da­do al rena­cer mar­que­ta­liano.

Por nues­tra par­te, como hom­bres, nos com­pro­me­te­mos a pro­fun­di­zar nues­tra posi­ción de per­ma­nen­te refle­xión auto­crí­ti­ca, y a hacer nues­tro mayor esfuer­zo para apo­yar las bata­llas de las muje­res tra­ba­ja­do­ras y rebel­des, bata­llas que son tam­bién nues­tras. Como muje­res segui­re­mos luchan­do con la fren­te en alto y for­ta­le­cien­do la soli­da­ri­dad entre noso­tras. La Segun­da Mar­que­ta­lia no pro­po­ne el “paraí­so feme­nino”, sino una socie­dad don­de los valo­res y for­ta­le­zas de las muje­res con­duz­can. Por­que es la úni­ca posi­bi­li­dad.

FARC-EP Segun­da Mar­que­ta­lia

Mar­zo 8 de 2020

Sour­ce link

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *