Día Inter­na­cio­nal de la Mujer Tra­ba­ja­do­ra – farc​-ep​.net

Para quie­nes lucha­mos por un mun­do nue­vo, en el que reine la jus­ti­cia social, la soli­da­ri­dad, la sobe­ra­nía de los pue­blos, la dig­ni­dad de las gran­des mayo­rías del común; un mun­do en el cual los pue­blos no ten­gan que temer el saqueo de sus terri­to­rios y la des­truc­ción de la natu­ra­le­za, que es, en últi­mas, la vida mis­ma; para quie­nes soñamos y lucha­mos por esta uto­pía posi­ble, el Día Inter­na­cio­nal de la Mujer Tra­ba­ja­do­ra, es siem­pre opor­tu­ni­dad de refle­xión y con­me­mo­ra­ción de un hito de carác­ter tras­cen­den­tal.

Para noso­tras y noso­tros el 8 de mar­zo es sím­bo­lo de todas las luchas de las muje­res a tra­vés de la his­to­ria, y es un tes­ti­mo­nio del carác­ter férreo e impres­cin­di­ble de las bata­llas, que se han libra­do pre­ci­sa­men­te por la cons­truc­ción de un mun­do nue­vo, ya que un mun­do de jus­ti­cia y soli­da­ri­dad, y libre de explo­ta­ción y de saqueo, no es posi­ble sin la libe­ra­ción de las muje­res his­tó­ri­ca­men­te some­ti­das a la opre­sión patriar­cal, a la explo­ta­ción sin tre­gua del capi­ta­lis­mo, a las gue­rras colo­nia­les e impe­ria­les, y hoy al voraz pilla­je del neo­li­be­ra­lis­mo. Sin la libe­ra­ción de las pesa­das y espe­cí­fi­cas cade­nas que opri­men a las muje­res, no habrá libe­ra­ción de la socie­dad.

Hoy en espe­cial que­re­mos ren­dir el más sen­ti­do home­na­je a las muje­res que inte­gra­ron el his­tó­ri­co pro­yec­to de las FARC-EP. Sin nues­tras com­ba­tien­tes y su resis­ten­cia, sin la valen­tía y el sigi­lo de nues­tras mili­cia­nas e inte­gran­tes del PCCC, sin la acti­vi­dad incan­sa­ble de las muje­res en tareas como la comu­ni­ca­ción radial, la enfer­me­ría, la for­ma­ción polí­ti­ca y mili­tar, la direc­ción de la tro­pa, las labo­res del cam­po y la ali­men­ta­ción, la cons­truc­ción de los cam­pa­men­tos y toda su infra­es­truc­tu­ra, y un lar­go etcé­te­ra que com­pren­de todas las acti­vi­da­des que impli­ca el man­te­ner en pie y con la fren­te en alto una orga­ni­za­ción polí­ti­co mili­tar, un par­ti­do comu­nis­ta alza­do en rebel­día gue­rri­lle­ra… sin todas ellas y su com­pro­mi­so y tra­ba­jo, no hubie­ra sido posi­ble cons­truir el inmen­so lega­do que hoy sig­ni­fi­can las FARC-EP, lega­do col­ma­do de expe­rien­cia, his­to­ria y heroís­mo. Las salu­da­mos y abra­za­mos con afec­to y gra­ti­tud, en su día.

No es posi­ble este 8 de mar­zo ren­dir home­na­je a las muje­res de las FARC-EP sin exten­der el mis­mo a todas las muje­res tra­ba­ja­do­ras y com­ba­ti­vas del pue­blo colom­biano que siem­pre han resis­ti­do y que hoy, en la pri­me­ra línea de la pro­tes­ta social, se vuel­ven a levan­tar con­tra la opre­sión. Por ello que­re­mos salu­dar a todas las madres y muje­res colom­bia­nas que no solo ven­den su fuer­za de tra­ba­jo y man­tie­nen con ésta a sus fami­lias, sino que asu­men tam­bién el tra­ba­jo del hogar; de mane­ra for­mal e infor­mal, en las peo­res con­di­cio­nes, con­su­mien­do en ello sus vidas, las muje­res han asu­mi­do en la prác­ti­ca real el timón de la socie­dad. Y sea el momen­to pre­ci­so para englo­bar en este salu­do a las muje­res del mun­do en su día. ¡Honor a las cui­da­do­ras de la huma­ni­dad!

Que­re­mos salu­dar hoy a las muje­res cam­pe­si­nas que his­tó­ri­ca­men­te han sido víc­ti­ma del cruel des­po­jo de la tie­rra a san­gre y fue­go a manos del terro­ris­mo de Esta­do. Envia­mos nues­tro abra­zo a las muje­res de los pue­blos ori­gi­na­rios, a la resis­ten­cia de las muje­res indí­ge­nas y la rebel­día de las muje­res de las comu­ni­da­des negras, todas ellas víc­ti­mas del saqueo de sus terri­to­rios ances­tra­les, de la dis­cri­mi­na­ción y el aban­dono, ya que el Esta­do sólo se hace pre­sen­te a tra­vés de la mili­ta­ri­za­ción para pro­te­ger el capi­tal de unos pocos y de las trans­na­cio­nales.

Expre­sa­mos nues­tro salu­do a las muje­res jóve­nes y estu­dian­tes que exi­gen que se demo­cra­ti­ce la edu­ca­ción, que sea gra­tui­ta y per­ti­nen­te, y no un nego­cio más del neo­li­be­ra­lis­mo. Expre­sa­mos nues­tra soli­da­ri­dad con todas las muje­res que luchan en con­tra de la vio­len­cia de géne­ro, y denun­cia­mos y recha­za­mos el dra­má­ti­co fenó­meno del femi­ni­ci­dio que ame­na­za la vida de las muje­res y niñas en nues­tro país y en el mun­do. Igual­men­te somos una cuan­do se tra­ta de exi­gir el dere­cho a la salud públi­ca acce­si­ble y de cali­dad, la pro­tec­ción de la salud sexual y repro­duc­ti­va, y nos suma­mos a la con­sig­na “Edu­ca­ción sexual para deci­dir, anti­con­cep­ti­vos para no abor­tar, abor­to legal para no morir”.

Lucha­mos por un cam­bio cul­tu­ral en la socie­dad, que eli­mi­ne las ideas machis­tas y este­reo­ti­pos difun­di­dos en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo y en los medios de comu­ni­ca­ción opri­mien­do a las muje­res e impo­nién­do­les roles y esté­ti­cas. Recha­za­mos en la mis­ma lógi­ca expues­ta, el ase­si­na­to sis­te­má­ti­co de los líde­res socia­les y excom­ba­tien­tes, así como de sus fami­lia­res, y hoy en espe­cial, con­de­na­mos el ince­san­te ase­si­na­to de lide­re­sas socia­les y comu­ni­ta­rias y com­pañeras excom­ba­tien­tes por par­te de la vio­len­cia para­mi­li­tar, expre­sión de la per­se­cu­ción polí­ti­ca esta­tal, en su nega­ti­va de aban­do­nar por fin la doc­tri­na penal del enemi­go interno que desan­gra a Colom­bia. ¡Bas­ta ya! ¡Ni una lide­re­sa, ni una excom­ba­tien­te, ni una mujer menos! ¡Nos nece­si­ta­mos vivas para trans­for­mar en vida las pave­sas de un mun­do que se derrum­ba!

Con los Diá­lo­gos de Paz de La Haba­na, los cua­les des­per­ta­ron la espe­ran­za de una solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to que impli­ca­ra el dere­cho al ejer­ci­cio polí­ti­co crí­ti­co, la garan­tía de no ser ase­si­na­dos y ase­si­na­das a cau­sa de éste, así como otras impor­tan­tes trans­for­ma­cio­nes para el pue­blo colom­biano como Refor­ma Rural Inte­gral, des­mon­te del para­mi­li­ta­ris­mo, un sis­te­ma de ver­dad, jus­ti­cia, repa­ra­ción y no repe­ti­ción, y otras, tam­bién des­per­tó en las muje­res de las FARC-EP, y en el con­jun­to de diver­sas orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos de muje­res, la volun­tad de hacer valer los dere­chos de las colom­bia­nas. Pro­duc­to de este pro­ce­so fue la Sub­co­mi­sión de Géne­ro, la cual logró como un pri­mer y fun­da­men­tal paso, que se inclu­ye­ra el enfo­que de géne­ro en los diver­sos aspec­tos del Acuer­do de Paz; entre otros se esta­ble­ció faci­li­tar el dere­cho al acce­so a la tie­rra para muje­res cam­pe­si­nas e igual­men­te se acor­dó la rea­li­za­ción de inves­ti­ga­cio­nes sobre el impac­to de la gue­rra en las muje­res y la imple­men­ta­ción de meca­nis­mos espe­cia­les de pro­tec­ción para lide­re­sas y defen­so­ras de dere­chos huma­nos.

Lamen­ta­ble­men­te la per­fi­dia esta­tal en con­tra de lo acor­da­do se encar­gó de des­tro­zar sueños y esfuer­zos diri­gi­dos a edi­fi­car una socie­dad igua­li­ta­ria y jus­ta. La per­fi­dia se man­tie­ne y pro­fun­di­za afec­tan­do no sólo los acuer­dos espe­cí­fi­cos basa­dos en el enfo­que de géne­ro, sino la tota­li­dad de lo acor­da­do. Los ETCR fue­ron aban­do­na­dos a su suer­te y lo que se ha logra­do en mate­ria de rein­cor­po­ra­ción y pro­yec­tos pro­duc­ti­vos se debe a los esfuer­zos de las y los excom­ba­tien­tes que a dia­rio son ase­si­na­dos lle­gan­do hoy a la escan­da­lo­sa y trá­gi­ca cifra de más de 180 cama­ra­das des­de la fir­ma del acuer­do en 2016. A los inte­gran­tes de la anti­gua direc­ción de las FARC-EP se les ame­na­za con deten­cio­nes y extra­di­ción, espe­cial­men­te a los más crí­ti­cos. Y en el col­mo, se les ase­si­na para posi­cio­nar matri­ces en con­tra de los excom­ba­tien­tes que no se han pres­ta­do al sucio jue­go de la defen­sa de un acuer­do ya trai­cio­na­do por el Gobierno colom­biano y sus cóm­pli­ces, nue­vos “socios” entre­guis­tas.

Afor­tu­na­da­men­te soplan vien­tos de lucha: Todo lo expues­to obli­gó a muchos excom­ba­tien­tes a alzar­se nue­va­men­te en rebel­día arma­da en con­tra de la opre­sión, dan­do naci­mien­to a la Segun­da Mar­que­ta­lia, deci­sión his­tó­ri­ca que plan­tea tan­to un impor­tan­te pun­to de rup­tu­ra fren­te a la per­fi­dia esta­tal, como a la vez un hecho que mate­ria­li­za la con­ti­nui­dad de la lucha, don­de las muje­res, con su arro­jo y com­pro­mi­so, han juga­do un rol tras­cen­den­tal: La dig­ni­dad de las muje­res com­ba­ti­vas que­dó nue­va­men­te plas­ma­da para la his­to­ria, a tra­vés del apo­yo que éstas han brin­da­do al rena­cer mar­que­ta­liano.

Por nues­tra par­te, como hom­bres, nos com­pro­me­te­mos a pro­fun­di­zar nues­tra posi­ción de per­ma­nen­te refle­xión auto­crí­ti­ca, y a hacer nues­tro mayor esfuer­zo para apo­yar las bata­llas de las muje­res tra­ba­ja­do­ras y rebel­des, bata­llas que son tam­bién nues­tras. Como muje­res segui­re­mos luchan­do con la fren­te en alto y for­ta­le­cien­do la soli­da­ri­dad entre noso­tras. La Segun­da Mar­que­ta­lia no pro­po­ne el “paraí­so feme­nino”, sino una socie­dad don­de los valo­res y for­ta­le­zas de las muje­res con­duz­can. Por­que es la úni­ca posi­bi­li­dad.

FARC-EP Segun­da Mar­que­ta­lia

Mar­zo 8 de 2020

Sour­ce link

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: