Colom­bia. Si las muje­res para­mos, el sis­te­ma ali­men­ta­rio domi­nan­te colap­sa

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano* /​8 de mar­zo de 2020

*Las muje­res tra­ba­jan en la ali­men­ta­ción des­de la semi­lla has­ta el pla­to. Par­ti­ci­pan en la con­se­cu­ción, pro­duc­ción, trans­for­ma­ción, dis­tri­bu­ción, inter­cam­bio y con­su­mo de ali­men­tos. ¿Qué pasa­ría en Colom­bia si las muje­res deja­ran de tra­ba­jar en las labo­res de la ali­men­ta­ción?

Des­de la selec­ción y cul­ti­vo de semi­llas y plan­tas, la cría de ani­ma­les y la reco­lec­ción de pro­duc­tos del bos­que, pasan­do por su pro­ce­sa­mien­to y pre­pa­ra­ción en varia­dos pro­duc­tos ali­men­ta­rios y medi­ci­na­les, has­ta la ges­tión y toma de deci­sio­nes sobre el hecho ali­men­ta­rio, las muje­res apor­tan sus cono­ci­mien­tos, esfuer­zos y redes de apo­yo para el bien­es­tar de muchas otras per­so­nas y comu­ni­da­des.

Todos estos tra­ba­jos, que a veces se hacen en con­di­cio­nes de gran pre­ca­rie­dad, des­igual­dad, estig­ma­ti­za­ción, sub­va­lo­ra­ción y explo­ta­ción, hacen par­te de la eco­no­mía del cui­da­do que recae fun­da­men­tal­men­te en las muje­res. Si bien este tra­ba­jo sos­tie­ne nues­tro sis­te­ma social y eco­nó­mi­co, aún care­ce de reco­no­ci­mien­to, y es pilar fun­da­men­tal del sos­te­ni­mien­to del orden capi­ta­lis­ta y patriar­cal que se bene­fi­cia de la inequi­ta­ti­va dis­tri­bu­ción social de los cui­da­dos.

En Colom­bia, el valor eco­nó­mi­co del Tra­ba­jo Domés­ti­co y de Cui­da­do No Remu­ne­ra­do repre­sen­ta cer­ca del 20% del pro­duc­to interno bru­to ‑PIB- y su valor (185.722 miles de millo­nes de pesos), supera el valor agre­ga­do bru­to de acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas como el comer­cio, la admi­nis­tra­ción públi­ca, las indus­trias manu­fac­tu­re­ras y las acti­vi­da­des inmo­bi­lia­rias [1].

El sumi­nis­tro de ali­men­tos tan solo es un indi­ca­dor que nos per­mi­te visi­bi­li­zar las pro­ble­má­ti­cas sexis­tas alre­de­dor de los sis­te­mas ali­men­ta­rios. La pro­vi­sión ali­men­ta­ria es la labor no remu­ne­ra­da a la que más tiem­po des­ti­nan las muje­res (34,6 %). De acuer­do con la Encues­ta Nacio­nal de Uso del Tiem­po, en Colom­bia para el perio­do 2016 – 2017, la par­ti­ci­pa­ción y tiem­po de las muje­res en el sumi­nis­tro de ali­men­tos [2] fue del 74,4% mien­tras que para los hom­bres del 24,9%[3]. Esta es una de las tan­tas acti­vi­da­des que con­tri­bu­ye a la pro­duc­ción de ser­vi­cios pero no está inclui­da en el Sis­te­ma Nacio­nal de Cuen­tas.

A pesar de su par­ti­ci­pa­ción en todo el pro­ce­so ali­men­ta­rio, el ham­bre, la des­nu­tri­ción, la caren­cia de micro­nu­trien­tes, el sobre­pe­so y la obe­si­dad afec­tan más a las muje­res de meno­res ingre­sos y de fami­lias indí­ge­nas, afro­des­cen­dien­tes y cam­pe­si­nas. La des­igual­dad social y de géne­ro tam­bién se expre­sa en la mayor pre­va­len­cia de ane­mia en muje­res en edad fér­til y en espe­cial aque­llas de más bajos recursos[4].

Otras for­mas de dis­cri­mi­na­ción con­tra las muje­res se expre­san en la pri­va­ti­za­ción de la semi­llas, en el limi­ta­do acce­so a tie­rras, la impo­si­ción de pro­yec­tos mine­ro ener­gé­ti­cos u otros extrac­ti­vis­tas, la cri­mi­na­li­za­ción y ase­si­na­to de lide­re­sas defen­so­ras del medio ambien­te, la inci­ta­ción al con­su­mo de pro­duc­tos comes­ti­bles ultra­pro­ce­sa­dos (comi­da cha­ta­rra), entre otros.

Todo esto afec­ta de mane­ra sus­tan­cial la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria de las muje­res en Colom­bia. Refle­xio­nar sobre los supues­tos y valo­res que se asig­nan a los roles de las muje­res y al tra­ba­jo ali­men­ta­rio en la socie­dad, pasa por trans­for­mar­los y desa­fiar las for­mas en que el patriar­ca­do y el sis­te­ma ali­men­ta­rio capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral hege­mó­ni­co impac­ta nega­ti­va­men­te tan­to a las muje­res como a la naturaleza[5].

La con­so­li­da­ción de sis­te­mas ali­men­ta­rios jus­tos, debe incluir la dis­tri­bu­ción y reco­no­ci­mien­to equi­ta­ti­vo del tra­ba­jo del cui­da­do en el hogar, en la comu­ni­dad y en el Esta­do. Las rei­vin­di­ca­cio­nes y movi­mien­tos de las muje­res bus­can arti­cu­lar sus esfuer­zos, resis­tien­do y pro­mo­vien­do ali­men­ta­ción diver­sa, eco­ló­gi­ca­men­te sos­te­ni­ble y salu­da­ble que pro­te­ja el cuer­po y el terri­to­rio.

[1] Depar­ta­men­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­ca, DANE 2017. Bole­tín Téc­ni­co Cuen­ta Saté­li­te de Eco­no­mía del Cui­da­do (CSEC).
https://​www​.dane​.gov​.co/​f​i​l​e​s​/​i​n​v​e​s​t​i​g​a​c​i​o​n​e​s​/​b​o​l​e​t​i​n​e​s​/​c​u​e​n​t​a​s​/​e​c​/​B​o​l​_​C​S​_​E​c​o​n​o​_​c​u​i​d​a​d​o​_​C​P​E​C​_​2​0​1​7​_​p​r​o​v​.​pdf
[2] Enten­di­do como “pre­pa­rar y ser­vir ali­men­tos, levan­tar los pla­tos o lavar la loza, lle­var­le la comi­da a per­so­nas del hogar al sitio de tra­ba­jo o estu­dio. En: ENUT, 2018.
[3] Depar­ta­men­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­cas, 2018.
https://​www​.dane​.gov​.co/​f​i​l​e​s​/​i​n​v​e​s​t​i​g​a​c​i​o​n​e​s​/​b​o​l​e​t​i​n​e​s​/​E​N​U​T​/​B​o​l​_​E​N​U​T​_​2​0​1​6​_​2​0​1​7​.​pdf
[4] FAO, OPS, WFP y UNICEF. 2018. Pano­ra­ma de la segu­ri­dad ali­men­ta­ria y nutri­cio­nal en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be 2018. San­tia­go. Núme­ro de pági­nas (132) . Licen­cia: CC BY-NC-SA 3.0 IGO.
https://​iris​.paho​.org/​h​a​n​d​l​e​/​1​0​6​6​5​.​2​/​4​9​616
[5] Don­na, Kiah , & M. Ale­jan­dra , Women do Food. 2020

* Nota rea­li­za­da por Jua­na Cama­cho Segu­ra: antro­pó­lo­ga, inves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to Colom­biano de Antro­po­lo­gía e His­to­ria; y Pao­la Rome­ro Niño: socia de FIAN Colom­bia y coor­di­na­do­ra de géne­ro y dere­chos de las muje­res de esa orga­ni­za­ción.

CI JC/PR/MP/JA/07/03/2020/20:00

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *