Colom­bia. Si las muje­res para­mos, el sis­te­ma ali­men­ta­rio domi­nan­te colap­sa

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano* /​8 de mar­zo de 2020

*Las muje­res tra­ba­jan en la ali­men­ta­ción des­de la semi­lla has­ta el pla­to. Par­ti­ci­pan en la con­se­cu­ción, pro­duc­ción, trans­for­ma­ción, dis­tri­bu­ción, inter­cam­bio y con­su­mo de ali­men­tos. ¿Qué pasa­ría en Colom­bia si las muje­res deja­ran de tra­ba­jar en las labo­res de la ali­men­ta­ción?

Des­de la selec­ción y cul­ti­vo de semi­llas y plan­tas, la cría de ani­ma­les y la reco­lec­ción de pro­duc­tos del bos­que, pasan­do por su pro­ce­sa­mien­to y pre­pa­ra­ción en varia­dos pro­duc­tos ali­men­ta­rios y medi­ci­na­les, has­ta la ges­tión y toma de deci­sio­nes sobre el hecho ali­men­ta­rio, las muje­res apor­tan sus cono­ci­mien­tos, esfuer­zos y redes de apo­yo para el bien­es­tar de muchas otras per­so­nas y comu­ni­da­des.

Todos estos tra­ba­jos, que a veces se hacen en con­di­cio­nes de gran pre­ca­rie­dad, desigual­dad, estig­ma­ti­za­ción, sub­va­lo­ra­ción y explo­ta­ción, hacen par­te de la eco­no­mía del cui­da­do que recae fun­da­men­tal­men­te en las muje­res. Si bien este tra­ba­jo sos­tie­ne nues­tro sis­te­ma social y eco­nó­mi­co, aún care­ce de reco­no­ci­mien­to, y es pilar fun­da­men­tal del sos­te­ni­mien­to del orden capi­ta­lis­ta y patriar­cal que se bene­fi­cia de la inequi­ta­ti­va dis­tri­bu­ción social de los cui­da­dos.

En Colom­bia, el valor eco­nó­mi­co del Tra­ba­jo Domés­ti­co y de Cui­da­do No Remu­ne­ra­do repre­sen­ta cer­ca del 20% del pro­duc­to interno bru­to ‑PIB- y su valor (185.722 miles de millo­nes de pesos), supera el valor agre­ga­do bru­to de acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas como el comer­cio, la admi­nis­tra­ción públi­ca, las indus­trias manu­fac­tu­re­ras y las acti­vi­da­des inmo­bi­lia­rias [1].

El sumi­nis­tro de ali­men­tos tan solo es un indi­ca­dor que nos per­mi­te visi­bi­li­zar las pro­ble­má­ti­cas sexis­tas alre­de­dor de los sis­te­mas ali­men­ta­rios. La pro­vi­sión ali­men­ta­ria es la labor no remu­ne­ra­da a la que más tiem­po des­ti­nan las muje­res (34,6 %). De acuer­do con la Encues­ta Nacio­nal de Uso del Tiem­po, en Colom­bia para el perio­do 2016 – 2017, la par­ti­ci­pa­ción y tiem­po de las muje­res en el sumi­nis­tro de ali­men­tos [2] fue del 74,4% mien­tras que para los hom­bres del 24,9%[3]. Esta es una de las tan­tas acti­vi­da­des que con­tri­bu­ye a la pro­duc­ción de ser­vi­cios pero no está inclui­da en el Sis­te­ma Nacio­nal de Cuen­tas.

A pesar de su par­ti­ci­pa­ción en todo el pro­ce­so ali­men­ta­rio, el ham­bre, la des­nu­tri­ción, la caren­cia de micro­nu­trien­tes, el sobre­pe­so y la obe­si­dad afec­tan más a las muje­res de meno­res ingre­sos y de fami­lias indí­ge­nas, afro­des­cen­dien­tes y cam­pe­si­nas. La desigual­dad social y de géne­ro tam­bién se expre­sa en la mayor pre­va­len­cia de anemia en muje­res en edad fér­til y en espe­cial aque­llas de más bajos recursos[4].

Otras for­mas de dis­cri­mi­na­ción con­tra las muje­res se expre­san en la pri­va­ti­za­ción de la semi­llas, en el limi­ta­do acce­so a tie­rras, la impo­si­ción de pro­yec­tos mine­ro ener­gé­ti­cos u otros extrac­ti­vis­tas, la cri­mi­na­li­za­ción y ase­si­na­to de lide­re­sas defen­so­ras del medio ambien­te, la inci­ta­ción al con­su­mo de pro­duc­tos comes­ti­bles ultra­pro­ce­sa­dos (comi­da cha­ta­rra), entre otros.

Todo esto afec­ta de mane­ra sus­tan­cial la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria de las muje­res en Colom­bia. Refle­xio­nar sobre los supues­tos y valo­res que se asig­nan a los roles de las muje­res y al tra­ba­jo ali­men­ta­rio en la socie­dad, pasa por trans­for­mar­los y desafiar las for­mas en que el patriar­ca­do y el sis­te­ma ali­men­ta­rio capi­ta­lis­ta neo­li­be­ral hege­mó­ni­co impac­ta nega­ti­va­men­te tan­to a las muje­res como a la naturaleza[5].

La con­so­li­da­ción de sis­te­mas ali­men­ta­rios jus­tos, debe incluir la dis­tri­bu­ción y reco­no­ci­mien­to equi­ta­ti­vo del tra­ba­jo del cui­da­do en el hogar, en la comu­ni­dad y en el Esta­do. Las reivin­di­ca­cio­nes y movi­mien­tos de las muje­res bus­can arti­cu­lar sus esfuer­zos, resis­tien­do y pro­mo­vien­do ali­men­ta­ción diver­sa, eco­ló­gi­ca­men­te sos­te­ni­ble y salu­da­ble que pro­te­ja el cuer­po y el terri­to­rio.

[1] Depar­ta­men­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­ca, DANE 2017. Bole­tín Téc­ni­co Cuen­ta Saté­li­te de Eco­no­mía del Cui­da­do (CSEC).
https://​www​.dane​.gov​.co/​f​i​l​e​s​/​i​n​v​e​s​t​i​g​a​c​i​o​n​e​s​/​b​o​l​e​t​i​n​e​s​/​c​u​e​n​t​a​s​/​e​c​/​B​o​l​_​C​S​_​E​c​o​n​o​_​c​u​i​d​a​d​o​_​C​P​E​C​_​2​0​1​7​_​p​r​o​v​.​pdf
[2] Enten­di­do como “pre­pa­rar y ser­vir ali­men­tos, levan­tar los pla­tos o lavar la loza, lle­var­le la comi­da a per­so­nas del hogar al sitio de tra­ba­jo o estu­dio. En: ENUT, 2018.
[3] Depar­ta­men­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­cas, 2018.
https://​www​.dane​.gov​.co/​f​i​l​e​s​/​i​n​v​e​s​t​i​g​a​c​i​o​n​e​s​/​b​o​l​e​t​i​n​e​s​/​E​N​U​T​/​B​o​l​_​E​N​U​T​_​2​0​1​6​_​2​0​1​7​.​pdf
[4] FAO, OPS, WFP y UNICEF. 2018. Pano­ra­ma de la segu­ri­dad ali­men­ta­ria y nutri­cio­nal en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be 2018. San­tia­go. Núme­ro de pági­nas (132) . Licen­cia: CC BY-NC-SA 3.0 IGO.
https://​iris​.paho​.org/​h​a​n​d​l​e​/​1​0​6​6​5​.​2​/​4​9​616
[5] Don­na, Kiah , & M. Ale­jan­dra , Women do Food. 2020

* Nota rea­li­za­da por Jua­na Cama­cho Segu­ra: antro­pó­lo­ga, inves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to Colom­biano de Antro­po­lo­gía e His­to­ria; y Pao­la Rome­ro Niño: socia de FIAN Colom­bia y coor­di­na­do­ra de géne­ro y dere­chos de las muje­res de esa orga­ni­za­ción.

CI JC/PR/MP/JA/07/03/2020/20:00

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: