Colom­bia. Femi­nis­tas en el Cam­pín: “Que­re­mos que el esta­dio sea segu­ro para las muje­res”

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano* /​7 de mar­zo de 2020

El pasa­do mar­tes duran­te el clá­si­co capi­ta­lino de fút­bol pro­fe­sio­nal mas­cu­lino, en Bogo­tá, varias femi­nis­tas se toma­ron el esta­dio Neme­sio Cama­cho Cam­pín, en el mar­co de la sema­na femi­nis­ta del esta­lli­do popu­lar ‑que va del 1 al 8 de mar­zo-.

Para con­vo­car a la mar­cha del Día Inter­na­cio­nal de las Muje­res Tra­ba­ja­do­ras #8M, la acti­vi­dad se hizo en con­jun­to y con el apo­yo de la colec­ti­va Fút­bo­la- Fút­bol, Muje­res, Con­cien­cia y Socie­dad, fut­bo­le­ras femi­nis­tas hin­chas de Millo­na­rios y tam­bién de San­ta Fe que tra­ba­jan temas de géne­ro, no vio­len­cia y femi­nis­mo.

Según Pao­la Var­gas, femi­nis­ta autó­no­ma, a la ini­cia­ti­va se suma­ron muje­res del sur, del nor­te de la capi­tal para orga­ni­zar la toma del esta­dio: “Con­sis­tió en una cam­pa­ña pre­via don­de pedi­mos a muje­res y hom­bres que lle­va­ran bom­bas mora­das ya que es el color tra­di­cio­nal del femi­nis­mo y resul­ta­do de la com­bi­na­ción de los colo­res rojo y azul, de los equi­pos bogo­ta­nos”.

En el esta­dio, la acti­vi­dad se reali­zó des­de las tres de la tar­de cuan­do lle­ga­ron a la gra­de­ría orien­tal nor­te con el tra­po de 40 metros de alto por 20 metros de ancho ‑que tam­bién uti­li­za­ron el 25 de noviem­bre del año pasa­do, Día Inter­na­cio­nal Con­tra la Vio­len­cia Machis­ta-.

Ini­cial­men­te, lan­za­ron el tra­po jun­to a las bom­bas cuan­do los equi­pos se for­ma­ron en la can­cha. Lue­go de unos cin­co minu­tos, lo reco­gie­ron para vol­ver­lo a des­ple­gar duran­te el todo el medio­tiem­po; enton­ces apro­ve­cha­ron para can­tar varias aren­gas femi­nis­tas con­tra de las dife­ren­tes vio­len­cias, y en favor del abor­to libre y segu­ro.

Según Pao­la: “Fue súper boni­to el ejer­ci­cio que las barras escu­cha­ran nues­tras aren­gas, en el medio­tiem­po no esta­ban can­tan­do. Que­re­mos que el esta­dio sea un espa­cio segu­ro para las muje­res, inde­pen­dien­te­men­te de su orien­ta­ción sexual; las com­pa­ñe­ras trans lle­va­ron su ban­de­ra. El fút­bol y el esta­dio han sido his­tó­ri­ca­men­te súper mas­cu­li­nos y mas­cu­li­ni­za­dos”.

Final­men­te, cabe des­ta­car que el nume­ral que tie­ne el tra­po en la par­te supe­rior: Somo­sUn­Ros­tro­Co­lec­ti­vo es un men­sa­je polí­ti­co que reco­ge dife­ren­cias polí­ti­cas den­tro de los femi­nis­mos pero invi­tar a movi­li­zar­se en uni­dad, defen­dien­do la auto­no­mía, la auto­ges­tión de muje­res trans, cis­gé­ne­ro, hete­ro­se­xua­les, les­bia­nas, todas las muje­res que se iden­ti­fi­quen como muje­res, negras indí­ge­nas, todas son un ros­tro colec­ti­vo.

La toma femi­nis­ta del esta­dio nun­ca había suce­di­do, es un hito para el fút­bol.

CI PV/JA/06/03/2020:14:00

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: