Colom­bia. Femi­nis­tas en el Cam­pín: “Que­re­mos que el esta­dio sea segu­ro para las muje­res”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano* /​7 de mar­zo de 2020

El pasa­do mar­tes duran­te el clá­si­co capi­ta­lino de fút­bol pro­fe­sio­nal mas­cu­lino, en Bogo­tá, varias femi­nis­tas se toma­ron el esta­dio Neme­sio Cama­cho Cam­pín, en el mar­co de la sema­na femi­nis­ta del esta­lli­do popu­lar ‑que va del 1 al 8 de mar­zo-.

Para con­vo­car a la mar­cha del Día Inter­na­cio­nal de las Muje­res Tra­ba­ja­do­ras #8M, la acti­vi­dad se hizo en con­jun­to y con el apo­yo de la colec­ti­va Fút­bo­la- Fút­bol, Muje­res, Con­cien­cia y Socie­dad, fut­bo­le­ras femi­nis­tas hin­chas de Millo­na­rios y tam­bién de San­ta Fe que tra­ba­jan temas de géne­ro, no vio­len­cia y femi­nis­mo.

Según Pao­la Var­gas, femi­nis­ta autó­no­ma, a la ini­cia­ti­va se suma­ron muje­res del sur, del nor­te de la capi­tal para orga­ni­zar la toma del esta­dio: “Con­sis­tió en una cam­pa­ña pre­via don­de pedi­mos a muje­res y hom­bres que lle­va­ran bom­bas mora­das ya que es el color tra­di­cio­nal del femi­nis­mo y resul­ta­do de la com­bi­na­ción de los colo­res rojo y azul, de los equi­pos bogo­ta­nos”.

En el esta­dio, la acti­vi­dad se reali­zó des­de las tres de la tar­de cuan­do lle­ga­ron a la gra­de­ría orien­tal nor­te con el tra­po de 40 metros de alto por 20 metros de ancho ‑que tam­bién uti­li­za­ron el 25 de noviem­bre del año pasa­do, Día Inter­na­cio­nal Con­tra la Vio­len­cia Machis­ta-.

Ini­cial­men­te, lan­za­ron el tra­po jun­to a las bom­bas cuan­do los equi­pos se for­ma­ron en la can­cha. Lue­go de unos cin­co minu­tos, lo reco­gie­ron para vol­ver­lo a des­ple­gar duran­te el todo el medio­tiem­po; enton­ces apro­ve­cha­ron para can­tar varias aren­gas femi­nis­tas con­tra de las dife­ren­tes vio­len­cias, y en favor del abor­to libre y segu­ro.

Según Pao­la: “Fue súper boni­to el ejer­ci­cio que las barras escu­cha­ran nues­tras aren­gas, en el medio­tiem­po no esta­ban can­tan­do. Que­re­mos que el esta­dio sea un espa­cio segu­ro para las muje­res, inde­pen­dien­te­men­te de su orien­ta­ción sexual; las com­pa­ñe­ras trans lle­va­ron su ban­de­ra. El fút­bol y el esta­dio han sido his­tó­ri­ca­men­te súper mas­cu­li­nos y mas­cu­li­ni­za­dos”.

Final­men­te, cabe des­ta­car que el nume­ral que tie­ne el tra­po en la par­te supe­rior: Somo­sUn­Ros­tro­Co­lec­ti­vo es un men­sa­je polí­ti­co que reco­ge dife­ren­cias polí­ti­cas den­tro de los femi­nis­mos pero invi­tar a movi­li­zar­se en uni­dad, defen­dien­do la auto­no­mía, la auto­ges­tión de muje­res trans, cis­gé­ne­ro, hete­ro­se­xua­les, les­bia­nas, todas las muje­res que se iden­ti­fi­quen como muje­res, negras indí­ge­nas, todas son un ros­tro colec­ti­vo.

La toma femi­nis­ta del esta­dio nun­ca había suce­di­do, es un hito para el fút­bol.

CI PV/JA/06/03/2020:14:00

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *