Chi­le. Ser­gio Rodrí­guez: «Vie­ne Cons­ti­tu­ción maqui­lla­da y repre­sión»

  • Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 mar­zo 2020

La demo­cra­cia chi­le­na tie­ne sus bases asen­ta­das en una Cons­ti­tu­ción dic­ta­to­rial. Es una de las gran­des ver­da­des que inco­mo­da a los sec­to­res más pode­ro­sos en la nación aus­tral y a la cla­se polí­ti­ca que los repre­sen­ta. El pue­blo, some­ti­do duran­te déca­das a unas leyes hechas a la medi­da del falle­ci­do dic­ta­dor Augus­to Pino­chet, se levan­tó a fina­les de 2019 en unas pro­tes­tas que recha­za­ron el aumen­to del trans­por­te públi­co y lle­ga­ron al pun­to cul­mi­nan­te de exi­gir una nue­va Car­ta Mag­na.

La deu­da la han here­da­do e igno­ra­do varios gobier­nos “demo­crá­ti­cos” y aun­que final­men­te la admi­nis­tra­ción de Sebas­tián Piñe­ra tor­ció el bra­zo, hay razo­nes para creer que el resul­ta­do del nue­vo tex­to cons­ti­tu­cio­nal, no lle­na­rá las expec­ta­ti­vas del pue­blo chi­leno. VTac­tual con­ver­só con el ana­lis­ta polí­ti­co vene­zo­lano de ori­gen chi­leno, Ser­gio Rodrí­guez Gel­fens­tein, cuya fami­lia se ins­ta­ló en el país cari­be­ño des­de los años sesen­ta.

El camino que con­du­jo hacia una nue­va Cons­ti­tu­ción

Muchos fue­ron los gobier­nos chi­le­nos que coque­tea­ron con la idea de modi­fi­car la Cons­ti­tu­ción deja­da por Pino­chet, inclu­so Miche­lle Bache­let con­vir­tió esa idea en ofer­ta elec­to­ral que nun­ca cum­plió. Pero al pare­cer el tiem­po ha lle­ga­do. Aun­que Ser­gio Rodrí­guez Gel­fens­tein opi­na que es pre­ma­tu­ro hablar de un cam­bio de Cons­ti­tu­ción en Chi­le, reco­no­ce que “los fac­to­res que con­du­je­ron a que se pro­du­je­ra toda esta situa­ción, tie­nen que ver con el ago­ta­mien­to de los sec­to­res popu­la­res de un mode­lo pro­gre­si­va­men­te exclu­yen­te”.

“Mucha gen­te se pre­gun­ta por qué todo esto (el esta­lli­do social) ocu­rre aho­ra y no antes. La razón es que se han cum­pli­do 30 años de la apli­ca­ción del sis­te­ma de pen­sio­nes ins­tau­ra­do por la dic­ta­du­ra y la gen­te se ha comen­za­do a jubi­lar y se da cuen­ta de que cobra una mise­ria”, reco­no­ció el ana­lis­ta, quien esti­ma que este pro­ble­ma trans­ver­sa­li­za a toda la socie­dad, por lo que se han suma­do estu­dian­tes y tra­ba­ja­do­res que gene­ra­ron una tre­men­da pre­sión social.

Las fuer­tes pro­tes­tas sir­vie­ron para pre­sio­nar al gobierno a que abrie­ra la posi­bi­li­dad de redac­tar una nue­va Cons­ti­tu­ción

Para Rodrí­guez, esta pre­sión social hizo que el gobierno de Piñe­ra, “en bús­que­da de su sal­va­guar­da y la sal­va­guar­da del sis­te­ma, inten­te estos meca­nis­mos de hacer cam­bios cos­mé­ti­cos a la Cons­ti­tu­ción sin pro­du­cir un cam­bio total”. Opi­na que el gobierno chi­leno apro­ve­cha el ampa­ro que le da la actual Cons­ti­tu­ción “para poder poner impe­di­men­tos” para que se haga efec­ti­va­men­te un cam­bio radi­cal en la Car­ta Mag­na.

Dos méto­dos, mis­mo pro­pó­si­to

Si los chi­le­nos aprue­ban cam­biar su cons­ti­tu­ción, ten­drán dos opcio­nes para hacer­lo: a tra­vés de una Con­ven­ción Cons­ti­tu­cio­nal o de una Con­ven­ción Mix­ta Cons­ti­tu­cio­nal. Rodrí­guez Gel­fens­tein esti­ma que en cual­quie­ra de los casos, la volun­tad del pue­blo será bur­la­da. “Todo lo que ha hecho el gobierno es para bur­lar al pue­blo. Y no solo el gobierno, la opo­si­ción de dere­cha que ha gober­na­do tam­bién des­pués de la dic­ta­du­ra hoy han con­for­ma­do un blo­que úni­co de poder que se ha pues­to de acuer­do para impo­ner la volun­tad de las éli­tes, enten­dien­do que el diá­lo­go y una nue­va Cons­ti­tu­ción no son la vía, sino la repre­sión del pue­blo”, mani­fes­tó.

Para el ana­lis­ta polí­ti­co las dos opcio­nes para con­for­mar las con­ven­cio­nes que redac­ta­rían una nue­va Cons­ti­tu­ción, están vicia­das, pues repre­sen­tan los intere­ses de las éli­tes domi­nan­tes. Pien­sa que se han pues­to de acuer­do “para con­te­ner el impul­so de la lucha popu­lar”, sin que ello apun­te a dar solu­ción a las refor­mas estruc­tu­ra­les que el pue­blo está exi­gien­do. “El pue­blo en la calle está recla­man­do crear una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te ori­gi­na­ria que dé ori­gen a una nue­va Cons­ti­tu­ción y no que sola­men­te se hagan refor­mas cos­mé­ti­cas a la Cons­ti­tu­ción pino­che­tis­ta para que se con­so­li­de el pino­che­tis­mo sin Pino­chet”.

Parir la nue­va o remen­dar la vie­ja

La Cons­ti­tu­ción de Chi­le es legal pero no es legí­ti­ma”, ase­gu­ra Ser­gio Rodrí­guez Gel­fens­tein y jus­ti­fi­ca su sen­ten­cia al recor­dar que “esa Cons­ti­tu­ción fue apro­ba­da en un momen­to en el que impe­ra­ba el terror de la dic­ta­du­ra, no había un ente elec­to­ral, par­ti­dos polí­ti­cos prohi­bi­dos, los sin­di­ca­tos esta­ban prohi­bi­dos, repre­sión, ase­si­na­to, tor­tu­ra y muer­te. El poder legis­la­ti­vo esta­ba en manos mili­ta­res y no habían garan­tías de nin­gún tipo”.

Las pro­tes­tas han vin­cu­la­do la repre­sión del gobierno con el lega­do de la dic­ta­du­ra

Basán­do­se en ello, Rodrí­guez eva­lúa el carác­ter ile­gí­ti­mo de la actual Cons­ti­tu­ción chi­le­na, que la actual opo­si­ción con­cer­ta­do­ra “inten­tó legi­ti­mar cuan­do el pro­pio ex pre­si­den­te (Ricar­do) Lagos le dio su apo­yo, así como se lo han dado todos estos gobier­nos”. Esti­ma que el mode­lo que ins­tau­ra la Cons­ti­tu­ción de Pino­chet, es un mode­lo que exclu­ye a las gran­des mayo­rías y que tie­ne por meta pri­va­ti­zar­lo todo en agra­vio del pue­blo, des­apa­re­cien­do así al Esta­do. “Las gran­des deci­sio­nes del país las toman los empre­sa­rios y el pue­blo tie­ne menos acce­so a la edu­ca­ción, la salud, la vivien­da y una vida dig­na. Es un sis­te­ma que se man­tie­ne por­que lo apo­yan los mili­ta­res y los cara­bi­ne­ros con su heren­cia pino­che­tis­ta con su doc­tri­na de Segu­ri­dad Nacio­nal, que sos­tie­ne que el enemi­go es el pue­blo”.

Esti­ma Rodrí­guez que “hacer las refor­mas que pro­po­ne Piñe­ra sig­ni­fi­ca­ría que esta Cons­ti­tu­ción (la actual), recha­za­da por haber sido hecha por el dic­ta­dor, aho­ra sea lega­li­za­da en con­di­cio­nes de demo­cra­cia”.

Maqui­lla­je y repre­sión

Según Ser­gio Rodrí­guez el gobierno chi­leno tie­ne todo lis­to para con­va­li­dar una refor­ma a la actual Cons­ti­tu­ción y la pos­te­rior repre­sión al pue­blo que sal­ga a recla­mar el enga­ño. “La orien­ta­ción que le ha dado al pro­ce­so el gobierno y la opo­si­ción es maqui­llar a la supues­ta­men­te nue­va Cons­ti­tu­ción. Esa es la úni­ca mane­ra que tie­nen de seguir sos­te­nien­do el sis­te­ma y con­te­ner la pre­sión popu­lar”.

Rodrí­guez teme que esta vía toma­da por las éli­tes gober­nan­tes des­em­bo­que en “una gran masa­cre otra vez”. “El gobierno se está pre­pa­ran­do para repri­mir con fuer­za las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res. Piñe­ra sigue com­pran­do gran­des can­ti­da­des de gases lacri­mó­ge­nos y equi­pa­mien­to para la repre­sión. Aca­ban de lle­gar a Chi­le once nue­vos camio­nes com­pra­dos en Israel con equi­pa­mien­to ofen­si­vo con­tra los mani­fes­tan­tes y en Chi­le hoy se siguen vio­lan­do impu­ne­men­te los dere­chos huma­nos”.

Final­men­te refle­xio­nó que el mun­do debe estar pre­pa­ra­do no sola­men­te para ver una “Cons­ti­tu­ción maqui­lla­da” en Chi­le, sino para una “vio­len­ta repre­sión que podría incluir el ase­si­na­to selec­ti­vo de diri­gen­tes o una gran masa­cre para con­te­ner una vez más la efer­ves­cen­cia de las luchas popu­la­res”.

Fuen­te: Ran­dolph Borges/VTactual.com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *