Chi­le. Ser­gio Rodrí­guez: «Vie­ne Cons­ti­tu­ción maqui­lla­da y repre­sión»

  • Resu­men Lati­noa­me­ri­cano, 7 mar­zo 2020

La demo­cra­cia chi­le­na tie­ne sus bases asen­ta­das en una Cons­ti­tu­ción dic­ta­to­rial. Es una de las gran­des ver­da­des que inco­mo­da a los sec­to­res más pode­ro­sos en la nación aus­tral y a la cla­se polí­ti­ca que los repre­sen­ta. El pue­blo, some­ti­do duran­te déca­das a unas leyes hechas a la medi­da del falle­ci­do dic­ta­dor Augus­to Pino­chet, se levan­tó a fina­les de 2019 en unas pro­tes­tas que recha­za­ron el aumen­to del trans­por­te públi­co y lle­ga­ron al pun­to cul­mi­nan­te de exi­gir una nue­va Car­ta Mag­na.

La deu­da la han here­da­do e igno­ra­do varios gobier­nos “demo­crá­ti­cos” y aun­que final­men­te la admi­nis­tra­ción de Sebas­tián Piñe­ra tor­ció el bra­zo, hay razo­nes para creer que el resul­ta­do del nue­vo tex­to cons­ti­tu­cio­nal, no lle­na­rá las expec­ta­ti­vas del pue­blo chi­leno. VTac­tual con­ver­só con el ana­lis­ta polí­ti­co vene­zo­lano de ori­gen chi­leno, Ser­gio Rodrí­guez Gel­fens­tein, cuya fami­lia se ins­ta­ló en el país cari­be­ño des­de los años sesen­ta.

El camino que con­du­jo hacia una nue­va Cons­ti­tu­ción

Muchos fue­ron los gobier­nos chi­le­nos que coque­tea­ron con la idea de modi­fi­car la Cons­ti­tu­ción deja­da por Pino­chet, inclu­so Miche­lle Bache­let con­vir­tió esa idea en ofer­ta elec­to­ral que nun­ca cum­plió. Pero al pare­cer el tiem­po ha lle­ga­do. Aun­que Ser­gio Rodrí­guez Gel­fens­tein opi­na que es pre­ma­tu­ro hablar de un cam­bio de Cons­ti­tu­ción en Chi­le, reco­no­ce que “los fac­to­res que con­du­je­ron a que se pro­du­je­ra toda esta situa­ción, tie­nen que ver con el ago­ta­mien­to de los sec­to­res popu­la­res de un mode­lo pro­gre­si­va­men­te exclu­yen­te”.

“Mucha gen­te se pre­gun­ta por qué todo esto (el esta­lli­do social) ocu­rre aho­ra y no antes. La razón es que se han cum­pli­do 30 años de la apli­ca­ción del sis­te­ma de pen­sio­nes ins­tau­ra­do por la dic­ta­du­ra y la gen­te se ha comen­za­do a jubi­lar y se da cuen­ta de que cobra una mise­ria”, reco­no­ció el ana­lis­ta, quien esti­ma que este pro­ble­ma trans­ver­sa­li­za a toda la socie­dad, por lo que se han suma­do estu­dian­tes y tra­ba­ja­do­res que gene­ra­ron una tre­men­da pre­sión social.

Las fuer­tes pro­tes­tas sir­vie­ron para pre­sio­nar al gobierno a que abrie­ra la posi­bi­li­dad de redac­tar una nue­va Cons­ti­tu­ción

Para Rodrí­guez, esta pre­sión social hizo que el gobierno de Piñe­ra, “en bús­que­da de su sal­va­guar­da y la sal­va­guar­da del sis­te­ma, inten­te estos meca­nis­mos de hacer cam­bios cos­mé­ti­cos a la Cons­ti­tu­ción sin pro­du­cir un cam­bio total”. Opi­na que el gobierno chi­leno apro­ve­cha el ampa­ro que le da la actual Cons­ti­tu­ción “para poder poner impe­di­men­tos” para que se haga efec­ti­va­men­te un cam­bio radi­cal en la Car­ta Mag­na.

Dos méto­dos, mis­mo pro­pó­si­to

Si los chi­le­nos aprue­ban cam­biar su cons­ti­tu­ción, ten­drán dos opcio­nes para hacer­lo: a tra­vés de una Con­ven­ción Cons­ti­tu­cio­nal o de una Con­ven­ción Mix­ta Cons­ti­tu­cio­nal. Rodrí­guez Gel­fens­tein esti­ma que en cual­quie­ra de los casos, la volun­tad del pue­blo será bur­la­da. “Todo lo que ha hecho el gobierno es para bur­lar al pue­blo. Y no solo el gobierno, la opo­si­ción de dere­cha que ha gober­na­do tam­bién des­pués de la dic­ta­du­ra hoy han con­for­ma­do un blo­que úni­co de poder que se ha pues­to de acuer­do para impo­ner la volun­tad de las éli­tes, enten­dien­do que el diá­lo­go y una nue­va Cons­ti­tu­ción no son la vía, sino la repre­sión del pue­blo”, mani­fes­tó.

Para el ana­lis­ta polí­ti­co las dos opcio­nes para con­for­mar las con­ven­cio­nes que redac­ta­rían una nue­va Cons­ti­tu­ción, están vicia­das, pues repre­sen­tan los intere­ses de las éli­tes domi­nan­tes. Pien­sa que se han pues­to de acuer­do “para con­te­ner el impul­so de la lucha popu­lar”, sin que ello apun­te a dar solu­ción a las refor­mas estruc­tu­ra­les que el pue­blo está exi­gien­do. “El pue­blo en la calle está recla­man­do crear una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te ori­gi­na­ria que dé ori­gen a una nue­va Cons­ti­tu­ción y no que sola­men­te se hagan refor­mas cos­mé­ti­cas a la Cons­ti­tu­ción pino­che­tis­ta para que se con­so­li­de el pino­che­tis­mo sin Pino­chet”.

Parir la nue­va o remen­dar la vie­ja

La Cons­ti­tu­ción de Chi­le es legal pero no es legí­ti­ma”, ase­gu­ra Ser­gio Rodrí­guez Gel­fens­tein y jus­ti­fi­ca su sen­ten­cia al recor­dar que “esa Cons­ti­tu­ción fue apro­ba­da en un momen­to en el que impe­ra­ba el terror de la dic­ta­du­ra, no había un ente elec­to­ral, par­ti­dos polí­ti­cos prohi­bi­dos, los sin­di­ca­tos esta­ban prohi­bi­dos, repre­sión, ase­si­na­to, tor­tu­ra y muer­te. El poder legis­la­ti­vo esta­ba en manos mili­ta­res y no habían garan­tías de nin­gún tipo”.

Las pro­tes­tas han vin­cu­la­do la repre­sión del gobierno con el lega­do de la dic­ta­du­ra

Basán­do­se en ello, Rodrí­guez eva­lúa el carác­ter ile­gí­ti­mo de la actual Cons­ti­tu­ción chi­le­na, que la actual opo­si­ción con­cer­ta­do­ra “inten­tó legi­ti­mar cuan­do el pro­pio ex pre­si­den­te (Ricar­do) Lagos le dio su apo­yo, así como se lo han dado todos estos gobier­nos”. Esti­ma que el mode­lo que ins­tau­ra la Cons­ti­tu­ción de Pino­chet, es un mode­lo que exclu­ye a las gran­des mayo­rías y que tie­ne por meta pri­va­ti­zar­lo todo en agra­vio del pue­blo, des­apa­re­cien­do así al Esta­do. “Las gran­des deci­sio­nes del país las toman los empre­sa­rios y el pue­blo tie­ne menos acce­so a la edu­ca­ción, la salud, la vivien­da y una vida dig­na. Es un sis­te­ma que se man­tie­ne por­que lo apo­yan los mili­ta­res y los cara­bi­ne­ros con su heren­cia pino­che­tis­ta con su doc­tri­na de Segu­ri­dad Nacio­nal, que sos­tie­ne que el enemi­go es el pue­blo”.

Esti­ma Rodrí­guez que “hacer las refor­mas que pro­po­ne Piñe­ra sig­ni­fi­ca­ría que esta Cons­ti­tu­ción (la actual), recha­za­da por haber sido hecha por el dic­ta­dor, aho­ra sea lega­li­za­da en con­di­cio­nes de demo­cra­cia”.

Maqui­lla­je y repre­sión

Según Ser­gio Rodrí­guez el gobierno chi­leno tie­ne todo lis­to para con­va­li­dar una refor­ma a la actual Cons­ti­tu­ción y la pos­te­rior repre­sión al pue­blo que sal­ga a recla­mar el enga­ño. “La orien­ta­ción que le ha dado al pro­ce­so el gobierno y la opo­si­ción es maqui­llar a la supues­ta­men­te nue­va Cons­ti­tu­ción. Esa es la úni­ca mane­ra que tie­nen de seguir sos­te­nien­do el sis­te­ma y con­te­ner la pre­sión popu­lar”.

Rodrí­guez teme que esta vía toma­da por las éli­tes gober­nan­tes desem­bo­que en “una gran masa­cre otra vez”. “El gobierno se está pre­pa­ran­do para repri­mir con fuer­za las mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res. Piñe­ra sigue com­pran­do gran­des can­ti­da­des de gases lacri­mó­ge­nos y equi­pa­mien­to para la repre­sión. Aca­ban de lle­gar a Chi­le once nue­vos camio­nes com­pra­dos en Israel con equi­pa­mien­to ofen­si­vo con­tra los mani­fes­tan­tes y en Chi­le hoy se siguen vio­lan­do impu­ne­men­te los dere­chos huma­nos”.

Final­men­te refle­xio­nó que el mun­do debe estar pre­pa­ra­do no sola­men­te para ver una “Cons­ti­tu­ción maqui­lla­da” en Chi­le, sino para una “vio­len­ta repre­sión que podría incluir el ase­si­na­to selec­ti­vo de diri­gen­tes o una gran masa­cre para con­te­ner una vez más la efer­ves­cen­cia de las luchas popu­la­res”.

Fuen­te: Ran­dolph Borges/VTactual.com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: