Chi­le. Flo­ra Sanhue­za: Resis­ten­cia femi­nis­ta de Cla­se

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 mar­zo 2020.-

Un 18 de sep­tiem­bre de 1974 se nos moría Flo­ra Sanhue­za Rebo­lle­do, dul­zu­ra liber­ta­ria en el sali­tre y los seca­rra­les del nor­te chi­leno. Has­ta allí se lle­ga­ron sus padres, anar­quis­tas espa­ño­les exi­lia­dos tras el fra­ca­so de la huel­ga gene­ral de 1917 y la repre­sión des­en­ca­de­na­da. En Iqui­que aún flo­ta­ba en el aire el dolor a san­gre derra­ma­da, el olor a gri­to des­tri­pa­do de las fami­lias ame­tra­lla­das a la orden del gene­ral Rober­to Sil­va Renard, un tipe­jo con amplio currí­cu­lum cri­mi­nal, res­pon­sa­ble direc­to de las masa­cres de los obre­ros del sali­tre en huel­ga en 1907 y de los ciu­da­da­nos que pro­tes­ta­ban con­tra la subi­da del pre­cio de la car­ne en San­tia­go en 1905.

Edu­ca­da en un ambien­te anar­quis­ta, con unos padres que seguían los prin­ci­pios peda­gó­gi­cos de Fran­cesc Ferrer i Guàr­dia, Flo­ra cre­ció entre los sue­ños de lucha dia­ria de los ami­gos y cono­ci­dos de la fami­lia, exi­lia­dos lle­ga­dos de todas par­tes, como Juan De Mar­chi, aquel vie­jo anar­quis­ta que impreg­nó de huma­nis­mo a un joven Sal­va­dor Allen­de.

En 1935, Flo­ra, 23 años, deci­de via­jar a Espa­ña, a las raí­ces de su con­cien­cia, para vivir los cam­bios socia­les que se están viviendo…hasta que lle­ga la muer­te decre­ta­da por los mili­ta­res fas­cis­tas. El bien más pre­cia­do es la liber­tad y Flo­ra Sanhue­za lo defien­de con fe y valor en las calles de Bar­ce­lo­na el 19 de julio. No deja­rá el fusil y mar­cha­rá al fren­te con la Colum­na Durru­ti.

Tras la derro­ta repu­bli­ca­na, Flo­ra y su com­pa­ñe­ro, un comu­nis­ta yugos­la­vo, pasan a Fran­cia para ser inter­na­dos en cam­pos de con­cen­tra­ción, de los que con­se­gui­rán salir en 1942 para inte­grar­se en la Resis­ten­cia has­ta el final de la II Gue­rra Mun­dial. Flo­ra deci­de que es el momen­to de regre­sar a Chi­le. Es el año 1946 y el abo­ga­do Gabriel Gon­zá­lez Vide­la aca­ba de ganar las elec­cio­nes con el apo­yo del Par­ti­do Comu­nis­ta, al que brin­da tres car­te­ras minis­te­ria­les.

Flo­ra Sanhue­za lle­ga a Chi­le en 1947 para des­cu­brir que Gon­zá­lez Vide­la ha sali­do rana. O más exac­ta­men­te rata. Es Gon­zá­lez Vide­la la rata que sacu­de su pelam­bre­ra lle­na de estiér­col y de san­gre sobre la tie­rra mía que ven­dió. Todo lo ha trai­cio­na­do. Vía Ley de Defen­sa Per­ma­nen­te de la Demo­cra­cia prohí­be el Par­ti­do Comu­nis­ta y des­en­ca­de­na una feroz repre­sión con­tra el movi­mien­to obre­ro.

Flo­ra rea­li­za un her­mo­so acto de resis­ten­cia. Crea el Ate­neo Liber­ta­rio Lui­sa Michel dedi­ca­do a la edu­ca­ción de las muje­res que tejen redes de pes­ca. Edu­ca­ción y tejer redes de apo­yo mutuo, aun­que sea des­de la prác­ti­ca clan­des­ti­ni­dad, para resis­tir, que los tiem­pos ape­nas per­mi­ten otra cosa cuan­do a Gon­zá­lez Vide­la suce­de el gene­ral Car­los Ibá­ñez del Cam­po en su segun­do abor­da­je a la pol­tro­na pre­si­den­cial. El Ate­neo se con­ver­ti­rá en Escue­la Liber­ta­ria Lui­sa Michel, abier­ta tam­bién a los hijos e hijas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

La escue­la aguan­tó pre­sio­nes de todo tipo has­ta ini­cios de 1960, pero Flo­ra con­ti­nuó impli­ca­da a fon­do con su comu­ni­dad, en Iqui­que, pres­tan­do apo­yo y calor a quien lo nece­si­ta­ra. Chi­le, pre­so de las oli­gar­quías que lo habían ven­di­do a los intere­ses ingle­ses del nitra­to y a los intere­ses esta­dou­ni­den­ses del cobre, for­ja­ba la Uni­dad Popu­lar para ser devuel­to a manos de su gen­te. Un vie­jo ami­go de la fami­lia, Sal­va­dor Allen­de, lle­ga­ba a la pre­si­den­cia. Y los de siem­pre vol­vían a decre­tar la muer­te.

El 11 de sep­tiem­bre de 1973, Flo­ra Sanhue­za es some­ti­da a arres­to domi­ci­lia­rio y pos­te­rior­men­te es tras­la­da­da con su hijo Héc­tor Pavé­lic al cam­po de con­cen­tra­ción de Pisa­gua. El cam­po de con­cen­tra­ción de Pisa­gua lo había inau­gu­ra­do Gon­zá­lez Vide­la para ati­bo­rrar­lo de pre­sos comu­nis­tas y allí hizo sus pri­me­ros pini­tos un tenien­te lla­ma­do Augus­to Pino­chet. Cerra­do en febre­ro de 1949, fue reabier­to por Ibá­ñez del Cam­po. En sep­tiem­bre de 1973 vol­vió a entrar en fun­cio­na­mien­to bajo el man­do de otro insig­ne psi­có­pa­ta uni­for­ma­do, el tenien­te coro­nel Ramón Larraín Larraín.

Eje­cu­cio­nes y tor­tu­ras mar­can el día a día en el recin­to. A Flo­ra la cuel­gan de un pilar y hacen tiro al blan­co con ella, sin dar­le, para echar­se unas risas. A muchos pri­sio­ne­ros los entie­rran en la are­na has­ta el cue­llo, bajo el sol del desier­to, mien­tras los mili­ta­res se acer­can a ori­nar­se en sus cabe­zas. Un joven sol­da­do de 19 años, Michel Nash, se nie­ga a par­ti­ci­par en la bar­ba­rie. Es fusi­la­do. Flo­ra Sanhue­za es bru­tal­men­te tor­tu­ra­da, inclu­yen­do la vio­la­ción delan­te de su hijo.

Flo­ra Sanhue­za, 63 años, el cuer­po roto, aca­ba ingre­sa­da en el Hos­pi­tal San Juan de Dios de San­tia­go. Allí mori­rá el 18 de sep­tiem­bre de 1974. Sus res­tos vol­vie­ron a Iqui­que, a un peque­ño peda­zo de tie­rra, un jar­dín de acra­cias.

Publi­ca­do en : labo­ca­do­ra

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *