Argen­ti­na. Alber­to Fer­nán­dez anun­ció su “plan de gobierno”, sin tocar los temas eco­nó­mi­cos

Juan Guahán /​Resu­men Lati­noa­me­ri­cano /​7 de mar­zo de 2020

El Pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez inau­gu­ró el pri­mer día de mar­zo un nue­vo perío­do par­la­men­ta­rio e hizo varia­dos e impor­tan­tes anun­cios, pero sin tocar el aspec­to eco­nó­mi­co por­que están pen­dien­tes las nego­cia­cio­nes sobre el pago de la deu­da exter­na.

Es usual que en estas opor­tu­ni­da­des se anun­cie el Plan de gobierno para el año en cur­so y las líneas gene­ra­les de su pers­pec­ti­va para todo el man­da­to. En un tex­to, cla­ra­men­te volun­ta­ris­ta, por cier­to, los anun­cios no fal­ta­ron.

Pero en medio de los deba­tes para el pago de lo que se recla­ma al país como deu­da exter­na, des­de el gobierno ya se había afir­ma­do que las medi­das eco­nó­mi­cas se harían públi­cas una vez acor­da­da la rees­truc­tu­ra­ción del pago de la mis­ma. De allí que los anun­cios efec­tua­dos ver­sa­ran sobre otras cues­tio­nes, que poco y nada tie­nen que ver con la situa­ción eco­nó­mi­ca y las pers­pec­ti­vas de su evo­lu­ción.

La deu­da

Antes de men­cio­nar las medi­das anun­cia­das y las carac­te­rís­ti­cas cen­tra­les de las mis­mas no está demás dete­ner­se un poco sobre la men­ta­da rene­go­cia­ción de la deu­da. Des­de el gobierno se rati­fi­ca la idea que “pri­me­ro está la deu­da con el pue­blo”. ¡Per­fec­to!

A ren­glón segui­do se dice que “ten­dre­mos que cre­cer para pagar y las posi­cio­nes más duras del ofi­cia­lis­mo agre­gan: “Inves­ti­ga­ción del des­tino de los prés­ta­mos otor­ga­dos al gobierno ante­rior”. Estas últi­mas dos ideas mere­cen algu­nas con­si­de­ra­cio­nes.

En pri­mer lugar, que las inves­ti­ga­cio­nes pro­pues­tas se limi­tan al perío­do de Mau­ri­cio Macri olvi­dan­do todas las denun­cias que vie­nen de arras­tre res­pec­to de arre­glos y pagos ante­rio­res. En segun­do lugar se rati­fi­ca el com­pro­mi­so y la volun­tad de pagar y, ter­ce­ro, que las nego­cia­cio­nes giran solo en torno a qui­tas, pla­zos e intere­ses. Cla­ro… las con­di­cio­nes que ellos nos impon­drán.

Pero aquí apa­re­ce un pro­ble­ma. Pasan­do en lim­pio lo que se dice des­de las esfe­ras ofi­cia­les, resul­ta que, si hay acuer­do en esta rees­truc­tu­ra­ción, Argen­ti­na va a pagar. Pero no alcan­za con inves­ti­gar el endeu­da­mien­to del tráns­fu­ga de Mau­ri­cio Macri y su cohor­te.

Con las irre­gu­la­ri­da­des come­ti­das para asu­mir estas “deu­da odio­sa” y “frau­du­len­ta” (como ya lo dije­ra el Juez Balles­te­ros en el año 2000 y el Con­gre­so se hicie­ra el ton­to), que esta­mos segu­ros que exis­ten ¿qué hará el gobierno? Si esta inves­ti­ga­ción se hace como se debe, ella deman­da un buen tiem­po y enton­ces, cuan­do se com­prue­ben las múl­ti­ples esta­fas que come­tie­ron en estos lar­gos años. ¿se les pedi­rá que nos devuel­van lo que ire­mos pagan­do con esta nue­va rees­truc­tu­ra­ción?

Por eso es pre­ci­so que se plan­tee, como lo for­mu­la­ra Adol­fo Rodrí­guez Sáa en el 2001 (aun­que des­pués, los gobier­nos que siguie­ron no lo cum­plie­ran), es decir: “sus­pen­der el pago e inves­ti­gar”. De lo con­tra­rio se esta­rá repi­tien­do lo que ya se hizo en arre­glos ante­rio­res y siem­pre ter­mi­nó mal, tal como lo prue­ba la expe­rien­cia y la situa­ción del país.

Si no se sus­pen­de el pago y sim­ple­men­te se acuer­dan otras con­di­cio­nes para pagar, habrá un ali­vio por un par de años y lue­go lo que hoy pasa se repe­ti­rá, tal como vie­ne acon­te­cien­do. No es bueno para una socie­dad tras­la­dar las deu­das con los usu­re­ros a las gene­ra­cio­nes por venir, ¡así lo veni­mos hacien­do y así nos va!

Los anun­cios

Dos fue­ron los anun­cios que más lla­ma­ron la aten­ción y mere­cie­ron el aplau­so de los pre­sen­tes en el recin­to y la alga­ra­bía en la Pla­za. Ellos fue­ron: la lega­li­za­ción del abor­to y la refor­ma judi­cial. Estos temas están sien­do ins­ta­la­dos como las dos cues­tio­nes sobre las cua­les el gobierno aspi­ra que se desa­rro­llen los prin­ci­pa­les deba­tes en estos pri­me­ros meses de gobierno.

Asi­mis­mo se anun­ció la crea­ción de tres con­se­jos, de amplia y diver­sa inte­gra­ción, para el deba­te y pro­pues­tas en cues­tio­nes eva­lua­das como cen­tra­les no solo en esta eta­pa del gobierno sino tam­bién como una pro­yec­ción de polí­ti­cas de Esta­do que debe­rían tener con­ti­nui­dad.

Uno sería el Con­se­jo Eco­nó­mi­co Social cuya inte­gra­ción pro­pues­ta por el Eje­cu­ti­vo debe­ría ser apro­ba­da por el Sena­do y cuyo man­da­to iría más allá de la dura­ción de un gobierno y su obje­ti­vo pro­po­ner polí­ti­cas para el Esta­do y la socie­dad.

Un segun­do anun­cio de nue­vas estruc­tu­ras es la crea­ción del Con­se­jo para afian­zar la Admi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia, como un orga­nis­mo con­sul­ti­vo del Eje­cu­ti­vo sobre este tema, inclu­yen­do la ela­bo­ra­ción de pro­pues­tas sobre los cam­bios en el sis­te­ma actual de admi­nis­tra­ción de jus­ti­cia. En este sen­ti­do el Eje­cu­ti­vo se plan­tea la amplia­ción del sen­si­ble Fue­ro Fede­ral.

Por últi­mo, com­ple­ta este trío de nue­vos orga­nis­mos el Con­se­jo Nacio­nal rela­ti­vo a las Islas Mal­vi­nas, Geor­gias del Sur, Sand­wich del Sur y sus res­pec­ti­vos espa­cios marí­ti­mos. Este orga­nis­mo debe­ría tra­ba­jar en temas de la sobe­ra­nía nacio­nal en el Atlán­ti­co Sur y otras cues­tio­nes como los lími­tes de la pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal argen­ti­na y modi­fi­ca­cio­nes al régi­men pes­que­ro.

Otros anun­cios ofi­cia­les gira­ron en torno a cues­tio­nes diver­sas. Entre ellas se pue­den des­ta­car pro­yec­tos de ley o dis­po­si­cio­nes del Eje­cu­ti­vo sobre el desa­rro­llo del sec­tor hidro­car­bu­rí­fe­ro y mine­ro y la decla­ra­ción que los 24 dis­tri­tos (pro­vin­cias y la Ciu­dad Autó­no­ma de Bue­nos Aires) del país cons­ti­tu­yen capi­ta­les alter­nas.

Se des­ta­có, ade­más, la inter­ven­ción de la Agen­cia Fede­ral de Inte­li­gen­cia, para aca­bar con el oscu­ran­tis­mo de esa acti­vi­dad; el ascen­so post mor­tem de los 44 mari­nos víc­ti­mas del ARA San Juan; la pro­fe­sio­na­li­za­ción y lla­ma­do a con­cur­so para el cuer­po de admi­nis­tra­do­res esta­ta­les; el lan­za­mien­to del Plan Nacio­nal de Acción con­tra las Vio­len­cias por razo­nes de géne­ro.

A estos anun­cios se agre­ga­ron los de la recon­ver­sión de la publi­ci­dad ofi­cial, que insu­me cifras millo­na­rias; el Pro­gra­ma de los “Mil días” que sería com­ple­men­ta­rio al pro­yec­to de Ley del Abor­to y esta­ría des­ti­na­do a garan­ti­zar la aten­ción esta­tal para las muje­res de bajos recur­sos, des­de el ini­cio del emba­ra­zo has­ta los dos años de vida del niño.

Mien­tras se sigue nego­cian­do la desopi­lan­te deu­da exter­na, lo que man­tie­ne en sus­pen­so los anun­cios eco­nó­mi­cos, des­de el gobierno se rati­fi­ca la idea que “pri­me­ro está la deu­da con el pue­blo”.

*Ana­lis­ta polí­ti­co y diri­gen­te social argen­tino, aso­cia­do al Cen­tro Lati­noa­me­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: