Argen­ti­na. Alber­to Fer­nán­dez anun­ció su “plan de gobierno”, sin tocar los temas eco­nó­mi­cos

Juan Guahán /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​7 de mar­zo de 2020

El Pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez inau­gu­ró el pri­mer día de mar­zo un nue­vo perío­do par­la­men­ta­rio e hizo varia­dos e impor­tan­tes anun­cios, pero sin tocar el aspec­to eco­nó­mi­co por­que están pen­dien­tes las nego­cia­cio­nes sobre el pago de la deu­da exter­na.

Es usual que en estas opor­tu­ni­da­des se anun­cie el Plan de gobierno para el año en cur­so y las líneas gene­ra­les de su pers­pec­ti­va para todo el man­da­to. En un tex­to, cla­ra­men­te volun­ta­ris­ta, por cier­to, los anun­cios no fal­ta­ron.

Pero en medio de los deba­tes para el pago de lo que se recla­ma al país como deu­da exter­na, des­de el gobierno ya se había afir­ma­do que las medi­das eco­nó­mi­cas se harían públi­cas una vez acor­da­da la rees­truc­tu­ra­ción del pago de la mis­ma. De allí que los anun­cios efec­tua­dos ver­sa­ran sobre otras cues­tio­nes, que poco y nada tie­nen que ver con la situa­ción eco­nó­mi­ca y las pers­pec­ti­vas de su evo­lu­ción.

La deu­da

Antes de men­cio­nar las medi­das anun­cia­das y las carac­te­rís­ti­cas cen­tra­les de las mis­mas no está demás dete­ner­se un poco sobre la men­ta­da rene­go­cia­ción de la deu­da. Des­de el gobierno se rati­fi­ca la idea que “pri­me­ro está la deu­da con el pue­blo”. ¡Per­fec­to!

A ren­glón segui­do se dice que “ten­dre­mos que cre­cer para pagar y las posi­cio­nes más duras del ofi­cia­lis­mo agre­gan: “Inves­ti­ga­ción del des­tino de los prés­ta­mos otor­ga­dos al gobierno ante­rior”. Estas últi­mas dos ideas mere­cen algu­nas con­si­de­ra­cio­nes.

En pri­mer lugar, que las inves­ti­ga­cio­nes pro­pues­tas se limi­tan al perío­do de Mau­ri­cio Macri olvi­dan­do todas las denun­cias que vie­nen de arras­tre res­pec­to de arre­glos y pagos ante­rio­res. En segun­do lugar se rati­fi­ca el com­pro­mi­so y la volun­tad de pagar y, ter­ce­ro, que las nego­cia­cio­nes giran solo en torno a qui­tas, pla­zos e intere­ses. Cla­ro… las con­di­cio­nes que ellos nos impon­drán.

Pero aquí apa­re­ce un pro­ble­ma. Pasan­do en lim­pio lo que se dice des­de las esfe­ras ofi­cia­les, resul­ta que, si hay acuer­do en esta rees­truc­tu­ra­ción, Argen­ti­na va a pagar. Pero no alcan­za con inves­ti­gar el endeu­da­mien­to del tráns­fu­ga de Mau­ri­cio Macri y su cohor­te.

Con las irre­gu­la­ri­da­des come­ti­das para asu­mir estas “deu­da odio­sa” y “frau­du­len­ta” (como ya lo dije­ra el Juez Balles­te­ros en el año 2000 y el Con­gre­so se hicie­ra el ton­to), que esta­mos segu­ros que exis­ten ¿qué hará el gobierno? Si esta inves­ti­ga­ción se hace como se debe, ella deman­da un buen tiem­po y enton­ces, cuan­do se com­prue­ben las múl­ti­ples esta­fas que come­tie­ron en estos lar­gos años. ¿se les pedi­rá que nos devuel­van lo que ire­mos pagan­do con esta nue­va rees­truc­tu­ra­ción?

Por eso es pre­ci­so que se plan­tee, como lo for­mu­la­ra Adol­fo Rodrí­guez Sáa en el 2001 (aun­que des­pués, los gobier­nos que siguie­ron no lo cum­plie­ran), es decir: “sus­pen­der el pago e inves­ti­gar”. De lo con­tra­rio se esta­rá repi­tien­do lo que ya se hizo en arre­glos ante­rio­res y siem­pre ter­mi­nó mal, tal como lo prue­ba la expe­rien­cia y la situa­ción del país.

Si no se sus­pen­de el pago y sim­ple­men­te se acuer­dan otras con­di­cio­nes para pagar, habrá un ali­vio por un par de años y lue­go lo que hoy pasa se repe­ti­rá, tal como vie­ne acon­te­cien­do. No es bueno para una socie­dad tras­la­dar las deu­das con los usu­re­ros a las gene­ra­cio­nes por venir, ¡así lo veni­mos hacien­do y así nos va!

Los anun­cios

Dos fue­ron los anun­cios que más lla­ma­ron la aten­ción y mere­cie­ron el aplau­so de los pre­sen­tes en el recin­to y la alga­ra­bía en la Pla­za. Ellos fue­ron: la lega­li­za­ción del abor­to y la refor­ma judi­cial. Estos temas están sien­do ins­ta­la­dos como las dos cues­tio­nes sobre las cua­les el gobierno aspi­ra que se desa­rro­llen los prin­ci­pa­les deba­tes en estos pri­me­ros meses de gobierno.

Asi­mis­mo se anun­ció la crea­ción de tres con­se­jos, de amplia y diver­sa inte­gra­ción, para el deba­te y pro­pues­tas en cues­tio­nes eva­lua­das como cen­tra­les no solo en esta eta­pa del gobierno sino tam­bién como una pro­yec­ción de polí­ti­cas de Esta­do que debe­rían tener con­ti­nui­dad.

Uno sería el Con­se­jo Eco­nó­mi­co Social cuya inte­gra­ción pro­pues­ta por el Eje­cu­ti­vo debe­ría ser apro­ba­da por el Sena­do y cuyo man­da­to iría más allá de la dura­ción de un gobierno y su obje­ti­vo pro­po­ner polí­ti­cas para el Esta­do y la socie­dad.

Un segun­do anun­cio de nue­vas estruc­tu­ras es la crea­ción del Con­se­jo para afian­zar la Admi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia, como un orga­nis­mo con­sul­ti­vo del Eje­cu­ti­vo sobre este tema, inclu­yen­do la ela­bo­ra­ción de pro­pues­tas sobre los cam­bios en el sis­te­ma actual de admi­nis­tra­ción de jus­ti­cia. En este sen­ti­do el Eje­cu­ti­vo se plan­tea la amplia­ción del sen­si­ble Fue­ro Fede­ral.

Por últi­mo, com­ple­ta este trío de nue­vos orga­nis­mos el Con­se­jo Nacio­nal rela­ti­vo a las Islas Mal­vi­nas, Geor­gias del Sur, Sand­wich del Sur y sus res­pec­ti­vos espa­cios marí­ti­mos. Este orga­nis­mo debe­ría tra­ba­jar en temas de la sobe­ra­nía nacio­nal en el Atlán­ti­co Sur y otras cues­tio­nes como los lími­tes de la pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal argen­ti­na y modi­fi­ca­cio­nes al régi­men pes­que­ro.

Otros anun­cios ofi­cia­les gira­ron en torno a cues­tio­nes diver­sas. Entre ellas se pue­den des­ta­car pro­yec­tos de ley o dis­po­si­cio­nes del Eje­cu­ti­vo sobre el desa­rro­llo del sec­tor hidro­car­bu­rí­fe­ro y mine­ro y la decla­ra­ción que los 24 dis­tri­tos (pro­vin­cias y la Ciu­dad Autó­no­ma de Bue­nos Aires) del país cons­ti­tu­yen capi­ta­les alter­nas.

Se des­ta­có, ade­más, la inter­ven­ción de la Agen­cia Fede­ral de Inte­li­gen­cia, para aca­bar con el oscu­ran­tis­mo de esa acti­vi­dad; el ascen­so post mor­tem de los 44 mari­nos víc­ti­mas del ARA San Juan; la pro­fe­sio­na­li­za­ción y lla­ma­do a con­cur­so para el cuer­po de admi­nis­tra­do­res esta­ta­les; el lan­za­mien­to del Plan Nacio­nal de Acción con­tra las Vio­len­cias por razo­nes de géne­ro.

A estos anun­cios se agre­ga­ron los de la recon­ver­sión de la publi­ci­dad ofi­cial, que insu­me cifras millo­na­rias; el Pro­gra­ma de los “Mil días” que sería com­ple­men­ta­rio al pro­yec­to de Ley del Abor­to y esta­ría des­ti­na­do a garan­ti­zar la aten­ción esta­tal para las muje­res de bajos recur­sos, des­de el ini­cio del emba­ra­zo has­ta los dos años de vida del niño.

Mien­tras se sigue nego­cian­do la desopi­lan­te deu­da exter­na, lo que man­tie­ne en sus­pen­so los anun­cios eco­nó­mi­cos, des­de el gobierno se rati­fi­ca la idea que “pri­me­ro está la deu­da con el pue­blo”.

*Ana­lis­ta polí­ti­co y diri­gen­te social argen­tino, aso­cia­do al Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Aná­li­sis Estra­té­gi­co.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *