Vene­zue­la. Roxa­na Báez: «Luchar en un muni­ci­pio de extre­ma dere­cha»

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 mar­zo 2020.-

«Las san­cio­nes son un cri­men». Este es el títu­lo del infor­me que el gobierno boli­va­riano ha pre­sen­ta­do a la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal para docu­men­tar el daño cau­sa­do al pue­blo vene­zo­lano por las medi­das coer­ci­ti­vas y uni­la­te­ra­les impues­tas por Donald Trump. Medi­das que cons­ti­tu­yen un cri­men de lesa huma­ni­dad des­de 2014, cuan­do Oba­ma defi­nió a Vene­zue­la como «una ame­na­za inusual y extra­or­di­na­ria para la segu­ri­dad de los Esta­dos Uni­dos», que han cau­sa­do sufri­mien­to a la pobla­ción con el obje­ti­vo explí­ci­to y decla­ra­do de derro­car al gobierno de Madu­ro.

De hecho, el infor­me con­tie­ne repe­ti­das decla­ra­cio­nes de Trump y sus fun­cio­na­rios que expre­san públi­ca­men­te estas inten­cio­nes. Un ata­que reno­va­do el 5 de mar­zo por el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, el cual soli­ci­tó al Con­gre­so de los EE. UU. que exten­die­ra el decre­to eje­cu­ti­vo de Oba­ma por otro año, empeo­ra­do por una lar­ga lis­ta de orde­nes eje­cu­ti­vas pro­mul­ga­das por el pro­pio Trump, y rei­vin­di­ca­das aho­ra con arro­gan­cia.

Para evi­tar que la situa­ción se esta­bi­li­ce en Vene­zue­la, con las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de este año y con la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que se está pro­du­cien­do, la dere­cha a suel­do de los Esta­dos Uni­dos pre­pa­ra una nue­va ofen­si­va vio­len­ta, con la ayu­da de los paí­ses capi­ta­lis­tas vasa­llos de Trump, como Colom­bia y Bra­sil.

Madu­ro denun­ció que Trump «inten­ta pro­vo­car una gue­rra con Bra­sil», mien­tras que una gran can­ti­dad de armas y explo­si­vos pro­ce­den­te de Colom­bia ha sido secues­tra­da en Táchi­ra a un gru­po de para­mi­li­ta­res que habían pene­tra­do en Vene­zue­la.

Y para el 10 de mar­zo, el auto­pro­cla­ma­do «pre­si­den­te inte­ri­no» Juan Guai­dó, recha­za­do tam­bién por la mayo­ría de la dere­cha que acep­tó el diá­lo­go con el gobierno, pero satis­fe­cho por un via­je al extran­je­ro duran­te el cual obtu­vo una audien­cia con sus padri­nos occi­den­ta­les, anun­ció una mani­fes­ta­ción.

Mien­tras tan­to, el gobierno boli­va­riano ha denun­cia­do el «fal­so posi­ti­vo» del pre­sun­to ata­que a Guai­dó en Bar­qui­si­me­to. Otro tea­tro crea­do por la extre­ma dere­cha para jus­ti­fi­car las nue­vas medi­das coer­ci­ti­vas de Trump con­tra el pue­blo vene­zo­lano. La evi­den­cia pre­sen­ta­da por el gobierno, pri­me­ro por Dios­da­do Cabe­llo en su pro­gra­ma Con el Mazo, lue­go por el Minis­tro de Comu­ni­ca­ción Jor­ge Rodrí­guez en una rue­da de pren­sa, es incon­tro­ver­ti­ble. Cual­quie­ra pue­de ave­ri­guar­lo en You­tu­be.

Sin embar­go, ape­nas los medios que toma­ron fotos mani­pu­la­das a toda pági­na del pre­sun­to ata­que publi­ca­rán la ver­dad de los hechos.

Hace un año, el 7 de mar­zo, la dere­cha inten­tó poner de rodi­llas al país con el mor­tal sabo­ta­je eléc­tri­co, blo­quean­do tam­bién la mar­cha de las muje­res del día siguien­te. Pero el socia­lis­mo boli­va­riano, el socia­lis­mo femi­nis­ta, reac­cio­nó con una gran mani­fes­ta­ción calle­je­ra el sába­do siguien­te. Y lo hará tam­bién este 8 de mar­zo, día de las tra­ba­ja­do­ras.

La siguien­te entre­vis­ta rela­ta la resis­ten­cia de una mujer en uno de los muni­ci­pios más anti­cha­vis­ta de Vene­zue­la, Die­go Bau­tis­ta Urba­ne­ja, en el esta­do Azoá­te­gui.

«Pala­bra, pala­bra, pala­bra de mujer. La patria de Hugo Chá­vez la vamos a pro­te­ger». «A cons­truir, a prac­ti­car, el femi­nis­mo popu­lar».

En Bar­ce­lo­na, las muje­res dan la bien­ve­ni­da a la lle­ga­da de la minis­tra Asia Ville­gas. Duran­te el deba­te sobre la vio­len­cia de géne­ro, Asia pide a las muje­res pre­sen­tes que expre­sen sus soli­ci­tu­des y pro­pues­tas. Roxa­na Báez, pre­si­den­ta de Inmu­jer del muni­ci­pio Simón Bolí­var aun­que vive en muni­ci­pio Die­go Bau­tis­ta Urba­ne­ja el más escuá­li­do, pre­gun­ta, en par­ti­cu­lar, por las herra­mien­tas para el aná­li­sis de ADN, prue­ba esen­cial en este tipo de pro­ce­di­mien­to. Al final de la reu­nión, le pedi­mos a Roxa­na que nos cuen­te sobre su expe­rien­cia.

«Duran­te 13 años, dice, he esta­do tra­ba­jan­do para cons­truir el socia­lis­mo femi­nis­ta desea­do por Chá­vez y Madu­ro para trans­for­mar la socie­dad de acuer­do con los prin­ci­pios de nues­tra matria. Lo hago en con­di­cio­nes real­men­te adver­sas, ya que el muni­ci­pio Die­go Bau­tis­ta Urba­ne­ja, por peque­ño que sea, está com­pues­to en un 85% por la cla­se media alta anti-cha­vis­ta, y ha sido uno de los cen­tros más acti­vos en vio­len­cia con­tra el gobierno. Duran­te las gua­rim­bas, sufrí ame­na­zas y ata­ques. Duran­te 4 meses, tuve que cami­nar duran­te una hora y media para ir a tra­ba­jar y así ir a casa. Pero ya sabes cómo somos las muje­res, no nos deja­mos inti­mi­dar».

En el muni­ci­pio, dice Roxa­na, hay muchos pro­ble­mas, muchas fami­lias dis­fun­cio­na­les que tie­nen niños tóxi­cos y vio­len­tos. Sus dos hijos, gra­cias a las rela­cio­nes fami­lia­res, fue­ron admi­ti­dos en una de las uni­ver­si­da­des más pres­ti­gio­sas. «En esa ins­ti­tu­ción, cuen­ta Roxa­na, tra­fi­ca­ron con los cupos. Una prác­ti­ca que denun­cié públi­ca­men­te. El coman­dan­te Chá­vez me dio cora­je y seguí. Por mi com­pro­mi­so decla­ra­do con la revo­lu­ción, inten­ta­ron expul­sar a mis hijos, ais­lar­los y per­se­guir­los. Fue terri­ble, pero aguan­ta­mos. Y cuan­do el mayor se gra­duó de abo­ca­do con bue­nas notas, los direc­to­res tuvie­ron que dis­cul­par­se públi­ca­men­te por lo que nos habían hecho pasar. Mis hijos hoy tie­nen una con­cien­cia socia­lis­ta».

Roxa­na dice que, como direc­to­ra de Inmu­jer, se dedi­ca prin­ci­pal­men­te a «desa­rro­llar la con­cien­cia a tra­vés de la for­ma­ción. Comen­cé a impar­tir cur­sos, expli­ca, a la poli­cía del muni­ci­pio, cuan­do me di cuen­ta de que no esta­ban pres­tan­do aten­ción a las denun­cias de vio­len­cia de géne­ro con­tra las muje­res, que fue­ron obli­ga­das a ir a Bar­ce­lo­na. Abrí una ofi­ci­na en el Museo de los niños y, duran­te 13 años, dos veces a la sema­na he reci­bi­do muje­res víc­ti­mas de vio­len­cia. Ya he ayu­da­do a 600».

¿Y con cua­les herra­mien­tas? «Con la her­man­dad, con la ayu­da mutua entre muje­res. Cuan­do nece­si­to una eva­lua­ción psi­co­ló­gi­ca o psi­quiá­tri­ca, lla­mo a una ami­ga, que reci­be muje­res gra­tis. Para mejo­rar las cosas, debe­mos adop­tar un solo pro­to­co­lo de denun­cias, adop­tar un len­gua­je común. Y con­tar con las herra­mien­tas para el aná­li­sis de ADN es esen­cial para faci­li­tar las inves­ti­ga­cio­nes y evi­tar que los casos se archi­ven por­que no hay evi­den­cia defi­ni­ti­va».

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *