Perú.Caso Sawe­to: remue­ven a fis­cal que iba a acu­sar a ase­si­nos de líde­res indí­ge­nas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de mar­zo de 2020

La Cor­te Supe­rior de Jus­ti­cia de Uca­ya­li tomó la deci­sión de sus­pen­der la audien­cia por ter­ce­ra vez lue­go de que el fis­cal del caso, Oto­niel Jara Cór­do­va, fue­ra remo­vi­do de su car­go el últi­mo miér­co­les. El abo­ga­do debía sus­ten­tar hoy los car­gos por el ase­si­na­to de cua­tro líde­res indí­ge­nas, ocu­rri­do en 2014 en la fron­te­ra de Perú y Bra­sil.

Pucall­pa. Seis años des­pués del ase­si­na­to de cua­tro líde­res indí­ge­nas de la comu­ni­dad nati­va de Alto Tama­ya Sawe­to, en la región Uca­ya­li, los fami­lia­res de las víc­ti­mas siguen sin encon­trar jus­ti­cia. La inves­ti­ga­ción fis­cal, que comen­zó lue­go de la muer­te de los diri­gen­tes ashé­nin­kas, Edwin Cho­ta, Jor­ge Ríos Pérez, Leon­cio Quin­ti­si­ma Melén­dez y Fran­cis­co Pine­do Ramí­rez, está para­li­za­da.

El últi­mo jue­ves se vol­vió a repro­gra­mar, por ter­ce­ra vez, la audien­cia de con­trol de acu­sa­ción, debi­do a que el fis­cal del caso, Oto­niel Jara Cór­do­va, fue remo­vi­do de su car­go jun­to a otros cator­ce fis­ca­les pro­vin­cia­les de Uca­ya­li. 

La nue­va can­ce­la­ción de la audien­cia gene­ró indig­na­ción entre los fami­lia­res de las víc­ti­mas, quie­nes narra­ron su impo­ten­cia a Ojo­Pú­bli­co. Dia­na Ríos Ren­gi­fo, hija del ase­si­na­do líder indí­ge­na Jor­ge Ríos, dijo –con lágri­mas en los ojos– que per­ma­nen­te­men­te reci­be ame­na­zas. “Al igual que a mi padre, a mí me lle­gan las ame­na­zas por ter­ce­ros. Los ase­si­nos están libres, siguen talan­do y noso­tras [las viu­das y huér­fa­nas] no pode­mos regre­sar a nues­tra comu­ni­dad por temor a que nos maten”.

Debi­do a la repen­ti­na sali­da del fis­cal Jara Cór­do­va, el coor­di­na­dor de la Fis­ca­lía Pro­vin­cial Cor­po­ra­ti­va con­tra la Cri­mi­na­li­dad Orga­ni­za­da de Uca­ya­li, Den­nis Michael Vega Sote­lo, soli­ci­tó ante la jue­za la repro­gra­ma­ción de la audien­cia para que el pró­xi­mo fis­cal encar­ga­do del caso “pue­da pre­sen­tar­se con el cono­ci­mien­to nece­sa­rio para sus­ten­tar” la teo­ría del ase­si­na­to de los líde­res indí­ge­nas.

El pedi­do fue acep­ta­do por la jue­za Cesia Mar­litt Pérez Ren­gi­fo, del Ter­cer Juz­ga­do de Inves­ti­ga­ción Pre­pa­ra­to­ria de Uca­ya­li, quien repro­gra­mó la audien­cia para el pró­xi­mo 3 de abril. Según cono­ció Ojo­Pú­bli­co, las dos veces ante­rio­res en que se repro­gra­ma­ron las audien­cias (20 de diciem­bre del 2019 y 17 de enero de este año) fue por per­mi­sos de salud para los abo­ga­dos de la defen­sa y para la jue­za encar­ga­da del caso, res­pec­ti­va­men­te.

Una lar­ga espe­ra por jus­ti­cia

La inves­ti­ga­ción que debía sus­ten­tar el fis­cal Jara Cór­do­va –quien regre­sa­rá a su pla­za de ori­gen, en el Órgano de Con­trol Interno de la Fis­ca­lía– seña­la como acto­res inte­lec­tua­les del ase­si­na­to de los cua­tro líde­res a Hugo Soria Flo­res y José Estra­da Huay­ta; y como acto­res mate­ria­les a Euri­co Mapes Gómez y los her­ma­nos Josi­mar y Segun­do Ata­chi Félix. Todos ellos par­ti­ci­pa­ron, según la fis­ca­lía, en el cruel ase­si­na­to de los líde­res indí­ge­nas Edwin Cho­ta, Leon­cio Quin­ti­si­ma, Jor­ge Ríos Pérez y Fran­cis­co Pine­do Ramí­rez ocu­rri­do en sep­tiem­bre del 2014 en la fron­te­ra de Perú y Bra­sil, cer­ca de su comu­ni­dad. 

Para los cin­co acu­sa­dos, la fis­ca­lía soli­ci­ta 35 años de pena pri­va­ti­va de la liber­tad por el deli­to de homi­ci­dio cali­fi­ca­do. En un segun­do caso, que está en inves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar, se les inves­ti­ga por el deli­to de aso­cia­ción ilí­ci­ta para la tala ile­gal.

Los jefes de la comu­ni­dad habían denun­cia­do, en varias opor­tu­ni­da­des ante las auto­ri­da­des, la tala ile­gal de made­ra den­tro de su terri­to­rio. Pero nadie hizo nada. Un amplio repor­ta­je de Ojo­Pú­bli­co deta­lla una cade­na de irre­gu­la­ri­da­des en el papel de varios fun­cio­na­rios públi­cos res­pon­sa­bles de inves­ti­gar des­de el 2008 la denun­cia por trá­fi­co de made­ra que oca­sio­nó el des­pia­da­do ase­si­na­to de los líde­res el 2014. 

Has­ta el momen­to las auto­ri­da­des solo han iden­ti­fi­ca­do a los líde­res indí­ge­nas Edwin Cho­ta y Leon­cio Quin­ti­si­ma. Toda­vía está pen­dien­te el reco­no­ci­mien­to de los cuer­pos de Jor­ge Ríos Pérez y Fran­cis­co Pine­do Ramí­rez. Han pasa­do seis años des­de que fue­ron ase­si­na­dos, y sus fami­lia­res con­ti­núan hacien­do lar­gos via­jes des­de su comu­ni­dad has­ta Pucall­pa, para bus­car que se san­cio­ne a los ase­si­nos. 

“Que­re­mos jus­ti­cia. Has­ta aho­ra no pode­mos dar sepul­tu­ra a mi padre por­que no se han iden­ti­fi­ca­do sus res­tos (…) Noso­tros no le fal­ta­mos el res­pe­to a nadie, solo lucha­mos por­que nos quie­ren expul­sar de nues­tro terri­to­rio. Como ashé­nin­kas pro­te­ge­mos el bos­que”, dijo Dia­na Ríos, hija del ase­si­na­do líder ashé­nin­ka Jor­ge Ríos. Ella y su madre asis­tie­ron a la frus­tra­da audien­cia. 

La comu­ni­dad nati­va Alto Tama­ya Sawe­to con­si­guió, recién un año des­pués de la muer­te de sus cua­tro líde­res indí­ge­nas, en el 2015, la titu­la­ción de su terri­to­rio con una exten­sión de 76.800 hec­tá­reas de bos­que, pese a que rea­li­za­ban el trá­mi­te des­de el 2006 ante la Direc­ción Regio­nal de Agri­cul­tu­ra de Uca­ya­li. Sin embar­go, duran­te nue­ve lar­gos años fue­ron igno­ra­dos. 

Fuen­te: Ojo Publi­co

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *