Perú.Caso Sawe­to: remue­ven a fis­cal que iba a acu­sar a ase­si­nos de líde­res indí­ge­nas

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano, 7 de mar­zo de 2020

La Cor­te Supe­rior de Jus­ti­cia de Uca­ya­li tomó la deci­sión de sus­pen­der la audien­cia por ter­ce­ra vez lue­go de que el fis­cal del caso, Oto­niel Jara Cór­do­va, fue­ra remo­vi­do de su car­go el últi­mo miér­co­les. El abo­ga­do debía sus­ten­tar hoy los car­gos por el ase­si­na­to de cua­tro líde­res indí­ge­nas, ocu­rri­do en 2014 en la fron­te­ra de Perú y Bra­sil.

Pucall­pa. Seis años des­pués del ase­si­na­to de cua­tro líde­res indí­ge­nas de la comu­ni­dad nati­va de Alto Tama­ya Sawe­to, en la región Uca­ya­li, los fami­lia­res de las víc­ti­mas siguen sin encon­trar jus­ti­cia. La inves­ti­ga­ción fis­cal, que comen­zó lue­go de la muer­te de los diri­gen­tes ashé­nin­kas, Edwin Cho­ta, Jor­ge Ríos Pérez, Leon­cio Quin­ti­si­ma Melén­dez y Fran­cis­co Pine­do Ramí­rez, está para­li­za­da.

El últi­mo jue­ves se vol­vió a repro­gra­mar, por ter­ce­ra vez, la audien­cia de con­trol de acu­sa­ción, debi­do a que el fis­cal del caso, Oto­niel Jara Cór­do­va, fue remo­vi­do de su car­go jun­to a otros cator­ce fis­ca­les pro­vin­cia­les de Uca­ya­li. 

La nue­va can­ce­la­ción de la audien­cia gene­ró indig­na­ción entre los fami­lia­res de las víc­ti­mas, quie­nes narra­ron su impo­ten­cia a Ojo­Pú­bli­co. Dia­na Ríos Ren­gi­fo, hija del ase­si­na­do líder indí­ge­na Jor­ge Ríos, dijo –con lágri­mas en los ojos– que per­ma­nen­te­men­te reci­be ame­na­zas. “Al igual que a mi padre, a mí me lle­gan las ame­na­zas por ter­ce­ros. Los ase­si­nos están libres, siguen talan­do y noso­tras [las viu­das y huér­fa­nas] no pode­mos regre­sar a nues­tra comu­ni­dad por temor a que nos maten”.

Debi­do a la repen­ti­na sali­da del fis­cal Jara Cór­do­va, el coor­di­na­dor de la Fis­ca­lía Pro­vin­cial Cor­po­ra­ti­va con­tra la Cri­mi­na­li­dad Orga­ni­za­da de Uca­ya­li, Den­nis Michael Vega Sote­lo, soli­ci­tó ante la jue­za la repro­gra­ma­ción de la audien­cia para que el pró­xi­mo fis­cal encar­ga­do del caso “pue­da pre­sen­tar­se con el cono­ci­mien­to nece­sa­rio para sus­ten­tar” la teo­ría del ase­si­na­to de los líde­res indí­ge­nas.

El pedi­do fue acep­ta­do por la jue­za Cesia Mar­litt Pérez Ren­gi­fo, del Ter­cer Juz­ga­do de Inves­ti­ga­ción Pre­pa­ra­to­ria de Uca­ya­li, quien repro­gra­mó la audien­cia para el pró­xi­mo 3 de abril. Según cono­ció Ojo­Pú­bli­co, las dos veces ante­rio­res en que se repro­gra­ma­ron las audien­cias (20 de diciem­bre del 2019 y 17 de enero de este año) fue por per­mi­sos de salud para los abo­ga­dos de la defen­sa y para la jue­za encar­ga­da del caso, res­pec­ti­va­men­te.

Una lar­ga espe­ra por jus­ti­cia

La inves­ti­ga­ción que debía sus­ten­tar el fis­cal Jara Cór­do­va –quien regre­sa­rá a su pla­za de ori­gen, en el Órgano de Con­trol Interno de la Fis­ca­lía– seña­la como acto­res inte­lec­tua­les del ase­si­na­to de los cua­tro líde­res a Hugo Soria Flo­res y José Estra­da Huay­ta; y como acto­res mate­ria­les a Euri­co Mapes Gómez y los her­ma­nos Josi­mar y Segun­do Ata­chi Félix. Todos ellos par­ti­ci­pa­ron, según la fis­ca­lía, en el cruel ase­si­na­to de los líde­res indí­ge­nas Edwin Cho­ta, Leon­cio Quin­ti­si­ma, Jor­ge Ríos Pérez y Fran­cis­co Pine­do Ramí­rez ocu­rri­do en sep­tiem­bre del 2014 en la fron­te­ra de Perú y Bra­sil, cer­ca de su comu­ni­dad. 

Para los cin­co acu­sa­dos, la fis­ca­lía soli­ci­ta 35 años de pena pri­va­ti­va de la liber­tad por el deli­to de homi­ci­dio cali­fi­ca­do. En un segun­do caso, que está en inves­ti­ga­ción pre­li­mi­nar, se les inves­ti­ga por el deli­to de aso­cia­ción ilí­ci­ta para la tala ile­gal.

Los jefes de la comu­ni­dad habían denun­cia­do, en varias opor­tu­ni­da­des ante las auto­ri­da­des, la tala ile­gal de made­ra den­tro de su terri­to­rio. Pero nadie hizo nada. Un amplio repor­ta­je de Ojo­Pú­bli­co deta­lla una cade­na de irre­gu­la­ri­da­des en el papel de varios fun­cio­na­rios públi­cos res­pon­sa­bles de inves­ti­gar des­de el 2008 la denun­cia por trá­fi­co de made­ra que oca­sio­nó el des­pia­da­do ase­si­na­to de los líde­res el 2014. 

Has­ta el momen­to las auto­ri­da­des solo han iden­ti­fi­ca­do a los líde­res indí­ge­nas Edwin Cho­ta y Leon­cio Quin­ti­si­ma. Toda­vía está pen­dien­te el reco­no­ci­mien­to de los cuer­pos de Jor­ge Ríos Pérez y Fran­cis­co Pine­do Ramí­rez. Han pasa­do seis años des­de que fue­ron ase­si­na­dos, y sus fami­lia­res con­ti­núan hacien­do lar­gos via­jes des­de su comu­ni­dad has­ta Pucall­pa, para bus­car que se san­cio­ne a los ase­si­nos. 

“Que­re­mos jus­ti­cia. Has­ta aho­ra no pode­mos dar sepul­tu­ra a mi padre por­que no se han iden­ti­fi­ca­do sus res­tos (…) Noso­tros no le fal­ta­mos el res­pe­to a nadie, solo lucha­mos por­que nos quie­ren expul­sar de nues­tro terri­to­rio. Como ashé­nin­kas pro­te­ge­mos el bos­que”, dijo Dia­na Ríos, hija del ase­si­na­do líder ashé­nin­ka Jor­ge Ríos. Ella y su madre asis­tie­ron a la frus­tra­da audien­cia. 

La comu­ni­dad nati­va Alto Tama­ya Sawe­to con­si­guió, recién un año des­pués de la muer­te de sus cua­tro líde­res indí­ge­nas, en el 2015, la titu­la­ción de su terri­to­rio con una exten­sión de 76.800 hec­tá­reas de bos­que, pese a que rea­li­za­ban el trá­mi­te des­de el 2006 ante la Direc­ción Regio­nal de Agri­cul­tu­ra de Uca­ya­li. Sin embar­go, duran­te nue­ve lar­gos años fue­ron igno­ra­dos. 

Fuen­te: Ojo Publi­co

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: