Méxi­co. “No nece­si­ta­mos per­mi­so para luchar por la vida”: muje­res zapa­tis­tas se unen al paro del #9M

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 mar­zo 2020 

Fotos: Fran­cis­co Lion

Ciu­dad de Méxi­co | Des­in­for­mé­mo­nos. Las muje­res indí­ge­nas del Ejér­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal (EZLN) anun­cia­ron que se uni­rán al paro nacio­nal de muje­res del pró­xi­mo 9 de mar­zo, con­vo­ca­do por el colec­ti­vo vera­cru­zano Bru­jas del Mar, y cri­ti­ca­ron el opor­tu­nis­mo polí­ti­co de las empre­sas y “los machi­tos y machi­tas patriar­ca­les que hay en el mal gobierno” sobre la ini­cia­ti­va con­tra la vio­len­cia de géne­ro.

“Los pode­ro­sos y sus capa­ta­ces polí­ti­cos están, por un lado, hacién­do­se los muy cons­cien­tes y sen­si­bles y ni siquie­ra pue­den qui­tar­se su modo patriar­cal por­que has­ta dicen que les dan ‘per­mi­so’ a las muje­res para que pro­tes­ten por­que las matan”, seña­la­ron las zapa­tis­tas en un comu­ni­ca­do, en el que ase­gu­ra­ron que “lo que les intere­sa (a los de arri­ba) es mon­tar­se enci­ma de ese dolor y, borrán­do­lo, pelear­se por quién es más chin­gón”.

“Noso­tras no le esta­mos pidien­do per­mi­so a los man­dos y auto­ri­da­des, ni a padres, hijos, novios, mari­dos o aman­tes, sino que lo vamos a hacer por­que no de bal­de nos alza­mos en armas des­de el pri­me­ro de enero de 1994”, expli­ca­ron las muje­res, quie­nes hicie­ron un lla­ma­do a las inte­gran­tes del Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na – Con­ce­jo Indí­ge­na de Gobierno, de la Sex­ta Nacio­nal e Inter­na­cio­nal, y de las Redes en Resis­ten­cia y Rebel­día a que ana­li­cen la pro­pues­ta del colec­ti­vo Bru­jas del Mar y dis­cu­tan si tam­bién la imple­men­ta­rán en sus pro­pios espa­cios.

Igual­men­te, recor­da­ron que el 8 de mar­zo lle­va­rán a cabo una mani­fes­ta­ción con­tra la vio­len­cia hacia las muje­res y ante el incre­men­to de los femi­ni­ci­dios, las des­apa­ri­cio­nes y la des­igual­dad en Méxi­co.

“Nomás sepan que no nos impor­ta si nos dicen que somos con­ser­va­do­ras o gol­pis­tas o dere­chis­tas o izquier­dis­tas”, agre­ga­ron las zapa­tis­tas.

La imagen puede contener: 1 persona, de pie y exterior

A con­ti­nua­ción el comu­ni­ca­do com­ple­to:

A las Muje­res que luchan en Méxi­co y el Mun­do.
De: Las Muje­res indí­ge­nas zapa­tis­tas del EZLN.

Com­pa­ñe­ra y her­ma­na:

Te salu­da­mos a nom­bre de las muje­res indí­ge­nas zapa­tis­tas de todas las eda­des, tan­to des­de las pichi­tas has­ta las de más jui­cio, que sea de edad. Espe­ra­mos que te encuen­tres bien y luchan­do en com­pa­ñía de tus fami­lias, her­ma­nas y com­pa­ñe­ras.

Acá tene­mos muchos pro­ble­mas por razón de los para­mi­li­ta­res que aho­ra son del par­ti­do More­na, y antes fue­ron del PRI, el PAN, el PRD y el Ver­de Eco­lo­gis­ta.

Pero no es de eso que te que­re­mos pla­ti­car, sino de algo que es más urgen­te y más impor­tan­te. Que sea de las gran­des vio­len­cias que hay con­tra las muje­res y que se ve que no se detie­nen, sino que aumen­tan y tam­bién aumen­ta la cruel­dad. Los ase­si­na­tos y des­apa­ri­cio­nes de muje­res ya son una locu­ra que antes no se podía ima­gi­nar. Nin­gu­na mujer, de cual­quier edad, cla­se social, mili­tan­cia polí­ti­ca, color, raza o creen­cia reli­gio­sa, está a sal­vo. Tal vez podría­mos pen­sar que las muje­res ricas, las gober­nan­tes y las famo­sas, que tie­nen cómo pro­te­ger­se con sus guar­dias y poli­cías, podrían decir que están segu­ras, pero ni ellas, por­que no son pocas las veces que la vio­len­cia que nos des­apa­re­ce, nos secues­tra y nos ase­si­na, vie­ne de fami­lia­res, amis­ta­des y cono­ci­dos.

Hay que aca­bar con esas vio­len­cias, ven­gan de don­de ven­gan. Por eso hici­mos antes un lla­ma­do a mani­fes­tar­nos, como muje­res que somos, el día 8 de mar­zo del 2020. Cada quien según su modo, su lugar y su tiem­po. Y lla­ma­mos a que la deman­da prin­ci­pal de esas mani­fes­ta­cio­nes sea dete­ner la vio­len­cia con­tra las muje­res. Y ahí tam­bién decir cla­ro que no olvi­da­mos a las des­apa­re­ci­das y ase­si­na­das en todos los gobier­nos, sean tri­co­lo­res, azu­les, ver­des, ama­ri­llos, guin­das, naran­jas, cafés o cual­quie­ra que sea su color, por­que son los mis­mos. Y para recor­dar­les a los malos gobier­nos y a ellas que nos fal­tan, pro­pu­si­mos que lle­ve­mos una señal de color negro en nues­tra ropa. Por­que esta­mos de luto por tan­ta mata­zón que hay de muje­res en todo el mun­do. Y peor toda­vía que ya ni las pichi­tas están segu­ras.

Her­ma­na y com­pa­ñe­ra:

Hace unos días, lo supi­mos que un gru­po de her­ma­nas femi­nis­tas de Vera­cruz, del colec­ti­vo “Bru­jas del Mar”, se pen­só una bue­na idea y lla­mó a una ini­cia­ti­va de movi­li­za­ción de pro­tes­ta con­tra la vio­len­cia. Su idea es hacer el día 9 de mar­zo una movi­li­za­ción de ausen­cia, o sea que se vea y se sien­ta qué pasa sin muje­res, que sea un Paro de Muje­res.

Que sea no ir a tra­ba­jar, no com­prar, no mover­nos, que no nos vean. Por­que, lo dicen cla­ro, pare­ce como que las muje­res somos el enemi­go prin­ci­pal y el sis­te­ma nos quie­re liqui­dar, o sea ani­qui­lar.

Des­pués lo mira­mos lo que pasó con los machi­tos y las machi­tas patriar­ca­les que hay en el mal gobierno, los par­ti­dos polí­ti­cos y los gran­des empre­sa­rios. Ya no les impor­ta la des­gra­cia mal­di­ta que viven y mue­ren las muje­res en Méxi­co. Lo que les intere­sa es mon­tar­se enci­ma de ese dolor y, borrán­do­lo, pelear­se por quién es más chin­gón.

Los pode­ro­sos y sus capa­ta­ces polí­ti­cos están, por un lado, hacién­do­se los muy cons­cien­tes y sen­si­bles y ni siquie­ra pue­den qui­tar­se su modo patriar­cal por­que has­ta dicen que les dan “per­mi­so” a las muje­res para que pro­tes­ten por­que las matan. Aho­ra sí que les dan per­mi­so de que luchen por vivir. Son unos sin­ver­güen­zas ellos y las muje­res que tie­nen el mis­mo pen­sa­mien­to de machos, aun­que sean muje­res.

Y por el otro lado, pues está el supre­mo gobierno, que se enca­bro­na por­que ya la gen­te no está dis­cu­tien­do lo que dice o eruc­ta o vomi­ta en sus pala­bras. Por­que resul­ta que unas muje­res, jóve­nas para más peor, le qui­ta­ron el micró­fono y están gri­tan­do lo que el mal gobierno calla. Si sí es ridícu­lo que los mal lla­ma­dos opo­si­to­res y opo­si­to­ras polí­ti­cas se hagan como bue­nas gen­tes que dan “per­mi­so” de vivir, es más ridícu­lo que el mal gobierno y sus faná­ti­cos y faná­ti­cas acu­se de “gol­pis­ta” la lucha por la vida de las muje­res. Aho­ra sí que está más peor, por­que así man­dan que nadie pue­de vivir o sobre­vi­vir sin su per­mi­so, y nadie pue­de luchar has­ta que el mal gobierno lo diga en una de sus ocu­rren­cias. De por sí así son los machis­tas patriar­ca­les, que creen que todo el mun­do gira alre­de­dor de su ése-cómo-se-lla­ma y sus coyo­li­tos. Si alguien está luchan­do sin per­mi­so, enton­ces es que está en con­tra del mal gobierno. Si ase­si­nan a las muje­res, si las des­apa­re­cen, si las secues­tran, si las tor­tu­ran, si las mar­can, enton­ces es que esas muje­res víc­ti­mas son par­te de un plan que quie­re qui­tar a un gobierno. Ya de plano no tie­nen ver­güen­za.

Y toda­vía los sin­ver­güen­zas patriar­ca­les de gobier­nos y patro­nes dan sus con­se­jos machi­tos a las muje­res: que no se dejen mani­pu­lar, que se por­ten bien, que no rayen las pie­dras y las puer­tas, que no rom­pan los vidrios, que se vis­tan bien, que no levan­ten la mira­da, que no den de qué mal hablar, que cui­den lo que dicen, escri­ben y pien­san. O sea que no hagan nada sin per­mi­so de ellos. Que sea que esta­mos madu­ras para que nos maten, nos des­apa­rez­can y nos vio­len, pero no para pen­sar, ana­li­zar y deci­dir. De plano son unos babo­sos… y babo­sas, por­que tam­bién hay muje­res que has­ta les aplau­den.

Lo que dicen es que para todo hay que pedir­le per­mi­so al mal gobierno o al patrón, has­ta para sobre­vi­vir. Por­que así está de cabro­na la cosa, com­pa­ñe­ra y her­ma­na, que las muje­res en Méxi­co y en el mun­do están sobre­vi­vien­do. O sea vivien­do con mie­do. Y eso no es vivir, sino ape­nas es no morir­se… has­ta que nos ase­si­nen o nos des­apa­rez­can, y todo con una vio­len­cia terro­ris­ta.

Y tam­bién están quie­nes, supues­ta­men­te de izquier­da, miran diver­ti­dos cómo el mal gobierno está mos­tran­do que o es un babo­so o un igno­ran­te. Como si fue­ra nece­sa­rio mirar los berrin­ches que hacen los malos gobier­nos para saber que son las dos cosas.

Esas per­so­nas tam­bién valo­ran según si le sir­ve o no a los malos gobier­nos, o si les sir­ve o no a quie­nes lo cri­ti­can. Pero tam­po­co les impor­ta si la ini­cia­ti­va es bue­na o mala para la lucha por la vida que hacen las muje­res. Miran los ase­si­na­tos, las des­apa­ri­cio­nes, las vio­la­cio­nes, y se ale­gran por­que eso demues­tra que el mal gobierno es, ade­más de malo, un inú­til. Esas per­so­nas debie­ran mejor pre­gun­tar­se si sus valo­res como de izquier­da que dicen que son, les per­mi­ten mirar las luchas como si fue­ran ver­du­ras en un mer­ca­do y a ver qué com­pran o nomás mallu­gan.

Y en todos esos dimes y dire­tes que se traen allá arri­ba los malos gobier­nos, los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, los par­ti­dos polí­ti­cos y los cabe­zas gran­des, se olvi­da lo más impor­tan­te que va a mar­car esos días 8 y 9 de mar­zo, y que no es que nos están matan­do como muje­res que somos, sino es que vamos a luchar por nues­tra vida con todos los medios y según nues­tro modo, tiem­po y lugar de cada quien.

Y si no les impor­ta la vida, pues enton­ces ni son de dere­cha, ni de izquier­da, ni de cen­tro. Ni huma­nos son, pues.

La imagen puede contener: una o varias personas, niños y exterior

La lucha por la vida es esen­cial a toda la huma­ni­dad, y no nece­si­ta el per­mi­so de nadie por­que lo trae­mos en la san­gre. Y si alguien pien­sa que la lucha por la vida de las muje­res es gol­pis­ta o de dere­cha o gobier­nis­ta o izquier­dis­ta o anti­gu­ber­na­men­tal o es de un color, pen­sa­mien­to o reli­gión, pues enton­ces es que defien­de la muer­te. Si se ente­ran de otra ase­si­na­da, pri­me­ro pre­gun­tan de qué color es su piel, su par­ti­do, su reli­gión: y según si es su con­tra­rio pues enton­ces mal hablan, pero no de los ase­si­nos, sino de la mujer víc­ti­ma.

Noso­tras no enten­de­mos cómo es que el mun­do lle­gó a eso, y que toda­vía dicen que noso­tras las indí­ge­nas zapa­tis­tas esta­mos atra­sa­das y no cono­ce­mos el desa­rro­llo y pro­gre­so que traen los mega­pro­yec­tos y el dine­ro y el con­su­mo. Eso es su pro­gre­so: mal­ba­ra­tar la vida de las muje­res, por­que resul­ta que es muy bara­to des­apa­re­cer, secues­trar o ase­si­nar una mujer, por­que no hay cas­ti­go. Al revés, has­ta no fal­ta­rá quien aplau­da y diga “una enemi­ga menos”, “un estor­bo menos”, “una peca­do­ra menos”, “una radi­cal menos”, “una con­ser­va­do­ra menos”, “una mujer menos”.

No enten­de­mos por qué hay per­so­nas así, pero sí enten­de­mos que no pode­mos que­dar­nos sin hacer nada, pen­san­do que esos dolo­res y esas rabias son aje­nas, que sea que no nos tocan… has­ta que nos toquen.

-*-

Como muje­res zapa­tis­tas que somos esto es lo que pen­sa­mos y sen­ti­mos cuan­do ana­li­za­mos sus pala­bras y accio­nes de las her­ma­nas bru­jas:

Pri­me­ro.- Noso­tras salu­da­mos su ini­cia­ti­va. La mira­mos como algo valio­so, bueno, noble, hones­to y legí­ti­mo. Y la apo­ya­re­mos según nues­tros modos. Por­que cual­quier mujer, sea una, o unas cuan­tas, o muchas, que luchen por la vida, deben saber que no están solas. Por­que nues­tro pen­sa­mien­to es que, si las ausen­tes, las ase­si­na­das, las des­apa­re­ci­das y las encar­ce­la­das deben saber que no están solas, pues con mayor razón las vivas que luchan.

Pen­sa­mos que es bue­na idea, por­que el día 8 de mar­zo, van a mirar y a sen­tir nues­tros dolo­res y nues­tras rabias. Y el día 9 los machis­tas patriar­ca­les se van a preo­cu­par de qué esta­mos pen­san­do o pla­nean­do o sin­tien­do, por­que no lo van a saber, que sea no nos van a mirar. ¿Qué tal que nos orga­ni­za­mos más y mejor? Por­que a veces, del dolor y la rabia no sigue la deses­pe­ra­ción o la resig­na­ción. Pue­de ser que siga la orga­ni­za­ción.

Segun­do.- Por eso, según nues­tro modo de cómo muje­res indí­ge­nas zapa­tis­tas que somos, es que pla­ti­ca­mos con nues­tras demás com­pa­ñe­ras zapa­tis­tas de las comu­ni­da­des. Les pre­gun­ta­mos si es bue­na idea eso del paro nacio­nal el 9 de mar­zo. Y si sí es bue­na idea, pues no sólo decir que es bue­na idea, sino de hacer algo para apo­yar­nos como muje­res que luchan que somos.

Y les pro­pu­si­mos la idea de que ese día 9 de mar­zo, las com­pa­ñe­ras que tie­nen car­go, sea de auto­ri­dad autó­no­ma, sea de man­do orga­ni­za­ti­vo o de man­do mili­tar o de comi­sio­nes de edu­ca­ción, salud, ter­cias y de todos los tra­ba­jos que hace­mos como muje­res zapa­tis­tas que somos, pues nomás no nos pre­sen­te­mos a nues­tros tra­ba­jos.

Y eso por­que así será nues­tro modo de decir­les que apo­ya­mos esa idea del 9 de mar­zo sin muje­res, como una ini­cia­ti­va más de las muje­res que luchan por la vida. Y como las muje­res indí­ge­nas somos mayo­ría en la auto­no­mía zapa­tis­ta, pues ese día se va a parar la auto­no­mía zapa­tis­ta.

Lo pen­sa­mos y lo pla­ti­ca­mos y salió que las com­pa­ñe­ras de las dife­ren­tes zonas zapa­tis­tas estu­vi­mos de acuer­do de sumar­nos al paro del día 9 de mar­zo del 2020, con­vo­ca­do por las her­ma­nas Bru­jas del Mar.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas tocando instrumentos musicales, calzado, guitarra, niños y exterior

Ter­ce­ro.- El día 8 de mar­zo, miles de muje­res zapa­tis­tas nos reu­ni­re­mos en nues­tros cara­co­les y habla­re­mos de los dolo­res y las rabias que escu­cha­mos en los dos encuen­tros de muje­res que hemos teni­do, pero tam­bién habla­re­mos de luchas, de las nues­tras y de las de uste­des, com­pa­ñe­ras y her­ma­nas que nos leen. Y lle­va­re­mos una señal de color negro en nues­tras ropas.

Y el día 9 de mar­zo muchas no nos ire­mos a nues­tros pue­blos, sino que que­da­re­mos y, en la madru­ga­da de ese día 9 de mar­zo, encen­de­re­mos miles de luces. En los cara­co­les y en los pue­blos zapa­tis­tas la luz de las muje­res bri­lla­rá.

No sólo para que las muje­res que hagan ese día un día de lucha sepan que las mira­mos, que las admi­ra­mos, que las res­pe­ta­mos y que las salu­da­mos. Que no están solas pues.

Tam­bién para que, con esas luces, las her­ma­nas ausen­tes, las ase­si­na­das, las des­apa­re­ci­das, las encar­ce­la­das, las migran­tes, las vio­len­ta­das, sepan que acá, en estas mon­ta­ñas en resis­ten­cia y rebel­día, hay quie­nes se preo­cu­pan por ellas y por sus fami­lia­res, por su dolor y por su rabia. Y no impor­ta si esa her­ma­na que está luchan­do es blan­ca o negra o ama­ri­lla o del color de la tie­rra. No impor­ta si cree o no cree en una reli­gión. No impor­ta si se vis­te bien o mal. No impor­ta si tie­ne paga o no. No impor­ta si es par­ti­dis­ta o no par­ti­dis­ta. No impor­ta si es ami­ga o enemi­ga.

Lo que impor­ta es que esté viva y libre. Por­que así, vivas y libres, pues enton­ces sí nos pode­mos cri­ti­car, mal hablar, pelear, o deba­tir, dis­cu­tir, ana­li­zar y tal vez hacer un acuer­do: luchar con­tra la vio­len­cia que se hace con­tra las muje­res.

Por­que con tan­ta mata­zón nomás vamos de un luto a otro, de un dolor a otro, de una indig­na­ción a otra. Tal vez es ése su plan del mal­di­to sis­te­ma. Que sea que es estar­nos matan­do y des­apa­re­cien­do para que no ten­ga­mos tiem­po ni modo para orga­ni­zar­nos y luchar con­tra el sis­te­ma patriar­cal y capi­ta­lis­ta.

Pero, como de por sí pasa en la his­to­ria del mun­do, pues lo que va a pasar es que nos vamos a orga­ni­zar pre­ci­sa­men­te para dete­ner esa mata­zón. Y ya des­pués, pues habrá quien diga que has­ta ahí nomás. Pero habre­mos otras que nos segui­re­mos más allá, has­ta ter­mi­nar con la raíz del árbol de nues­tro dolor: el sis­te­ma capi­ta­lis­ta patriar­cal, racis­ta, explo­ta­dor, repre­si­vo, roba­dor y anti­hu­mano.

Por­que, cuan­do al fin con­quis­te­mos el dere­cho a vivir, habrá quien diga que la escla­vi­tud es bue­na y la abra­ce y la defien­da como des­tino, man­da­to divino, mala suer­te o has­ta bue­na suer­te.

Habrá quien diga que lo que sigue es tener bue­na paga. O sea que la explo­ta­ción que tene­mos hom­bres y muje­res ten­ga el mis­mo sala­rio.

Habrá quién nece­si­te la liber­tad como se nece­si­ta el aire y luche por con­quis­tar­la.

Habrá quien sea libre y luche por defen­der su liber­tad.

Habrá quien diga que se pue­de solas, como muje­res que somos.

Y habrá quien diga que hay que des­truir a la bes­tia del sis­te­ma, y que para eso se nece­si­ta luchar con todas, con todos… y con todoas.

Y en lugar de muchas ase­si­na­das, muchas des­apa­re­ci­das, muchas secues­tra­das, muchas vio­len­ta­das, tal vez habrá muchas ideas, muchos pen­sa­mien­tos, muchos modos de la lucha de como muje­res que somos.

Y tal vez enton­ces se entien­da que la dife­ren­cia es bue­na, pero para que exis­ta esa dife­ren­cia tie­ne que vivir.

Cuar­to.- Por lo tan­to, hace­mos un lla­ma­do res­pe­tuo­so a las her­ma­nas y com­pa­ñe­ras del Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na – Con­ce­jo Indí­ge­na de Gobierno, de la Sex­ta Nacio­nal e Inter­na­cio­nal, y de las Redes en Resis­ten­cia y Rebel­día, a que ana­li­cen y dis­cu­tan si está bien o mal esa pro­pues­ta de las her­ma­nas bru­jas o si hay otras. Y si pien­san que está bien, pues que le entren y sin pedir per­mi­so. Y si pien­san que está mal y que más mejor otra cosa, que sea otra ini­cia­ti­va, pues a dar­le pues, y tam­po­co pedir per­mi­so.

Así como noso­tras no le esta­mos pidien­do per­mi­so a los man­dos y auto­ri­da­des, ni a padres, hijos, novios, mari­dos o aman­tes, sino que lo vamos a hacer por­que no de bal­de nos alza­mos en armas des­de el pri­me­ro de enero de 1994.

Enton­ces ahí lo vean. Nomás sepan que no nos impor­ta si nos dicen que somos con­ser­va­do­ras o gol­pis­tas o dere­chis­tas o izquier­dis­tas.

Y a esos malos gobier­nos que dicen que la socie­dad se divi­de en libe­ra­les y con­ser­va­do­res, pues si es que dicen que están con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo, enton­ces les vie­ne tocan­do que se lla­man “neo­con­ser­va­do­res”.

Así pen­sa­mos y así vamos a hacer como muje­res indí­ge­nas zapa­tis­tas que somos.

Y lo vamos a hacer SIN PEDIR PERMISO A NINGÚN HOMBRE, sea malo, o bueno, o ni modos.

Es todo.

Des­de las mon­ta­ñas del Sur­es­te Mexi­cano.

Por las muje­res indí­ge­nas zapa­tis­tas del EZLN.

Mari­sol, Yeny, Rosa Nery, Yoja­ri, Lucia, Sol, Eli­za­bet, otra Eli­za­bet, Yolan­da, Nata­lia, Susa­na, Ade­la, Gabrie­la, Ana­ye­li, Zenai­da, Ceci­lia, Dia­na, Ale­jan­dra, Caro­li­na, Dalia, Cris­ti­na, Gabrie­la, May­de­li, Jime­na, Dia­na, Kelsy, Mari­sol, Luvia, Lau­ra.

Coman­dan­tas y Coor­di­na­do­ras de Muje­res Zapa­tis­tas del EZLN.

Méxi­co, 1 de mar­zo del 2020

Fuen­te: Des­in­for­mé­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *