EE UU. Ber­nie San­ders enoja (e inquie­ta) a Netan­yahu y a quie­nes apo­yan a Israel

Julien Salin­gue /​Resu­men Lati­noa­me­ri­cano /​6 de mar­zo de 2020

El mar­tes 25 de febre­ro, duran­te el segun­do deba­te de las pri­ma­rias del Par­ti­do Demó­cra­ta, Ber­nie San­ders no tuvo pelos en la len­gua al men­cio­nar a Ben­ja­min Netan­yahu, a quien til­dó de “racis­ta reac­cio­na­rio”. Una expre­sión acer­ta­da que lógi­ca­men­te no sien­ta nada bien en Israel, máxi­me cuan­do no era la pri­me­ra vez que San­ders lo decía.

“Creo que, en este momen­to, lamen­ta­ble y trá­gi­ca­men­te, Israel está diri­gi­do por un racis­ta reac­cio­na­rio, Bibi Netan­yahu”. Así se expre­só San­ders el 25 de febre­ro, aña­dien­do que, si bien defien­de la “segu­ri­dad de Israel”, “no pode­mos olvi­dar los sufri­mien­tos del pue­blo pales­tino”. El minis­tro israe­lí de Asun­tos Exte­rio­res, Israel Katz, repli­có al día siguien­te cali­fi­can­do de “cho­can­tes” las decla­ra­cio­nes de San­ders, al mis­mo tiem­po que pre­ci­só, como había hecho Netan­yahu unas horas antes, que Israel se abs­tie­ne de toda “inter­ven­ción en la vida inter­na de EE UU”. De todos modos, Katz no se abs­tu­vo –toda vez que San­ders había dado a enten­der que, si resul­ta­ba ele­gi­do, vol­ve­ría a tras­la­dar la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se de Jeru­sa­lén a Tel Aviv– de sol­tar un peque­ño comen­ta­rio: “Pien­so que el pre­si­den­te Trump hizo una cosa impor­tan­te, reco­no­ció la reali­dad: Jeru­sa­lén es la capi­tal del pue­blo judío y del Esta­do de Israel.”

“Fana­tis­mo y opo­si­ción a los dere­chos fun­da­men­ta­les del pue­blo pales­tino”

No es la pri­me­ra vez que San­ders se mete con Netan­yahu y la polí­ti­ca israe­lí, con una viru­len­cia pocas veces vis­ta en el entorno polí­ti­co esta­dou­ni­den­se. El 23 de febre­ro, San­ders expli­ca­ba con estas pala­bras, en Twit­ter, su nega­ti­va a acu­dir a la con­fe­ren­cia anual del Ame­ri­can Israel Public Affairs Com­mit­tee (AIPAC), el prin­ci­pal gru­po de pre­sión prois­rae­lí en EE UU: “El pue­blo israe­lí tie­ne dere­cho a vivir en paz y con segu­ri­dad. Lo mis­mo hay que decir del pue­blo pales­tino. Me preo­cu­pa la tri­bu­na que ofre­ce el AIPAC a diri­gen­tes que expre­san en ella su fana­tis­mo y su opo­si­ción a los dere­chos fun­da­men­ta­les del pue­blo pales­tino. Por esta razón, no acu­di­ré a su con­fe­ren­cia.”

En cuan­to al AIPAC, las pala­bras de San­ders tam­bién sen­ta­ron mal, como ates­ti­guan las decla­ra­cio­nes de su por­ta­voz, Mars­hall Witt­mann: “El sena­dor San­ders no ha asis­ti­do jamás a algu­na de nues­tras con­fe­ren­cias y sus mani­fes­ta­cio­nes escan­da­lo­sas son prue­ba de ello. Al lan­zar un ata­que tan odio­so con­tra un impor­tan­te acto polí­ti­co bipar­ti­dis­ta en EE UU, el sena­dor San­ders insul­ta a sus pro­pios cole­gas y a los millo­nes de esta­dou­ni­den­ses que defien­den a Israel. Es una ver­da­de­ra ver­güen­za.” 1/​ El AIPAC ape­nas está acos­tum­bra­do a reci­bir seme­jan­tes crí­ti­cas de un pre­ten­dien­te a la inves­ti­du­ra pre­si­den­cial…

De hecho, des­de el comien­zo de su cam­pa­ña de pri­ma­rias, San­ders ha mul­ti­pli­ca­do sus decla­ra­cio­nes que rom­pen el con­sen­so de la cla­se polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se en torno al apo­yo incon­di­cio­nal a Israel. En octu­bre ya había expli­ca­do asi­mis­mo que con­di­cio­na­ría la ayu­da mili­tar de EE UU al Esta­do de Israel (3.800 millo­nes de dóla­res al año) a un cam­bio de polí­ti­ca de este últi­mo, y en espe­cial al fin de la colo­ni­za­ción, insi­nuan­do inclu­so que una par­te de dicha ayu­da debe­ría des­ti­nar­se a Gaza. Decla­ra­cio­nes que en su momen­to resul­ta­ron escan­da­lo­sas, pero que él ha repe­ti­do des­de enton­ces, y de las que se han hecho eco Eli­za­beth Warren y Pete But­ti­gieg, otros can­di­da­tos a la inves­ti­du­ra demó­cra­ta.

Inquie­tud de los par­ti­da­rios de Israel

Más allá del caso San­ders, el enojo del gobierno israe­lí y del AIPAC es reve­la­dor de la inquie­tud que agi­ta a los par­ti­da­rios del Esta­do de Israel a medi­da que cons­ta­tan que el apo­yo a la polí­ti­ca de este últi­mo está men­guan­do en EE UU, en par­ti­cu­lar en el elec­to­ra­do demó­cra­ta, entre otros. Un son­deo del Pew Research Cen­ter mos­tra­ba, en 2018, que tan solo el 27 % de este elec­to­ra­do decla­ra­ba enton­ces sen­tir más “sim­pa­tía” por Israel que por el pue­blo pales­tino, mien­tras que un 25 % afir­ma­ba lo con­tra­rio. En 2001, las cifras eran del 38 % y del 21 %, res­pec­ti­va­men­te. 2/​

Una ten­den­cia que se con­fir­ma entre la pobla­ción judía esta­dou­ni­den­se, tra­di­cio­nal­men­te demó­cra­ta, que mani­fies­ta cada vez más su opo­si­ción a la polí­ti­ca prois­rae­lí de EE UU: “El 77 % de la pobla­ción judía israe­lí aprue­ba la ges­tión de las rela­cio­nes bila­te­ra­les [Israel-EE UU] por par­te de Donald Trump, fren­te a tan solo el 34 % de la ciu­da­da­nía judía esta­dou­ni­den­se. Israel es uno de los pocos paí­ses en los que el pre­si­den­te de EE UU goza de gran popu­la­ri­dad, mien­tras que tan solo el 26 % de la pobla­ción judía esta­dou­ni­den­se le apo­ya, según un son­deo del AJC [Ame­ri­can Jewish Com­mit­tee].” 3/​ Son cifras inau­di­tas, que tra­du­cen un mar de fon­do que se pro­du­ce des­de comien­zos de la déca­da de 2000.

En reali­dad, las posi­cio­nes de San­ders están lejos de ser radi­cal­men­te pro­pa­les­ti­nas. Con­de­na la ocu­pa­ción sin cues­tio­nar la exis­ten­cia de Israel como Esta­do estruc­tu­ral­men­te dis­cri­mi­na­to­rio y repi­te sin cesar que “Israel tie­ne dere­cho a vivir con segu­ri­dad sin sufrir ame­na­zas terro­ris­tas” 4/​, y se opo­ne a la cam­pa­ña BDS (aun­que tam­bién se opo­ne a su cri­mi­na­li­za­ción). Sin embar­go, como todo es rela­ti­vo, sus posi­cio­nes pasan por ser radi­ca­les en el entorno polí­ti­co esta­dou­ni­den­se, y lo menos que se pue­de decir es que son con­tra­rias a la polí­ti­ca prois­rae­lí de Trump 5/​ y rom­pen con la polí­ti­ca de la direc­ción del Par­ti­do Demó­cra­ta. En este sen­ti­do, la cris­pa­ción del AIPAC y del gobierno israe­lí ante las decla­ra­cio­nes de San­ders son por tan­to más bien una señal posi­ti­va para quie­nes apo­yan los dere­chos nacio­na­les de los y las pales­ti­nas. Pero no deben hacer­nos olvi­dar que el eco de las posi­cio­nes de San­ders es fru­to de la cons­truc­ción y la vita­li­dad del movi­mien­to de apo­yo a los dere­chos del pue­blo pales­tino, par­ti­cu­lar­men­te en EE UU, ni que las movi­li­za­cio­nes popu­la­res y la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal son deter­mi­nan­tes para crear la rela­ción de fuer­zas nece­sa­ria para obli­gar a los paí­ses occi­den­ta­les a dar la espal­da a su alia­do israe­lí.

Tra­duc­ción: vien­to sur


1/ Cita­do por Éric Cor­te­lles­sa, “San­ders boy­cot­te de nou­veau l’AIPAC”, Times of Israel, 24/​02/​2020.

2/ “Repu­bli­cans and Demo­crats grow even furt­her apart in views of Israel, Pales­ti­nians”, Pew Research Cen­ter, 23/​01/​2018.

3/ Piotr Smo­lar y Gilles Paris, “Le malai­se des juifs amé­ri­cains face à la poli­ti­que israé­lien­ne”, lemon​de​.fr, 25/​03/​2019.

4/ Véa­se por ejem­plo este vídeo de CNN.

5/ Véa­se nues­tro artícu­lo: «Deal du siè­cle» : Trump enté­ri­ne l’apartheid, Israel applau­dit, 3/​02/​2020.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: