EE UU. Ber­nie San­ders eno­ja (e inquie­ta) a Netan­yahu y a quie­nes apo­yan a Israel

Julien Salin­gue /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​6 de mar­zo de 2020

El mar­tes 25 de febre­ro, duran­te el segun­do deba­te de las pri­ma­rias del Par­ti­do Demó­cra­ta, Ber­nie San­ders no tuvo pelos en la len­gua al men­cio­nar a Ben­ja­min Netan­yahu, a quien til­dó de “racis­ta reac­cio­na­rio”. Una expre­sión acer­ta­da que lógi­ca­men­te no sien­ta nada bien en Israel, máxi­me cuan­do no era la pri­me­ra vez que San­ders lo decía.

“Creo que, en este momen­to, lamen­ta­ble y trá­gi­ca­men­te, Israel está diri­gi­do por un racis­ta reac­cio­na­rio, Bibi Netan­yahu”. Así se expre­só San­ders el 25 de febre­ro, aña­dien­do que, si bien defien­de la “segu­ri­dad de Israel”, “no pode­mos olvi­dar los sufri­mien­tos del pue­blo pales­tino”. El minis­tro israe­lí de Asun­tos Exte­rio­res, Israel Katz, repli­có al día siguien­te cali­fi­can­do de “cho­can­tes” las decla­ra­cio­nes de San­ders, al mis­mo tiem­po que pre­ci­só, como había hecho Netan­yahu unas horas antes, que Israel se abs­tie­ne de toda “inter­ven­ción en la vida inter­na de EE UU”. De todos modos, Katz no se abs­tu­vo –toda vez que San­ders había dado a enten­der que, si resul­ta­ba ele­gi­do, vol­ve­ría a tras­la­dar la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se de Jeru­sa­lén a Tel Aviv– de sol­tar un peque­ño comen­ta­rio: “Pien­so que el pre­si­den­te Trump hizo una cosa impor­tan­te, reco­no­ció la reali­dad: Jeru­sa­lén es la capi­tal del pue­blo judío y del Esta­do de Israel.”

“Fana­tis­mo y opo­si­ción a los dere­chos fun­da­men­ta­les del pue­blo pales­tino”

No es la pri­me­ra vez que San­ders se mete con Netan­yahu y la polí­ti­ca israe­lí, con una viru­len­cia pocas veces vis­ta en el entorno polí­ti­co esta­dou­ni­den­se. El 23 de febre­ro, San­ders expli­ca­ba con estas pala­bras, en Twit­ter, su nega­ti­va a acu­dir a la con­fe­ren­cia anual del Ame­ri­can Israel Public Affairs Com­mit­tee (AIPAC), el prin­ci­pal gru­po de pre­sión prois­rae­lí en EE UU: “El pue­blo israe­lí tie­ne dere­cho a vivir en paz y con segu­ri­dad. Lo mis­mo hay que decir del pue­blo pales­tino. Me preo­cu­pa la tri­bu­na que ofre­ce el AIPAC a diri­gen­tes que expre­san en ella su fana­tis­mo y su opo­si­ción a los dere­chos fun­da­men­ta­les del pue­blo pales­tino. Por esta razón, no acu­di­ré a su con­fe­ren­cia.”

En cuan­to al AIPAC, las pala­bras de San­ders tam­bién sen­ta­ron mal, como ates­ti­guan las decla­ra­cio­nes de su por­ta­voz, Marshall Witt­mann: “El sena­dor San­ders no ha asis­ti­do jamás a algu­na de nues­tras con­fe­ren­cias y sus mani­fes­ta­cio­nes escan­da­lo­sas son prue­ba de ello. Al lan­zar un ata­que tan odio­so con­tra un impor­tan­te acto polí­ti­co bipar­ti­dis­ta en EE UU, el sena­dor San­ders insul­ta a sus pro­pios cole­gas y a los millo­nes de esta­dou­ni­den­ses que defien­den a Israel. Es una ver­da­de­ra ver­güen­za.” 1/​ El AIPAC ape­nas está acos­tum­bra­do a reci­bir seme­jan­tes crí­ti­cas de un pre­ten­dien­te a la inves­ti­du­ra pre­si­den­cial…

De hecho, des­de el comien­zo de su cam­pa­ña de pri­ma­rias, San­ders ha mul­ti­pli­ca­do sus decla­ra­cio­nes que rom­pen el con­sen­so de la cla­se polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se en torno al apo­yo incon­di­cio­nal a Israel. En octu­bre ya había expli­ca­do asi­mis­mo que con­di­cio­na­ría la ayu­da mili­tar de EE UU al Esta­do de Israel (3.800 millo­nes de dóla­res al año) a un cam­bio de polí­ti­ca de este últi­mo, y en espe­cial al fin de la colo­ni­za­ción, insi­nuan­do inclu­so que una par­te de dicha ayu­da debe­ría des­ti­nar­se a Gaza. Decla­ra­cio­nes que en su momen­to resul­ta­ron escan­da­lo­sas, pero que él ha repe­ti­do des­de enton­ces, y de las que se han hecho eco Eli­za­beth Warren y Pete But­ti­gieg, otros can­di­da­tos a la inves­ti­du­ra demó­cra­ta.

Inquie­tud de los par­ti­da­rios de Israel

Más allá del caso San­ders, el eno­jo del gobierno israe­lí y del AIPAC es reve­la­dor de la inquie­tud que agi­ta a los par­ti­da­rios del Esta­do de Israel a medi­da que cons­ta­tan que el apo­yo a la polí­ti­ca de este últi­mo está men­guan­do en EE UU, en par­ti­cu­lar en el elec­to­ra­do demó­cra­ta, entre otros. Un son­deo del Pew Research Cen­ter mos­tra­ba, en 2018, que tan solo el 27 % de este elec­to­ra­do decla­ra­ba enton­ces sen­tir más “sim­pa­tía” por Israel que por el pue­blo pales­tino, mien­tras que un 25 % afir­ma­ba lo con­tra­rio. En 2001, las cifras eran del 38 % y del 21 %, res­pec­ti­va­men­te. 2/​

Una ten­den­cia que se con­fir­ma entre la pobla­ción judía esta­dou­ni­den­se, tra­di­cio­nal­men­te demó­cra­ta, que mani­fies­ta cada vez más su opo­si­ción a la polí­ti­ca prois­rae­lí de EE UU: “El 77 % de la pobla­ción judía israe­lí aprue­ba la ges­tión de las rela­cio­nes bila­te­ra­les [Israel-EE UU] por par­te de Donald Trump, fren­te a tan solo el 34 % de la ciu­da­da­nía judía esta­dou­ni­den­se. Israel es uno de los pocos paí­ses en los que el pre­si­den­te de EE UU goza de gran popu­la­ri­dad, mien­tras que tan solo el 26 % de la pobla­ción judía esta­dou­ni­den­se le apo­ya, según un son­deo del AJC [Ame­ri­can Jewish Com­mit­tee].” 3/​ Son cifras inau­di­tas, que tra­du­cen un mar de fon­do que se pro­du­ce des­de comien­zos de la déca­da de 2000.

En reali­dad, las posi­cio­nes de San­ders están lejos de ser radi­cal­men­te pro­pa­les­ti­nas. Con­de­na la ocu­pa­ción sin cues­tio­nar la exis­ten­cia de Israel como Esta­do estruc­tu­ral­men­te dis­cri­mi­na­to­rio y repi­te sin cesar que “Israel tie­ne dere­cho a vivir con segu­ri­dad sin sufrir ame­na­zas terro­ris­tas” 4/​, y se opo­ne a la cam­pa­ña BDS (aun­que tam­bién se opo­ne a su cri­mi­na­li­za­ción). Sin embar­go, como todo es rela­ti­vo, sus posi­cio­nes pasan por ser radi­ca­les en el entorno polí­ti­co esta­dou­ni­den­se, y lo menos que se pue­de decir es que son con­tra­rias a la polí­ti­ca prois­rae­lí de Trump 5/​ y rom­pen con la polí­ti­ca de la direc­ción del Par­ti­do Demó­cra­ta. En este sen­ti­do, la cris­pa­ción del AIPAC y del gobierno israe­lí ante las decla­ra­cio­nes de San­ders son por tan­to más bien una señal posi­ti­va para quie­nes apo­yan los dere­chos nacio­na­les de los y las pales­ti­nas. Pero no deben hacer­nos olvi­dar que el eco de las posi­cio­nes de San­ders es fru­to de la cons­truc­ción y la vita­li­dad del movi­mien­to de apo­yo a los dere­chos del pue­blo pales­tino, par­ti­cu­lar­men­te en EE UU, ni que las movi­li­za­cio­nes popu­la­res y la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal son deter­mi­nan­tes para crear la rela­ción de fuer­zas nece­sa­ria para obli­gar a los paí­ses occi­den­ta­les a dar la espal­da a su alia­do israe­lí.

Tra­duc­ción: vien­to sur


1/ Cita­do por Éric Cor­te­lles­sa, “San­ders boy­cot­te de nou­veau l’AIPAC”, Times of Israel, 24/​02/​2020.

2/ “Repu­bli­cans and Demo­crats grow even further apart in views of Israel, Pales­ti­nians”, Pew Research Cen­ter, 23/​01/​2018.

3/ Piotr Smo­lar y Gilles Paris, “Le malai­se des juifs amé­ri­cains face à la poli­ti­que israé­lien­ne”, lemon​de​.fr, 25/​03/​2019.

4/ Véa­se por ejem­plo este vídeo de CNN.

5/ Véa­se nues­tro artícu­lo: «Deal du siè­cle» : Trump enté­ri­ne l’apartheid, Israel applau­dit, 3/​02/​2020.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *