Chi­le. La Pla­za de la Dig­ni­dad reci­bió dece­nas de miles de mani­fes­tan­tes /​La repre­sión fue dura pero no logró sus obje­ti­vos

Por Car­los Azná­rez y Maria Torre­llas, des­de Chi­le, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 7 de mar­zo de 2020

Ni los cara­bi­ne­ros con su repre­sión habi­tual, tan vio­len­ta como inú­til, ni Piñe­ra, el dic­ta­dor-títe­re de las polí­ti­cas USA para el con­ti­nen­te, ni siquie­ra los medios hege­mó­ni­cos con sus men­ti­ras u ocul­ta­mien­tos de lo que real­men­te ocu­rre, pudie­ron evi­tar que vol­vie­ra a des­bor­dar mul­ti­tu­di­na­ria­men­te esa marea huma­na que vie­ne salien­do a la calle día tras día para mani­fes­tar su repu­dio a un gobierno que está más débil que nun­ca, La Pla­za de la Dig­ni­dad, ese espa­cio terri­to­rial que se ha con­ver­ti­do en sím­bo­lo del desa­fío popu­lar hacia quie­nes quie­ren que el pue­blo sea sumi­so y obe­dien­te, vol­vió a mos­trar un lleno com­ple­to, con sus ban­de­ras, ban­das de músi­ca, con­sig­nas crea­ti­vas y has­ta fue­gos de arti­fi­cio lan­za­dos des­de la base del monu­men­to que hace cen­tro en la pla­za.

Des­de muy tem­prano que­dó demos­tra­do que iba a ser un día difí­cil, ya que el gobierno dis­pu­so el cie­rre de varias esta­cio­nes del Metro, por temor a que como se vio en los últi­mos días, los estu­dian­tes secun­da­rios logra­ran eva­dir el pago del pasa­je. Eso pro­vo­có más bron­ca en la gen­te que inten­ta­ba ir a sus tra­ba­jos y en su indig­na­ción, lógi­ca­men­te mal­de­cía a Piñe­ra y los inú­ti­les que le acom­pa­ñan.

No obs­tan­te hubo mani­fes­ta­cio­nes estu­dian­ti­les y algu­nos encon­tro­na­zos con los pacos. Por su par­te, orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas mon­ta­ron una peque­ña car­pa fren­te a la Uni­ver­si­dad de Chi­le, para rea­li­zar un «estam­pa­tón», con­sis­ten­te en estam­par fra­ses anti­pa­triar­ca­les en pole­ras, cami­se­tas o car­te­les, sien­do una de las más reque­ri­da; «No nece­si­to un prín­ci­pe azul».

Lue­go, a par­tir de las 16 horas comen­za­ron las pri­me­ras corri­das y ence­rro­nas de los cara­bi­ne­ros con­tra los pri­me­ros jóve­nes que se ins­ta­la­ban en los alre­de­do­res de la pla­za. Con el gua­na­co y varios vehícu­los blin­da­dos (que lucen en sus carro­ce­ría todo tipo de pin­ta­das, o reci­ben el impac­to de hue­vos o el de extin­to­res de incen­dio con­tra el vehícu­lo. Como sue­le ocu­rrir, los mani­fes­tan­tes se replie­gan en estas oca­sio­nes pero se man­tie­nen en los alre­de­do­res espe­ran­do el momen­to en que los pacos aban­do­nan el lugar, y alli, como una mara­bun­ta, la pla­za comien­za otra vez a lle­nar­se de ale­gría, ganas de abra­zar­se y corear todxs juntxs, que Piñe­ra sigue sien­do un «culiao» y un ladrón. O que «el que no sal­ta es paco», pro­du­cien­do con esta con­sig­na la máxi­ma uni­dad del cam­po popu­lar en torno al repu­dio a esa fuer­za mili­tar pino­che­tis­ta, como son los cara­bi­ne­ros.

El vier­nes repre­sen­ta el sím­bo­lo de que la revuel­ta no solo no para sino que cre­ce. Para mues­tra vale lo ocu­rri­do la pasa­da tar­de cuan­do miles y miles se acer­ca­ron a la pla­za más tem­prano de lo habi­tual ya que desea­ban escu­char al gru­po Illa­pu y a Nano Stern, des­de los bal­co­nes de la radio de la pla­za. Cuan­do de pron­to se sin­tió una voz anun­cian­do que la radio comen­za­ba a trans­mi­tir, el públi­co esta­lló en mues­tras de apro­ba­ción y acom­pa­ña­mien­to.

Minu­tos des­pués los pacos car­ga­ron vio­len­ta­men­te con­tra la mul­ti­tud que escu­cha­ba el con­cier­to, sin que media­ra nada que lo jus­ti­fi­ca­ra, pero a dife­ren­cia de otros momen­tos, la gen­te no se movió y siguie­ron aten­tos a la músi­ca, mien­tras que vol­vie­ron a cre­cer el gri­te­río de repu­dio a los pacos, y la adver­ten­cia que dice: «las balas que vos tiras­te, van a vol­ver».

Una hora des­pués la Pla­za esta­lla­ba otra vez como en las mejo­ras oca­sio­nes, reapa­re­cie­ron las ban­das de músi­ca, las per­for­man­ces, las ven­de­do­ras ambu­lan­tes, y sobre todo, las gana de «res­pi­rar en paz», como seña­la­ba un pasa­ca­lle. Como figu­ra des­ta­ca­da, esa enor­me ban­de­ra pales­ti­na fla­mean­do jun­to a la del Colo Colo, la mapu­che y la chi­le­na, en lo alto del monu­men­to.

Entre los comen­ta­rios cir­cu­lan­tes, se afir­ma­ba que un «gua­na­co» lan­za-agua ardía en las inme­dia­cio­nes, mien­tras que se pro­du­cía otra muer­te a manos de los pacos: un joven de 20 años fue embes­ti­do por un vehicu­lo poli­cial, que huyó, deján­do­lo desan­grar. Ade­más tres jóve­nes sufrie­ron lesio­nes ocu­la­res en Pla­za de la Dig­ni­dad. Des­de Puer­to Montt, lle­ga­ban noti­cias que hablan de una mul­ti­tud mar­chan­do bajo un dilu­vio. Anto­fa­gas­ta reu­nió a miles de veci­nos, y lo mis­mo ocu­rrió con Val­pa­ra­iso. En Con­cep­ción, los pacos dis­pa­ra­ron a que­ma­rro­pa, des­de una moto con­tra un joven.

A 48 horas del 8M, el pue­blo chi­leno vol­vió a demos­trar que no está dis­pues­to a sol­tar la calle, por­que allí y no en otro sitio se jue­ga su des­tino como país, La Revuel­ta con­ti­núa y fal­tan 20 días para que aca­be un mes de mar­zo que se vino con todo.

cara­bi­ne­ros a la bus­que­da de jove­nes para dete­ner

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *