Chi­le. Este 8M y 9M la Huel­ga Gene­ral Femi­nis­ta ¡Va!

Kari­na Noga­les /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​7 de mar­zo de 2020

Con­tra el terro­ris­mo de Esta­do y has­ta que val­ga la pena vivir

Hace un año las muje­res y disi­den­cias en Chi­le nos con­vo­cá­ba­mos en la pri­me­ra Huel­ga Gene­ral Femi­nis­ta del 8 de mar­zo. Nos pro­pu­si­mos enton­ces hacer­nos par­te de la poten­cia femi­nis­ta inter­na­cio­na­lis­ta en cur­so y dar un paso el fren­te con nues­tro pro­gra­ma femi­nis­ta con­tra la pre­ca­ri­za­ción de la vida, cons­trui­do colec­ti­va­men­te en lar­gos pro­ce­sos deli­be­ra­ti­vos pre­vios. Nos diji­mos enton­ces que está­ba­mos ante un vér­ti­ce his­tó­ri­co entre la des­com­po­si­ción neo­li­be­ral y el vira­je fas­cis­ta que esta ha pro­pi­cia­do en algu­nos paí­ses, y la posi­bi­li­dad que encar­nan los movi­mien­tos socia­les de cons­ti­tuir una alter­na­ti­va dis­tin­ta, por la vida.

Nos pro­pu­si­mos ser, des­de el femi­nis­mo, esa alter­na­ti­va trans­for­ma­do­ra, de impug­na­ción a las polí­ti­cas pre­ca­ri­za­do­ras y a los par­ti­dos, gre­mios empre­sa­ria­les y cúpu­las ecle­siás­ti­cas que las han admi­nis­tra­do y sos­te­ni­do. Nos lla­ma­mos a ejer­cer la Huel­ga en un país en que no hay dere­cho a huel­ga, sabien­do que una Huel­ga Gene­ral Femi­nis­ta sólo podría sur­gir de un ejer­ci­cio de ima­gi­na­ción polí­ti­ca radi­cal, como quien jue­ga a pre­fi­gu­rar lo que no exis­te. Y lo hici­mos, nos con­vo­ca­mos a inte­rrum­pir la nor­ma­li­dad median­te un lla­ma­do múl­ti­ple y diver­so a parar, a pro­tes­tar, a boi­co­tear, a ocu­par espa­cios, a orga­ni­zar­nos y a encon­trar­nos en toda la radi­ca­li­dad posi­ble. La Huel­ga Gene­ral Femi­nis­ta del 2019 fue la más gran­de movi­li­za­ción de la pos­dic­ta­du­ra en Chi­le.

Trans­cu­rri­do un año, la noción de pro­ce­so des­de la que cons­trui­mos la Huel­ga ha gana­do niti­dez, por­que la con­ti­nui­dad de las apues­tas per­mi­ten cons­truir un pasa­do des­de el cual mirar­nos. No sabía­mos enton­ces que la irres­tric­ta con­fian­za en la lec­tu­ra femi­nis­ta que levan­ta­mos empal­ma­ba con el sen­tir y con la dis­po­si­ción de lucha de millo­nes. No sabía­mos que el ejer­ci­cio polí­ti­co des­ple­ga­do, su diná­mi­ca, masi­vi­dad y con­te­ni­do serían pre­fi­gu­ra­ti­vos de la revuel­ta social que irrum­pió el 18 de octu­bre de 2019. No sabía­mos, pero lo deseá­ba­mos. Y el deseo, cuan­do se con­vier­te en deli­be­ra­da apues­ta colec­ti­va, movi­li­za.

Las gigan­tes­cas fuer­zas popu­la­res que irrum­pie­ron el 18 de octu­bre de 2019 die­ron paso a un lar­go esta­do de revuel­ta social, inau­gu­ran­do un nue­vo momen­to polí­ti­co cuyas poten­cias están en ple­na con­fi­gu­ra­ción. Quie­nes pare­cían no tener reser­va­do un papel en la vida polí­ti­ca se han con­ver­ti­do de un momen­to a otro en los acto­res prin­ci­pa­les. Los muros de las calles tes­ti­mo­nian un balan­ce colec­ti­vo de tres déca­das de expo­lia­ción neo­li­be­ral que sen­ten­cia: “la nor­ma­li­dad era el pro­ble­ma”.

La nor­ma­li­dad se ha que­bra­do en Chi­le. La que­bra­ron millo­nes de bio­gra­fías sin­cro­ni­za­das des­de el has­tío, des­de las humi­lla­cio­nes y des­de un des­pe­cho coci­na­do en silen­cio y a fue­go muy len­to. Cada una de esas his­to­rias ‑las de morir espe­ran­do cama en un hos­pi­tal, las de endeu­dar­se por años para estu­diar a cam­bio de un tra­ba­jo pre­ca­rio, las de tra­ba­jar toda la vida para obte­ner una vejez de mise­ria- se toma­ron el esce­na­rio social en un movi­mien­to telú­ri­co e incen­dia­rio.

Tran­si­to­ria­men­te invi­si­bi­li­za­do al comien­zo, el femi­nis­mo reto­ma la ini­cia­ti­va en noviem­bre a tra­vés de la inter­ven­ción de Las Tesis. Revuel­ta den­tro de la revuel­ta, la poten­cia femi­nis­ta irrum­pe en un momen­to de rela­ti­vo can­san­cio y en que el dis­cur­so del orden con­tra las for­mas “vio­len­tas” de pro­tes­ta empe­za­ba a per­mear la opi­nión públi­ca. En una sín­te­sis vir­tuo­sa, las vio­len­cias “ínti­mas” y “esta­ta­les” fue­ron expues­tas en su estruc­tu­ra­da arti­cu­la­ción. Median­te una suer­te de jui­cio popu­lar coral, los pode­res del Esta­do y sus fuer­zas poli­cia­les fue­ron acu­sa­das en cali­dad de orga­ni­za­do­ras de la vio­len­cia patriar­cal en todas las dimen­sio­nes en que esta se pre­sen­ta. El femi­nis­mo toma su lugar en la revuel­ta en pro­fun­da y revi­ta­li­zan­te acción de masas de muje­res y disi­den­cias, trans­ge­ne­ra­cio­nal y trans­fron­te­ri­za.

La auto­ac­ti­vi­dad popu­lar iné­di­ta de estos últi­mos meses ha colo­ca­do al movi­mien­to social ante nue­vos y poten­tes desa­fíos. El 8 y 9 de mar­zo inau­gu­ran el calen­da­rio de mani­fes­ta­cio­nes tras las vaca­cio­nes de verano y en estas jor­na­das están pues­tas tan­to las expec­ta­ti­vas del movi­mien­to social como los temo­res de los par­ti­dos del orden.

En el II Encuen­tro Plu­ri­na­cio­nal de las y les que Luchan, rea­li­za­do en el mes de enero de 2020, entre más de tres mil muje­res y disi­den­cias de todo el país rea­li­za­mos un balan­ce del momen­to polí­ti­co y nos fija­mos tareas y obje­ti­vos. Uno de los retos prin­ci­pa­les es man­te­ner abier­ta la impug­na­ción en cur­so, impi­dien­do un even­tual “cie­rre por arri­ba”. Esto requie­re res­pon­der en dife­ren­tes tem­po­ra­li­da­des y nive­les a las tres cla­ves prin­ci­pa­les con que el poder ha inten­ta­do pro­ce­sar la revuel­ta social: la repre­sión, el Acuer­do por la Paz y la Nue­va Cons­ti­tu­ción y la Agen­da Social del gobierno.

Este 8 y 9 de mar­zo nos pro­po­ne­mos levan­tar nues­tra Pri­me­ra línea con­tra el terro­ris­mo de Esta­do, exi­gien­do la sali­da de Sebas­tián Piñe­ra y su gobierno cri­mi­nal, res­pon­sa­ble de haber­le decla­ra­do la gue­rra al pue­blo. Vamos a la Huel­ga Gene­ral Femi­nis­ta para que nos dejen de matar, de muti­lar, de vio­lar y de encar­ce­lar; exi­gi­mos la liber­tad de los más 2.500 pre­sos y pre­sas polí­ti­cas de la revuel­ta; la crea­ción de una Comi­sión de Ver­dad, Jus­ti­cia y Repa­ra­ción ante de las vio­la­cio­nes sis­te­má­ti­cas a los dere­chos huma­nos y la vio­len­cia polí­ti­co sexual per­pe­tra­da por agen­tes de Esta­do; exi­gi­mos la dero­ga­ción de todas las leyes que cri­mi­na­li­zan la pro­tes­ta y el cese de la apli­ca­ción de la Ley de Segu­ri­dad Inte­rior del Esta­do a quie­nes se mani­fies­tan; defen­de­mos nues­tro dere­cho a ejer­cer todas las for­mas de lucha.

Vamos a la Huel­ga Gene­ral Femi­nis­ta para ter­mi­nar con la actual Cons­ti­tu­ción de Pino­chet y por una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te Femi­nis­ta, Plu­ri­na­cio­nal, Popu­lar, Libre y Sobe­ra­na que des­bor­de los tér­mi­nos del Acuer­do por un Nue­va Cons­ti­tu­ción sus­cri­to por los par­ti­dos impug­na­dos a la medi­da de sus intere­ses y cuyo iti­ne­ra­rio bus­ca con­sa­grar la impu­ni­dad.

Vamos a la Huel­ga con nues­tro Pro­gra­ma Femi­nis­ta con­tra la Pre­ca­ri­za­ción de la Vida, cons­ti­tu­yén­do­nos en alter­na­ti­va a la agen­da guber­na­men­tal que pro­fun­di­za las polí­ti­cas que con­tra las que nos levan­ta­mos. A tra­vés de nues­tro pro­gra­ma de die­ci­séis ejes temá­ti­cos, las muje­res y las disi­den­cias hemos deci­di­do hablar de todo para que nadie hable por noso­tras. Hemos ela­bo­ra­do deman­das y pers­pec­ti­vas cen­tra­les expre­sa­das cada una de ellas en cla­ve cons­ti­tu­cio­na­les y en cla­ve de plie­go de emer­gen­cia, con­fi­gu­ran­do un pro­gra­ma capaz de inser­tar­se de mane­ra ver­sá­til en todos los esce­na­rios y deba­tes polí­ti­cos que ten­drán lugar este año.

Nos levan­ta­mos en Huel­ga Gene­ral femi­nis­ta, anti­rra­cis­ta, trans­fe­mi­nis­ta, les­bo­fe­mi­nis­ta, disi­den­te, plu­ri­na­cio­nal, anti­car­ce­la­ria, migran­te, inter­na­cio­na­lis­ta e inclu­si­va. Nos levan­ta­mos en Huel­ga en el Día Inter­na­cio­nal de las Muje­res Tra­ba­ja­do­ras, tri­bu­ta­rias de una lar­ga his­to­ria nos pre­ce­de. Somos las de hoy gra­cias a las de ayer y las de maña­na serán gra­cias a noso­tras. Este 8 y 9 de mar­zo lle­na­re­mos las calles sos­te­nien­do el hilo rojo de la his­to­ria y sal­dre­mos a tomar nues­tro lugar en la lucha de cla­ses que se ha abier­to paso en Chi­le. Lo hare­mos sin mie­do, “has­ta que val­ga la pena vivir”.

Vien­to Sur*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *