Chi­le. Este 8M y 9M la Huel­ga Gene­ral Femi­nis­ta ¡Va!

Kari­na Noga­les /​Resu­men Lati­noa­me­ri­cano /​7 de mar­zo de 2020

Con­tra el terro­ris­mo de Esta­do y has­ta que val­ga la pena vivir

Hace un año las muje­res y disi­den­cias en Chi­le nos con­vo­cá­ba­mos en la pri­me­ra Huel­ga Gene­ral Femi­nis­ta del 8 de mar­zo. Nos pro­pu­si­mos enton­ces hacer­nos par­te de la poten­cia femi­nis­ta inter­na­cio­na­lis­ta en cur­so y dar un paso el fren­te con nues­tro pro­gra­ma femi­nis­ta con­tra la pre­ca­ri­za­ción de la vida, cons­trui­do colec­ti­va­men­te en lar­gos pro­ce­sos deli­be­ra­ti­vos pre­vios. Nos diji­mos enton­ces que está­ba­mos ante un vér­ti­ce his­tó­ri­co entre la des­com­po­si­ción neo­li­be­ral y el vira­je fas­cis­ta que esta ha pro­pi­cia­do en algu­nos paí­ses, y la posi­bi­li­dad que encar­nan los movi­mien­tos socia­les de cons­ti­tuir una alter­na­ti­va dis­tin­ta, por la vida.

Nos pro­pu­si­mos ser, des­de el femi­nis­mo, esa alter­na­ti­va trans­for­ma­do­ra, de impug­na­ción a las polí­ti­cas pre­ca­ri­za­do­ras y a los par­ti­dos, gre­mios empre­sa­ria­les y cúpu­las ecle­siás­ti­cas que las han admi­nis­tra­do y sos­te­ni­do. Nos lla­ma­mos a ejer­cer la Huel­ga en un país en que no hay dere­cho a huel­ga, sabien­do que una Huel­ga Gene­ral Femi­nis­ta sólo podría sur­gir de un ejer­ci­cio de ima­gi­na­ción polí­ti­ca radi­cal, como quien jue­ga a pre­fi­gu­rar lo que no exis­te. Y lo hici­mos, nos con­vo­ca­mos a inte­rrum­pir la nor­ma­li­dad median­te un lla­ma­do múl­ti­ple y diver­so a parar, a pro­tes­tar, a boi­co­tear, a ocu­par espa­cios, a orga­ni­zar­nos y a encon­trar­nos en toda la radi­ca­li­dad posi­ble. La Huel­ga Gene­ral Femi­nis­ta del 2019 fue la más gran­de movi­li­za­ción de la pos­dic­ta­du­ra en Chi­le.

Trans­cu­rri­do un año, la noción de pro­ce­so des­de la que cons­trui­mos la Huel­ga ha gana­do niti­dez, por­que la con­ti­nui­dad de las apues­tas per­mi­ten cons­truir un pasa­do des­de el cual mirar­nos. No sabía­mos enton­ces que la irres­tric­ta con­fian­za en la lec­tu­ra femi­nis­ta que levan­ta­mos empal­ma­ba con el sen­tir y con la dis­po­si­ción de lucha de millo­nes. No sabía­mos que el ejer­ci­cio polí­ti­co des­ple­ga­do, su diná­mi­ca, masi­vi­dad y con­te­ni­do serían pre­fi­gu­ra­ti­vos de la revuel­ta social que irrum­pió el 18 de octu­bre de 2019. No sabía­mos, pero lo deseá­ba­mos. Y el deseo, cuan­do se con­vier­te en deli­be­ra­da apues­ta colec­ti­va, movi­li­za.

Las gigan­tes­cas fuer­zas popu­la­res que irrum­pie­ron el 18 de octu­bre de 2019 die­ron paso a un lar­go esta­do de revuel­ta social, inau­gu­ran­do un nue­vo momen­to polí­ti­co cuyas poten­cias están en ple­na con­fi­gu­ra­ción. Quie­nes pare­cían no tener reser­va­do un papel en la vida polí­ti­ca se han con­ver­ti­do de un momen­to a otro en los acto­res prin­ci­pa­les. Los muros de las calles tes­ti­mo­nian un balan­ce colec­ti­vo de tres déca­das de expo­lia­ción neo­li­be­ral que sen­ten­cia: “la nor­ma­li­dad era el pro­ble­ma”.

La nor­ma­li­dad se ha que­bra­do en Chi­le. La que­bra­ron millo­nes de bio­gra­fías sin­cro­ni­za­das des­de el has­tío, des­de las humi­lla­cio­nes y des­de un des­pe­cho coci­na­do en silen­cio y a fue­go muy len­to. Cada una de esas his­to­rias ‑las de morir espe­ran­do cama en un hos­pi­tal, las de endeu­dar­se por años para estu­diar a cam­bio de un tra­ba­jo pre­ca­rio, las de tra­ba­jar toda la vida para obte­ner una vejez de mise­ria- se toma­ron el esce­na­rio social en un movi­mien­to telú­ri­co e incen­dia­rio.

Tran­si­to­ria­men­te invi­si­bi­li­za­do al comien­zo, el femi­nis­mo reto­ma la ini­cia­ti­va en noviem­bre a tra­vés de la inter­ven­ción de Las Tesis. Revuel­ta den­tro de la revuel­ta, la poten­cia femi­nis­ta irrum­pe en un momen­to de rela­ti­vo can­san­cio y en que el dis­cur­so del orden con­tra las for­mas “vio­len­tas” de pro­tes­ta empe­za­ba a per­mear la opi­nión públi­ca. En una sín­te­sis vir­tuo­sa, las vio­len­cias “ínti­mas” y “esta­ta­les” fue­ron expues­tas en su estruc­tu­ra­da arti­cu­la­ción. Median­te una suer­te de jui­cio popu­lar coral, los pode­res del Esta­do y sus fuer­zas poli­cia­les fue­ron acu­sa­das en cali­dad de orga­ni­za­do­ras de la vio­len­cia patriar­cal en todas las dimen­sio­nes en que esta se pre­sen­ta. El femi­nis­mo toma su lugar en la revuel­ta en pro­fun­da y revi­ta­li­zan­te acción de masas de muje­res y disi­den­cias, trans­ge­ne­ra­cio­nal y trans­fron­te­ri­za.

La auto­ac­ti­vi­dad popu­lar iné­di­ta de estos últi­mos meses ha colo­ca­do al movi­mien­to social ante nue­vos y poten­tes desafíos. El 8 y 9 de mar­zo inau­gu­ran el calen­da­rio de mani­fes­ta­cio­nes tras las vaca­cio­nes de verano y en estas jor­na­das están pues­tas tan­to las expec­ta­ti­vas del movi­mien­to social como los temo­res de los par­ti­dos del orden.

En el II Encuen­tro Plu­ri­na­cio­nal de las y les que Luchan, rea­li­za­do en el mes de enero de 2020, entre más de tres mil muje­res y disi­den­cias de todo el país rea­li­za­mos un balan­ce del momen­to polí­ti­co y nos fija­mos tareas y obje­ti­vos. Uno de los retos prin­ci­pa­les es man­te­ner abier­ta la impug­na­ción en cur­so, impi­dien­do un even­tual “cie­rre por arri­ba”. Esto requie­re res­pon­der en dife­ren­tes tem­po­ra­li­da­des y nive­les a las tres cla­ves prin­ci­pa­les con que el poder ha inten­ta­do pro­ce­sar la revuel­ta social: la repre­sión, el Acuer­do por la Paz y la Nue­va Cons­ti­tu­ción y la Agen­da Social del gobierno.

Este 8 y 9 de mar­zo nos pro­po­ne­mos levan­tar nues­tra Pri­me­ra línea con­tra el terro­ris­mo de Esta­do, exi­gien­do la sali­da de Sebas­tián Piñe­ra y su gobierno cri­mi­nal, res­pon­sa­ble de haber­le decla­ra­do la gue­rra al pue­blo. Vamos a la Huel­ga Gene­ral Femi­nis­ta para que nos dejen de matar, de muti­lar, de vio­lar y de encar­ce­lar; exi­gi­mos la liber­tad de los más 2.500 pre­sos y pre­sas polí­ti­cas de la revuel­ta; la crea­ción de una Comi­sión de Ver­dad, Jus­ti­cia y Repa­ra­ción ante de las vio­la­cio­nes sis­te­má­ti­cas a los dere­chos huma­nos y la vio­len­cia polí­ti­co sexual per­pe­tra­da por agen­tes de Esta­do; exi­gi­mos la dero­ga­ción de todas las leyes que cri­mi­na­li­zan la pro­tes­ta y el cese de la apli­ca­ción de la Ley de Segu­ri­dad Inte­rior del Esta­do a quie­nes se mani­fies­tan; defen­de­mos nues­tro dere­cho a ejer­cer todas las for­mas de lucha.

Vamos a la Huel­ga Gene­ral Femi­nis­ta para ter­mi­nar con la actual Cons­ti­tu­ción de Pino­chet y por una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te Femi­nis­ta, Plu­ri­na­cio­nal, Popu­lar, Libre y Sobe­ra­na que des­bor­de los tér­mi­nos del Acuer­do por un Nue­va Cons­ti­tu­ción sus­cri­to por los par­ti­dos impug­na­dos a la medi­da de sus intere­ses y cuyo iti­ne­ra­rio bus­ca con­sa­grar la impu­ni­dad.

Vamos a la Huel­ga con nues­tro Pro­gra­ma Femi­nis­ta con­tra la Pre­ca­ri­za­ción de la Vida, cons­ti­tu­yén­do­nos en alter­na­ti­va a la agen­da guber­na­men­tal que pro­fun­di­za las polí­ti­cas que con­tra las que nos levan­ta­mos. A tra­vés de nues­tro pro­gra­ma de die­ci­séis ejes temá­ti­cos, las muje­res y las disi­den­cias hemos deci­di­do hablar de todo para que nadie hable por noso­tras. Hemos ela­bo­ra­do deman­das y pers­pec­ti­vas cen­tra­les expre­sa­das cada una de ellas en cla­ve cons­ti­tu­cio­na­les y en cla­ve de plie­go de emer­gen­cia, con­fi­gu­ran­do un pro­gra­ma capaz de inser­tar­se de mane­ra ver­sá­til en todos los esce­na­rios y deba­tes polí­ti­cos que ten­drán lugar este año.

Nos levan­ta­mos en Huel­ga Gene­ral femi­nis­ta, anti­rra­cis­ta, trans­fe­mi­nis­ta, les­bo­fe­mi­nis­ta, disi­den­te, plu­ri­na­cio­nal, anti­car­ce­la­ria, migran­te, inter­na­cio­na­lis­ta e inclu­si­va. Nos levan­ta­mos en Huel­ga en el Día Inter­na­cio­nal de las Muje­res Tra­ba­ja­do­ras, tri­bu­ta­rias de una lar­ga his­to­ria nos pre­ce­de. Somos las de hoy gra­cias a las de ayer y las de maña­na serán gra­cias a noso­tras. Este 8 y 9 de mar­zo lle­na­re­mos las calles sos­te­nien­do el hilo rojo de la his­to­ria y sal­dre­mos a tomar nues­tro lugar en la lucha de cla­ses que se ha abier­to paso en Chi­le. Lo hare­mos sin mie­do, “has­ta que val­ga la pena vivir”.

Vien­to Sur*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: