La «juga­di­ta» de la inte­li­gen­cia mili­tar – farc​-ep​.net

La “juga­di­ta” de la

inte­li­gen­cia mili­tar

La deno­mi­na­da inte­li­gen­cia del ejér­ci­to ha sol­ta­do una cata­ra­ta de comu­ni­ca­dos apó­cri­fos y fal­sos inten­tan­do azu­zar el enfren­ta­mien­to arma­do entre gru­pos gue­rri­lle­ros con el pro­pó­si­to de impe­dir su uni­dad en la lucha por una Nue­va Colom­bia, regan­do al mis­mo tiem­po con­fu­sión en el movi­mien­to social y polí­ti­co y en la gen­te del común.

Reto­za feliz esa “inte­li­gen­cia” en la cres­ta de la nue­va ola de los fake news, difun­dien­do sus noti­cias fal­sas, cre­yén­do­se muy lis­ta, y pen­san­do que los colom­bia­nos son solo un reba­ño de igno­ran­tes.

Están en “la juga­di­ta”. Los estra­te­gas ilu­sos de la mani­pu­la­ción le apues­tan a que el pue­blo colom­biano movi­li­za­do en las calles, cam­bie su deco­ro­sa ban­de­ra del cam­bio social y polí­ti­co, de nue­vo gobierno y paz com­ple­ta, del fin de la corrup­ción y la impu­ni­dad, por una ban­de­ra hara­pien­ta zur­ci­da con sucios hilos de enga­ño.

Se ha vuel­to loca la “inte­li­gen­cia mili­tar” ela­bo­ran­do a dies­tra y sinies­tra comu­ni­ca­dos a nom­bre de una fuer­za gue­rri­lle­ra con­tra otra, fal­si­fi­can­do sellos, decla­ran­do como obje­ti­vos mili­ta­res a quie­nes nun­ca lo serán, impo­nien­do nor­mas arbi­tra­rias y absur­das a la pobla­ción, espe­ran­do inci­tar con sus dis­pa­ra­tes el enfren­ta­mien­to arma­do entre gue­rri­lle­ros y el repu­dio de la pobla­ción a la insur­gen­cia.

Las movi­li­za­cio­nes y mar­chas, los blo­queos de vías, los plan­to­nes y los cace­ro­la­zos con los cua­les la gen­te del común está mani­fes­tan­do su incon­for­mi­dad con­tra el mal gobierno, no se pue­den dis­traer con arti­fi­cios bara­tos, sin ins­pi­ra­ción. Tapar el sol con una sola mano no será posi­ble. No podrán apa­ci­guar la rabia que gene­ra la impo­si­ción del injus­to paque­ta­zo neo­li­be­ral. No podrán enga­ñar el pro­fun­do dolor en el cora­zón de los humil­des tiro­tea­do por los fal­sos posi­ti­vos y por el ase­si­na­to de cen­te­na­res de líde­res y lide­re­sas socia­les y de her­ma­nos excom­ba­tien­tes. Los días de la corrup­ción y la impu­ni­dad están con­ta­dos, por­que ven­drá una gran lucha de toda la nación para aca­bar con todo lo malo.

Debie­ran dar­se cuen­ta que una auro­ra reden­to­ra está des­pun­tan­do des­de las cor­di­lle­ras: la auro­ra de la movi­li­za­ción social. El pue­blo colom­biano es hoy un vol­cán de sue­ños de paz y de jus­ti­cia, de patria nue­va. Ya no quie­re más los men­dru­gos que le tiran, ni seguir vivien­do como has­ta aho­ra.

Que­re­mos com­par­tir esta cer­te­za con nues­tros her­ma­nos de armas y de ideas, con los alza­dos en rebel­día y con todos los colom­bia­nos, para decir­les que nues­tros comu­ni­ca­dos, los autén­ti­cos, están dis­po­ni­bles, sin sellos alte­ra­dos, en la pági­na vir­tual farc​-ep​.net, don­de pue­den obser­var­se las líneas de acción de nues­tra estra­te­gia y visión de país.

Pier­de su tiem­po la inte­li­gen­cia mili­tar al azu­zar con rumo­res fal­sos, desa­fíos e inju­rias, el enfren­ta­mien­to entre los que regre­sa­mos al mon­te ‑tras la infa­me trai­ción del Esta­do al Acuer­do de Paz- y nues­tros anti­guos com­pa­ñe­ros y cama­ra­das que no se vin­cu­la­ron al pro­ce­so, ni entre­ga­ron sus armas. Con tan­to cono­ci­mien­to y expe­rien­cia acu­mu­la­da sobre las actua­cio­nes vene­no­sas del adver­sa­rio, eso no va ser posi­ble. No lo vamos a per­mi­tir.

Con las orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras: el diá­lo­go, el acuer­do y el sen­ti­mien­to fra­ter­nal. Y para el pue­blo: nues­tra vida por su feli­ci­dad y liber­tad. Nada con­tra él. Así habla la éti­ca revo­lu­cio­na­ria.

La per­sua­sión de Bolí­var sigue viva: Uni­dos sere­mos fuer­tes y mere­ce­re­mos res­pe­to; divi­di­dos y ais­la­dos, pere­ce­re­mos.

FARC-EP Segun­da Mar­que­ta­lia

Mar­zo 5 de 2020

Sour­ce link

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *