Argen­ti­na. La liber­tad de los mer­ca­dos, es la escla­vi­tud de los pue­blos

Por Jor­ge Rachid*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 05 de mar­zo de 2020

Las pala­bras escon­den sen­ti­dos y nin­gu­na otra ha sido uti­li­za­da con tan­tas acep­cio­nes dife­ren­tes, que la pala­bra Liber­tad. Ha ser­vi­do para inva­dir paí­ses, en nom­bre de “la Liber­tad y la Demo­cra­cia”, tam­bién se la ha uti­li­za­do en la his­to­ria para la “Liber­tad de vien­tres” de las escla­vas, que podían parir hijos, supues­ta­men­te en Liber­tad. Se la uti­li­za en la prác­ti­ca dia­ria de las pro­fe­sio­nes libe­ra­les como “la Liber­tad de elec­ción”, o en las demo­cra­cias como la Liber­tad de deci­sión de un país, que es el ejer­ci­cio pleno de la sobe­ra­nía nacio­nal.

“Con Liber­tad no temo ni ofen­do” decía Arti­gas, mien­tras San Mar­tín plan­tea­ba: “sea­mos Libres, lo demás no impor­ta nada”. Mien­tras Bolí­var expre­sa­ba: “La Liber­tad del Nue­vo Mun­do, es la espe­ran­za del Uni­ver­so”.

Como lee­mos, nues­tros Padres Fun­da­do­res hacían de la Liber­tad la ban­de­ra fla­mean­te de las luchas por la Eman­ci­pa­ción de los pue­blos colo­nia­les, lucha que cos­tó sacri­fi­cios huma­nos enor­mes y se logró par­cial­men­te, al ser frag­men­ta­dos los paí­ses, por la codi­cia impe­rial y de sus laca­yos loca­les, que­dan­do la Liber­tad, sólo en manos de los due­ños del poder.

En la Revo­lu­ción indus­trial se ins­ta­la el con­cep­to de Liber­tad de los Mer­ca­dos, diri­gi­do al prin­ci­pio, basa­dos en Adam Smith en la su libro “La rique­za de las nacio­nes”, cuan­do se diri­ge al comer­cio, pero lue­go es cuan­do esa Liber­tad se tor­na en indi­vi­dua­lis­mo egoís­ta y se hace cul­tu­ral, de acu­mu­la­ción de rique­zas, a cos­ta de lo que Marx lla­mó la plus­va­lía del tra­ba­jo y Perón inten­tó y pudo aco­tar­la en un mar­co de la Comu­ni­dad Orga­ni­za­da con Jus­ti­cia Social redis­tri­bu­ti­va, que ter­mi­nó cos­tán­do­le el gobierno, con el gol­pe del 55 en nom­bre de la Liber­tad, tan­to que los gol­pis­tas y ase­si­nos le pusie­ron a ese epi­so­dio nefas­to, “la revo­lu­ción Liber­ta­do­ra”.

A los pocos meses de esa Revo­lu­ción Fusi­la­do­ra, ya en 1956, el Plan Pres­bich incor­po­ra a la Argen­ti­na al FMI, que había sido recha­za­do por Perón, en 1951, por ser “una herra­mien­ta de domi­na­ción capi­ta­lis­ta, para el con­trol de los paí­ses subdesarrollados”.(dixit Perón)

Pero esa Liber­tad de Mer­ca­do de la eta­pa indus­tria­lis­ta, se ha trans­for­ma­do en el neo­li­be­ra­lis­mo y neo­co­lo­nia­lis­mo que hoy impe­ra en el mun­do, en una mor­da­za macro eco­nó­mi­ca, que pre­ten­de con­tro­lar inter­na­cio­nal­men­te los paí­ses lla­ma­dos peri­fé­ri­cos, a tra­vés de endeu­da­mien­tos impa­ga­bles, inver­sio­nes espe­cu­la­ti­vas, fugas de capi­ta­les, mane­jo y asal­tos de empre­sas líde­res por mane­jos de la Bol­sa de Valo­res y pro­vo­can­do cri­sis, gene­ran­do caos, del cual los sec­to­res finan­cie­ros salen favo­re­ci­dos, como hemos vis­to los ban­cos, en cada cri­sis mun­dial.

Esas cri­sis la sufren los pue­blos, que son escla­vos de con­duc­tas eco­nó­mi­cas que ade­más de ser ham­brea­dos, exclui­dos y des­ocu­pa­dos, se les va natu­ra­li­zan­do esa situa­ción, con expre­sio­nes coti­dia­nas como cerrar el défi­cit fis­cal, las obli­ga­cio­nes hay que cum­plir­las, el ries­go país, el valor de la mone­da local y el dólar, la infla­ción y las demás varia­bles eco­nó­mi­cas que apa­re­cen en las pan­ta­llas, inten­tan­do expli­car que todo pue­de ir bien, si esas cues­tio­nes se aco­mo­dan, aun­que el pue­blo sufra los emba­tes de la pobre­za, la mise­ria y la exclu­sión social.

El hom­bre real que­da redu­ci­do a su míni­ma expre­sión de obje­to, mien­tras que el hom­bre abs­trac­to, invi­si­ble, lleno de “ver­da­des”, apa­re­ce en los medios de comu­ni­ca­ción pon­ti­fi­can­do, pero que son acto­res de par­te del sec­tor finan­cie­ro.

Es que la fal­se­dad que impli­ca la Liber­tad de los Mer­ca­dos se expli­ca sen­ci­lla­men­te: cri­sis con deva­lua­ción, caí­da de las bol­sas, empre­sas que quie­bran, fon­dos bui­tres que se las que­dan a bajo pre­cio y des­na­cio­na­li­zan las eco­no­mías de los paí­ses, vacián­do­los. Nego­cio finan­cie­ro redon­do.

EEUU ha uti­li­za­do el méto­do de agi­tar la corrup­ción de los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos para des­pla­zar y des­na­cio­na­li­zar empre­sas y eco­no­mías. Obre­dech y Petro­bras en Bra­sil, Techint en Argen­ti­na y la denun­cia de los Pana­má Pap­pers para repa­triar los fon­dos a sus pro­pios paraí­sos fis­ca­les como Dela­wa­re o Texas, en ese país impe­rial, lo demues­tran. Caen con toda su furia impe­rial, sobre los recur­sos natu­ra­les de Lati­noa­mé­ri­ca, en espe­cial aque­llos paí­ses que se atre­ven a defen­der­los con polí­ti­cas “popu­lis­tas”, deni­gra­das por el Mer­ca­do.

UNASUR y CELAC fue­ron las máxi­mas expre­sio­nes de este enfren­ta­mien­to con la orto­do­xia macro eco­nó­mi­ca y los pue­blos res­pi­ra­ron 20 años, pero esas polí­ti­cas hete­ro­do­xas afec­ta­ron gra­ve­men­te los intere­ses de EEUU, que en for­ma veloz ins­tru­men­tó la reac­ción, en un dise­ño estra­té­gi­co que se vie­ne desa­rro­llan­do hace 15 años, de ava­sa­lla­mien­to gol­pis­ta sobre nues­tros paí­ses, en su inten­to de reco­lo­ni­za­ción.

Ese es nues­tro esce­na­rio hoy, con expe­rien­cias cer­ca­nas como Boli­via y Bra­sil, pero tam­bién con el triun­fo de AMLO en Méxi­co, mien­tras los pue­blos de Colom­bia, Chi­le y Ecua­dor se rebe­lan ante la domi­na­ción neo­li­be­ral de sus gobier­nos, ata­dos a Washing­ton y su herra­mien­ta: la OEA jun­to al Gru­po de Lima, crea­do para inva­dir Vene­zue­la, con tro­pas cipa­yas, en nom­bre de la Liber­tad de Mer­ca­do.
Nues­tro gobierno nacio­nal y popu­lar ha plan­tea­do: “pri­me­ro los de aba­jo”, para­fra­sean­do a Arti­gas en 1813, en el Con­gre­so de Orien­te: “los más infe­li­ces, serán los más favo­re­ci­dos”.

Ese camino y la recu­pe­ra­ción de la sobe­ra­nía nacio­nal en las deci­sio­nes polí­ti­cas en el ámbi­to inter­na­cio­nal, nos dará sin dudas un tiem­po de luchas y sacri­fi­cios, como lo hicie­ron los tra­ba­ja­do­res a lo lar­go de la his­to­ria, has­ta que con­flu­ye­ron en un Perón, como lo hizo el pue­blo argen­tino fren­te a las dic­ta­du­ras, superan­do el dolor de los muer­tos y des­apa­re­ci­dos, aguan­tan­do las trai­cio­nes en su nom­bre y con­flu­yen­do hacia esta recu­pe­ra­ción de las rien­das del gobierno, que debe enfren­tar la Liber­tad del Mer­ca­do, con fir­me­za, para libe­rar a un pue­blo que ha sido escla­vi­za­do y rehén de los due­ños del poder.

No será fácil, pero tam­po­co impo­si­ble si el con­jun­to del pue­blo logra ven­cer las ver­da­des men­ti­ro­sas de un enemi­go, que inten­tó borrar la his­to­ria, que­brar la iden­ti­dad nacio­nal y des­tro­zar la con­cien­cia nacio­nal. Para ven­cer será nece­sa­rio, apun­ta­lar al gobierno, orga­ni­zar­se, movi­li­zan­do y ganan­do la calle para enfren­tar los inten­tos des­ti­tu­yen­tes en mar­cha, que el enemi­go inten­ta.

*Pri­me­ro la Patria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *