“TRIPLEMENTE OPRIMIDAS, TRIPLEMENTE REVOLUCIONARIAS ¡ANDALUZAS LEVANTAOS!” – La otra Anda­lu­cía

8_marzo_2020 NA

El 8 de mar­zo, Día Inter­na­cio­nal de la Mujer Tra­ba­ja­do­ra, la mili­tan­cia de Nación Anda­lu­za lo enten­de­mos como un día de lucha por la mujer anda­lu­za y por todas las muje­res obre­ras del mun­do. No olvi­da­mos que fue duran­te el II Encuen­tro Inter­na­cio­nal de Muje­res Socia­lis­tas de 1910, cele­bra­do en Copen­ha­gue, cuan­do las revo­lu­cio­na­rias Cla­ra Zet­kin y Kathy Dunc­ker pre­sen­ta­ron la pro­pues­ta de con­me­mo­rar un Día Inter­na­cio­nal de la Mujer, apro­bán­do­se por una­ni­mi­dad. Des­de enton­ces, a pesar de cier­tos avan­ces, la situa­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra anda­lu­za sigue sien­do mucho peor que la del res­to de muje­res en el Esta­do, fru­to de nues­tra tri­ple opre­sión como muje­res, como tra­ba­ja­do­ras y como anda­lu­zas.

Reco­no­cer esta tri­ple opre­sión de las muje­res tra­ba­ja­do­ras anda­lu­zas es impres­cin­di­ble para gene­rar un movi­mien­to femi­nis­ta revo­lu­cio­na­rio, que ata­que y soca­ve todas las estruc­tu­ras de poder que nos opri­men y explo­tan. El femi­nis­mo anda­luz tie­ne un carác­ter pro­pio, con un pro­fun­do poten­cial socia­lis­ta (en su modo de poten­ciar los víncu­los y redes de soro­ri­dad entre muje­res, de prio­ri­zar lo colec­ti­vo fren­te a lo indi­vi­dual, de poner en el cen­tro la vida y los cui­da­dos, de reco­no­cer la impor­tan­cia de los sabe­res popu­la­res) que hemos de reivin­di­car y desa­rro­llar, al tiem­po que lucha­mos y denun­cia­mos la ima­gen este­reo­ti­pa­da, fol­clo­ri­za­da y estig­ma­ti­za­da de noso­tras en la que el Esta­do espa­ñol ha pre­ten­di­do que nos refle­je­mos secu­lar­men­te.

Las cifras son reve­la­do­ras. El paro feme­nino en Anda­lu­cía alcan­za el 24 %, o sea, 7 pun­tos más que el mas­cu­lino en nues­tro país y 7,7 más que el paro feme­nino esta­tal. Mien­tras la bre­cha sala­rial tien­de a la baja en el res­to del Esta­do, en Anda­lu­cía con­ti­núa cre­cien­do y se sitúa en el 24,4% (mien­tras la esta­tal está en el 21,9%). Las muje­res ocu­pa­mos esta­dís­ti­ca­men­te los esca­lo­nes más bajos del sis­te­ma pro­duc­ti­vo. El tra­ba­jo de la mujer anda­lu­za se con­cen­tra en el sec­tor ser­vi­cios, con un 89,6% del empleo, y de ese por­cen­ta­je la mayo­ría per­te­ne­ce al sec­tor pri­va­do, con una alta tem­po­ra­li­dad y par­cia­li­dad. Es en estos sec­to­res labo­ra­les y en las tareas menos remu­ne­ra­das don­de las pri­va­ti­za­cio­nes que se han lle­van­do a cabo en el sec­tor públi­co han pro­du­ci­do un des­cen­so bru­tal en la esta­bi­li­dad labo­ral, en los sala­rios y en las con­di­cio­nes de tra­ba­jo. Ade­más las muje­res son casi el 60% de entre los para­dos de lar­ga dura­ción y son mayo­ría abru­ma­do­ra en los con­tra­tos a tiem­po par­cial. Esta reali­dad se agra­va en el medio rural anda­luz, don­de se ha acen­tua­do la situa­ción estruc­tu­ral de des­em­pleo feme­nino, la fal­ta de alter­na­ti­vas labo­ra­les para las muje­res jóve­nes y la pre­ca­rie­dad de las jor­na­le­ras del cam­po, que siguen sufrien­do cri­te­rios de con­tra­ta­ción machis­tas que las expul­san del tajo cuan­do recla­man igual­dad sala­rial con los varo­nes. A ello se suma la situa­ción de las jor­na­le­ras de la fre­sa de otros paí­ses con­tra­ta­das en ori­gen, que sopor­tan cada día, ade­más del machis­mo estruc­tu­ral, el racis­mo como for­ma de jus­ti­fi­car su sobre-explo­ta­ción en el cam­po anda­luz.

La deri­va fas­cis­ta, patriar­cal de las polí­ti­cas del gobierno autó­no­mi­co de PP, Ciu­da­da­nos y VOX, hace más urgen­te la lucha con­tra un poder empe­ña­do en arre­ba­tar­nos lo poco que hemos con­se­gui­do tras siglos de lucha. Ya esta­mos vien­do a defen­so­ras pro-vida y anti­abor­tis­tas deci­dien­do sobre nues­tra salud sexual y repro­duc­ti­va, la intro­duc­ción pau­la­ti­na en las ins­ti­tu­cio­nes de la eti­que­ta de “vio­len­cia intra­fa­mi­liar” exi­gi­da por la ultra­de­re­cha, lis­tas negras anti­fe­mi­nis­tas… La ultra­de­re­cha ve como un pro­ble­ma y una ame­na­za a su pro­yec­to cho­vi­nis­ta espa­ñol, neo­li­be­ral, machis­ta y patriar­cal la cre­cien­te orga­ni­za­ción del movi­mien­to femi­nis­ta anda­luz y esta ponien­do en mar­cha todas las herra­mien­tas posi­bles para repri­mir­lo.

Este cons­tan­te retro­ce­so solo podre­mos parar­lo con la lucha por una Anda­lu­cía don­de quie­nes deci­dan sean el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz y sus muje­res, que repre­sen­ta­mos más de la mitad de la pobla­ción. No habrá una Anda­lu­cía libre sin la libe­ra­ción de la mujer anda­lu­za. En la lucha con­tra nues­tra tri­ple opre­sión como muje­res, como tra­ba­ja­do­ras y como anda­lu­zas con­si­de­ra­mos que la huel­ga femi­nis­ta del 8 de Mar­zo supo­ne un ins­tru­men­to de movi­li­za­ción y con­cien­cia­ción impres­cin­di­ble en el camino hacia el fin del patriar­ca­do.

Por todo ello, Nación Anda­lu­za ‑orga­ni­za­ción inde­pen­den­tis­ta, socia­lis­ta y femi­nis­ta- lla­ma a la movi­li­za­ción el 8M para denun­ciar la lacra del patriar­ca­do y visi­bi­li­zar la situa­ción de opre­sión de la mujer en Anda­lu­cía y en el mun­do. Lla­ma­mos a toda nues­tra mili­tan­cia, adhe­ri­das y sim­pa­ti­zan­tes a movi­li­zar­se el 8M con­tra el patriar­ca­do y a sumar­se a las movi­li­za­cio­nes que el movi­mien­to femi­nis­ta anda­luz con­vo­ca en todo el país.

¡Tri­ple­men­te opri­mi­das, tri­ple­men­te revo­lu­cio­na­rias!

¡Anda­lu­zas levan­taos!

Per­ma­nen­te de la Comi­sión Nacio­nal de Nación Anda­lu­za.

Gra­na­da, 5 de mar­zo de 2020

Carlos Ríos

Vine al mundo en Granada en 1977. Soy licenciado en Geografía y trabajador en el sector de la enseñanza. Escribí "La identidad andaluza en el Flamenco" (Atrapasueños, 2009) y "La memoria desmontable, tres olvidados de la cultura andaluza" (El Bandolero, 2011) a dos manos. He hecho aportaciones a las obras colectivas "Desde Andalucía a América: 525 años de conquista y explotación de los pueblos" (Hojas Monfíes, 2017) y "Blas Infante: revolucionario andaluz" (Hojas Monfíes, 2019).

Latest posts by Car­los Ríos (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: