“TRIPLEMENTE OPRIMIDAS, TRIPLEMENTE REVOLUCIONARIAS ¡ANDALUZAS LEVANTAOS!” – La otra Anda­lu­cía

8_marzo_2020 NA

El 8 de mar­zo, Día Inter­na­cio­nal de la Mujer Tra­ba­ja­do­ra, la mili­tan­cia de Nación Anda­lu­za lo enten­de­mos como un día de lucha por la mujer anda­lu­za y por todas las muje­res obre­ras del mun­do. No olvi­da­mos que fue duran­te el II Encuen­tro Inter­na­cio­nal de Muje­res Socia­lis­tas de 1910, cele­bra­do en Copenha­gue, cuan­do las revo­lu­cio­na­rias Cla­ra Zet­kin y Kathy Dunc­ker pre­sen­ta­ron la pro­pues­ta de con­me­mo­rar un Día Inter­na­cio­nal de la Mujer, apro­bán­do­se por una­ni­mi­dad. Des­de enton­ces, a pesar de cier­tos avan­ces, la situa­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra anda­lu­za sigue sien­do mucho peor que la del res­to de muje­res en el Esta­do, fru­to de nues­tra tri­ple opre­sión como muje­res, como tra­ba­ja­do­ras y como anda­lu­zas.

Reco­no­cer esta tri­ple opre­sión de las muje­res tra­ba­ja­do­ras anda­lu­zas es impres­cin­di­ble para gene­rar un movi­mien­to femi­nis­ta revo­lu­cio­na­rio, que ata­que y soca­ve todas las estruc­tu­ras de poder que nos opri­men y explo­tan. El femi­nis­mo anda­luz tie­ne un carác­ter pro­pio, con un pro­fun­do poten­cial socia­lis­ta (en su modo de poten­ciar los víncu­los y redes de soro­ri­dad entre muje­res, de prio­ri­zar lo colec­ti­vo fren­te a lo indi­vi­dual, de poner en el cen­tro la vida y los cui­da­dos, de reco­no­cer la impor­tan­cia de los sabe­res popu­la­res) que hemos de rei­vin­di­car y desa­rro­llar, al tiem­po que lucha­mos y denun­cia­mos la ima­gen este­reo­ti­pa­da, fol­clo­ri­za­da y estig­ma­ti­za­da de noso­tras en la que el Esta­do espa­ñol ha pre­ten­di­do que nos refle­je­mos secu­lar­men­te.

Las cifras son reve­la­do­ras. El paro feme­nino en Anda­lu­cía alcan­za el 24 %, o sea, 7 pun­tos más que el mas­cu­lino en nues­tro país y 7,7 más que el paro feme­nino esta­tal. Mien­tras la bre­cha sala­rial tien­de a la baja en el res­to del Esta­do, en Anda­lu­cía con­ti­núa cre­cien­do y se sitúa en el 24,4% (mien­tras la esta­tal está en el 21,9%). Las muje­res ocu­pa­mos esta­dís­ti­ca­men­te los esca­lo­nes más bajos del sis­te­ma pro­duc­ti­vo. El tra­ba­jo de la mujer anda­lu­za se con­cen­tra en el sec­tor ser­vi­cios, con un 89,6% del empleo, y de ese por­cen­ta­je la mayo­ría per­te­ne­ce al sec­tor pri­va­do, con una alta tem­po­ra­li­dad y par­cia­li­dad. Es en estos sec­to­res labo­ra­les y en las tareas menos remu­ne­ra­das don­de las pri­va­ti­za­cio­nes que se han lle­van­do a cabo en el sec­tor públi­co han pro­du­ci­do un des­cen­so bru­tal en la esta­bi­li­dad labo­ral, en los sala­rios y en las con­di­cio­nes de tra­ba­jo. Ade­más las muje­res son casi el 60% de entre los para­dos de lar­ga dura­ción y son mayo­ría abru­ma­do­ra en los con­tra­tos a tiem­po par­cial. Esta reali­dad se agra­va en el medio rural anda­luz, don­de se ha acen­tua­do la situa­ción estruc­tu­ral de des­em­pleo feme­nino, la fal­ta de alter­na­ti­vas labo­ra­les para las muje­res jóve­nes y la pre­ca­rie­dad de las jor­na­le­ras del cam­po, que siguen sufrien­do cri­te­rios de con­tra­ta­ción machis­tas que las expul­san del tajo cuan­do recla­man igual­dad sala­rial con los varo­nes. A ello se suma la situa­ción de las jor­na­le­ras de la fre­sa de otros paí­ses con­tra­ta­das en ori­gen, que sopor­tan cada día, ade­más del machis­mo estruc­tu­ral, el racis­mo como for­ma de jus­ti­fi­car su sobre-explo­ta­ción en el cam­po anda­luz.

La deri­va fas­cis­ta, patriar­cal de las polí­ti­cas del gobierno autó­no­mi­co de PP, Ciu­da­da­nos y VOX, hace más urgen­te la lucha con­tra un poder empe­ña­do en arre­ba­tar­nos lo poco que hemos con­se­gui­do tras siglos de lucha. Ya esta­mos vien­do a defen­so­ras pro-vida y anti­abor­tis­tas deci­dien­do sobre nues­tra salud sexual y repro­duc­ti­va, la intro­duc­ción pau­la­ti­na en las ins­ti­tu­cio­nes de la eti­que­ta de “vio­len­cia intra­fa­mi­liar” exi­gi­da por la ultra­de­re­cha, lis­tas negras anti­fe­mi­nis­tas… La ultra­de­re­cha ve como un pro­ble­ma y una ame­na­za a su pro­yec­to cho­vi­nis­ta espa­ñol, neo­li­be­ral, machis­ta y patriar­cal la cre­cien­te orga­ni­za­ción del movi­mien­to femi­nis­ta anda­luz y esta ponien­do en mar­cha todas las herra­mien­tas posi­bles para repri­mir­lo.

Este cons­tan­te retro­ce­so solo podre­mos parar­lo con la lucha por una Anda­lu­cía don­de quie­nes deci­dan sean el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz y sus muje­res, que repre­sen­ta­mos más de la mitad de la pobla­ción. No habrá una Anda­lu­cía libre sin la libe­ra­ción de la mujer anda­lu­za. En la lucha con­tra nues­tra tri­ple opre­sión como muje­res, como tra­ba­ja­do­ras y como anda­lu­zas con­si­de­ra­mos que la huel­ga femi­nis­ta del 8 de Mar­zo supo­ne un ins­tru­men­to de movi­li­za­ción y con­cien­cia­ción impres­cin­di­ble en el camino hacia el fin del patriar­ca­do.

Por todo ello, Nación Anda­lu­za ‑orga­ni­za­ción inde­pen­den­tis­ta, socia­lis­ta y femi­nis­ta- lla­ma a la movi­li­za­ción el 8M para denun­ciar la lacra del patriar­ca­do y visi­bi­li­zar la situa­ción de opre­sión de la mujer en Anda­lu­cía y en el mun­do. Lla­ma­mos a toda nues­tra mili­tan­cia, adhe­ri­das y sim­pa­ti­zan­tes a movi­li­zar­se el 8M con­tra el patriar­ca­do y a sumar­se a las movi­li­za­cio­nes que el movi­mien­to femi­nis­ta anda­luz con­vo­ca en todo el país.

¡Tri­ple­men­te opri­mi­das, tri­ple­men­te revo­lu­cio­na­rias!

¡Anda­lu­zas levan­taos!

Per­ma­nen­te de la Comi­sión Nacio­nal de Nación Anda­lu­za.

Gra­na­da, 5 de mar­zo de 2020

Carlos Ríos

Vine al mundo en Granada en 1977. Soy licenciado en Geografía y trabajador en el sector de la enseñanza. Escribí "La identidad andaluza en el Flamenco" (Atrapasueños, 2009) y "La memoria desmontable, tres olvidados de la cultura andaluza" (El Bandolero, 2011) a dos manos. He hecho aportaciones a las obras colectivas "Desde Andalucía a América: 525 años de conquista y explotación de los pueblos" (Hojas Monfíes, 2017) y "Blas Infante: revolucionario andaluz" (Hojas Monfíes, 2019).

Latest posts by Car­los Ríos (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *