Perú. Un país insa­lu­bre

Elmer Huer­ta /​Resu­men Latinoamericano/​4 de mar­zo de 2020

El Perú está en pleno verano, y de acuer­do con el Minis­te­rio de Salud (Min­sa), uno de los prin­ci­pa­les pade­ci­mien­tos de esta esta­ción –pro­ba­ble­men­te, el prin­ci­pal– es el de las infec­cio­nes gas­tro­in­tes­ti­na­les cau­san­tes de dia­rreas. Esta con­di­ción, lla­ma­da enfer­me­dad dia­rrei­ca agu­da (EDA), es una impor­tan­te cau­sa de mor­bi­li­dad y mor­ta­li­dad en el país.

En su bole­tín epi­de­mio­ló­gi­co de la segun­da sema­na de enero del 2016, el Min­sa hace notar que esas enfer­me­da­des cons­ti­tu­yen un impor­tan­te pro­ble­ma de salud públi­ca en el mun­do, espe­cial­men­te en los paí­ses en desa­rro­llo.

Lue­go de des­cri­bir las carac­te­rís­ti­cas de la EDA, el bole­tín des­ta­ca con opti­mis­mo que se obser­va una lige­ra dis­mi­nu­ción en la mor­bi­li­dad y mor­ta­li­dad del pro­ble­ma, y con­clu­ye que su con­trol debe incluir el “pro­mo­ver las medi­das higié­ni­cas y cui­da­do de los meno­res en el hogar median­te el con­su­mo de agua segu­ra, ali­men­tos en buen esta­do, lava­do de fru­tas y ver­du­ras, y lava­do de las manos antes de comer y des­pués de ir al baño”.

Lamen­ta­ble­men­te, el Min­sa, que nos reco­mien­da que la prác­ti­ca de la higie­ne es esen­cial para pre­ve­nir las enfer­me­da­des dia­rrei­cas agu­das –y es la lla­ma­da a ser el ejem­plo de higie­ne y salu­bri­dad para la ciu­da­da­nía– está muy lejos de hacer lo que pre­di­ca.

Baños del Min­sa y Essa­lud

¿Ha entra­do usted algu­na vez, ama­ble lec­tor, al baño de una pos­ta médi­ca o de un hos­pi­tal del Min­sa o de Essa­lud? ¿Ha vis­to en que deplo­ra­bles con­di­cio­nes de higie­ne se encuen­tran? Por increí­ble que le parez­ca, muchos no tie­nen agua, y si la tie­nen, no hay jabón, ni mucho menos papel. Los inodo­ros están ato­ra­dos y el olor (sobre todo en verano) es repul­si­vo.

Cabe pre­gun­tar­se: ¿por qué? ¿Des­de cuán­do se ha nor­ma­li­za­do que la insa­lu­bri­dad en los baños del Min­sa y de Essa­lud sea acep­ta­da sin chis­tar? ¿De quién depen­de sal­va­guar­dar las nor­mas de salu­bri­dad en las ins­ti­tu­cio­nes que deben velar por la salud de la comu­ni­dad y que –supues­ta­men­te– son el ejem­plo por seguir?

Sin duda que este es un tipo gra­ve de mal­tra­to y des­pre­cio a las per­so­nas que acu­den a las depen­den­cias de salud esta­ta­les. Es una mane­ra de expre­sar que esos perua­nos –inclui­dos niños– no mere­cen res­pe­to ni con­si­de­ra­ción.

Baños en las escue­las

Si la salu­bri­dad en los cen­tros de salud es tan defi­cien­te, la de las escue­las públi­cas es pro­ba­ble­men­te mucho peor. Ima­gi­ne a un maes­tro ense­ñan­do higie­ne bási­ca a sus alum­nos en un cole­gio del Esta­do. Es muy pro­ba­ble que les diga que para evi­tar enfer­me­da­des hay que lavar­se las manos antes de las comi­das y des­pués de ir al baño. Duran­te el recreo, los niños van a los ser­vi­cios higié­ni­cos y no tie­nen agua, jabón ni papel, y el inodo­ro está ausen­te o es inser­vi­ble.

Según el “Aná­li­sis y situa­ción del desa­rro­llo de infra­es­truc­tu­ra en el Perú”, del Ins­ti­tu­to Peruano de Eco­no­mía (IPE), más de la mitad de las escue­las públi­cas no tie­nen agua, des­agüe ni elec­tri­ci­dad, y en las zonas rura­les esa cifra lle­ga al 80%. Nue­va­men­te, nos hace­mos las pre­gun­tas que nos hici­mos al hablar de la higie­ne en los cen­tros de salud.

Salu­bri­dad como polí­ti­ca de Esta­do

Esa tris­te reali­dad nos dice, sin duda, que la salu­bri­dad de la socie­dad no es una polí­ti­ca de Esta­do. Es evi­den­te que este tema no es un asun­to prio­ri­ta­rio, ni para el pre­si­den­te ni para su Gabi­ne­te Minis­te­rial. De otro modo, no se expli­ca que en el país la insa­lu­bri­dad sea la nor­ma social vigen­te.

Y si alguien pien­sa que la salu­bri­dad no es el tra­ba­jo de un pri­mer man­da­ta­rio, vea­mos el caso del pri­mer minis­tro indio, Naren­dra Modi.

Al ini­ciar su man­da­to en el 2014, pro­me­tió cons­truir millo­nes de letri­nas para eli­mi­nar la defe­ca­ción al aire libre. En octu­bre del 2019, anun­ció el cum­pli­mien­to de su pro­me­sa. Su cam­pa­ña Swachh Bha­rat (India Lim­pia) ha cons­trui­do 110 millo­nes de letri­nas y –pro­gre­si­va­men­te– la gen­te está dejan­do de defe­car en el exte­rior.

He teni­do opor­tu­ni­dad de dis­cu­tir este asun­to con varios minis­tros de Salud e incon­ta­bles auto­ri­da­des. Todos escu­chan, se asom­bran, admi­ten que es cier­to y pro­nun­cian la clá­si­ca fra­se: “Tene­mos que hacer algo”. Nadie ha hecho nada. ¿Será que mien­tras las auto­ri­da­des ten­gan un baño lim­pio en el tra­ba­jo o en su casa no les impor­ta que la gen­te viva en sucie­dad?

Mien­tras tan­to, la basu­ra sigue en la calle, los baños públi­cos siguen sucios, y las muje­res que quie­ren usar estos ser­vi­cios higié­ni­cos tie­nen que aguan­tar has­ta lle­gar a sus casas. Los hom­bres que entran al baño sucio ori­nan en el sue­lo, y los niños salen de estos con la idea de que la sucie­dad es nor­mal en el Perú.

¿Podrá el país cam­biar esa reali­dad? ¿Ten­dre­mos algún día un gober­nan­te que ice la ban­de­ra de la salu­bri­dad como polí­ti­ca de Esta­do y motor del desa­rro­llo?

Es casi segu­ro que el líder que quie­ra hacer­lo enfren­te muy poca opo­si­ción. ¿Quién podría opo­ner­se a un Perú lim­pio?

Fuen­te: Otra Mira­da

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *