Méxi­co. Con­ce­den sus­pen­sión a comu­ni­da­des indí­ge­nas con­tra Tren Maya

César Are­llano Gar­cía y María Ele­na Bri­ce­ño Cruz /​Resu­men Latinoamericano/​4 de mar­zo de 2020

Ciu­dad de Méxi­co. El juz­ga­do pri­me­ro de dis­tri­to en Cam­pe­che con­ce­dió la sus­pen­sión defi­ni­ti­va a comu­ni­da­des indí­ge­nas per­te­ne­cien­tes al pue­blo maya penin­su­lar y chol, con­tra la eje­cu­ción del pro­yec­to de Tren Maya, en el tamo de Baca­lar a Escár­ce­ga, que impli­ca dete­ner la cons­truc­ción y que las cosas per­ma­nez­can en el esta­do que actual­men­te se encuen­tran en tan­to se resuel­ve la sen­ten­cia defi­ni­ti­va.

Los efec­tos tam­bién son para que las auto­ri­da­des res­pon­sa­bles en rela­ción a la eje­cu­ción del pro­yec­to “se abs­ten­gan de rea­li­zar obras nue­vas den­tro de la zona geo­grá­fi­ca de la refe­ri­da comu­ni­dad indí­ge­na Maya Penín­su­lar y Ch´ol, asen­ta­dos en Xpu­jil, Calak­mul, Cam­pa­che”, en el enten­di­do de que si la cons­truc­ción de la obra requie­re habi­li­tar y/​o dar man­te­ni­mien­to a vias férreas pre­exis­ten­tes, para mate­ria­li­zar la obra, los res­pon­sa­bles, en este caso el gobierno fede­ral, sí podrán eje­cu­tar dicho pro­yec­to.

En el fallo el impar­ti­dor de jus­ti­cia des­ta­có que la sus­pen­sión “no impi­de a las auto­ri­da­des rea­li­zar actos admi­nis­tra­ti­vos enca­mi­na­dos a la eje­cu­ción de la obra como son: las lici­ta­cio­nes, obten­ción de per­mi­sos ambien­ta­les y de cual­quier otro rubro; ela­bo­ra­ción de pre­su­pues­tos y pro­yec­tos, etc, por­que dichos actos no con­lle­van a daño inmi­nen­te ala comu­ni­dad que­jo­sa”, lo ante­rior en tan­to se noti­fi­que al gobierno fede­ral la sen­ten­cia de ampa­ro que se dic­te en el expe­dien­te prin­ci­pal.

A fina­les de enero, la orga­ni­za­ción Con­se­jo Regio­nal Indí­ge­na y Popu­lar de Xpu­jil (Cripx) seña­ló que las comu­ni­da­des obtu­vie­ron una sus­pen­sión pro­vi­sio­nal de la eje­cu­ción del pro­yec­to de Tren Maya, que impli­ca­ría dete­ner las lici­ta­cio­nes de tra­mos ini­cia­das en la pri­me­ra sema­na de enero.

En su fallo, el juz­ga­do pri­me­ro de dis­tri­to en Cam­pe­che acor­dó con­ce­der la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal para que las cosas se man­ten­gan en el esta­do en que se encuen­tran, con el fin de que las auto­ri­da­des res­pon­sa­bles, con inde­pen­den­cia del resul­ta­do de la con­sul­ta rea­li­za­da en rela­ción con el deno­mi­na­do Tren Maya, se abs­ten­gan de decre­tar la apro­ba­ción de dicho pro­yec­to, o bien, al haber sido decre­ta­da dicha apro­ba­ción, se abs­ten­gan de rea­li­zar actos ten­dien­tes a la eje­cu­ción de dicho pro­yec­to.

En su soli­ci­tud de ampa­ro, pre­sen­ta­da el 6 de enero de 2020, el Cripx había argu­men­ta­do que recla­ma la simu­la­da y frau­du­len­ta con­sul­ta indí­ge­na orde­na­da por el Eje­cu­ti­vo fede­ral y eje­cu­ta­da en per­jui­cio de los pue­blos indí­ge­nas de Cam­pe­che, Yuca­tán, Quin­ta­na Roo, Tabas­co y Chia­pas, así como la “ile­gal con­sul­ta y apro­ba­ción del pro­yec­to deno­mi­na­do Tren Maya, cuya acción se reali­zó en fla­gran­te vio­la­ción a sus dere­chos huma­nos a que se garan­ti­ce una con­sul­ta pre­via libre, infor­ma­da, de bue­na fe y cul­tu­ral­men­te ade­cua­da.

La Pre­si­den­cia de Repú­bli­ca y el apo­de­ra­do de Nación Finan­cie­ra (Nafin), impug­na­ron la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal que el juz­ga­do pri­me­ro de dis­tri­to en Cam­pe­che le otor­gó a comu­ni­da­des indí­ge­nas per­te­ne­cien­tes al pue­blo maya penin­su­lar y ch´ol, con­tra la eje­cu­ción del pro­yec­to de Tren Maya. El caso se tur­nó al tri­bu­nal cole­gia­do del tri­gé­si­mo pri­mer cir­cui­to, quien rati­fi­có la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal otor­ga­da a los pue­blos indí­ge­nas e impi­de al Eje­cu­ti­vo ini­ciar obras nue­vas para la cons­truc­ción del Tren Maya.

Eli­sa Cruz Rue­da, ase­so­ra jurí­di­ca del Con­se­jo Regio­nal Indí­ge­na y Popu­lar de Xpu­jil (CRIPX), comen­tó: «Esta­mos con­ten­tos por­que no se hizo lo que que­ría Fona­tur, ni el Eje­cu­ti­vo fede­ral de can­ce­lar­nos la sus­pen­sión; esta­mos satis­fe­chos, pero no con­for­mes».

Este 4 de mar­zo, se dio el acuer­do de la audien­cia inci­den­tal que nie­ga sobre el acto recla­ma­do de la Con­sul­ta, por con­si­de­rar que es acto con­su­ma­do, pero otor­ga la sus­pen­sión defi­ni­ti­va sobre la eje­cu­ción del Pro­yec­to de Desa­rro­llo Tren Maya, pero asu­mien­do el cri­te­rio del Tri­bu­nal Cole­gia­do de Cir­cui­to.

Esto quie­re decir, expli­có Eli­sa, que mien­tras con­ti­nué el jui­cio de ampa­ro, las las cosas se que­dan en el esta­do que están, las auto­ri­da­des fede­ra­les no podrán hacer nada, pero solo en la zona de Calak­mul, has­ta que se resuel­va el jui­cio de ampa­ro.

«No esta­mos con­for­mes, por­que limi­ta la sus­pen­sión a Calak­mul, en esa limi­ta­ción, vio­len­ta dere­chos de los pue­blos indí­ge­nas a la inte­gri­dad de sus terri­to­rios, a su hábi­tat y al ejer­ci­cio de su auto­no­mía y libre deter­mi­na­ción.
Por ello, hare­mos uso del recur­so corres­pon­dien­te»; seña­ló.

Que­re­mos que se sien­te el pre­ce­den­te de que a todos nos pro­te­jan y no pue­de ser que digan que como se sus­pen­de en Calak­mul, en todo lo demás no va a haber afec­ta­cio­nes, agre­gó. 

Para la abo­ga­da, hay inter­ven­cio­nes auna­do a los intere­ses que hay en jue­go que quie­ren limi­tar y res­trin­gir los alcan­ces de la sus­pen­sión, pero como nadie se había atre­vi­do hacer lo que esta­mos hacien­do: «Una invo­ca­ción gene­ral de dere­chos colec­ti­vos y del suje­to pue­blo, para noso­tros es un triun­fo real­men­te»; pre­ci­só.

Van a impug­nar

A su vez, ade­lan­tó que van a impug­nar esta reso­lu­ción por­que se bus­ca que se sus­pen­da todo el pro­yec­to en el terri­to­rio don­de va a pasar y no en una sola zona. «No se pue­de enten­der la par­te que sus­pen­den de Calak­mul, sin enten­der todo el pro­yec­to de desa­rro­llo del Tren Maya», expre­só.

No se pue­de enten­der, aña­dió, el ejer­ci­cio de la libre deter­mi­na­ción de los pue­blos indí­ge­nas, sin pro­te­ger la inte­gri­dad de sus tie­rras y terri­to­rios. «No pue­des decir nada más en esta par­te sí se acep­tan los dere­chos huma­nos, pero en todo lo demás no».

Fuen­te: La Jor­na­da

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *