Méxi­co. Con­ce­den sus­pen­sión a comu­ni­da­des indí­ge­nas con­tra Tren Maya

César Are­llano Gar­cía y María Ele­na Bri­ce­ño Cruz /​Resu­men Latinoamericano/​4 de mar­zo de 2020

Ciu­dad de Méxi­co. El juz­ga­do pri­me­ro de dis­tri­to en Cam­pe­che con­ce­dió la sus­pen­sión defi­ni­ti­va a comu­ni­da­des indí­ge­nas per­te­ne­cien­tes al pue­blo maya penin­su­lar y chol, con­tra la eje­cu­ción del pro­yec­to de Tren Maya, en el tamo de Baca­lar a Escár­ce­ga, que impli­ca dete­ner la cons­truc­ción y que las cosas per­ma­nez­can en el esta­do que actual­men­te se encuen­tran en tan­to se resuel­ve la sen­ten­cia defi­ni­ti­va.

Los efec­tos tam­bién son para que las auto­ri­da­des res­pon­sa­bles en rela­ción a la eje­cu­ción del pro­yec­to “se abs­ten­gan de rea­li­zar obras nue­vas den­tro de la zona geo­grá­fi­ca de la refe­ri­da comu­ni­dad indí­ge­na Maya Penín­su­lar y Ch´ol, asen­ta­dos en Xpu­jil, Calak­mul, Cam­pa­che”, en el enten­di­do de que si la cons­truc­ción de la obra requie­re habi­li­tar y/​o dar man­te­ni­mien­to a vias férreas pre­exis­ten­tes, para mate­ria­li­zar la obra, los res­pon­sa­bles, en este caso el gobierno fede­ral, sí podrán eje­cu­tar dicho pro­yec­to.

En el fallo el impar­ti­dor de jus­ti­cia des­ta­có que la sus­pen­sión “no impi­de a las auto­ri­da­des rea­li­zar actos admi­nis­tra­ti­vos enca­mi­na­dos a la eje­cu­ción de la obra como son: las lici­ta­cio­nes, obten­ción de per­mi­sos ambien­ta­les y de cual­quier otro rubro; ela­bo­ra­ción de pre­su­pues­tos y pro­yec­tos, etc, por­que dichos actos no con­lle­van a daño inmi­nen­te ala comu­ni­dad que­jo­sa”, lo ante­rior en tan­to se noti­fi­que al gobierno fede­ral la sen­ten­cia de ampa­ro que se dic­te en el expe­dien­te prin­ci­pal.

A fina­les de enero, la orga­ni­za­ción Con­se­jo Regio­nal Indí­ge­na y Popu­lar de Xpu­jil (Cripx) seña­ló que las comu­ni­da­des obtu­vie­ron una sus­pen­sión pro­vi­sio­nal de la eje­cu­ción del pro­yec­to de Tren Maya, que impli­ca­ría dete­ner las lici­ta­cio­nes de tra­mos ini­cia­das en la pri­me­ra sema­na de enero.

En su fallo, el juz­ga­do pri­me­ro de dis­tri­to en Cam­pe­che acor­dó con­ce­der la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal para que las cosas se man­ten­gan en el esta­do en que se encuen­tran, con el fin de que las auto­ri­da­des res­pon­sa­bles, con inde­pen­den­cia del resul­ta­do de la con­sul­ta rea­li­za­da en rela­ción con el deno­mi­na­do Tren Maya, se abs­ten­gan de decre­tar la apro­ba­ción de dicho pro­yec­to, o bien, al haber sido decre­ta­da dicha apro­ba­ción, se abs­ten­gan de rea­li­zar actos ten­dien­tes a la eje­cu­ción de dicho pro­yec­to.

En su soli­ci­tud de ampa­ro, pre­sen­ta­da el 6 de enero de 2020, el Cripx había argu­men­ta­do que recla­ma la simu­la­da y frau­du­len­ta con­sul­ta indí­ge­na orde­na­da por el Eje­cu­ti­vo fede­ral y eje­cu­ta­da en per­jui­cio de los pue­blos indí­ge­nas de Cam­pe­che, Yuca­tán, Quin­ta­na Roo, Tabas­co y Chia­pas, así como la “ile­gal con­sul­ta y apro­ba­ción del pro­yec­to deno­mi­na­do Tren Maya, cuya acción se reali­zó en fla­gran­te vio­la­ción a sus dere­chos huma­nos a que se garan­ti­ce una con­sul­ta pre­via libre, infor­ma­da, de bue­na fe y cul­tu­ral­men­te ade­cua­da.

La Pre­si­den­cia de Repú­bli­ca y el apo­de­ra­do de Nación Finan­cie­ra (Nafin), impug­na­ron la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal que el juz­ga­do pri­me­ro de dis­tri­to en Cam­pe­che le otor­gó a comu­ni­da­des indí­ge­nas per­te­ne­cien­tes al pue­blo maya penin­su­lar y ch´ol, con­tra la eje­cu­ción del pro­yec­to de Tren Maya. El caso se tur­nó al tri­bu­nal cole­gia­do del tri­gé­si­mo pri­mer cir­cui­to, quien rati­fi­có la sus­pen­sión pro­vi­sio­nal otor­ga­da a los pue­blos indí­ge­nas e impi­de al Eje­cu­ti­vo ini­ciar obras nue­vas para la cons­truc­ción del Tren Maya.

Eli­sa Cruz Rue­da, ase­so­ra jurí­di­ca del Con­se­jo Regio­nal Indí­ge­na y Popu­lar de Xpu­jil (CRIPX), comen­tó: «Esta­mos con­ten­tos por­que no se hizo lo que que­ría Fona­tur, ni el Eje­cu­ti­vo fede­ral de can­ce­lar­nos la sus­pen­sión; esta­mos satis­fe­chos, pero no con­for­mes».

Este 4 de mar­zo, se dio el acuer­do de la audien­cia inci­den­tal que nie­ga sobre el acto recla­ma­do de la Con­sul­ta, por con­si­de­rar que es acto con­su­ma­do, pero otor­ga la sus­pen­sión defi­ni­ti­va sobre la eje­cu­ción del Pro­yec­to de Desa­rro­llo Tren Maya, pero asu­mien­do el cri­te­rio del Tri­bu­nal Cole­gia­do de Cir­cui­to.

Esto quie­re decir, expli­có Eli­sa, que mien­tras con­ti­nué el jui­cio de ampa­ro, las las cosas se que­dan en el esta­do que están, las auto­ri­da­des fede­ra­les no podrán hacer nada, pero solo en la zona de Calak­mul, has­ta que se resuel­va el jui­cio de ampa­ro.

«No esta­mos con­for­mes, por­que limi­ta la sus­pen­sión a Calak­mul, en esa limi­ta­ción, vio­len­ta dere­chos de los pue­blos indí­ge­nas a la inte­gri­dad de sus terri­to­rios, a su hábi­tat y al ejer­ci­cio de su auto­no­mía y libre deter­mi­na­ción.
Por ello, hare­mos uso del recur­so corres­pon­dien­te»; seña­ló.

Que­re­mos que se sien­te el pre­ce­den­te de que a todos nos pro­te­jan y no pue­de ser que digan que como se sus­pen­de en Calak­mul, en todo lo demás no va a haber afec­ta­cio­nes, agre­gó. 

Para la abo­ga­da, hay inter­ven­cio­nes auna­do a los intere­ses que hay en jue­go que quie­ren limi­tar y res­trin­gir los alcan­ces de la sus­pen­sión, pero como nadie se había atre­vi­do hacer lo que esta­mos hacien­do: «Una invo­ca­ción gene­ral de dere­chos colec­ti­vos y del suje­to pue­blo, para noso­tros es un triun­fo real­men­te»; pre­ci­só.

Van a impug­nar

A su vez, ade­lan­tó que van a impug­nar esta reso­lu­ción por­que se bus­ca que se sus­pen­da todo el pro­yec­to en el terri­to­rio don­de va a pasar y no en una sola zona. «No se pue­de enten­der la par­te que sus­pen­den de Calak­mul, sin enten­der todo el pro­yec­to de desa­rro­llo del Tren Maya», expre­só.

No se pue­de enten­der, aña­dió, el ejer­ci­cio de la libre deter­mi­na­ción de los pue­blos indí­ge­nas, sin pro­te­ger la inte­gri­dad de sus tie­rras y terri­to­rios. «No pue­des decir nada más en esta par­te sí se acep­tan los dere­chos huma­nos, pero en todo lo demás no».

Fuen­te: La Jor­na­da

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: