Libros. “Los pue­blos indí­ge­nas son los gran­des per­de­do­res del mode­lo soje­ro”

Por Enric Llo­pis, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 mar­zo 2020.-

La perio­dis­ta Lau­ra Villa­die­go pre­sen­ta el libro Los mono­cul­ti­vos que con­quis­ta­ron el mun­do (Akal) en la tien­da de Oxfam-Valen­cia.

“La diver­si­dad de los cul­ti­vos en los cam­pos de los agri­cul­to­res ha dis­mi­nui­do y las ame­na­zas están aumen­tan­do”, con­clu­ye la FAO; y sub­ra­ya que, de las 6.000 espe­cies de plan­tas cul­ti­va­das para la obten­ción de ali­men­tos, no alcan­zan a 200 las que con­tri­bu­yen –de mane­ra impor­tan­te- a la pro­duc­ción ali­men­ta­ria mun­dial; asi­mis­mo el 24% de las cer­ca de 4.000 espe­cies sil­ves­tres ali­men­ta­rias (plan­tas, peces y mamí­fe­ros) se están redu­cien­do, según el docu­men­to El esta­do de la bio­di­ver­si­dad para la ali­men­ta­ción y la agri­cul­tu­ra en el mun­do (2019).

El orga­nis­mo de Nacio­nes Uni­das tam­bién infor­ma de que 820 millo­nes de per­so­nas sufren ham­bre y malnu­tri­ción en el pla­ne­ta, mien­tras que 2.000 millo­nes pade­cen inse­gu­ri­dad ali­men­ta­ria (cer­ca del 14% de los ali­men­tos se pier­den des­pués de la cose­cha has­ta que lle­gan al comer­cio mino­ris­ta). “El pro­ble­ma del ham­bre no tie­ne que ver con la pro­duc­ción, sino con la dis­tri­bu­ción y el acce­so a los ali­men­tos”, apun­ta la perio­dis­ta Naza­ret Cas­tro, auto­ra de La dic­ta­du­ra de los super­mer­ca­dos (Akal, 2017).

Otro pun­to sig­ni­fi­ca­ti­vo es la acción de los mer­ca­dos sobre las deno­mi­na­das com­mo­di­ties: “Median­te sus acti­vi­da­des de tra­ding los ban­cos son los prin­ci­pa­les espe­cu­la­do­res en los mer­ca­dos de con­tra­ta­ción direc­ta y a tér­mino de mate­rias pri­mas y pro­duc­tos agrí­co­las”, escri­bió el inves­ti­ga­dor Eric Tous­saint (CADTM, 2014). Tam­bién el rela­tor de Nacio­nes Uni­das sobre el dere­cho a la ali­men­ta­ción en 2010, Oli­vier de Schut­ter, atri­bu­yó en bue­na medi­da el incre­men­to y la vola­ti­li­dad de los pre­cios de los ali­men­tos duran­te la cri­sis mun­dial de 2007 – 2008 a “la apa­ri­ción de una bur­bu­ja espe­cu­la­ti­va”; en con­cre­to, a “la entra­da de gran­des y pode­ro­sos fon­dos de cober­tu­ra, fon­dos de pen­sio­nes y ban­cos de inver­sio­nes en el mer­ca­do de deri­va­dos finan­cie­ros basa­dos en pro­duc­tos ali­men­ta­rios”.

A algu­nos de estos aspec­tos se hizo refe­ren­cia duran­te la pre­sen­ta­ción, en la tien­da de Oxfam Inter­món en Valen­cia, de Los mono­cul­ti­vos que con­quis­ta­ron el mun­do. Impac­tos socio­am­bien­ta­les de la caña de azú­car, la soja y la pal­ma acei­te­ra (Akal, 2019); en el acto par­ti­ci­pó la perio­dis­ta Lau­ra Villa­die­go, coau­to­ra del libro jun­to a las tam­bién perio­dis­tas Naza­ret Cas­tro y Auro­ra Moreno; el ensa­yo es resul­ta­do de una inves­ti­ga­ción de sie­te años.

Las tres inves­ti­ga­do­ras for­man par­te de Carro de com­ba­te, colec­ti­vo sur­gi­do en 2012 y que ha publi­ca­do libros como Amar­ga dul­zu­ra, una his­to­ria sobre el ori­gen del azú­car (2013); Carro de com­ba­te. Con­su­mir es un acto polí­ti­co (2014) o la Agen­da 2020 de con­su­mo res­pon­sa­ble; en el últi­mo Infor­me de com­ba­te ana­li­zan el incre­men­to ace­le­ra­do de la deman­da de agua­ca­te –por ejem­plo en Esta­dos Uni­dos se tri­pli­có duran­te el perio­do 2010−2017−, en par­te al pro­mo­cio­nar­se como un “super­ali­men­to con cua­li­da­des nutri­cio­na­les supues­ta­men­te excep­cio­na­les”; el infor­me deta­lla los impac­tos socio­am­bien­ta­les del mono­cul­ti­vo de este fru­to, por ejem­plo en la pro­vin­cia chi­le­na de Petor­ca (des­vío de ríos, y pozos ile­ga­les).

Bra­sil es el prin­ci­pal pro­duc­tor (y tam­bién expor­ta­dor) mun­dial de caña de azú­car (que repre­sen­ta cer­ca del 86% de los cul­ti­vos de azú­car), segui­do de India; son los dos gran­des pro­duc­to­res del pla­ne­ta; ade­más de azú­car, y eta­nol para el uso como com­bus­ti­ble, per­mi­te gene­rar elec­tri­ci­dad (con el exce­den­te de baga­zo), teji­dos o los deno­mi­na­dos bio­plás­ti­cos; requie­re un uso inten­si­vo de agua (OCDE/​FAO, 2019), y “es pro­ba­ble­men­te el cul­ti­vo que ha supues­to una mayor pér­di­da de bio­di­ver­si­dad en el mun­do, debi­do a las inmen­sas plan­ta­cio­nes”, afir­man las auto­ras de Los mono­cul­ti­vos que con­quis­ta­ron el mun­do (en noviem­bre de 2019 el pre­si­den­te bra­si­le­ño, Jair Bol­so­na­ro, revo­có median­te decre­to la Zoni­fi­ca­ción Agro­eco­ló­gi­ca de la Caña de Azú­car, lo que redu­ce la pro­tec­ción ambien­tal para la pro­duc­ción e incre­men­ta los ries­gos sobre el Ama­zo­nas, el Gran Pan­ta­nal, en el esta­do de Mat­to Gros­so del Sur, y las áreas pro­te­gi­das de la saba­na de El Cerra­do, denun­ció WWF).

En Gua­te­ma­la, el nego­cio azu­ca­re­ro se repar­te –en for­ma de oli­go­po­lio- entre 12 gran­des inge­nios y sie­te fami­lias, un car­tel pre­sun­ta­men­te rela­cio­na­do, asi­mis­mo, con prác­ti­cas de eva­sión fis­cal (inves­ti­ga­ción de El Faro y eldia​rio​.es, abril 2017). Sobre Tai­lan­dia ‑ter­cer pro­duc­tor mun­dial de caña y segun­do expor­ta­dor mun­dial de azúcar‑, dife­ren­tes medios difun­die­ron en febre­ro de 2019 un repor­ta­je del corres­pon­sal de la Agen­cia Efe, Noel Caba­lle­ro, titu­la­do “Polu­ción y dia­be­tes por la adic­ción de Tai­lan­dia al azú­car”; las fuen­tes médi­cas con­sul­ta­das en el artícu­lo cifra­ban en cer­ca de 200.000 los nue­vos casos de dia­be­tes anua­les en Tai­lan­dia, mien­tras “la que­ma de los caña­ve­ra­les aho­ga al país”.

El ensa­yo publi­ca­do por Akal dedi­ca un capí­tu­lo a lo que Auro­ra Moreno, Naza­ret Cas­tro y Lau­ra Villa­die­go cali­fi­can como “el nue­vo oro rojo”. Indo­ne­sia y Mala­sia son los dos prin­ci­pa­les pro­vee­do­res de acei­te de Pal­ma (OCDE/​FAO, 2019), de mane­ra que cer­ca del 85% de la pro­duc­ción mun­dial –que aumen­tó des­de 15,2 millo­nes de tone­la­das en 1995 a 62,6 millo­nes en 2015 (Euro­pean Palm Oil Allian­ce)- se con­cen­tra en ambos paí­ses. En sep­tiem­bre de 2018, acti­vis­tas de Green­pea­ce ocu­pa­ron una refi­ne­ría que pro­ce­sa acei­te de pal­ma en la isla indo­ne­sia de Sula­we­si, per­te­ne­cien­te a Wil­mar Inter­na­tio­nal; seña­la­ron a esta com­pa­ñía como la prin­ci­pal dis­tri­bui­do­ra de acei­te de pal­ma del pla­ne­ta, y “pro­vee­do­ra de mar­cas como Col­ga­te, Mon­de­lez, Nestlé y Uni­le­ver”.

Una sema­na antes de la acción, Green­pea­ce denun­ció en un infor­me (La cuen­ta atrás. Aho­ra o nun­ca: es la hora de refor­mar la indus­tria del acei­te de pal­ma) que 25 empre­sas pro­duc­to­ras defo­res­ta­ron 130.000 hec­tá­reas de bos­que tro­pi­cal, des­de fina­les de 2015, en Papúa Nue­va Gui­nea y Papúa indo­ne­sia; la inves­ti­ga­ción aña­día que una doce­na de gran­des mar­cas, como Gene­ral Mills, Hershey, Kellogg’s, Kraft Heinz, L’Oreal o Pepsi­Co, “se han abas­te­ci­do de al menos 20 de estos pro­duc­to­res”. Ejem­plo de los efec­tos que tie­ne la des­truc­ción del hábi­tat por la indus­tria es, según los eco­lo­gis­tas, la eli­mi­na­ción en 16 años de la mitad de la pobla­ción de oran­gu­ta­nes en la isla de Bor­neo. El tex­to de las tres perio­dis­tas se hace eco del infor­me, y amplía el foco a otros paí­ses.

Por ejem­plo Colom­bia, don­de des­ta­can que las plan­ta­cio­nes más exten­sas de pal­ma se ubi­can en zonas que han sufri­do espe­cial­men­te la vio­len­cia para­mi­li­tar, como Mag­da­le­na Medio, Nari­ño, Cho­có o Mon­tes de María; Colom­bia es líder de Amé­ri­ca Lati­na en pro­duc­ción de acei­te de pal­ma, y pasó de 158.000 hec­tá­reas sem­bra­das en 2000 a 517.000 en 2017 (SIS­PA-Fede­pal­ma); algu­nas con­se­cuen­cias de los macro­pro­yec­tos fue­ron “la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad, la con­ta­mi­na­ción de las aguas y la des­apa­ri­ción de modos de vida tra­di­cio­na­les”, apun­tan Lau­ra Villa­die­go, Naza­ret Cas­tro y Auro­ra Moreno.

Tam­bién abor­dan la expan­sión de este mono­cul­ti­vo en Áfri­ca; en sep­tiem­bre de 2019, la Alian­za con­tra las Plan­ta­cio­nes Indus­tria­les en Áfri­ca Occi­den­tal y Cen­tral con­ta­bi­li­za­ba 49 con­ce­sio­nes para gran­des plan­ta­cio­nes de pal­ma acei­te­ra en 2.740.000 hec­tá­reas, ubi­ca­das prin­ci­pal­men­te en Libe­ria, Con­go-Braz­za­vi­lle, Sie­rra Leo­na, Nige­ria, Came­rún, la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, Gabón y Cos­ta de Mar­fil; las tres mul­ti­na­cio­na­les con más super­fi­cie con­ce­sio­na­da son SOCFIN, de Luxem­bur­go; Wil­mar y Olam, las dos de Sin­ga­pur. La “fuer­te resis­ten­cia” de las comu­ni­da­des con­tra el aca­pa­ra­mien­to de tie­rras fue uno de los fac­to­res más impor­tan­tes para fre­nar, en los últi­mos cin­co años, el avan­ce de las macro­plan­ta­cio­nes, expli­ca el infor­me de la Alian­za.

Bra­sil y Esta­dos Uni­dos son los dos mayo­res pro­duc­to­res y expor­ta­do­res de soja del pla­ne­ta, y Chi­na el prin­ci­pal impor­ta­dor (OCDE/​FAO, 2019). Por otra par­te, Argen­ti­na es el pri­mer expor­ta­dor mun­dial de hari­na de soja. El Ser­vi­cio Inter­na­cio­nal para la Adqui­si­ción de Apli­ca­cio­nes Agro-bio­tec­no­ló­gi­cas (ISAAA) seña­la, en el infor­me de 2019 (con datos del año ante­rior), que des­de 1996 la super­fi­cie de cul­ti­vos gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­dos aumen­tó en 113 veces; los cin­co mayo­res paí­ses en siem­bra de cul­ti­vos trans­gé­ni­cos –Esta­dos Uni­dos, Bra­sil, Argen­ti­na, Cana­dá e India- con­cen­tran el 91% del área total mun­dial (en cul­ti­vos de estas carac­te­rís­ti­cas, de los que la mitad corres­pon­de a la soja, segui­do del maíz y el algo­dón).

La orga­ni­za­ción GRAIN, de apo­yo a los peque­ños cam­pe­si­nos y la bio­di­ver­si­dad ali­men­ta­ria, carac­te­ri­zó a ISAAA como “agen­te de pro­pa­gan­da de las gran­des cor­po­ra­cio­nes bio­tec­no­ló­gi­cas”, y res­pon­dió al infor­me anual de esta enti­dad, en 2017, con una vein­te­na de argu­men­tos. Entre otros, que la impo­si­ción de la soja trans­gé­ni­ca sig­ni­fi­có “la crea­ción de un desier­to ver­de de más de 54 millo­nes de hec­tá­reas en Bra­sil, Argen­ti­na, Para­guay y el sur de Boli­via. Asi­mis­mo, con la adop­ción de la soja gené­ti­ca­men­te modi­fi­ca­da, el uso en Amé­ri­ca Lati­na del gli­fo­sa­to (her­bi­ci­da que comer­cia­li­zó por pri­me­ra vez la mul­ti­na­cio­nal Mon­san­to en los años 70 del siglo XX) “cre­ció a más de 550 millo­nes de litros anua­les, con dra­má­ti­cas con­se­cuen­cias sani­ta­rias en todos los terri­to­rios” (la OMS cali­fi­có en 2015 este agro­quí­mi­co como “pro­ba­ble­men­te can­ce­rí­geno para los seres huma­nos”).

Otro pun­to es la cons­truc­ción de un oli­go­po­lio empre­sa­rial. La direc­to­ra para Amé­ri­ca Lati­na del gru­po ETC por la diver­si­dad cul­tu­ral y eco­ló­gi­ca, Sil­via Ribei­ro, des­ta­ca que cua­tro cor­po­ra­cio­nes con­tro­lan las semi­llas trans­gé­ni­cas a esca­la glo­bal: Bayer (que adqui­rió Mon­san­to), Chem­Chi­na-Syn­gen­ta, la esta­dou­ni­den­se Cor­te­va Agris­cien­ce (fusión de las empre­sas Dow y DuPont) y BASF; así como el 75% de los agro­tó­xi­cos (“Méxi­co, la devas­ta­ción trans­gé­ni­ca y la resis­ten­cia”, en des­In­for­mé­mo­nos, agos­to 2019). “Los pue­blos indí­ge­nas son los gran­des per­de­do­res del mode­lo soje­ro”, rema­tan las inves­ti­ga­do­ras de Carro de Com­ba­te. Por ejem­plo el pue­blo gua­ra­ní, en Para­guay, al que per­te­ne­cen “la mayor par­te de los des­apa­re­ci­dos, eje­cu­ta­dos y cien­tos de miles de des­pla­za­dos por el avan­ce de este mono­cul­ti­vo”.

Fuen­te foto: Sal­va la sel­va

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *