El gobierno espa­ñol aumen­ta la ven­ta de armas a Ara­bia Sau­dí – La otra Anda­lu­cía

En el pri­mer semes­tre de 2018, el últi­mo con Mariano Rajoy en La Mon­cloa, el 10,8% de las expor­ta­cio­nes de armas esta­ta­les fue­ron a Ara­bia Sau­dí, su ter­cer mejor clien­te mun­dial. Un año des­pués, solo el 0,95% del arma­men­to espa­ñol aca­bó en Riad, que bajó al núme­ro 13 en la lis­ta de com­pra­do­res. Tan drás­ti­ca caí­da se debió al cam­bio de polí­ti­ca que impu­so Pedro Sán­chez al lle­gar al poder. Pero el gri­fo, que nun­ca se cerró del todo, se ha reabier­to y las expor­ta­cio­nes vuel­ven a manar, aun­que con “res­tric­cio­nes”. Nación Anda­lu­za ha deun­cia­do públi­ca­men­te y ante Fis­ca­lía el trá­fi­co de arma­men­to que se pro­du­ce des­de El Far­gue (Gra­na­da) hacia el puer­to de Motril, sin que la Fis­ca­lía haya vis­to indi­cios de deli­to ni ries­go para la pobla­ción en esta acti­vi­dad ¿Casua­li­dad?

El Gobierno remi­tió ayer al Con­gre­so las esta­dís­ti­cas de expor­ta­ción de mate­rial de defen­sa y doble uso corres­pon­dien­tes al año 2018 y al pri­mer semes­tre de 2019. Estos datos debían publi­car­se cada seis meses, pero la lar­ga eta­pa de interini­dad polí­ti­ca ha demo­ra­do año y medio su difu­sión. Se tra­ta, por tan­to, del pri­mer infor­me sobre las expor­ta­cio­nes espa­ño­las de armas des­de la lle­ga­da de Pedro Sán­chez al poder en junio de 2018. Estos son sus pun­tos más des­ta­ca­dos:

Caí­da en 2018, subida en 2019. Espa­ña ven­dió mate­rial de Defen­sa por 3.720,4 millo­nes de euros en 2018, lo que supu­so una dis­mi­nu­ción del 14,4% res­pec­to al año ante­rior. No cabe atri­buir esa caí­da al nue­vo Gobierno, pues entre enero y junio de ese año, gober­nan­do el PP, ya dis­mi­nu­yó el 16,5%. Por el con­tra­rio, en el pri­mer semes­tre de 2019, con el Eje­cu­ti­vo socia­lis­ta, las expor­ta­cio­nes suma­ron 2.413 millo­nes, un 41,5% más que en el mis­mo perio­do del año ante­rior. Más de la mitad de las expor­ta­cio­nes de armas espa­ño­las (68,4% en 2018 y 55,8% en 2019) tie­nen como des­tino paí­ses de la OTAN o la UE. En torno al 85% de las ven­tas corres­pon­den al sec­tor aero­náu­ti­co y, en par­ti­cu­lar, a la empre­sa Air­bus.

Menos ven­tas a Riad. Las ven­tas a Ara­bia Sau­dí supo­nen el capí­tu­lo más espi­no­so de las expor­ta­cio­nes de armas, como prue­ba el hecho de que la pri­me­ra cri­sis inter­na­cio­nal del Gobierno de Sán­chez se pro­du­je­ra por el ama­go de can­ce­lar la entre­ga de 400 bom­bas de pre­ci­sión ven­di­das por el Gobierno del PP a Ara­bia Sau­dí. Des­de el ini­cio de la gue­rra de Yemen, en 2015, Riad ha sido uno de los mejo­res clien­tes de la indus­tria mili­tar espa­ño­la. En el pri­mer semes­tre de 2018 ocu­pó la ter­ce­ra posi­ción, con 183,4 millo­nes, el 10,8% del total. Ese año lo aca­bó con 235,3 millo­nes (6,3%), bajan­do al sex­to pues­to. Entre enero y julio pasa­do, con 23,5 millo­nes (0,95%), ya no esta­ba ni siquie­ra entre los 10 pri­me­ros.

Auto­ri­za­cio­nes apar­ca­das. La caí­da se debió a que en el segun­do semes­tre de 2018, pri­me­ro del Gobierno del PSOE, no se auto­ri­zó nin­gún nue­vo con­tra­to. Se tra­tó, sin embar­go, de un fre­na­zo tem­po­ral pues, entre enero y junio del año pasa­do, se die­ron 15 nue­vas licen­cias por 216 millo­nes. Ade­más, aun­que aún no figu­ra en la esta­dís­ti­ca ofi­cial, se fir­mó el con­tra­to de cin­co cor­be­tas del asti­lle­ro públi­co Navan­tia por 1.800 millo­nes, por lo que Riad vol­ve­rá a los pri­me­ros pues­tos del ran­king de clien­tes en un futu­ro pró­xi­mo.

No a las “armas leta­les”. Fuen­tes de la Secre­ta­ría de Esta­do de Comer­cio ase­gu­ran que “no ha habi­do un embar­go a Riad, ni una revo­ca­ción de licen­cias ya con­ce­di­das o un blo­queo de las nue­vas”. Lo que ha habi­do, reco­no­cen, es “una ralen­ti­za­ción” de las auto­ri­za­cio­nes, pues “se ha reque­ri­do más infor­ma­ción a las empre­sas” y se han estu­dia­do las ope­ra­cio­nes “caso por caso”. No se ha anu­la­do nin­gún con­tra­to y se ha per­mi­ti­do la entre­ga de los ya auto­ri­za­dos, inclu­so con “rec­ti­fi­ca­dos”, que pue­den supo­ner amplia­cio­nes. En 2018 se ven­die­ron a Riad armas, muni­cio­nes, bom­bas y direc­cio­nes de tiro por 110 millo­nes y has­ta julio de 2019, por 10. Ade­más, se entre­ga­ron 21 pie­zas de arti­lle­ría y un mor­te­ro. Según Comer­cio, no se ha auto­ri­za­do nin­gún “con­tra­to nue­vo de arma­men­to letal”; es decir, armas de fue­go y muni­ción de dis­tin­tos cali­bres. Una empre­sa espa­ño­la fir­mó a fina­les del año pasa­do un con­tra­to para sumi­nis­trar a cor­to pla­zo pro­yec­ti­les por 150 millo­nes a Riad que no ha sido auto­ri­za­do.

Emi­ra­tos, socio de coa­li­ción. Las res­tric­cio­nes impues­tas a Riad se apli­can tam­bién a Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU), su socio de coa­li­ción en Yemen. En 2018, se auto­ri­za­ron ven­tas por 278 millo­nes. El año pasa­do se apro­bó la ven­ta de muni­ción por valor de 13,5 millo­nes pero, según Comer­cio, se tra­ta de gra­na­das fumí­ge­nas e ilu­mi­nan­tes, no de armas leta­les. En 2018, se vetó la entre­ga de una par­ti­da de 16.000 bom­bas de avia­ción car­ga­das con tri­to­nal por 176,7 millo­nes.

Can­ce­la­cio­nes con Vene­zue­la. Al con­tra­rio que con Riad, Espa­ña ha sus­pen­di­do cua­tro licen­cias ya apro­ba­das para Cara­cas: man­te­ni­mien­to de heli­cóp­te­ros (2,8 millo­nes de euros), sumi­nis­tros para un avión Cess­na (660.000 euros) y sis­te­mas elec­tro­óp­ti­cos (nue­ve millo­nes). Y tam­bién ha dene­ga­do la amplia­ción de un con­tra­to de moder­ni­za­ción de carros de com­ba­te. Todo ello, por “la ines­ta­bi­li­dad inter­na” del país y la “fal­ta de reco­no­ci­mien­to por par­te del Gobierno espa­ñol de las auto­ri­da­des recep­to­ras de los pro­duc­tos”; en alu­sión al régi­men de Madu­ro.

Adiós a Irán. Tehe­rán, que fue uno de mejo­res clien­tes de los pro­duc­tos espa­ño­les de doble uso (civil y mili­tar) ha deja­do de ser­lo, pese al levan­ta­mien­to de las san­cio­nes de la UE en 2016. Si ese año las ven­tas suma­ron 36,2 millo­nes, en 2018 baja­ron a 3,3. Washing­ton no solo ame­na­za a las empre­sas que comer­cian con Irán, sino a los ban­cos que finan­cian estas ope­ra­cio­nes.

Fuen­te: www​.elpais​.es

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: