Chi­le. La dig­ni­dad con­quis­ta­da no tie­ne pre­cio

Por Car­los Azná­rez, des­de Chi­le, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 mar­zo 2020

Otra jor­na­da de movi­li­za­cio­nes en varios pun­tos de la ciu­dad de San­tia­go y alre­de­do­res se vivió este miér­co­les. Como ocu­rrie­ra en la pri­me­ra jor­na­da de la revuel­ta, en octu­bre 2019, los estu­dian­tes secun­da­rios repi­tie­ron la ini­cia­ti­va de “eva­dir” el pago del Metro. A una hora deter­mi­na­da cien­tos de jóve­nes ingre­sa­ron en la esta­ción Pla­za de Armas, y otros lo hacían en San­ta Ana, gene­ran­do nume­ro­sas mues­tras de soli­da­ri­dad del públi­co que a esa hora espe­ra­ba en las esta­cio­nes. Los gri­tos de “Renun­cia Piñe­ra” y el cán­ti­co tan popu­lar de “el que no sal­ta es paco”, se escu­cha­ron duran­te un lar­go rato. 

Coin­ci­den­te­men­te, como sue­le ocu­rrir todas las tar­des de fines de febre­ro y prin­ci­pio de este mes, gru­pos de estu­dian­tes y tam­bién gen­te lle­ga­da des­de algu­nos barrios, se con­cen­tra­ron en los alre­de­do­res de Pla­za de la Dig­ni­dad, lo que de inme­dia­to puso en mar­cha un vio­len­to ope­ra­ti­vo poli­cial. Los cara­bi­ne­ros embis­tie­ron con los “gua­na­cos” lan­za-agua tóxi­ca y otros vehícu­los, gasean­do a dis­cre­ción a cual­quier gru­po de per­so­nas que se movie­ra por las calles ale­da­ñas o por la Ala­me­da. Cre­ció la ten­sión y la gri­te­ría repu­dian­do a esa fuer­za uni­for­ma­da que cuen­ta con la impu­ni­dad de ser pro­te­gi­da por el gobierno, a pesar de las múl­ti­ples denun­cias que acu­mu­lan por par­te de orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos.

Otras mani­fes­ta­cio­nes y tam­bién algu­nas barri­ca­das se pro­du­je­ron en Puen­te Alto, en algu­nos cole­gios y uni­ver­si­da­des de la Capi­tal o en la de Bío Bío, en Con­cep­ción.

Lo cier­to es que el anun­cia­do “mar­zo com­ba­ti­vo” se ha pues­to en mar­cha con todo, y se nota la pre­sen­cia en las calles de la masa estu­dian­til que al ini­ciar sus cla­ses se mani­fies­tan total­men­te soli­da­rios con las con­sig­nas de la revuel­ta. El cli­ma, que se calien­ta día a día, pre­pa­ra el pla­to fuer­te para este fin de sema­na: este jue­ves, habrá una gran movi­da de los estu­dian­tes secun­da­rios nuclea­dos en ACES, en Peña­lo­lén, una comu­na com­ba­ti­va de San­tia­go. El vier­nes, como sue­le ocu­rrir des­de octu­bre pasa­do, es el día en que las pla­zas más impor­tan­tes del país, se lle­nan de miles de per­so­nas que vol­ve­rán a con­cen­trar­se exi­gien­do la sali­da del gobierno del dic­ta­dor Piñe­ra. En Pla­za de la Dig­ni­dad, la Radio del mis­mo nom­bre ha con­vo­ca­do a media tar­de para escu­char des­de los bal­co­nes de la emi­so­ra un con­cier­to del emble­má­ti­co gru­po Illa­pu y del can­tau­tor Nano Stern, lue­go, ven­drá el inten­to de ocu­pa­ción de la Pla­za y como sue­le ocu­rrir, el des­plie­gue de la pri­me­ra línea para evi­tar que los pacos se sal­gan con la suya. Ese día, Val­pa­raí­so, Anto­fa­gas­ta, Con­cep­ción y otros pun­tos álgi­dos de la pro­tes­ta vol­ve­rán a repe­tir mar­chas y tam­bién esce­nas de una par­ti­cu­lar Inti­fa­da a la chi­le­na. 

El sába­do están anun­cia­dos innu­me­ra­bles actos en pobla­cio­nes, algu­nos de ellos liga­dos a la marea femi­nis­ta que des­bor­da­rá la geo­gra­fía chi­le­na el domin­go 8 y el lunes 9 con un paro nacio­nal. Esas dos fechas, se espe­cu­la con cier­ta lógi­ca sal­drán a mani­fes­tar­se cien­tos de miles de muje­res y disi­den­cias, que si fal­ta­ba algo para con­vo­car­las, allí están las des­ca­ra­das y pro­vo­ca­do­ras de Piñe­ra sobre las muje­res aco­sa­das.

Así están las cosas en este Chi­le irre­ve­ren­te, nece­sa­rio, cora­ju­do y ejem­plar para quie­nes quie­ran ima­gi­nar (y apren­der) cómo se pue­de enfren­tar al capi­ta­lis­mo, la «demo­cra­cia» putre­fac­ta y sus rece­tas de muer­te. Este mes se cum­pli­rán 150 días de pelea por la dig­ni­dad, y en vez de remi­tir la olea­da popu­lar, se sigue agi­gan­tan­do sema­na a sema­na. A pesar de que ese enemi­go arti­lla­do se mue­ve en vehícu­los que gene­ran muer­te y repar­ten veneno por doquier, nadie se da el lujo de retro­ce­der. La pri­me­ra línea sigue ganan­do mili­tan­tes y la com­po­si­ción de la mis­ma es poli­cla­sis­ta y con igual­dad de géne­ro. En las pobla­cio­nes, los veci­nos cola­bo­ran pin­tan­do los muros con sus ver­da­des pero tam­bién dan­do bata­lla cuan­do los pacos los pro­vo­can lle­gan­do con pre­po­ten­cia a sus terri­to­rios. En los esta­dios, la uni­dad de las hin­cha­das ofre­ce en cada fecha el espec­tácu­lo de corear el nom­bre del pre­si­den­te pun­tua­li­zan­do que ese “con­chi­su­ma­dre” es idén­ti­co en cri­mi­na­li­dad al dic­ta­dor Pino­chet.

O sea, la revuel­ta sigue viva y en plan de exten­der­se, al igual que ocu­rre con los veci­nos de la Nación Mapu­che, que no deja­ron de exi­gir sus rei­vin­di­ca­cio­nes des­de mucho tiem­po antes que Chi­le des­per­ta­ra. 

Fren­te a seme­jan­te esce­na­rio es muy pro­ba­ble que el régi­men, que ya ima­gi­na una gran derro­ta en el ple­bis­ci­to del 20 de abril, opte por lle­var la repre­sión a tér­mi­nos inso­por­ta­bles. De hecho, el lunes fue un ejem­plo de has­ta que pun­to están dis­pues­tos a las­ti­mar a quie­nes se mani­fies­tan. A ellos se suman los vehícu­los repre­si­vos que otro Esta­do terro­ris­ta (Israel) le entre­ga­ra para seguir matan­do.

Algu­nos mili­tan­tes hue­len en el aire una posi­ble acción puni­ti­va de gran enver­ga­du­ra, otros susu­rran que el gobierno alien­ta un auto­gol­pe con apo­yo mili­tar y el bene­plá­ci­to de los Esta­dos Uni­dos. Sin embar­go, ante los rumo­res y las pre­dic­cio­nes, la calle no se calla, la pobla­ción sigue acu­mu­lan­do des­pre­cio ante un gobierno corrup­to y ase­sino. El tiem­po trans­cu­rri­do des­de que comen­za­ra la pue­bla­da habla de que los miles de jóve­nes y no tan jóve­nes que man­tie­nen tan des­igual bata­lla, no están dis­pues­tos a entre­gar la auto­es­ti­ma con­quis­ta­da. ¿Con eso alcan­za? En los tiem­pos que corren en el con­ti­nen­te, es bas­tan­te.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *