Chi­le. De per­se­cu­ción selec­ti­va a pes­ca de arras­tre: El nue­vo modus ope­ran­di de Cara­bi­ne­ros en Pla­za de la Dig­ni­dad

Rubén Esco­bar /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​5 de mar­zo de 2020

Fuer­zas Espe­cia­les reali­zó una «ence­rro­na» en la inter­sec­ción de las calles Cara­bi­ne­ros de Chi­le con Ramón Cor­va­lán, San­tia­go, el mar­tes en la tar­de. De las 62 per­so­nas que fue­ron dete­ni­das, 44 pasa­ron a con­trol de deten­ción y sólo uno que­dó en pri­sión pre­ven­ti­va. Tes­ti­gos que se encon­tra­ban en el lugar ase­gu­ran que la estra­te­gia de la poli­cía bus­ca arres­tar a la mayor can­ti­dad de per­so­nas para lue­go iden­ti­fi­car­las a tra­vés de foto­gra­fías y videos. Mien­tras el minis­tro del Inte­rior cali­fi­có las deten­cio­nes como una bue­na noti­cia, para algu­nos abo­ga­dos no es más que una sim­ple estra­te­gia comu­ni­ca­cio­nal.

El pasa­do 10 de enero, en las cer­ca­nías del cerro San­ta Lucía, detu­vie­ron a Nico­lás Ríos. El video del momen­to se vira­li­zó de inme­dia­to: un vehícu­lo blan­co se detu­vo al lado del joven y se bajó un gru­po de per­so­nas. Con vio­len­cia, lo toma­ron entre varios, lo subie­ron al auto y salie­ron a toda velo­ci­dad ante la sor­pre­sa de quie­nes esta­ban en el lugar.

Pare­cía un secues­tro, pero en reali­dad los cap­to­res eran cara­bi­ne­ros de civil y todo el asun­to se tra­tó de un pro­ce­di­mien­to. Según los poli­cías, Ríos habría sido iden­ti­fi­ca­do con ante­rio­ri­dad, a tra­vés de cáma­ras de segu­ri­dad, lan­zan­do bom­bas molo­tov. Ya con el regis­tro en su poder, se le hizo un segui­mien­to selec­ti­vo y fue apre­sa­do mien­tras aban­do­na­ba la mani­fes­ta­ción.

A con­tar de mar­zo, sin embar­go, el méto­do cam­bió. En la tar­de del mar­tes, se reali­zó un ope­ra­ti­vo poli­cial en las cer­ca­nías de la Pla­za de la Dig­ni­dad. Usan­do el méto­do de la “ence­rro­na”, Cara­bi­ne­ros se movi­li­zó hacia la inter­sec­ción de las calles Cara­bi­ne­ros de Chi­le con Ramón Cor­va­lán, epi­cen­tro de los enfren­ta­mien­tos con la Pri­me­ra Línea. Des­de Vicu­ña Mac­ken­na y la Ala­me­da, avan­za­ron pique­tes a toda velo­ci­dad y cerra­ron las sali­das de los mani­fes­tan­tes. En la barri­da toma­ron a dece­nas de dete­ni­dos como si se tra­ta­se de una inusual “pes­ca de arras­tre”. Estra­te­gia que fue valo­ra­da por el minis­tro del Inte­rior, Gon­za­lo Blu­mel, y que cali­fi­có como una bue­na noti­cia.

Así, a dife­ren­cia del caso de Nico­lás Ríos, la for­ma de ope­rar se invir­tió. Tes­ti­gos del nue­vo modus ope­ran­di de Fuer­zas Espe­cia­les ase­gu­ran que la téc­ni­ca usa­da en el ope­ra­ti­vo del mar­tes con­sis­tió en arres­tos masi­vos y, una vez con las per­so­nas en cus­to­dia, Cara­bi­ne­ros comen­zó a revi­sar gra­ba­cio­nes para ver si podían iden­ti­fi­car a alguien. De las 62 per­so­nas que fue­ron dete­ni­das, 44 pasa­ron a con­trol de deten­ción, entre ellos 5 extran­je­ros, 4 con ante­ce­den­tes pena­les y 16 meno­res de edad. Estos últi­mos salie­ron todos libres y sin medi­das cau­te­la­res.

Bas­tián Urzúa fue par­te del gru­po arres­ta­do por Fuer­zas Espe­cia­les, el joven estu­dian­te de 24 años estu­vo en el cen­tro de la “ence­rro­na”. “Pri­me­ro nos toman a todos, des­pués van miran­do las cáma­ras y van selec­cio­nan­do”, ase­gu­ra. “Nos saca­ron fotos, al prin­ci­pio del tor­so para aba­jo para mos­trar la ropa que lle­vas pues­ta y des­pués de la cara”, ase­gu­ró. Urzúa agre­ga que las foto­gra­fías se rea­li­za­ron en ple­na calle y que “a todos se les hizo lo mis­mo antes de subir al retén”.

El estu­dian­te ase­gu­ra que los fun­cio­na­rios iban revi­san­do videos y foto­gra­fías de las pro­tes­tas en sus celu­la­res y que la infor­ma­ción se com­par­tía a tra­vés de un gru­po de WhatsApp. “Den­tro del retén, yo esta­ba cer­ca de la ven­ta­na, así que podía ver­los. Veían las cáma­ras y apun­ta­ban a algu­nos”, expli­ca. “Pare­cían imá­ge­nes de cáma­ras de vigi­lan­cia de los edi­fi­cios”, agre­ga.

Sebas­tián Ara­ya, elec­tri­cis­ta de 27 años, tam­bién fue dete­ni­do por Cara­bi­ne­ros en el ope­ra­ti­vo. “Esta­ba en el retén cuan­do un cara­bi­ne­ro se sen­tó al lado y otro se que­dó para­do al fren­te. Ahí pude ver sus celu­la­res. Tie­nen un gru­po don­de se man­dan todo, infor­ma­ción, fotos, videos”, rela­tó. Ade­más, afir­mó que, una vez en la comi­sa­ría, habían “infil­tra­dos” ayu­dan­do a iden­ti­fi­car per­so­nas. “Habían muchos, unos vein­te. Pasan pio­la”.

A estos dos rela­tos se suma el tes­ti­mo­nio de N.C.C., uno de los 16 meno­res de edad que fue dete­ni­do en el ope­ra­ti­vo y que pos­te­rior­men­te fue deja­do en liber­tad duran­te la tar­de del miér­co­les. El joven con­fir­mó haber vis­to a fun­cio­na­rios revi­san­do videos en el retén y ase­gu­ra que fue obli­ga­do a poner­se una capu­cha para sacar­le una foto­gra­fía: “Yo no me resis­tí al arres­to, me subí solo al retén. Ahí me obli­ga­ron a poner­me la capu­cha y me saca­ron una foto”. Par­te de estas imá­ge­nes fue­ron fil­tra­das a algu­nos cana­les de tele­vi­sión que las exhi­bie­ron en sus noti­cie­ros cen­tra­les.

Ale­jan­dro Pre­min­ger es el defen­sor pri­va­do de uno de los meno­res de edad que fue­ron arres­ta­dos esa tar­de y con­si­de­ra que todo el pro­ce­di­mien­to fue par­te de una estra­te­gia comu­ni­ca­cio­nal por par­te del Gobierno. “Es un asun­to comu­ni­ca­cio­nal, la abo­ga­da que­re­llan­te del Minis­te­rio del Inte­rior pidió la pri­sión pre­ven­ti­va de todos los impu­tados sabien­do que no se lo iban a dar”, ase­gu­ró, agre­gan­do que “de esta for­ma ellos pue­den decir que el Gobierno pidió que todos que­da­ran pre­sos”.

Al final de la audien­cia todos los adul­tos que­da­ron en liber­tad y con la medi­da cau­te­lar de fir­ma cada dos meses. De todos los dete­ni­dos la noche del mar­tes sólo un impu­tado que­dó pre­so, sien­do el úni­co a quien el Minis­te­rio Públi­co pidió la pri­sión pre­ven­ti­va, debi­do a que tenía ante­ce­den­tes pena­les pre­vios.

Tan­to Urzúa como Ara­ya fue­ron pues­tos en liber­tad cer­ca de las 05.00 de la maña­na, a nin­guno le die­ron expli­ca­cio­nes de por qué los libe­ra­ban. “Yo supon­go que a mí me sol­ta­ron por­que no me vie­ron tirar pie­dras en los videos, por­que cuan­do me sol­ta­ron solo me dije­ron que me fue­ra, sin expli­car nada”, ase­gu­ró el joven estu­dian­te.

El Des­con­cier­to*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *