Argen­ti­na. Nació el espa­cio de géne­ro del MNER: “Somos muje­res, somos lucha­do­ras, somos valien­tes”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 04 de Mar­zo de 2020.

.

El pasa­do sába­do 29 de febre­ro nació el espa­cio de Géne­ros del Movi­mien­to Nacio­nal de Empre­sas Recu­pe­ra­das (MNER) con el fin de que las com­pa­ñe­ras se encuen­tren para dis­cu­tir, refle­xio­nar y cues­tio­nar sobre su papel en los pro­ce­sos de recu­pe­ra­ción de empre­sas y para con­ti­nuar orga­ni­zán­do­se y pen­san­do res­pues­tas colec­ti­vas para el sec­tor. La acti­vi­dad con­tó con la pre­sen­cia de tra­ba­ja­do­ras de más de 30 coope­ra­ti­vas y se lle­vó a cabo en la fábri­ca Miel­ci­tas, una de las últi­mas empre­sas recu­pe­ra­das cuyo pro­ce­so fue impul­sa­do por sus tra­ba­ja­do­ras.

“Nos orga­ni­za­mos para pen­sar jun­tas las espe­ci­fi­ci­da­des de las luchas que nos atra­vie­san y defen­der colec­ti­va­men­te nues­tros dere­chos. Somos muje­res, somos lucha­do­ras, somos valien­tes por­que a tra­vés del méto­do OCUPAR- RESISTIR- PRODUCIR recu­pe­ra­mos nues­tra dig­ni­dad”,

Las com­pa­ñe­ras del MNER com­par­ten la lucha y la resis­ten­cia al capi­ta­lis­mo a la par de sus com­pa­ñe­ros. “Nos orga­ni­za­mos para pen­sar jun­tas las espe­ci­fi­ci­da­des de las luchas que nos atra­vie­san y defen­der colec­ti­va­men­te nues­tros dere­chos. Somos muje­res, somos lucha­do­ras, somos valien­tes por­que a tra­vés del méto­do OCUPAR- RESISTIR- PRODUCIR recu­pe­ra­mos nues­tra dig­ni­dad”, dicen las tra­ba­ja­do­ras.

En este sis­te­ma patriar­cal-capi­ta­lis­ta, las muje­res sufren una doble explo­ta­ción, por ser tra­ba­ja­do­ras y por ser muje­res, con todo lo que esto con­lle­va. Estas tra­ba­ja­do­ras se unen y se orga­ni­zan para hacer­le fren­te a eso, y en la lucha por la recu­pe­ra­ción de las empre­sas encon­tra­ron mucho más que la pre­ser­va­ción de sus pues­tos de tra­ba­jo. A tra­vés de estos pro­ce­sos de pelea y resis­ten­cia, jun­tas cons­ti­tu­ye­ron una nue­va iden­ti­dad de tra­ba­ja­do­ras a pesar de haber sido des­pe­di­das y expul­sa­das del mer­ca­do de tra­ba­jo tra­di­cio­nal, y hoy, no sólo bus­can man­te­ner­se sino tam­bién apor­tar a un cam­bio social y pro­duc­ti­vo que trans­for­me el tra­ba­jo y, por qué no, la socie­dad.

“Nues­tro prin­ci­pal desa­fío es no seguir repro­du­cien­do el mode­lo patro­nal den­tro de la fábri­ca y tam­po­co en nues­tra vida coti­dia­na que tan­to daño nos cau­só. Sabe­mos que por delan­te nos espe­ra un lar­go y duro camino, pero que uni­das vamos a lograr­lo”, cerra­ron las tra­ba­ja­do­ras del MNER.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *