Argen­ti­na. Nació el espa­cio de géne­ro del MNER: “Somos muje­res, somos lucha­do­ras, somos valien­tes”

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano, 04 de Mar­zo de 2020.

.

El pasa­do sába­do 29 de febre­ro nació el espa­cio de Géne­ros del Movi­mien­to Nacio­nal de Empre­sas Recu­pe­ra­das (MNER) con el fin de que las com­pa­ñe­ras se encuen­tren para dis­cu­tir, refle­xio­nar y cues­tio­nar sobre su papel en los pro­ce­sos de recu­pe­ra­ción de empre­sas y para con­ti­nuar orga­ni­zán­do­se y pen­san­do res­pues­tas colec­ti­vas para el sec­tor. La acti­vi­dad con­tó con la pre­sen­cia de tra­ba­ja­do­ras de más de 30 coope­ra­ti­vas y se lle­vó a cabo en la fábri­ca Miel­ci­tas, una de las últi­mas empre­sas recu­pe­ra­das cuyo pro­ce­so fue impul­sa­do por sus tra­ba­ja­do­ras.

“Nos orga­ni­za­mos para pen­sar jun­tas las espe­ci­fi­ci­da­des de las luchas que nos atra­vie­san y defen­der colec­ti­va­men­te nues­tros dere­chos. Somos muje­res, somos lucha­do­ras, somos valien­tes por­que a tra­vés del méto­do OCUPAR- RESISTIR- PRODUCIR recu­pe­ra­mos nues­tra dig­ni­dad”,

Las com­pa­ñe­ras del MNER com­par­ten la lucha y la resis­ten­cia al capi­ta­lis­mo a la par de sus com­pa­ñe­ros. “Nos orga­ni­za­mos para pen­sar jun­tas las espe­ci­fi­ci­da­des de las luchas que nos atra­vie­san y defen­der colec­ti­va­men­te nues­tros dere­chos. Somos muje­res, somos lucha­do­ras, somos valien­tes por­que a tra­vés del méto­do OCUPAR- RESISTIR- PRODUCIR recu­pe­ra­mos nues­tra dig­ni­dad”, dicen las tra­ba­ja­do­ras.

En este sis­te­ma patriar­cal-capi­ta­lis­ta, las muje­res sufren una doble explo­ta­ción, por ser tra­ba­ja­do­ras y por ser muje­res, con todo lo que esto con­lle­va. Estas tra­ba­ja­do­ras se unen y se orga­ni­zan para hacer­le fren­te a eso, y en la lucha por la recu­pe­ra­ción de las empre­sas encon­tra­ron mucho más que la pre­ser­va­ción de sus pues­tos de tra­ba­jo. A tra­vés de estos pro­ce­sos de pelea y resis­ten­cia, jun­tas cons­ti­tu­ye­ron una nue­va iden­ti­dad de tra­ba­ja­do­ras a pesar de haber sido des­pe­di­das y expul­sa­das del mer­ca­do de tra­ba­jo tra­di­cio­nal, y hoy, no sólo bus­can man­te­ner­se sino tam­bién apor­tar a un cam­bio social y pro­duc­ti­vo que trans­for­me el tra­ba­jo y, por qué no, la socie­dad.

“Nues­tro prin­ci­pal desafío es no seguir repro­du­cien­do el mode­lo patro­nal den­tro de la fábri­ca y tam­po­co en nues­tra vida coti­dia­na que tan­to daño nos cau­só. Sabe­mos que por delan­te nos espe­ra un lar­go y duro camino, pero que uni­das vamos a lograr­lo”, cerra­ron las tra­ba­ja­do­ras del MNER.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: