Argen­ti­na. La escue­la que Larre­ta dejó sin cla­ses

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 04 de Mar­zo de 2020.

.

El jar­dín que fun­cio­na­ba den­tro del Hos­pi­tal Ramos Mejía fue cerra­do y muda­do a otro edi­fi­cio, que este lunes no esta­ba habi­li­ta­do. En una Ciu­dad que deja sin vacan­tes a más de 10 mil niños, el gobierno ape­nas cons­tru­yó la mitad de las escue­las que pro­me­tió y muchas son tras­la­dos.

Ayer, comen­za­ron las cla­ses en casi todo el país. Casi, por­que no fue así en cin­co pro­vin­cias, pero tam­po­co en la Escue­la Infan­til Nº 6 de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, que fun­cio­na­ba en el mis­mo pre­dio que el Hos­pi­tal Ramos Mejía, en el barrio por­te­ño de Bal­va­ne­ra.

Se tra­ta de un plan del gobierno de Hora­cio Rodrí­guez Larre­ta que comen­zó a fines de 2018 y fue, des­de enton­ces, resis­ti­do por la comu­ni­dad edu­ca­ti­va, los docen­tes y el per­so­nal de la escue­la y el hos­pi­tal. Con­sis­tía en la des­apa­ri­ción del esta­ble­ci­mien­to edu­ca­ti­vo de modo pro­gre­si­vo has­ta con­cluir este año. El jar­dín se muda­ría al edi­fi­cio que comen­zó a cons­truir­se en la man­za­na 66, en el mis­mo barrio, pero que aún no está ter­mi­na­do. 

“Es un desas­tre lo que hicie­ron: cerra­ron un jar­dín que fun­cio­na­ba, tras­la­da­ron a chi­cos y docen­tes a una obra en cons­truc­ción y, como no se ter­mi­nó, demo­ra­ron el ini­cio de cla­ses. Es una agre­sión abso­lu­ta a los dere­chos del niño”, rela­ta Lau­ra Val­dés, mamá de uno de los niños que trans­cu­rrió su esco­la­ri­dad en el jar­dín del Ramos Mejía y que pelea con­tra el des­alo­jo.

Las expli­ca­cio­nes sobre el por­qué de la mudan­za fal­ta­ron des­de el comien­zo. “Pri­me­ro nos dije­ron que el edi­fi­cio se está vinien­do aba­jo, lo que es men­ti­ra, por­que cuan­do en 2017 pedi­mos que se hicie­ran arre­glos, el Minis­te­rio de Edu­ca­ción dijo que esta­ba todo bien –agre­ga Lau­ra-. Des­pués nos con­fir­ma­ron direc­ta­men­te, en una reu­nión del Gobierno de la Ciu­dad con los veci­nos, que quie­ren cerrar todos los jar­di­nes de los hos­pi­ta­les, que tie­nen mater­nal, de 45 días a 2 años. En el Ramos, lo pri­me­ro que qui­sie­ron hacer fue cerrar la sala de lac­ta­rios. No lo hicie­ron por­que dimos la pelea y un juez lo impi­dió”.

Pese a ello, en diciem­bre hubo un inten­to fur­ti­vo de mudan­za del jar­dín que los tra­ba­ja­do­res del hos­pi­tal logra­ron dete­ner. “Ese día se labró un acta de la que par­ti­ci­pa­ron los gre­mios docen­tes y Sutec­ba, don­de el Gobierno de la Ciu­dad se com­pro­me­tió a abrir una mesa de diá­lo­go para eva­luar cómo con­ti­nua­ba el tema del jar­dín, pero la reu­nión nun­ca se hizo, el Minis­te­rio nun­ca la con­vo­có”, seña­la Mariano Pasi de la CTA‑A Capi­tal regio­nal cen­tro, que par­ti­ci­pa de la mul­ti­sec­to­rial que lle­va ade­lan­te la lucha para impe­dir el cie­rre.

.

Las vacan­tes

El con­flic­to del tras­la­do, ade­más de demo­rar el ini­cio de cla­ses, se ins­cri­be en una situa­ción más com­ple­ja que abar­ca a todo el terri­to­rio por­te­ño: según los últi­mos datos que otor­gó el Minis­te­rio de Edu­ca­ción por­te­ño, de 2017, la Ciu­dad tenía un défi­cit de 10.958 vacan­tes en el nivel ini­cial. Pro­yec­ta­do, esa cifra lle­ga­ría a 15.000 en la actua­li­dad.

“A ese núme­ro lo suma­mos 10.000 más que asis­ten a los cen­tros de pri­me­ra infan­cia”, apor­ta Patri­cia Pines, de la orga­ni­za­ción Vacan­tes para todxs, que pelea por que el Gobierno de la Ciu­dad les garan­ti­ce a los más chi­cos el dere­cho a la edu­ca­ción que por aho­ra les nie­ga. Des­de allí, lle­van pre­sen­ta­dos alre­de­dor de 500 ampa­ros judi­cia­les.

Y es que la Cons­ti­tu­ción de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, en su artícu­lo 24, “asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad inde­le­ga­ble de ase­gu­rar y finan­ciar la edu­ca­ción públi­ca esta­tal, lai­ca y gra­tui­ta en todos los nive­les y moda­li­da­des, a par­tir de los cua­ren­ta y cin­co días de vida has­ta el nivel supe­rior, con carác­ter obli­ga­to­rio des­de el pre­es­co­lar has­ta com­ple­tar diez años de esco­la­ri­dad, o el perío­do mayor que la legis­la­ción deter­mi­ne”. Artícu­lo que la Ciu­dad incum­ple cada año.

“No hay datos ofi­cia­les por comu­na, pero en cada una hay una o dos escue­las infan­ti­les (que reci­ben niños de 45 días a 5 años) y en ellas hay el mis­mo núme­ro de matri­cu­la­dos que de niños y niñas en espe­ra. Por ejem­plo, en el Ramos, el año pasa­do había cer­ca de 350 alum­nos y 350 en espe­ra”, agre­ga.

En efec­to, de las 30 escue­las que la ges­tión de Larre­ta se com­pro­me­tió a cons­truir, a febre­ro del año pasa­do 16 esta­ban en obra, 11 fue­ron fina­li­za­das y las res­tan­tes no se habían comen­za­do, según datos de Che​quea​do​.com.

El jar­dín nue­vo de la man­za­na 66 iba a ofre­cer 400 vacan­tes más. Pero con el tras­la­do del Ramos Mejía, que­dan 50. Es más: no sabe­mos si las hay, por­que no tene­mos noti­cias de que se haya amplia­do el cupo de las 350 vacan­tes que había en el Ramos”, ase­gu­ra Val­dés.

Este lunes se reali­zó una pro­tes­ta en la man­za­na 66 don­de asis­tie­ron muchas fami­lias que espe­ran una solu­ción urgen­te.

.

Los tra­ba­ja­do­res

El tras­la­do sig­ni­fi­ca, tam­bién, un per­jui­cio labo­ral para varias de las tra­ba­ja­do­ras invo­lu­cra­das.

Por un lado, las del hos­pi­tal. “El nue­vo jar­dín está a seis cua­dras del Ramos Mejía, con lo cual las tra­ba­ja­do­ras del hos­pi­tal que antes podían aten­der a sus hijos en el lac­ta­rio, debe­rían tras­la­dar­se. Y tener un lac­ta­rio en el pre­dio está den­tro de su con­ve­nio colec­ti­vo de tra­ba­jo”, apor­ta Pasi.

Por el otro, las del jar­dín. “En el Minis­te­rio de Edu­ca­ción pro­me­tie­ron que iban a res­pe­tar todos los car­gos, pero a las auxi­lia­res docen­tes, las que hacen la lim­pie­za, de un día para el otro y hace una sema­na las reasig­na­ron a otros luga­res. Es gen­te que hace 25 años que está ahí, los chi­cos las cono­cen, ellas cono­cen a los docen­tes. Les avi­sa­ron que, en su lugar, va a venir per­so­nal ter­ce­ri­za­do, gen­te que va a entrar a las aulas, que va a estar en con­tac­to con las cosas de los nenes”, comp.eta Val­dés.

En teo­ría, el jar­dín esta­ría inau­gu­ra­do este miér­co­les, pero las con­di­cio­nes en las que éste comien­ce a fun­cio­nar son incier­tas por­que la obra no está ter­mi­na­da.

Entre­tan­to, Larre­ta se posi­cio­na como líder de la opo­si­ción con su ges­tión en la Ciu­dad como mas­ca­rón de proa.

* Canal Abier­to

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *