Argen­ti­na. La escue­la que Larre­ta dejó sin cla­ses

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano, 04 de Mar­zo de 2020.

.

El jar­dín que fun­cio­na­ba den­tro del Hos­pi­tal Ramos Mejía fue cerra­do y muda­do a otro edi­fi­cio, que este lunes no esta­ba habi­li­ta­do. En una Ciu­dad que deja sin vacan­tes a más de 10 mil niños, el gobierno ape­nas cons­tru­yó la mitad de las escue­las que pro­me­tió y muchas son tras­la­dos.

Ayer, comen­za­ron las cla­ses en casi todo el país. Casi, por­que no fue así en cin­co pro­vin­cias, pero tam­po­co en la Escue­la Infan­til Nº 6 de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, que fun­cio­na­ba en el mis­mo pre­dio que el Hos­pi­tal Ramos Mejía, en el barrio por­te­ño de Bal­va­ne­ra.

Se tra­ta de un plan del gobierno de Hora­cio Rodrí­guez Larre­ta que comen­zó a fines de 2018 y fue, des­de enton­ces, resis­ti­do por la comu­ni­dad edu­ca­ti­va, los docen­tes y el per­so­nal de la escue­la y el hos­pi­tal. Con­sis­tía en la des­apa­ri­ción del esta­ble­ci­mien­to edu­ca­ti­vo de modo pro­gre­si­vo has­ta con­cluir este año. El jar­dín se muda­ría al edi­fi­cio que comen­zó a cons­truir­se en la man­za­na 66, en el mis­mo barrio, pero que aún no está ter­mi­na­do. 

“Es un desas­tre lo que hicie­ron: cerra­ron un jar­dín que fun­cio­na­ba, tras­la­da­ron a chi­cos y docen­tes a una obra en cons­truc­ción y, como no se ter­mi­nó, demo­ra­ron el ini­cio de cla­ses. Es una agre­sión abso­lu­ta a los dere­chos del niño”, rela­ta Lau­ra Val­dés, mamá de uno de los niños que trans­cu­rrió su esco­la­ri­dad en el jar­dín del Ramos Mejía y que pelea con­tra el des­alo­jo.

Las expli­ca­cio­nes sobre el por­qué de la mudan­za fal­ta­ron des­de el comien­zo. “Pri­me­ro nos dije­ron que el edi­fi­cio se está vinien­do aba­jo, lo que es men­ti­ra, por­que cuan­do en 2017 pedi­mos que se hicie­ran arre­glos, el Minis­te­rio de Edu­ca­ción dijo que esta­ba todo bien –agre­ga Lau­ra-. Des­pués nos con­fir­ma­ron direc­ta­men­te, en una reunión del Gobierno de la Ciu­dad con los veci­nos, que quie­ren cerrar todos los jar­di­nes de los hos­pi­ta­les, que tie­nen mater­nal, de 45 días a 2 años. En el Ramos, lo pri­me­ro que qui­sie­ron hacer fue cerrar la sala de lac­ta­rios. No lo hicie­ron por­que dimos la pelea y un juez lo impi­dió”.

Pese a ello, en diciem­bre hubo un inten­to fur­ti­vo de mudan­za del jar­dín que los tra­ba­ja­do­res del hos­pi­tal logra­ron dete­ner. “Ese día se labró un acta de la que par­ti­ci­pa­ron los gre­mios docen­tes y Sutec­ba, don­de el Gobierno de la Ciu­dad se com­pro­me­tió a abrir una mesa de diá­lo­go para eva­luar cómo con­ti­nua­ba el tema del jar­dín, pero la reunión nun­ca se hizo, el Minis­te­rio nun­ca la con­vo­có”, seña­la Mariano Pasi de la CTA‑A Capi­tal regio­nal cen­tro, que par­ti­ci­pa de la mul­ti­sec­to­rial que lle­va ade­lan­te la lucha para impe­dir el cie­rre.

.

Las vacan­tes

El con­flic­to del tras­la­do, ade­más de demo­rar el ini­cio de cla­ses, se ins­cri­be en una situa­ción más com­ple­ja que abar­ca a todo el terri­to­rio por­te­ño: según los últi­mos datos que otor­gó el Minis­te­rio de Edu­ca­ción por­te­ño, de 2017, la Ciu­dad tenía un défi­cit de 10.958 vacan­tes en el nivel ini­cial. Pro­yec­ta­do, esa cifra lle­ga­ría a 15.000 en la actua­li­dad.

“A ese núme­ro lo suma­mos 10.000 más que asis­ten a los cen­tros de pri­me­ra infan­cia”, apor­ta Patri­cia Pines, de la orga­ni­za­ción Vacan­tes para todxs, que pelea por que el Gobierno de la Ciu­dad les garan­ti­ce a los más chi­cos el dere­cho a la edu­ca­ción que por aho­ra les nie­ga. Des­de allí, lle­van pre­sen­ta­dos alre­de­dor de 500 ampa­ros judi­cia­les.

Y es que la Cons­ti­tu­ción de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, en su artícu­lo 24, “asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad inde­le­ga­ble de ase­gu­rar y finan­ciar la edu­ca­ción públi­ca esta­tal, lai­ca y gra­tui­ta en todos los nive­les y moda­li­da­des, a par­tir de los cua­ren­ta y cin­co días de vida has­ta el nivel supe­rior, con carác­ter obli­ga­to­rio des­de el prees­co­lar has­ta com­ple­tar diez años de esco­la­ri­dad, o el perío­do mayor que la legis­la­ción deter­mi­ne”. Artícu­lo que la Ciu­dad incum­ple cada año.

“No hay datos ofi­cia­les por comu­na, pero en cada una hay una o dos escue­las infan­ti­les (que reci­ben niños de 45 días a 5 años) y en ellas hay el mis­mo núme­ro de matri­cu­la­dos que de niños y niñas en espe­ra. Por ejem­plo, en el Ramos, el año pasa­do había cer­ca de 350 alum­nos y 350 en espe­ra”, agre­ga.

En efec­to, de las 30 escue­las que la ges­tión de Larre­ta se com­pro­me­tió a cons­truir, a febre­ro del año pasa­do 16 esta­ban en obra, 11 fue­ron fina­li­za­das y las res­tan­tes no se habían comen­za­do, según datos de Che​quea​do​.com.

El jar­dín nue­vo de la man­za­na 66 iba a ofre­cer 400 vacan­tes más. Pero con el tras­la­do del Ramos Mejía, que­dan 50. Es más: no sabe­mos si las hay, por­que no tene­mos noti­cias de que se haya amplia­do el cupo de las 350 vacan­tes que había en el Ramos”, ase­gu­ra Val­dés.

Este lunes se reali­zó una pro­tes­ta en la man­za­na 66 don­de asis­tie­ron muchas fami­lias que espe­ran una solu­ción urgen­te.

.

Los tra­ba­ja­do­res

El tras­la­do sig­ni­fi­ca, tam­bién, un per­jui­cio labo­ral para varias de las tra­ba­ja­do­ras invo­lu­cra­das.

Por un lado, las del hos­pi­tal. “El nue­vo jar­dín está a seis cua­dras del Ramos Mejía, con lo cual las tra­ba­ja­do­ras del hos­pi­tal que antes podían aten­der a sus hijos en el lac­ta­rio, debe­rían tras­la­dar­se. Y tener un lac­ta­rio en el pre­dio está den­tro de su con­ve­nio colec­ti­vo de tra­ba­jo”, apor­ta Pasi.

Por el otro, las del jar­dín. “En el Minis­te­rio de Edu­ca­ción pro­me­tie­ron que iban a res­pe­tar todos los car­gos, pero a las auxi­lia­res docen­tes, las que hacen la lim­pie­za, de un día para el otro y hace una sema­na las reasig­na­ron a otros luga­res. Es gen­te que hace 25 años que está ahí, los chi­cos las cono­cen, ellas cono­cen a los docen­tes. Les avi­sa­ron que, en su lugar, va a venir per­so­nal ter­ce­ri­za­do, gen­te que va a entrar a las aulas, que va a estar en con­tac­to con las cosas de los nenes”, comp.eta Val­dés.

En teo­ría, el jar­dín esta­ría inau­gu­ra­do este miér­co­les, pero las con­di­cio­nes en las que éste comien­ce a fun­cio­nar son incier­tas por­que la obra no está ter­mi­na­da.

Entre­tan­to, Larre­ta se posi­cio­na como líder de la opo­si­ción con su ges­tión en la Ciu­dad como mas­ca­rón de proa.

* Canal Abier­to

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: