Perú. La maqui­na­ria judi­cial que per­si­gue a tes­ti­gos y perio­dis­tas

Por Álva­ro Mene­ses /​Resu­men Latinoamericano/​3 de mar­zo de 2020

En el nor­te del Perú, un puña­do de rela­tos som­bríos sobre una sec­ta reli­gio­sa, una ban­da de extor­sio­na­do­res y un sis­te­má­ti­co trá­fi­co de tie­rras, logró reu­nir en 2016 a dos perio­dis­tas de inves­ti­ga­ción: el peruano Daniel Yove­ra y el bri­tá­ni­co Sea­mus Miro­dan, quie­nes tras meses de pes­qui­sas, publi­ca­ron con Al Jazee­ra el docu­men­tal ‘The Soda­li­tium Scan­dal’. Allí reve­la­ron que empre­sas vin­cu­la­das al Soda­li­cio de Vida Cris­tia­na paga­ron por lo menos S/​73 mil sema­na­les a la ban­da cri­mi­nal ‘La Gran Cruz’, cuyos miem­bros inva­die­ron tie­rras comu­na­les en Cas­ti­lla (Piu­ra) y ter­mi­na­ron sen­ten­cia­dos a 30 años de cár­cel.

Esta ban­da, bau­ti­za­da ‘La Gran Cruz’, lle­gó a Cas­ti­lla como una mal­di­ción. A la fuer­za se apro­pió de tie­rras que des­de siem­pre fue­ron comu­na­les. Hoy, en ese pai­sa­je se levan­tan los impo­nen­tes edi­fi­cios del ‘Mira­flo­res Country Club’, de la Inmo­bi­lia­ria Mira­flo­res Perú (IMP), una de las com­pa­ñías vin­cu­la­das al Soda­li­cio.

Por las denun­cias del docu­men­tal, el perio­dis­ta Daniel Yove­ra aca­ba de ser denun­cia­do de difa­ma­ción por Car­los Gómez de la Torre Pre­tell, exre­pre­sen­tan­te de Aso­cia­ción Civil San Juan Bau­tis­ta (ACSJB)empre­sa socia de la IMP. Pero no ha sido el úni­co. Otros dos perio­dis­tas, un poli­cía, un tes­ti­go cla­ve y 40 cam­pe­si­nos se han enfren­ta­do a una maqui­na­ria judi­cial que aplas­ta a todo aquel que se atre­ve a seña­lar las som­bras del Soda­li­cio en el pre­sun­to trá­fi­co de tie­rras.

Tes­ti­gos con­tra la pared

La comu­ne­ra de Cas­ti­lla (Piu­ra), Car­men Cam­po­dó­ni­co, vio una maña­na de abril de 2012, como unos 70 suje­tos con armas de fue­go, mache­tes y palos irrum­pían en su pro­pie­dad. Tras des­tro­zar sus sem­bríos de fri­jol, maíz, sus cer­cos y una peque­ña cho­za de este­ras, la ban­da que se hizo pasar como par­te de un sin­di­ca­to de cons­truc­ción civil, la des­alo­jó jun­to a sus seis hijos. En su narra­ción de aquel epi­so­dio para Al Jazee­ra, ella enfa­ti­za: “A mí sí me cons­ta que han sido los soda­li­cios por­que yo he vis­to al cura ahí, en mi terreno (…) antes de la inva­sión. Esta­ba con su sota­na (…) y su som­bre­ro (…) Des­pués, como vie­ron que yo no que­ría ven­der, no que­ría salir, me saca­ron a la fuer­za”. 

Según cons­tan­cias ate­so­ra­das por la comu­ni­dad, dicho pre­dio le per­te­ne­cía a Car­men Cam­po­dó­ni­co des­de fines de 1980. Hoy, sobre las tie­rras que habi­tó por casi 40 años, se alzan moles blan­cas. Son los edi­fi­cios resi­den­cia­les cons­trui­dos por IMP. Un impor­tan­te dato que reco­ge el docu­men­tal es que por lo menos has­ta 2016, el 99% de accio­nes de IMP le per­te­ne­cía a ACSJB, orga­ni­za­ción fun­da­da por sodá­li­tes con más de 30 años en la sec­ta reli­gio­sa. 

La comu­ne­ra de Cas­ti­lla, Car­men Cam­po­dó­ni­co, actual­men­te está pre­sa por una sos­pe­cho­sa incau­ta­ción de dro­ga en su con­tra.

Des­te­rra­da des­de 2012, sin un empleo fijo y con cua­tro hijos que man­te­ner, Car­men ha sido ade­más ata­ca­da con repre­sa­lias lega­les, por las que se ha vis­to obli­ga­da a mover­se cons­tan­te­men­te entre Lima y Piu­ra. Una denun­cia en su con­tra de la Fis­ca­lía de Piu­ra por usur­pa­ción agra­va­da ter­mi­nó archi­va­da; una que­re­lla por difa­ma­ción de Car­los Gómez de la Torre Pre­tell, en Lima, ter­mi­nó en sen­ten­cia de un año de cár­cel y mil soles de repa­ra­ción, y unaaho­ra una denun­ciaen Piu­ra de ACSJB pide 3 años de cár­cel por supues­ta difa­ma­ción.

Hoy Car­men se encuen­tra reclui­da en el Penal de Muje­res de Sulla­na lue­go de que sos­pe­cho­sa­men­te se le incau­ta­ra dro­gaDos ver­sio­nes ron­dan en este caso: Que le habrían sem­bra­do la dro­ga y que habría acce­di­do a ingre­sar dro­ga a la cár­cel, deses­pe­ra­da por dine­ro.

Otro per­so­na­je cla­ve en ‘The Soda­li­tium Scan­dal’ fue el poli­cía Pedro Zapa­ta Mon­te­za, quien tras arduo tra­ba­jo des­ba­ra­tó ‘La Gran Cruz’. “Detrás de esta mafia cri­mi­nal esta­ban los soda­li­cios, ellos finan­cia­ban a la orga­ni­za­ción cri­mi­nal. Logra­mos obte­ner depó­si­tos ban­ca­rios que eran de la San Juan Bau­tis­ta, que le per­te­ne­ce a los sacer­do­tes soda­li­cios. [Ellos] les entre­ga­ban esas impor­tan­tes sumas de dine­ro a los de ‘La Gran Cruz’ con la fina­li­dad de que (…) con vio­len­cia, con armas, se apo­de­ren de terre­nos de per­so­nas”, fue lo que dijo Zapa­ta a Al Jazee­ra sin saber que paga­ría caro por su decla­ra­ción.

Pedro Zapa­ta Mon­te­za fue el poli­cía que des­ba­ra­tó a la ban­da cri­mi­nal ‘La Gran Cruz’ y encon­tró indi­cios que los vin­cu­la­ban con empre­sas vin­cu­la­das al Soda­li­cio de Vida Cris­tia­na.

Gómez de la Torre Pre­tell que­re­lló al poli­cía Zapa­ta por difa­ma­ción. Tras una abso­lu­ción y con­se­cuen­te ape­la­ción, el Poder Judi­cial deci­dió el pasa­do 25 de noviem­bre ini­ciar un nue­vo jui­cio oral. Actual­men­te, Zapa­ta vive con temor de que tam­bién a él le pue­dan ‘sem­brar’ dro­ga. El poli­cía ha dicho que era el mis­mo Gómez de la Torre quien le entre­ga­ba a ‘La Gran Cruz’ has­ta medio millón de dóla­res. Esta mis­ma ver­sión la sos­tu­vo uno de los fun­da­do­res de esa ban­da, Samuel Alber­ca, quien ase­gu­ró haber­se reu­ni­do con Gómez de la Torre y el mon­se­ñor José Anto­nio Egu­ren, arzo­bis­po de Piu­ra y Tum­bes, exmiem­bro del Soda­li­cio, y fun­da­dor de la ACSJB.

“Voy a lo que es el San­tí­si­mo (…) ahí se encon­tra­ba el mon­se­ñor de Piu­ra, y Gómez de la Torre, que tam­bién esta­ba acá como geren­te. Me dije­ron: la idea de noso­tros es inva­dir las tie­rras, pero apro­piar­nos a tra­vés de fal­sas ven­tas, o sea si tú for­mas un gru­po, noso­tros les saca­mos docu­men­ta­ción de que ellos tie­nen tiem­po en el terreno”, decla­ró Samuel Alber­ca para el docu­men­tal. Ade­más de él, otros miem­bros de la ‘Gran Cruz’ tam­bién seña­la­ron a San Juan Bau­tis­ta como la orga­ni­za­ción que les paga­ba men­sual­men­te para «cui­dar» las tie­rras de Cas­ti­lla.

Samuel Alber­ca, exmiem­bro de la ban­da cri­mi­nal ‘La Gran Cruz’. Actual­men­te se des­co­no­ce su para­de­ro.

Pero por con­tar su ver­dad, Samuel Alber­ca tam­bién fue que­re­lla­do por el abo­ga­do Gómez de la Torre por difa­ma­ción agra­va­da. Sin embar­go, el pasa­do 15 de julio de 2019, Alber­ca fue absuel­to por la Cor­te Supe­rior de Jus­ti­cia de Lima. “No se evi­den­cia (…) que este haya sido efec­tua­do con el obje­ti­vo de per­ju­di­car el honor del que­re­llan­te (…) no se advier­te expre­sión algu­na que evi­den­cie el actuar dolo­so (…) sino el áni­mo de ejer­cer el dere­cho a la infor­ma­ción y a la crí­ti­ca, en razón a que se da a cono­cer a la colec­ti­vi­dad un acto de inte­rés públi­co”, sos­tie­ne la sen­ten­cia. 

Pese a que no se pudo demos­trar en segun­da ins­tan­cia el supues­to deli­to de difa­ma­ción, la defen­sa legal de Gómez de la Torre pre­sen­tó un recur­so para anu­lar la sen­ten­cia abso­lu­to­ria en favor de Samuel Alber­ca. Aho­ra, tras haber reci­bi­do ame­na­zas de muer­te y por sos­pe­char que quie­ren incri­mi­nar­lo en un supues­to robo, Alber­ca se encuen­tra escon­di­do. 

Pren­sa con mor­da­za

El docu­men­tal tam­bién le tra­jo pro­ble­mas a la perio­dis­ta Pao­la Ugaz, quien habló sobre el incre­men­to patri­mo­nial de la sec­ta reli­gio­sa: “El Soda­li­cio no paga nin­gún impues­to por­que en 1980 el Perú fir­mó el con­cor­da­to con el Vati­cano, y la Igle­sia Cató­li­ca no paga impues­tos así se dedi­que a cual­quier tipo de nego­cio”. Estos 17 segun­dos de decla­ra­ción le han cos­ta­do a Ugaz mucho tiem­po y dine­ro en ase­so­ría legal y via­jes para asis­tir a audien­cias. Y es que des­de Piu­ra, la fis­cal Heldy Huay­li­nos le abrió una inves­ti­ga­ción por supues­ta fal­sa decla­ra­ción de tes­ti­go con­tra Gómez de la Torre. Éste tam­bién denun­ció a la perio­dis­ta en Piu­ra y Lima por supues­ta difa­ma­ción y pidió 3 años de cár­cel y S/​2 millo­nes de repa­ra­ción civil. 

La perio­dis­ta Pao­la Ugaz está a puer­tas de publi­car un libro sobre el poder eco­nó­mi­co que rodea al Soda­li­cio de Vida Cris­tia­na. Por un tiem­po fue la repor­te­ra con mayor denun­cias del país.

Gómez de la Torre acu­só a Ugaz de ser la pro­duc­to­ra del docu­men­tal de Al Jazee­ra, pese a que ella no tie­ne rela­ción labo­ral con esa cade­na. Por si fue­ra poco, Ugaz, quien en unos meses publi­ca­rá un libro sobre el poder eco­nó­mi­co del Soda­li­cio, tam­bién arras­tra una que­re­lla del excan­di­da­to al Con­gre­so con Soli­da­ri­dad Nacio­nal y direc­tor del por­tal La Abe­ja, Luciano Revo­re­do, por lla­mar­lo “sin­ver­güen­za”; y una denun­cia ante la Fis­ca­lía que pre­sen­tó el excan­di­da­to del mis­mo par­ti­do, Edgar­do Palo­mino Mar­ti­nez, quien inten­ta vin­cu­lar­la a una supues­ta orga­ni­za­ción cri­mi­nal enca­be­za­da por la exal­cal­de­sa Susa­na Villa­rán.

«Cada denun­cia que pre­sen­tan con­tra mí es más absur­da que la ante­rior, pero des­gra­cia­da­men­te en Perú, el Poder Judi­cial y la Fis­ca­lía acep­tan dichas deman­das sin estu­diar­las como es debi­do, y de inme­dia­to los perio­dis­tas cae­mos en una red inter­mi­na­ble de audien­cias que retra­san mi tra­ba­jo como es el aca­bar un libro sobre el Soda­li­cio», expli­ca Pao­la Ugaz a Way­ka.

Un reco­rri­do más espi­na­do atra­ve­só Pedro Sali­nas, con quien Ugaz publi­có ‘Mitad mon­jes, mitad sol­da­dos’, el libro que docu­men­tó diver­sos casos de abu­so sexual y encu­bri­mien­to al inte­rior del Soda­li­cio. El 8 de abril de 2019, Sali­nas fue sen­ten­cia­do a un año de pena pri­va­ti­va de la liber­tad sus­pen­di­da y 80 mil soles de repa­ra­ción civil por el supues­to deli­to de difa­ma­ción con­tra el exso­dá­li­te José Anto­nio Egu­ren Ansel­mi. 

Pedro Sali­nas, perio­dis­ta y autor del libro ‘Mitad mon­jes, mitad sol­da­dos’, que reve­ló casos de pedofi­lia den­tro del Soda­li­cio de Vida Cris­tia­na.

El moti­vo fue una colum­na de opi­nión publi­ca­da el pasa­do 20 de enero de 2018, titu­la­da ‘El Juan Barros peruano’, en don­de le atri­bu­ye al fun­da­dor de la ACSJB haber encu­bier­to los pre­sun­tos abu­sos sexua­les come­ti­dos por Luis Figa­ri den­tro del Soda­li­cio y por estar pre­sun­ta­men­te impli­ca­do en casos de trá­fi­co de tie­rras en Piu­ra y vin­cu­la­ción con ‘La Gran Cruz’.

Con un pie en la cár­cel, el 24 de abril de 2019 el exso­dá­li­te José Anto­nio Egu­ren desis­tió de la que­re­lla con­tra Pedro Sali­nas por “un tema ecle­sial”, según su abo­ga­do Percy Gar­cía Cave­ro, lue­go de que la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Perua­na se pro­nun­ció en res­pal­do del perio­dis­ta.

Los des­te­rra­dos de Cata­caos 

El caso de trá­fi­co de tie­rras en Cas­ti­lla no es el úni­co en don­de se denun­cia al Soda­li­cio. Este por­tal reve­ló en noviem­bre pasa­do que cua­tro empre­sas vin­cu­la­das a la sec­ta esta­rían invo­lu­cra­das en el trá­fi­co de 10 mil hec­tá­reas de terre­nos, que fue­ron arre­ba­ta­das a la comu­ni­dad cam­pe­si­na San Juan Bau­tis­ta de Cata­caos, otro dis­tri­to de Piu­ra. 

A tra­vés de fal­sa docu­men­ta­ción, 9 mil 985.25 hec­tá­reas de tie­rras comu­na­les pasa­ron a manos de una red de empre­sas, y, lue­go, par­te de esos terre­nos fue­ron com­pra­dos por las empre­sas Inver­sio­nes San José, Aso­cia­ción Civil San Juan Bau­tis­ta, Cons­truc­to­ra Mira­flo­res y Agrí­co­la San­ta Regi­na. Todas vin­cu­la­das al Soda­li­cio. 

Estas son las empre­sas que adqui­rie­ron tie­rras que habrían sido des­po­ja­das de la comu­ni­dad cam­pe­si­na San Juan Bau­tis­ta de Cata­caos (Piu­ra).

En una inves­ti­ga­ción ante­rior, Way­ka pudo corro­bo­rar que las ofi­ci­nas de Cons­truc­to­ra Mira­flo­res, Inver­sio­nes San José y Agrí­co­la San­ta Regi­na, se ubi­can en la Calle 28 N°150 de la Urba­ni­za­ción Mon­te­rri­co, en San Bor­ja. Se tra­ta del domi­ci­lio fis­cal de Inmo­bi­lia­ria Mira­flo­res Perú y que­da exac­ta­men­te a la espal­da de la sede cen­tral del Soda­li­cio de Vida Cris­tia­na en Lima. Algu­nas de esas empre­sas, ade­más, son diri­gi­das por sodá­li­tes.

A dife­ren­cia de Cas­ti­lla, en Cata­caos exis­te un regis­tro de afec­ta­dos por este con­flic­to. Según datos de la Uni­dad de Pro­tec­ción de la Coor­di­na­do­ra de Dere­chos Huma­nos (CNDDHH), ade­más de los 2 falle­ci­dos y 7 heri­dos, 39 cam­pe­si­nos han sido denun­cia­dos ante la Fis­ca­lía por la Aso­cia­ción Civil San Juan Bau­tis­ta y Agrí­co­la San­ta Regi­na; por los supues­tos deli­tos de homi­ci­dio, usur­pa­ción agra­va­da, daños agra­va­dos, deli­to con­tra los bos­ques, frau­de pro­ce­sal y hur­to agra­va­do.

Regis­tro de comu­ne­ros de Cata­caos denun­cia­dos de la Uni­dad de Pro­tec­ción de la Coor­di­na­do­ra de Dere­chos Huma­nos (CNDDHH).

El comu­ne­ro de Cata­caos más gol­pea­do judi­cial­men­te es Percy Maza San­do­val, quien car­ga con 13 denun­cias en su con­tra e impor­ta­cio­nes por has­ta 22 supues­tos deli­tos. “Soy cri­mi­na­li­za­do por defen­der mi terri­to­rio. He sido agre­di­do por la poli­cía y delin­cuen­tes (…) Pido jus­ti­cia para todos mis comu­ne­ros, que hay bas­tan­tes aquí que están denun­cia­dos por estas empre­sas, sola­men­te por­que vivi­mos aquí”, recla­ma Percy. 

Y su vecino, Mar­ce­lino Ynga Ynga, enfren­ta ocho denun­cias por 11 supues­tos deli­tos. “Estas empre­sas vin­cu­la­das al Soda­li­cio pre­ten­den arre­ba­tar­nos estas tie­rras des­tru­yén­do­nos y acu­sán­do­nos calum­nio­sa­men­te de muchas cosas”, expli­ca a Way­ka.

Habla el que­re­llan­te

Para este repor­ta­je, nos comu­ni­ca­mos con Car­los Gómez de la Torre Pre­tell, el exre­pre­sen­tan­te de la Aso­cia­ción Civil San Juan Bau­tis­ta que que­re­lló a la mayo­ría de per­so­na­jes que tes­ti­fi­ca­ron para el docu­men­tal ‘The Soda­li­tium Scan­dal’ y a perio­dis­tas.

Car­los Alber­to Gómez de la Torre Pre­tell, empre­sa­rio que ha empren­di­do una serie de deman­das con­tra todo aquel que ha denun­cia­do al Soda­li­cio de Vida Cris­tia­na.

Sobre la comu­ne­ra Car­men Cam­po­dó­ni­co, el poli­cía Pedro Zapa­ta y el tes­ti­go Samuel Alber­ca – a quien lla­mó pron­tua­ria­do delincuente‑, el que­re­lla­dor expli­ca que los ha deman­da­do «por tes­ti­mo­nios difa­ma­to­rios que fue­ron repro­du­ci­dos en el repor­ta­je emi­ti­do el 15 de diciem­bre de 2016 por la cade­na de tele­vi­sión Al Jazee­ra». Tam­bién nos envió un video con sus des­car­gos sobre las múl­ti­ples denun­cias del docu­men­tal (bit​.ly/​3​9​j​V​SDr).

En el caso de la perio­dis­ta Pao­la Ugaz, sos­tie­ne que «ella acep­tó públi­ca­men­te ser la pro­duc­to­ra del refe­ri­do repor­ta­je». Según Gómez de la Torre, «el mis­mo día de la difu­sión del repor­ta­je ella publi­có un tuit dicien­do que era la pro­duc­to­ra y sos­pe­cho­sa­men­te [el tuit] ha sido lue­go borra­do (…) des­de que [Ugaz] comen­zó a reci­bir mis pedi­dos de rec­ti­fi­ca­ción, ella ha comen­za­do a sos­te­ner que nun­ca fue la pro­duc­to­ra del repor­ta­je».

Res­pues­ta de Car­los Alber­to Gómez de la Torre Pre­tell para Way​ka​.pe

Fuen­te: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *