Perú. La maqui­na­ria judi­cial que per­si­gue a tes­ti­gos y perio­dis­tas

Por Álva­ro Mene­ses /​Resu­men Latinoamericano/​3 de mar­zo de 2020

En el nor­te del Perú, un puña­do de rela­tos som­bríos sobre una sec­ta reli­gio­sa, una ban­da de extor­sio­na­do­res y un sis­te­má­ti­co trá­fi­co de tie­rras, logró reunir en 2016 a dos perio­dis­tas de inves­ti­ga­ción: el peruano Daniel Yove­ra y el bri­tá­ni­co Sea­mus Miro­dan, quie­nes tras meses de pes­qui­sas, publi­ca­ron con Al Jazee­ra el docu­men­tal ‘The Soda­li­tium Scan­dal’. Allí reve­la­ron que empre­sas vin­cu­la­das al Soda­li­cio de Vida Cris­tia­na paga­ron por lo menos S/​73 mil sema­na­les a la ban­da cri­mi­nal ‘La Gran Cruz’, cuyos miem­bros inva­die­ron tie­rras comu­na­les en Cas­ti­lla (Piu­ra) y ter­mi­na­ron sen­ten­cia­dos a 30 años de cár­cel.

Esta ban­da, bau­ti­za­da ‘La Gran Cruz’, lle­gó a Cas­ti­lla como una mal­di­ción. A la fuer­za se apro­pió de tie­rras que des­de siem­pre fue­ron comu­na­les. Hoy, en ese pai­sa­je se levan­tan los impo­nen­tes edi­fi­cios del ‘Mira­flo­res Country Club’, de la Inmo­bi­lia­ria Mira­flo­res Perú (IMP), una de las com­pa­ñías vin­cu­la­das al Soda­li­cio.

Por las denun­cias del docu­men­tal, el perio­dis­ta Daniel Yove­ra aca­ba de ser denun­cia­do de difa­ma­ción por Car­los Gómez de la Torre Pre­tell, exre­pre­sen­tan­te de Aso­cia­ción Civil San Juan Bau­tis­ta (ACSJB)empre­sa socia de la IMP. Pero no ha sido el úni­co. Otros dos perio­dis­tas, un poli­cía, un tes­ti­go cla­ve y 40 cam­pe­si­nos se han enfren­ta­do a una maqui­na­ria judi­cial que aplas­ta a todo aquel que se atre­ve a seña­lar las som­bras del Soda­li­cio en el pre­sun­to trá­fi­co de tie­rras.

Tes­ti­gos con­tra la pared

La comu­ne­ra de Cas­ti­lla (Piu­ra), Car­men Cam­po­dó­ni­co, vio una maña­na de abril de 2012, como unos 70 suje­tos con armas de fue­go, mache­tes y palos irrum­pían en su pro­pie­dad. Tras des­tro­zar sus sem­bríos de fri­jol, maíz, sus cer­cos y una peque­ña cho­za de este­ras, la ban­da que se hizo pasar como par­te de un sin­di­ca­to de cons­truc­ción civil, la des­alo­jó jun­to a sus seis hijos. En su narra­ción de aquel epi­so­dio para Al Jazee­ra, ella enfa­ti­za: “A mí sí me cons­ta que han sido los soda­li­cios por­que yo he vis­to al cura ahí, en mi terreno (…) antes de la inva­sión. Esta­ba con su sota­na (…) y su som­bre­ro (…) Des­pués, como vie­ron que yo no que­ría ven­der, no que­ría salir, me saca­ron a la fuer­za”. 

Según cons­tan­cias ate­so­ra­das por la comu­ni­dad, dicho pre­dio le per­te­ne­cía a Car­men Cam­po­dó­ni­co des­de fines de 1980. Hoy, sobre las tie­rras que habi­tó por casi 40 años, se alzan moles blan­cas. Son los edi­fi­cios resi­den­cia­les cons­trui­dos por IMP. Un impor­tan­te dato que reco­ge el docu­men­tal es que por lo menos has­ta 2016, el 99% de accio­nes de IMP le per­te­ne­cía a ACSJB, orga­ni­za­ción fun­da­da por sodá­li­tes con más de 30 años en la sec­ta reli­gio­sa. 

La comu­ne­ra de Cas­ti­lla, Car­men Cam­po­dó­ni­co, actual­men­te está pre­sa por una sos­pe­cho­sa incau­ta­ción de dro­ga en su con­tra.

Des­te­rra­da des­de 2012, sin un empleo fijo y con cua­tro hijos que man­te­ner, Car­men ha sido ade­más ata­ca­da con repre­sa­lias lega­les, por las que se ha vis­to obli­ga­da a mover­se cons­tan­te­men­te entre Lima y Piu­ra. Una denun­cia en su con­tra de la Fis­ca­lía de Piu­ra por usur­pa­ción agra­va­da ter­mi­nó archi­va­da; una que­re­lla por difa­ma­ción de Car­los Gómez de la Torre Pre­tell, en Lima, ter­mi­nó en sen­ten­cia de un año de cár­cel y mil soles de repa­ra­ción, y unaaho­ra una denun­ciaen Piu­ra de ACSJB pide 3 años de cár­cel por supues­ta difa­ma­ción.

Hoy Car­men se encuen­tra reclui­da en el Penal de Muje­res de Sulla­na lue­go de que sos­pe­cho­sa­men­te se le incau­ta­ra dro­gaDos ver­sio­nes ron­dan en este caso: Que le habrían sem­bra­do la dro­ga y que habría acce­di­do a ingre­sar dro­ga a la cár­cel, deses­pe­ra­da por dine­ro.

Otro per­so­na­je cla­ve en ‘The Soda­li­tium Scan­dal’ fue el poli­cía Pedro Zapa­ta Mon­te­za, quien tras arduo tra­ba­jo des­ba­ra­tó ‘La Gran Cruz’. “Detrás de esta mafia cri­mi­nal esta­ban los soda­li­cios, ellos finan­cia­ban a la orga­ni­za­ción cri­mi­nal. Logra­mos obte­ner depó­si­tos ban­ca­rios que eran de la San Juan Bau­tis­ta, que le per­te­ne­ce a los sacer­do­tes soda­li­cios. [Ellos] les entre­ga­ban esas impor­tan­tes sumas de dine­ro a los de ‘La Gran Cruz’ con la fina­li­dad de que (…) con vio­len­cia, con armas, se apo­de­ren de terre­nos de per­so­nas”, fue lo que dijo Zapa­ta a Al Jazee­ra sin saber que paga­ría caro por su decla­ra­ción.

Pedro Zapa­ta Mon­te­za fue el poli­cía que des­ba­ra­tó a la ban­da cri­mi­nal ‘La Gran Cruz’ y encon­tró indi­cios que los vin­cu­la­ban con empre­sas vin­cu­la­das al Soda­li­cio de Vida Cris­tia­na.

Gómez de la Torre Pre­tell que­re­lló al poli­cía Zapa­ta por difa­ma­ción. Tras una abso­lu­ción y con­se­cuen­te ape­la­ción, el Poder Judi­cial deci­dió el pasa­do 25 de noviem­bre ini­ciar un nue­vo jui­cio oral. Actual­men­te, Zapa­ta vive con temor de que tam­bién a él le pue­dan ‘sem­brar’ dro­ga. El poli­cía ha dicho que era el mis­mo Gómez de la Torre quien le entre­ga­ba a ‘La Gran Cruz’ has­ta medio millón de dóla­res. Esta mis­ma ver­sión la sos­tu­vo uno de los fun­da­do­res de esa ban­da, Samuel Alber­ca, quien ase­gu­ró haber­se reuni­do con Gómez de la Torre y el mon­se­ñor José Anto­nio Egu­ren, arzo­bis­po de Piu­ra y Tum­bes, exmiem­bro del Soda­li­cio, y fun­da­dor de la ACSJB.

“Voy a lo que es el San­tí­si­mo (…) ahí se encon­tra­ba el mon­se­ñor de Piu­ra, y Gómez de la Torre, que tam­bién esta­ba acá como geren­te. Me dije­ron: la idea de noso­tros es inva­dir las tie­rras, pero apro­piar­nos a tra­vés de fal­sas ven­tas, o sea si tú for­mas un gru­po, noso­tros les saca­mos docu­men­ta­ción de que ellos tie­nen tiem­po en el terreno”, decla­ró Samuel Alber­ca para el docu­men­tal. Ade­más de él, otros miem­bros de la ‘Gran Cruz’ tam­bién seña­la­ron a San Juan Bau­tis­ta como la orga­ni­za­ción que les paga­ba men­sual­men­te para «cui­dar» las tie­rras de Cas­ti­lla.

Samuel Alber­ca, exmiem­bro de la ban­da cri­mi­nal ‘La Gran Cruz’. Actual­men­te se des­co­no­ce su para­de­ro.

Pero por con­tar su ver­dad, Samuel Alber­ca tam­bién fue que­re­lla­do por el abo­ga­do Gómez de la Torre por difa­ma­ción agra­va­da. Sin embar­go, el pasa­do 15 de julio de 2019, Alber­ca fue absuel­to por la Cor­te Supe­rior de Jus­ti­cia de Lima. “No se evi­den­cia (…) que este haya sido efec­tua­do con el obje­ti­vo de per­ju­di­car el honor del que­re­llan­te (…) no se advier­te expre­sión algu­na que evi­den­cie el actuar dolo­so (…) sino el áni­mo de ejer­cer el dere­cho a la infor­ma­ción y a la crí­ti­ca, en razón a que se da a cono­cer a la colec­ti­vi­dad un acto de inte­rés públi­co”, sos­tie­ne la sen­ten­cia. 

Pese a que no se pudo demos­trar en segun­da ins­tan­cia el supues­to deli­to de difa­ma­ción, la defen­sa legal de Gómez de la Torre pre­sen­tó un recur­so para anu­lar la sen­ten­cia abso­lu­to­ria en favor de Samuel Alber­ca. Aho­ra, tras haber reci­bi­do ame­na­zas de muer­te y por sos­pe­char que quie­ren incri­mi­nar­lo en un supues­to robo, Alber­ca se encuen­tra escon­di­do. 

Pren­sa con mor­da­za

El docu­men­tal tam­bién le tra­jo pro­ble­mas a la perio­dis­ta Pao­la Ugaz, quien habló sobre el incre­men­to patri­mo­nial de la sec­ta reli­gio­sa: “El Soda­li­cio no paga nin­gún impues­to por­que en 1980 el Perú fir­mó el con­cor­da­to con el Vati­cano, y la Igle­sia Cató­li­ca no paga impues­tos así se dedi­que a cual­quier tipo de nego­cio”. Estos 17 segun­dos de decla­ra­ción le han cos­ta­do a Ugaz mucho tiem­po y dine­ro en ase­so­ría legal y via­jes para asis­tir a audien­cias. Y es que des­de Piu­ra, la fis­cal Heldy Huay­li­nos le abrió una inves­ti­ga­ción por supues­ta fal­sa decla­ra­ción de tes­ti­go con­tra Gómez de la Torre. Éste tam­bién denun­ció a la perio­dis­ta en Piu­ra y Lima por supues­ta difa­ma­ción y pidió 3 años de cár­cel y S/​2 millo­nes de repa­ra­ción civil. 

La perio­dis­ta Pao­la Ugaz está a puer­tas de publi­car un libro sobre el poder eco­nó­mi­co que rodea al Soda­li­cio de Vida Cris­tia­na. Por un tiem­po fue la repor­te­ra con mayor denun­cias del país.

Gómez de la Torre acu­só a Ugaz de ser la pro­duc­to­ra del docu­men­tal de Al Jazee­ra, pese a que ella no tie­ne rela­ción labo­ral con esa cade­na. Por si fue­ra poco, Ugaz, quien en unos meses publi­ca­rá un libro sobre el poder eco­nó­mi­co del Soda­li­cio, tam­bién arras­tra una que­re­lla del excan­di­da­to al Con­gre­so con Soli­da­ri­dad Nacio­nal y direc­tor del por­tal La Abe­ja, Luciano Revo­re­do, por lla­mar­lo “sin­ver­güen­za”; y una denun­cia ante la Fis­ca­lía que pre­sen­tó el excan­di­da­to del mis­mo par­ti­do, Edgar­do Palo­mino Mar­ti­nez, quien inten­ta vin­cu­lar­la a una supues­ta orga­ni­za­ción cri­mi­nal enca­be­za­da por la exal­cal­de­sa Susa­na Villa­rán.

«Cada denun­cia que pre­sen­tan con­tra mí es más absur­da que la ante­rior, pero des­gra­cia­da­men­te en Perú, el Poder Judi­cial y la Fis­ca­lía acep­tan dichas deman­das sin estu­diar­las como es debi­do, y de inme­dia­to los perio­dis­tas cae­mos en una red inter­mi­na­ble de audien­cias que retra­san mi tra­ba­jo como es el aca­bar un libro sobre el Soda­li­cio», expli­ca Pao­la Ugaz a Way­ka.

Un reco­rri­do más espi­na­do atra­ve­só Pedro Sali­nas, con quien Ugaz publi­có ‘Mitad mon­jes, mitad sol­da­dos’, el libro que docu­men­tó diver­sos casos de abu­so sexual y encu­bri­mien­to al inte­rior del Soda­li­cio. El 8 de abril de 2019, Sali­nas fue sen­ten­cia­do a un año de pena pri­va­ti­va de la liber­tad sus­pen­di­da y 80 mil soles de repa­ra­ción civil por el supues­to deli­to de difa­ma­ción con­tra el exso­dá­li­te José Anto­nio Egu­ren Ansel­mi. 

Pedro Sali­nas, perio­dis­ta y autor del libro ‘Mitad mon­jes, mitad sol­da­dos’, que reve­ló casos de pedofi­lia den­tro del Soda­li­cio de Vida Cris­tia­na.

El moti­vo fue una colum­na de opi­nión publi­ca­da el pasa­do 20 de enero de 2018, titu­la­da ‘El Juan Barros peruano’, en don­de le atri­bu­ye al fun­da­dor de la ACSJB haber encu­bier­to los pre­sun­tos abu­sos sexua­les come­ti­dos por Luis Figa­ri den­tro del Soda­li­cio y por estar pre­sun­ta­men­te impli­ca­do en casos de trá­fi­co de tie­rras en Piu­ra y vin­cu­la­ción con ‘La Gran Cruz’.

Con un pie en la cár­cel, el 24 de abril de 2019 el exso­dá­li­te José Anto­nio Egu­ren desis­tió de la que­re­lla con­tra Pedro Sali­nas por “un tema ecle­sial”, según su abo­ga­do Percy Gar­cía Cave­ro, lue­go de que la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Perua­na se pro­nun­ció en res­pal­do del perio­dis­ta.

Los des­te­rra­dos de Cata­caos 

El caso de trá­fi­co de tie­rras en Cas­ti­lla no es el úni­co en don­de se denun­cia al Soda­li­cio. Este por­tal reve­ló en noviem­bre pasa­do que cua­tro empre­sas vin­cu­la­das a la sec­ta esta­rían invo­lu­cra­das en el trá­fi­co de 10 mil hec­tá­reas de terre­nos, que fue­ron arre­ba­ta­das a la comu­ni­dad cam­pe­si­na San Juan Bau­tis­ta de Cata­caos, otro dis­tri­to de Piu­ra. 

A tra­vés de fal­sa docu­men­ta­ción, 9 mil 985.25 hec­tá­reas de tie­rras comu­na­les pasa­ron a manos de una red de empre­sas, y, lue­go, par­te de esos terre­nos fue­ron com­pra­dos por las empre­sas Inver­sio­nes San José, Aso­cia­ción Civil San Juan Bau­tis­ta, Cons­truc­to­ra Mira­flo­res y Agrí­co­la San­ta Regi­na. Todas vin­cu­la­das al Soda­li­cio. 

Estas son las empre­sas que adqui­rie­ron tie­rras que habrían sido des­po­ja­das de la comu­ni­dad cam­pe­si­na San Juan Bau­tis­ta de Cata­caos (Piu­ra).

En una inves­ti­ga­ción ante­rior, Way­ka pudo corro­bo­rar que las ofi­ci­nas de Cons­truc­to­ra Mira­flo­res, Inver­sio­nes San José y Agrí­co­la San­ta Regi­na, se ubi­can en la Calle 28 N°150 de la Urba­ni­za­ción Mon­te­rri­co, en San Bor­ja. Se tra­ta del domi­ci­lio fis­cal de Inmo­bi­lia­ria Mira­flo­res Perú y que­da exac­ta­men­te a la espal­da de la sede cen­tral del Soda­li­cio de Vida Cris­tia­na en Lima. Algu­nas de esas empre­sas, ade­más, son diri­gi­das por sodá­li­tes.

A dife­ren­cia de Cas­ti­lla, en Cata­caos exis­te un regis­tro de afec­ta­dos por este con­flic­to. Según datos de la Uni­dad de Pro­tec­ción de la Coor­di­na­do­ra de Dere­chos Huma­nos (CNDDHH), ade­más de los 2 falle­ci­dos y 7 heri­dos, 39 cam­pe­si­nos han sido denun­cia­dos ante la Fis­ca­lía por la Aso­cia­ción Civil San Juan Bau­tis­ta y Agrí­co­la San­ta Regi­na; por los supues­tos deli­tos de homi­ci­dio, usur­pa­ción agra­va­da, daños agra­va­dos, deli­to con­tra los bos­ques, frau­de pro­ce­sal y hur­to agra­va­do.

Regis­tro de comu­ne­ros de Cata­caos denun­cia­dos de la Uni­dad de Pro­tec­ción de la Coor­di­na­do­ra de Dere­chos Huma­nos (CNDDHH).

El comu­ne­ro de Cata­caos más gol­pea­do judi­cial­men­te es Percy Maza San­do­val, quien car­ga con 13 denun­cias en su con­tra e impor­ta­cio­nes por has­ta 22 supues­tos deli­tos. “Soy cri­mi­na­li­za­do por defen­der mi terri­to­rio. He sido agre­di­do por la poli­cía y delin­cuen­tes (…) Pido jus­ti­cia para todos mis comu­ne­ros, que hay bas­tan­tes aquí que están denun­cia­dos por estas empre­sas, sola­men­te por­que vivi­mos aquí”, recla­ma Percy. 

Y su vecino, Mar­ce­lino Ynga Ynga, enfren­ta ocho denun­cias por 11 supues­tos deli­tos. “Estas empre­sas vin­cu­la­das al Soda­li­cio pre­ten­den arre­ba­tar­nos estas tie­rras des­tru­yén­do­nos y acu­sán­do­nos calum­nio­sa­men­te de muchas cosas”, expli­ca a Way­ka.

Habla el que­re­llan­te

Para este repor­ta­je, nos comu­ni­ca­mos con Car­los Gómez de la Torre Pre­tell, el exre­pre­sen­tan­te de la Aso­cia­ción Civil San Juan Bau­tis­ta que que­re­lló a la mayo­ría de per­so­na­jes que tes­ti­fi­ca­ron para el docu­men­tal ‘The Soda­li­tium Scan­dal’ y a perio­dis­tas.

Car­los Alber­to Gómez de la Torre Pre­tell, empre­sa­rio que ha empren­di­do una serie de deman­das con­tra todo aquel que ha denun­cia­do al Soda­li­cio de Vida Cris­tia­na.

Sobre la comu­ne­ra Car­men Cam­po­dó­ni­co, el poli­cía Pedro Zapa­ta y el tes­ti­go Samuel Alber­ca – a quien lla­mó pron­tua­ria­do delincuente‑, el que­re­lla­dor expli­ca que los ha deman­da­do «por tes­ti­mo­nios difa­ma­to­rios que fue­ron repro­du­ci­dos en el repor­ta­je emi­ti­do el 15 de diciem­bre de 2016 por la cade­na de tele­vi­sión Al Jazee­ra». Tam­bién nos envió un video con sus des­car­gos sobre las múl­ti­ples denun­cias del docu­men­tal (bit​.ly/​3​9​j​V​SDr).

En el caso de la perio­dis­ta Pao­la Ugaz, sos­tie­ne que «ella acep­tó públi­ca­men­te ser la pro­duc­to­ra del refe­ri­do repor­ta­je». Según Gómez de la Torre, «el mis­mo día de la difu­sión del repor­ta­je ella publi­có un tuit dicien­do que era la pro­duc­to­ra y sos­pe­cho­sa­men­te [el tuit] ha sido lue­go borra­do (…) des­de que [Ugaz] comen­zó a reci­bir mis pedi­dos de rec­ti­fi­ca­ción, ella ha comen­za­do a sos­te­ner que nun­ca fue la pro­duc­to­ra del repor­ta­je».

Res­pues­ta de Car­los Alber­to Gómez de la Torre Pre­tell para Way​ka​.pe

Fuen­te: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: