Perú. La frag­men­ta­ción como signo dis­tin­ti­vo

Bal­do Kre­sal­ja R. /​Resu­men Latinoamericano/​3 de mar­zo de 2020

REPRESENTACION Y GOBERNABILIDAD: LA ELECCIÓN DE ENERO 2020

A los par­ti­dos que inter­vi­nie­ron, hayan o no pasa­do la valla del 5%, se les ha deno­mi­na­do “telo­ne­ros” de la gran fies­ta del bicen­te­na­rio en el 2021, tam­bién los “enani­tos” de siem­pre, y a los elec­to­res “dis­tan­tes y des­in­for­ma­dos en asun­tos públi­cos.” Los comen­ta­rios apun­tan a la difi­cul­tad de lograr acuer­dos de enver­ga­du­ra, aun­que en los temas de cier­tas refor­mas polí­ti­cas y lucha con­tra la corrup­ción pro­ba­ble­men­te habrá acuer­dos, algu­nos de los cua­les se asen­ta­rán sobre las pro­pues­tas que les haga lle­gar el Poder Eje­cu­ti­vo. Otro tema de casi total acuer­do es que las con­duc­tas de las ban­ca­das con­gre­sa­les esta­rán muy pen­dien­tes de la cam­pa­ña pre­si­den­cial que pro­ba­ble­men­te se ini­cie en julio/​agosto del pre­sen­te año. Tam­bién hay acuer­do sobre el cas­ti­go infrin­gi­do a los par­ti­dos que boi­co­tea­ron el fun­cio­na­mien­to demo­crá­ti­co en el Con­gre­so disuel­to, uti­li­zan­do el escán­da­lo y la con­fron­ta­ción per­ma­nen­te: Fuer­za Popu­lar, que dis­mi­nu­yó gran­de­men­te su repre­sen­ta­ción, y el his­tó­ri­co par­ti­do Apris­ta, que en esta elec­ción con­ta­ron con el apo­yo de Soli­da­ri­dad y Con­ti­go que no pudie­ron pasar la valla del 5%. Pero hay la impre­sión de que ese cas­ti­go no fue debi­da­men­te con­tras­ta­do por los par­ti­dos gana­do­res. 

Como era de espe­rar, pero qui­zás no en la pro­por­ción alcan­za­da, fue alta la vota­ción en zona sur del país de Unión por el Perú, par­ti­do ultra radi­cal y auto­ri­ta­rio de izquier­da, lide­ra­do des­de la cár­cel por el mili­tar Antau­ro Huma­la, cuya con­de­na por ase­si­na­to, pre­go­ne­ro de una difu­sa “etno- repre­sen­ta­ción cace­ris­ta”; y por el Fre­pap, un par­ti­do reli­gio­so, teo­crá­ti­co, con apro­xi­ma­da­men­te 400,000 segui­do­res, que tie­ne ya varias déca­das inter­vi­nien­do en polí­ti­ca y que es ajeno a las pro­pues­tas pro­gre­sis­tas de ori­gen libe­ral; razón por la cual sea una incóg­ni­ta su futu­ra actua­ción en temas de impor­tan­cia. Han per­di­do tam­bién, sin duda, las pro­pues­tas de la ultra­de­re­cha, los cris­tia­nos pro­tes­tan­tes y los fun­da­men­ta­lis­tas cató­li­cos.

Pue­de afir­mar­se que han triun­fa­do mayo­ri­ta­ria­men­te posi­cio­nes con­tra­rias a la con­fron­ta­ción, a las aren­gas extre­mis­tas, a las gene­ra­do­ras de mie­do tan­to en el ámbi­to de la edu­ca­ción sexual como de la polí­ti­ca. En gene­ral, ha sido un voto por la pru­den­cia, por el afán mayo­ri­ta­rio de ini­ciar una nue­va ruta no con­fron­ta­cio­nal, pero que ha con­ser­va­do ten­den­cias elec­to­ra­les ante­rio­res: el nor­te del país com­pues­to por un capi­ta­lis­mo infor­mal y pujan­te, Lima y el cen­tro divi­di­dos entre una éli­te repu­bli­ca­na libe­ral y el des­bor­de popu­lar, y el sur con su tra­di­cio­nal voto de pro­tes­ta.

Se espe­cu­la por tan­to sobre las ten­den­cias entre los ele­gi­dos al Con­gre­so, pero será la reali­dad la que debe­rá con­fir­mar­la o des­men­tir­la: un Con­gre­so está divi­di­do en tres ter­cios de simi­lar pro­por­ción: dere­cha (APP, Mora­do y FP), cen­tro (AP, Pode­mos y SP) e izquier­da (FA y UPP). La indis­pen­sa­ble corres­pon­den­cia entre repre­sen­ta­ción y gober­na­bi­li­dad, que­da men­gua­da con esos resul­ta­dos. No sabe­mos si entre tan­tas agru­pa­cio­nes –nue­ve– se podrá lle­gar a gran­des acuer­dos, pero no los habrá, sin duda, en el área de las pro­pues­tas extre­mas. Pen­san­do en el futu­ro cer­cano del 2021 no pue­de ocul­tar­se que la frag­men­ta­ción en el voto pue­de mini­mi­zar acuer­dos ideo­ló­gi­cos amplios que per­de­rán su capa­ci­dad inte­gra­do­ra, tan nece­sa­ria en un país mul­ti­cul­tu­ral y de gran­des difi­cul­ta­des geo­grá­fi­cas como es el Perú. Las elec­cio­nes del 26 de enero y sus resul­ta­dos ener­va­ron a los inte­gran­tes de la extre­ma dere­cha y a los fun­da­men­ta­lis­tas de la izquier­da tra­di­cio­nal, ambos ais­la­dos por los resul­ta­dos que mos­tró la reali­dad, tal como ya había ocu­rri­do en pro­ce­sos elec­to­ra­les ante­rio­res. 

Repre­sen­ta­ción vs gober­na­bi­li­dad

La frag­men­ta­ción repre­sen­ta­ti­va dio lugar a comen­ta­rios disi­mi­les. La com­po­si­ción del Con­gre­so mues­tra cla­ra­men­te la gran diver­si­dad cul­tu­ral y mul­ti­ét­ni­ca del Perú, lo que se extien­de a la fal­ta de iden­ti­fi­ca­ción sobre cuá­les son los prin­ci­pa­les pro­ble­mas del país y cuá­les son las solu­cio­nes. Pero cree­mos que los resul­ta­dos de enero han ayu­da­do a sin­ce­rar la mul­ti­pli­ci­dad de mira­das que exis­ten en el Perú, aun­que ello cau­se temor hacia lo des­co­no­ci­do. Pero esa diver­si­dad, tan rica en muchos aspec­tos, no sue­le ser un ele­men­to que favo­rez­ca la con­cer­ta­ción o el diá­lo­go, en otras pala­bras, la gober­na­bi­li­dad demo­crá­ti­ca, que siem­pre ha insis­ti­do en la con­ve­nien­cia de una ade­cua­da homo­ge­nei­dad.

El gran tema que la elec­ción del 26 de enero ha vuel­to a poner de mani­fies­to es el de la cali­dad de la repre­sen­ta­ción, por­que resul­ta evi­den­te que la ausen­cia de gran­des temas polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos dife­ren­cia­dos, la fal­ta de entu­sias­mo y la des­co­ne­xión de bue­na par­te de los elec­to­res con los con­gre­sis­tas ele­gi­dos, vol­ve­rá a plan­tear la nece­si­dad de una refor­ma que impli­ca no solo supe­rar los erro­res de la ley elec­to­ral, sino tam­bién cues­tio­nar la con­duc­ta de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción, de la uni­ver­si­da­des y de los entes repre­sen­ta­ti­vos de la eco­no­mía y los ser­vi­cios, por­que con sus con­duc­tas coti­dia­nas han pre­ca­ri­za­do la repre­sen­ta­ción. 

Pero una de las evi­den­tes con­clu­sio­nes del pro­ce­so elec­to­ral de enero es su pro­fun­da repul­sa al lide­ra­to polí­ti­co tal como se ha com­por­ta­do duran­te los últi­mos años, espe­cial­men­te al lime­ño, que ha con­tro­la­do las prin­ci­pa­les herra­mien­tas de gobierno, y en don­de se han dis­tin­gui­do, por su fal­ta de gene­ro­si­dad con el país, las hues­tes segui­do­ras del fuji­mo­ris­mo, así como la inep­ti­tud moral apris­ta. Hay en el resul­ta­do elec­to­ral un angus­tio­so lla­ma­do éti­co que oja­lá pue­da ser satis­fe­cho, aun­que sea par­cial­men­te. El espí­ri­tu repu­bli­cano que estu­vo pre­sen­te solo en mino­rías des­de la pro­cla­ma­ción de la inde­pen­den­cia no ha podi­do –razo­nes mil– estar pre­sen­te en el espí­ri­tu y la men­te de la mayo­ría de nues­tra actual pobla­ción.

Como hemos ade­lan­ta­do, el núme­ro de con­gre­sis­tas obte­ni­do por cada gru­po que superó el 5% de los votos obtu­vo un núme­ro de ele­gi­dos muy supe­rior al núme­ro de elec­to­res que votó por ellos res­pec­to a la pobla­ción elec­to­ral total, como con­se­cuen­cia del sis­te­ma elec­to­ral vigen­te. Esa sobre-repre­sen­ta­ción da lugar a una sub-repre­sen­ta­ción; en otras pala­bras, mien­tras no sea varia­do el sis­te­ma y se aumen­te sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el núme­ro de con­gre­sis­tas la pobla­ción no esta­rá bien repre­sen­ta­da.

La frag­men­ta­ción de las agru­pa­cio­nes ele­gi­das nos mues­tra como un país de mino­rías polí­ti­cas, lo que difi­cul­ta­rá las tareas guber­na­men­ta­les, y pue­de dar pie a posi­cio­nes extre­mas, encon­trán­do­se leja­na la idea de un bien común o la nece­si­dad de una com­par­ti­da y colec­ti­va tarea a lar­go pla­zo, lo que cons­ti­tu­ye un reto para asu­mir en la cam­pa­ña elec­to­ral pre­si­den­cial del 2021 por los par­ti­dos polí­ti­cos. 

Una encues­ta recien­te reve­la que el 53% de los perua­nos no se sien­te repre­sen­ta­do en el nue­vo Con­gre­so, aun­que el 32% sí lo hace, y acep­tan que ten­drá con el Poder Eje­cu­ti­vo una mejor dis­po­si­ción al diá­lo­go que el ante­rior. Pero este resul­ta­do hay que leer­lo, cree­mos, con cui­da­do, por­que sin duda todo aquel que votó nulo, en blan­co o por par­ti­dos que no pasa­ron la valla, se incli­na­rá natu­ral­men­te por mani­fes­tar su males­tar, más aún cuan­do prác­ti­ca­men­te han des­apa­re­ci­do los mili­tan­tes par­ti­da­rios en todo el país. 

Se ha dicho tam­bién que la frag­men­ta­ción de las opcio­nes reve­la una cri­sis de repre­sen­ta­ti­vi­dad de los par­ti­dos o que ella ha resuel­to la cri­sis de gober­na­bi­li­dad como pro­duc­to de la con­fron­ta­ción entre el Poder Eje­cu­ti­vo y el Legis­la­ti­vo. No coin­ci­di­mos total­men­te con estos jui­cios. En pri­mer tér­mino seña­lar que la frag­men­ta­ción puso de relie­ve al Perú ínte­gro y diver­so. En muchos paí­ses demo­crá­ti­cos el ausen­tis­mo es gran­de, como lo ha sido el 26 de enero entre noso­tros, pero ello no le qui­ta legi­ti­mi­dad a la elec­ción. Y la afir­ma­ción en el sen­ti­do que se ha resuel­to la cri­sis de gober­na­bi­li­dad me pare­ce par­cial y úni­ca­men­te diri­gi­da al gobierno de Viz­ca­rra. El pro­ble­ma gene­ra­do por la frag­men­ta­ción del voto no es la fal­ta de repre­sen­ta­ti­vi­dad sino las difi­cul­ta­des futu­ras de gober­na­bi­li­dad. Ese es el gran reto que tie­ne el Perú.

Fuen­te: Otra Mira­da.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *