Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Daniel Ben­saïd y la corrien­te cáli­da del mar­xis­mo

Jai­me Pas­tor /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​3 de mar­zo de 2020

Hace poco más de 10 años falle­cía Daniel Ben­saïd, acti­vis­ta des­ta­ca­do de Mayo del 68 cuan­do era estu­dian­te de Filo­so­fía en la Uni­ver­si­dad de Nan­te­rre, y uno de los refe­ren­tes de la gene­ra­ción que emer­gió enton­ces a la lucha polí­ti­ca en dis­tin­tos luga­res del pla­ne­ta. Más tar­de, sin aban­do­nar nun­ca su dimen­sión mili­tan­te, lle­ga­ría a ser reco­no­ci­do tam­bién como uno de los inte­lec­tua­les crí­ti­cos más inno­va­do­res cuyas obras siguen hoy difun­dién­do­se en dife­ren­tes len­guas. Su lega­do le con­vier­te en legí­ti­mo con­ti­nua­dor de la corrien­te cáli­da del mar­xis­mo que logró sobre­vi­vir a la esco­lás­ti­ca esta­li­nis­ta.

En efec­to, si en el míti­co 68, como él mis­mo recor­da­ba, “todo nos pare­cía posi­ble, tenía­mos pri­sa”, lue­go a par­tir de los años ochen­ta tuvo que admi­tir la cre­cien­te frus­tra­ción de las espe­ran­zas revo­lu­cio­na­rias que había abier­to aquel acon­te­ci­mien­to, con la con­si­guien­te entra­da de la izquier­da radi­cal en un “eclip­se de la razón estra­té­gi­ca”. Fue el año 1989, con la caí­da del muro de Ber­lín y el triun­fa­lis­mo neo­li­be­ral que le siguió (coin­ci­den­te, ade­más, con el bicen­te­na­rio de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa y los deba­tes que sus­ci­tó, en los que tam­bién inter­vino Ben­saïd), el pun­to de infle­xión que le lle­vó a para­fra­sear al recien­te­men­te falle­ci­do Geor­ge Stei­ner reco­men­dan­do “una len­ta impa­cien­cia” ante el nue­vo perio­do que se abría. De hecho, así titu­la­ría sus memo­rias, publi­ca­das en 2004. A par­tir de enton­ces, con­di­cio­na­do tam­bién por su enfer­me­dad, optó por prio­ri­zar su tra­ba­jo inte­lec­tual, dedi­ca­do a la bús­que­da de nue­vas res­pues­tas a nue­vas pre­gun­tas ante la tri­ple cri­sis que había que afron­tar: “Cri­sis teó­ri­ca del mar­xis­mo, cri­sis estra­té­gi­ca del pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio y cri­sis del suje­to social de la eman­ci­pa­ción uni­ver­sal”.

Su obs­ti­na­ción en tan difí­cil empe­ño tuvo su fru­to en una lar­ga rela­ción de obras e inter­ven­cio­nes públi­cas, entre las que pre­do­mi­nó su esfuer­zo por ofre­cer una (re)lectura de la obra de Marx y del mar­xis­mo muy dife­ren­te de sus ver­sio­nes apa­ren­te­men­te orto­do­xas, pero tam­bién de otras pos­mo­der­nas. Par­tien­do de su recha­zo a ver en el pen­sa­dor ale­mán una filo­so­fía de la his­to­ria lineal que lle­va­rá inevi­ta­ble­men­te a un final pre­fi­ja­do cien­tí­fi­ca­men­te, sos­tie­ne que en sus escri­tos se pue­de encon­trar una con­cep­ción plu­ri­li­neal de la his­to­ria que trans­cu­rre por dis­tin­tas vías, ale­ja­da del deter­mi­nis­mo eco­nó­mi­co y de una teleo­lo­gía pre­es­ta­ble­ci­da. Apo­yán­do­se en esa inter­pre­ta­ción, Ben­saïd nos pro­po­ne pen­sar el futu­ro como un espa­cio-tiem­po dis­con­ti­nuo, abier­to a lo con­tin­gen­te, al acon­te­ci­mien­to per­for­ma­ti­vo y a las bifur­ca­cio­nes (tér­mino que reco­ge de Blan­qui), en las que caben dis­tin­tas sali­das posi­bles.

Entre sus refle­xio­nes, está adqui­rien­do rele­van­cia su pro­pues­ta de resig­ni­fi­car el comu­nis­mo como eco­co­mu­nis­mo

Una de sus prin­ci­pa­les con­tri­bu­cio­nes la cons­ti­tu­ye esa mira­da de un Marx intem­pes­ti­vo (títu­lo de la pri­me­ra par­te de una tri­lo­gía que ini­cia en 1995), de un mar­xis­mo de la bifur­ca­ción (como lo defi­ne Michael Löwy), basa­do en la crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca pero tam­bién en una teo­ría crí­ti­ca de la jus­ti­cia que va más allá de lo esbo­za­do por el filó­so­fo ale­mán. En ella es fácil com­pro­bar la influen­cia de la obra de Wal­ter Ben­ja­min y en par­ti­cu­lar de sus Tesis sobre el con­cep­to de his­to­ria, ya que ve en aquel momen­to de 1940 y en el que se esta­ba vivien­do en 1990 dos “hitos y bifur­ca­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te simi­la­res de la his­to­ria”, como sub­ra­ya Enzo Tra­ver­so en el capí­tu­lo que le dedi­ca en Melan­co­lía de izquier­da.

Asu­mien­do la crí­ti­ca radi­cal del con­cep­to domi­nan­te de pro­gre­so, hace igual­men­te suya la idea de que la revo­lu­ción ha de ser el “freno de emer­gen­cia” ante la ame­na­za de la bar­ba­rie, sin por ello renun­ciar a la del vie­jo topo como memo­ria de las revo­lu­cio­nes derro­ta­das del siglo XX. Metá­fo­ras que adquie­ren mayor actua­li­dad ante la cri­sis eco­ló­gi­ca, una de las lagu­nas, por cier­to, que reco­no­ce en Marx, si bien tam­bién recuer­da sus “atis­bos eco­ló­gi­cos” (como los defi­nió Manuel Sacris­tán) fren­te a quie­nes le acu­san de ser un “demo­nio pro­duc­ti­vis­ta”. Una cues­tión que va adqui­rien­do mayor rele­van­cia en las refle­xio­nes de Ben­saïd fue su pro­pues­ta en sus últi­mos escri­tos de resig­ni­fi­car el comu­nis­mo (“a pesar de las infa­mias come­ti­das en su nom­bre”) como eco­co­mu­nis­mo.

Des­de esa ver­sión heré­ti­ca del mar­xis­mo, en cons­tan­te mes­ti­za­je con apor­ta­cio­nes pro­ce­den­tes de una muy plu­ral gala­xia, su con­cep­ción de la revo­lu­ción tam­bién cam­bia: es aho­ra una “apues­ta” (en el sen­ti­do que reto­ma de Pas­cal), una hipó­te­sis estra­té­gi­ca y un hori­zon­te éti­co. De ahí que la polí­ti­ca deba ser enten­di­da como el “arte del con­flic­to, de la coyun­tu­ra y del con­tra­tiem­po”, como un esfuer­zo cons­tan­te por repen­sar una estra­te­gia que ha de saber jugar sobre las dis­tin­tas esfe­ras (la eco­nó­mi­ca, la social, la jurí­di­ca, la cul­tu­ral), los dife­ren­tes espa­cios (el nacio­nal-esta­tal ha que­da­do ya dema­sia­do estre­cho en el mar­co de la glo­ba­li­za­ción finan­cie­ra) y, algo en lo que insis­ti­rá más, la dis­cor­dan­cia de los tiem­pos (el eco­nó­mi­co, el eco­ló­gi­co, el mer­can­til, el elec­to­ral, el de los movi­mien­tos socia­les…).

La irrup­ción del movi­mien­to anti­glo­ba­li­za­ción a fina­les del siglo XX, el impac­to de la “gue­rra glo­bal” ini­cia­da tras el 11‑S de 2001 y, lue­go, el ascen­so de los popu­lis­mos lati­no­ame­ri­ca­nos son momen­tos suce­si­vos que nos per­mi­ten encon­trar en sus tra­ba­jos aná­li­sis crí­ti­cos de las nue­vas for­mas de explo­ta­ción, des­po­se­sión y domi­na­ción, de las meta­mor­fo­sis del mun­do del tra­ba­jo, de la cri­sis de la demo­cra­cia o de la rela­ción entre géne­ros, cues­tión esta últi­ma que no lle­ga a desa­rro­llar en pro­fun­di­dad. Unos tiem­pos en los que la influen­cia de Ben­saïd es paten­te con su pre­sen­cia en los Foros Socia­les Mun­dia­les y euro­peos y en muchos espa­cios públi­cos en los que par­ti­ci­pa como direc­tor de la revis­ta que fun­da en 2001, Con­tre­temps, de la que fue su direc­tor. Qui­zás sea en su Elo­gio de la polí­ti­ca pro­fa­na, publi­ca­do en 2007, don­de poda­mos encon­trar un mayor esfuer­zo de sín­te­sis de sus tra­ba­jos e inter­ven­cio­nes polí­ti­cas duran­te ese perio­do, en par­ti­cu­lar en sus deba­tes con otros pen­sa­do­res, como Toni Negri y John Hollo­way, por un lado, o Ernes­to Laclau y Chan­tal Mouf­fe, por otro. Si en los pri­me­ros cri­ti­ca lo que defi­ne como una “ilu­sión social” que igno­ra el papel de los Esta­dos como “pie­dra angu­lar” de las rela­cio­nes de poder, en los segun­dos encuen­tra en cam­bio una ten­den­cia a sobre­va­lo­rar la auto­no­mía de la polí­ti­ca al mar­gen de sus bases socia­les y mate­ria­les. Entre ambos esco­llos, con Grams­ci en el cen­tro de la polé­mi­ca y sin lle­gar a dar res­pues­tas aca­ba­das, Ben­saïd defien­de la nece­si­dad de seguir bus­can­do una nue­va arti­cu­la­ción entre lo social y lo polí­ti­co en torno a un con­cep­to de hege­mo­nía que impli­que la con­ver­gen­cia, sin jerar­quías, de todos aque­llos movi­mien­tos socia­les enfren­ta­dos al des­po­tis­mo del capi­tal.

Una tra­yec­to­ria inte­lec­tual y mili­tan­te que, resu­mien­do, tie­ne en la rei­vin­di­ca­ción de la actua­li­dad de la crí­ti­ca mar­xis­ta del capi­ta­lis­mo y de sus con­tra­dic­cio­nes, jun­to con la apues­ta melan­có­li­ca (títu­lo de otra de sus mejo­res obras) por un hori­zon­te alter­na­ti­vo al “tota­li­ta­ris­mo soft de mer­ca­do”, sus prin­ci­pa­les hilos con­duc­to­res.

Jai­me Pas­tor, poli­tó­lo­go y edi­tor de vien­to sur

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *