PAZ CON LEGALIDAD – farc​-ep​.net

PAZ CON LEGALIDAD

Fren­te a la paz, Duque actúa como Fran­cis­co de Pau­la San­tan­der, que no tenía cara sino care­ta. Siem­pre que habla del acuer­do de La Haba­na, lo hace empu­ñan­do bajo el pon­cho el puñal de la trai­ción. Su can­ti­le­na de paz con lega­li­dad es real­men­te una care­ta que ocul­ta su daña­da obse­sión de inva­li­dar e incum­plir defi­ni­ti­va­men­te lo acor­da­do de bue­na fe entre las FARC-EP y el Esta­do colom­biano.

Cuan­do Duque des­plie­ga su sofis­ma de paz con lega­li­dad, no se está refi­rien­do a la subor­di­na­ción debi­da del pre­si­den­te de la Repú­bli­ca a la sen­ten­cia de la Cor­te que ele­vó el acuer­do a ran­go cons­ti­tu­cio­nal; ni tam­po­co a su aca­ta­mien­to al fallo de esa Cor­te, en el sen­ti­do de que nin­guno de los tres pró­xi­mos gobier­nos pue­de alte­rar lo con­ve­ni­do por las par­tes, no. Lo que él quie­re, es demo­ler los escom­bros de lo que que­da de la JEP.

Debie­ra el pre­si­den­te hablar­le al país con más fran­que­za y sin pala­bras de enga­ño.

Paz con lega­li­dad es la ven­gan­za de la jus­ti­cia ordi­na­ria con­tra la jus­ti­cia res­tau­ra­ti­va, cimien­to de la Juris­dic­ción Espe­cial para la Paz, JEP, que hizo posi­ble lle­gar a un acuer­do para poner fin al con­flic­to arma­do. A las cas­tas oli­gár­qui­cas les moles­ta que el pro­ce­so de paz haya gene­ra­do un nue­vo dere­cho que colo­ca a algu­nos en la incer­ti­dum­bre del fin de su impu­ni­dad. El exfis­cal de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, Luis Moreno Ocam­po, cali­fi­có a la JEP como una “obra de arte”. Ella, la ori­gi­nal ‑la no desfigurada‑, fue la que abrió el camino de la espe­ran­za en Colom­bia para dejar atrás déca­das de dolor y de injus­ti­cia.

La Juris­dic­ción Espe­cial para la Paz había sido con­ce­bi­da para todos los invo­lu­cra­dos en el con­flic­to, no solo para los gue­rri­lle­ros, y tenía un sagra­rio de sana­ción de heri­das, que era el ofre­ci­mien­to de ver­dad en torno a lo acae­ci­do en el con­flic­to, y eso no les gus­tó, y no les gus­ta a los deter­mi­na­do­res, por­que están acos­tum­bra­dos a flo­tar plá­ci­da­men­te en el yacuz­zi de su impu­ni­dad y a que nadie se ente­re quién emi­tió las órde­nes des­de arri­ba. Esa es la lega­li­dad que invo­ca Duque, la mis­ma que tie­ne sus ojos nega­dos a tan­to cri­men horro­ro­so acu­mu­la­do en nues­tra his­to­ria tris­te.

Les encan­ta el dere­cho penal del enemi­go por­que solo man­da a la cár­cel a los que luchan por un nue­vo orden social, y por­que son ellos los que impar­ten, a tra­vés de sus magis­tra­dos de bol­si­llo, esa jus­ti­cia par­cia­li­za­da, que no es jus­ti­cia. En cam­bio, detes­tan a la JEP, por­que, enmar­ca­da en el esta­tu­to de Roma, no ofre­ce nin­gún res­qui­cio de esca­pe para la impu­ni­dad. Por eso fue acu­chi­lla­da y ape­drea­da por los ván­da­los que des­de hace 200 años deten­tan el poder. Esa JEP que pre­si­de con augus­ta auto­ri­dad y con algo de ilu­sión la doc­to­ra Patri­cia Lina­res, no es la que se apro­bó en La Haba­na. A esta le cer­ce­na­ron el alma y así no sir­ve para la paz.

El peor cri­men que se ha come­ti­do con­tra Colom­bia en toda su his­to­ria, es la bur­la al anhe­lo más gran­de que pal­pi­ta en el cora­zón humano, que es el de la paz. Lo para­dó­ji­co es que la Cor­te ‑que prohi­bió modi­fi­ca­cio­nes al tex­to del acuer­do- sor­pre­si­va­men­te dio luz ver­de a un puña­do de legis­la­do­res igno­ran­tes, que no saben de sen­ti­do común, para que modi­fi­ca­ran sus tér­mi­nos, sin con­tar con la opi­nión de los voce­ros de la con­tra­par­te.

Eso, exac­ta­men­te es lo que aho­ra inten­ta Iván Duque para rema­tar la obra de la des­truc­ción de la paz, solo para sal­var a su men­tor innom­bra­ble y para inten­tar escon­der la ver­dad pura y lim­pia en lo más oscu­ro del eclip­se que hoy vive Colom­bia.

Una paz con lega­li­dad debie­ra ocu­par­se, por ejem­plo, de la bar­ba­ri­dad de aquel pre­si­den­te de la Repú­bli­ca y su minis­tro de defen­sa, Cami­lo Ospi­na, que fir­mó la Direc­ti­va 029 des­en­ca­de­nan­te de los fal­sos posi­ti­vos. Ellos son los máxi­mos res­pon­sa­bles del ase­si­na­to de miles de jóve­nes ino­cen­tes, pre­sen­ta­dos ante los medios como gue­rri­lle­ros muer­tos en com­ba­te. Álva­ro Uri­be Vélez, deter­mi­na­dor de esos crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, debie­ra ser el pri­me­ro en com­pa­re­cer ante los estra­dos judi­cia­les a ofre­cer su ver­dad. Tal vez eso ani­ma­ría al gene­ral Mon­to­ya a no guar­dar silen­cio.

Defi­ni­ti­va­men­te, simu­lar con arti­fi­cios ver­ba­les que se está con la paz, no es astu­cia ni agu­de­za; es patra­ña des­pre­cia­ble. Lo hace solo el que ya está car­co­mi­do por den­tro por el can­gro de la mal­dad. Con los más caros sen­ti­mien­tos de un pue­blo, no se jue­ga.

Ha trans­cu­rri­do más de un año lue­go de la con­sul­ta anti­co­rrup­ción, y Duque ha habla­do y habla­do, y solo aho­ra se le ocu­rre que hay que crear un gru­po de bús­que­da de corrup­tos, pero con esos ladro­nes se cru­za todos los días en los pasi­llos del Esta­do. Hace cer­ca de tres años se apro­bó la crea­ción de la Uni­dad Espe­cial de lucha con­tra el para­mi­li­ta­ris­mo, pero el Esta­do la sabo­teó, y hoy los líde­res socia­les y los excom­ba­tien­tes siguen sien­do diez­ma­dos impu­ne­men­te en todo el terri­to­rio nacio­nal. Iván Duque y sus minis­tros Tru­ji­llo y Blum, que con hipo­cre­sía hablan de paz con el cora­zón en la mano, piden la extra­di­ción de los voce­ros de paz del ELN que aún se encuen­tran en la Haba­na, pero pare­cen olvi­dar que el gobierno de Colom­bia fue quien incum­plió los pro­to­co­los de regre­so.

Defi­ni­ti­va­men­te, Colom­bia está patas arri­ba y ten­dre­mos que ende­re­zar­la. Lo pri­me­ro es que no nece­si­ta­mos man­da­ta­rios men­ti­ro­sos y par­lan­chi­nes alti­so­nan­tes, sino hom­bres y muje­res hones­tos, jus­tos; per­so­nas hon­ra­das y vir­tuo­sas que se com­pro­me­tan, median­te un Gran Acuer­do Polí­ti­co Nacio­nal, a tra­ba­jar por el bien­es­tar de todos los colom­bia­nos, por la paz com­ple­ta, y no solo por los intere­ses eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos de un puña­do de empre­sa­rios egoís­tas.

Nece­si­ta­mos una nue­va lega­li­dad, un nue­vo orden social.

FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia

Febre­ro 14 de 2020

Sour­ce link

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *