Méxi­co. Los mucha­chos que derro­ta­ron al neo­li­be­ra­lis­mo

*Juan de Dios Her­nán­dez Monge/​Resu­men Latinoamericano/​3 de mar­zo de 2020

A 2 déca­das de la his­tó­ri­ca huel­ga estu­dian­til del CGH, el balan­ce es posi­ti­vo. Aún con incum­pli­mien­tos de las auto­ri­da­des, trai­cio­nes, repre­sio­nes y retro­ce­sos, la lucha valió la pena. Hoy la UNAM man­tie­ne abier­tas su puer­tas para ofre­cer edu­ca­ción públi­ca y gra­tui­ta gra­cias a la lucha de 1999 – 2000

Hace 21 años pare­cía que el neo­li­be­ra­lis­mo cam­pea­ría en la Unier­si­dad Nacio­nal Autó­no­ma de Méxi­co (UNAM). La pri­va­ti­za­ción de la edu­ca­ción públi­ca pare­cía inmi­nen­te. El “plan Bar­nés” (17 de diciem­bre 1998) repre­sen­ta­ba el ini­cio de ese pro­ce­so. La refor­ma al Regla­men­to Gene­ral de Pagos (RGP) del 15 de mar­zo de 1999, para incre­men­tar el pago de la cuo­ta semes­tral de 20 cen­ta­vos a 15 sala­rios míni­mos para bachi­lle­ra­to y 20 para licen­cia­tu­ra, fue el aci­ca­te que levan­tó a una gene­ra­ción de estu­dian­tes de la UNAM.

En 1999 la lla­ma­da comu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria esta­ba inhi­bi­da. Tan­to, que pare­cía pos­tra­da. A esta gene­ra­ción de estu­dian­tes la lla­ma­ban des­pec­ti­va­men­te la “gene­ra­ción X”; otros, la “gene­ra­ción per­di­da”. Sin embar­go, y con todo en con­tra, des­de el momen­to que se cono­ció la inten­ción de aumen­tar las cuo­tas ini­ció el pro­ce­so orga­ni­za­ti­vo de estu­dian­tes más sig­ni­fi­ca­ti­vo des­de 1968. El movi­mien­to estu­dian­til pron­to alcan­zó un pri­mer con­sen­so: inte­grar la Asam­blea Estu­dian­til Uni­ver­si­ta­ria (AEU), con una estruc­tu­ra hori­zon­tal y rota­ti­va, que pron­to tuvo repre­sen­ta­ción de prác­ti­ca­men­te todas las Escue­las, Cole­gios, Cen­tros, Facul­ta­des e Ins­ti­tu­tos de la UNAM; des­de las escue­las desa­rro­lla­ron una gran capa­ci­dad de movi­li­za­ción; fren­te a la opi­nión públi­ca adqui­rie­ron una legi­ti­mi­dad incues­tio­na­ble; hubo una par­ti­ci­pa­ción masi­va, cien­tos de miles mar­chan­do en las calles des­de antes de que la AEU tras­cen­die­ra en el Con­se­jo Gene­ral de Huel­ga (CGH) el 20 de abril de 1999. Estos mucha­chos resul­ta­ron ser lo mejor de la juven­tud mexi­ca­na, enten­die­ron con luci­dez su momen­to his­tó­ri­co y con su entre­ga, gene­ro­si­dad y com­pro­mi­so, han escri­to una de las pági­nas más her­mo­sas de la his­to­ria nacio­nal.

No se tra­ta­ba de dine­ro. El CGH defen­dió la gra­tui­dad de la edu­ca­ción como prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal, tra­du­ci­do en la frac­ción IV del Artícu­lo Ter­ce­ro como: “Toda la edu­ca­ción que el Esta­do impar­ta será gra­tui­ta”. Por eso no fun­cio­nó el chan­ta­je de decir­les: todos los estu­dian­tes ya ins­cri­tos no paga­rán cuo­tas. Los mucha­chos dije­ron al uní­sono: Atrás vie­ne mi her­mano, mi pri­mo y des­pués ven­drán mis hijos. Tam­po­co les fun­cio­nó a los buró­cra­tas el haber reba­ja­do a la mitad las cuo­tas, inclu­so el hacer­las volun­ta­rias. Por eso la lucha del CGH fue una lucha prin­ci­pis­ta, defen­die­ron el prin­ci­pio de gra­tui­dad de la edu­ca­ción; sabían bien que la pri­va­ti­za­ción de la edu­ca­ción públi­ca en Méxi­co era un desig­nio de la Orga­ni­za­ción para la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE), del Ban­co Mun­dial (BM) y del Fon­do Mone­ta­rios Iter­na­cio­nal (FMI), entes del impe­rio que con­si­de­ran la gra­tui­dad de la edu­ca­ción como una ano­ma­lía en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, más noto­rio en el neo­li­be­ra­lis­mo de fina­les del siglo XX.

El CGH luchó por cons­truir futu­ro y triun­fó. Des­de el acia­go 6 de febre­ro de 2000 al día de hoy han pasa­do por sus aulas y labo­ra­to­rios varios millo­nes de com­pa­ñe­ros uni­ver­si­ta­rios que abre­van, aún sin saber­lo, de ese triun­fo his­tó­ri­co del CGH.

En la his­to­ria de la lucha social ni el triun­fo ni la derro­ta son defi­ni­ti­vos, hay movi­mien­tos apa­ren­te­men­te triun­fan­tes, que en reali­dad han sido derro­ta­dos. Hay otros apa­ren­te­men­te derro­ta­dos que resul­tan triun­fan­tes. Tra­ta­ré de expli­car­me.

La huel­ga del Comi­té Estu­dian­til Uni­ver­si­ta­rio (CEU), de 1986 con­tra el “plan Car­pi­zo”, tam­bién por el inten­to de aumen­tar las cuo­tas en la UNAM, resul­tó apa­ren­te­men­te triun­fan­te por­que logró parar el aumen­to de cuo­tas, pero no pudo lograr la abro­ga­ción del Regla­men­to Gene­ral de Pagos. Lo más impor­tan­te es que el CEU ganó, ade­más, la posi­bi­li­dad de refun­dar la UNAM, para lo cual habría de rea­li­zar­se un Con­gre­so Gene­ral Uni­ver­si­ta­rio (CGU), reso­lu­ti­vo, demo­crá­ti­co y repre­sen­ta­ti­vo. Sin embar­go, al dife­rir­se su rea­li­za­ción has­ta 1990, la buro­cra­cia ope­ró y dise­ño un Con­gre­so “a modo”, que garan­ti­zó la derro­ta del CEU en él. Per­mí­tan­me resal­tar sola­men­te tres pun­tos. Uno, la COCU (Comi­sión Orga­ni­za­do­ra del Con­gre­so Uni­ver­si­ta­rio) hizo par­te del CGU al Con­se­jo Uni­ver­si­ta­rio en pleno: como dele­ga­dos ex ofi­cio, fue­ron más del 40 por cien­to de los dele­ga­dos al Con­gre­so. Dos, la COCU esta­ble­ció que para que hubie­ra acuer­do se reque­ri­ría el 75 por cien­to de los votos. Tres, hubo una sobre­rre­pre­sen­ta­ción de la buro­cra­cia uni­ver­si­ta­ria y una subrre­pre­sen­ta­ción de la comu­ni­dad aca­dé­mi­ca, es decir, de estu­dian­tes y pro­fe­so­res, lo que garan­ti­zó que no hubie­ra acuer­dos por no alcan­zar tres cuar­tas par­tes de los votos. Vale la pena seña­lar que hubo en el Con­gre­so sólo un acuer­do que alcan­zó más del 80 por cien­to de los votos: la des­apa­ri­ción del Tri­bu­nal Uni­ver­si­ta­rio, por con­si­de­rar­lo un tri­bu­nal espe­cial prohi­bi­do en la Cons­ti­tu­ción mexi­ca­na. Éste úni­co acuer­do del Con­gre­so Uni­ver­si­ta­rio de 1990 nun­ca ha sido cum­pli­do, hoy con­ti­núa fun­cio­nan­do como ins­tru­men­to de repre­sión, de cor­te inqui­si­to­rial, en con­tra de los estu­dian­tes y pro­fe­so­res.

En cam­bio, la huel­ga del CGH no obs­tan­te que fue rota vio­len­ta­men­te por el Ejér­ci­to dis­fra­za­do de poli­cía, el gol­pe de mano fas­cis­ta fue pre­pa­ra­do por Juan Ramon de la Fuen­te, en las cloa­cas del gobierno fede­ral a don­de per­te­ne­ce. El rom­pi­mien­to ocu­rrió en dos eta­pas, la pri­me­ra el 1 de febre­ro de 2000 en el plan­tel 3 de la Escue­la Nacio­nal Pre­pa­ra­to­ria. El segun­do gol­pe fue aún más bru­tal, ocu­rrió el 6 de febre­ro siguien­te, en el Audi­to­rio Che Gue­va­ra, duran­te la ple­na­ria del CGH. Así el porro per­fu­ma­do, cum­plien­do los desig­nios impe­ria­les, estre­nó con­tra los mucha­chos a la Poli­cía Fede­ral Pre­ven­ti­va (PFP). Suma­ron 998 pre­sos. Así vis­to el hecho ais­la­do pare­ce­ría que el CGH fue derro­ta­do; sin embar­go, al ana­li­zar el con­tex­to, pode­mos obser­var que el carác­ter emi­nen­te­men­te pací­fi­co del movi­mien­to, la legi­ti­mi­dad que resul­ta de defen­der los prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les y de defen­der la auto­no­mía uni­ver­si­ta­ria, que esta­ban sien­do vul­ne­ra­dos por el rec­tor y por el Esta­do, hizo total­men­te injus­ti­fi­ca­do el gol­pe de mano repre­si­vo.

El rom­pi­mien­to de la huel­ga del CGH no sig­ni­fi­có su derro­ta, pero el impac­to fue bru­tal. Ade­más de los pre­sos del 1 y 6 de febre­ro, publi­ca­ron en la pren­sa una lis­ta de casi 500 órde­nes de aprehen­sión en con­tra de estu­dian­tes, pro­fe­so­res y padres de fami­lia. La ocu­pa­ción mili­tar de todas las ins­ta­la­cio­nes de la UNAM nos obli­gó lle­var a la clan­des­ti­ni­dad el movi­mien­to. Los ope­ra­ti­vos de la poli­cía para eje­cu­tar las deten­cio­nes, crea­ron un cli­ma de terror en la ciu­dad y el movi­mien­to se vol­có por la liber­tad de los pre­sos polí­ti­cos.

Aún y cuan­do el 10 de diciem­bre de 1999, en el Pala­cio de Mine­ría, se fir­ma­ron los acuer­dos sobre las deman­das de los mucha­chos, una de las cua­les era la rea­li­za­ción de un nue­vo Con­gre­so Gene­ral Uni­ver­si­ta­rio, reso­lu­ti­vo, repre­sen­ta­ti­vo y demo­crá­ti­co, sin embar­go al haber que­da­do su rea­li­za­ción a la dis­cre­cio­na­li­dad de la buro­cra­cia adop­ta­ron una moda­li­dad o simu­la­ción a la que lla­ma­ron “Con­gre­so por eta­pas”. Con ese pro­ce­der, frus­tra­ron la posi­bi­li­dad real de refun­dar nues­tra Uni­ver­si­dad; sig­ni­fi­có que se impu­so la fuer­za del Esta­do por enci­ma de la fuer­za de la razón. Sin embar­go la jus­te­za de sus plan­tea­mien­tos, la ampli­tud del movi­mien­to y el hecho de que los mucha­chos esta­ban defen­dien­do el patri­mo­nio más pre­cia­do de la socie­dad mexi­ca­na, con­vir­tie­ron al CGH en el pri­mer movi­mien­to social triun­fan­te fren­te al neo­li­be­ra­lis­mo en Méxi­co, en las pos­tri­me­rías del siglo XX. Aún cuan­do el triun­fo es par­cial, el plan Bar­nés fue dete­ni­do. Los seis pun­tos del Plie­go Peti­to­rio (replan­tea­do) que habían sido acep­ta­dos por Rec­to­ría fue­ron incum­pli­dos. De la Fuen­te trai­cio­nó su pala­bra empe­ña­da en los acuer­dos del 10 de diciem­bre en el Pala­cio de Mine­ría, uno de los acuer­dos refie­re pre­ci­sa­men­te que: la úni­ca vía de solu­ción de la huel­ga del CGH tenía que ser pací­fi­ca y dada por los uni­ver­si­ta­rios; en lugar de eso el porro per­fu­ma­do metió a la cár­cel a sus legí­ti­mos inter­lo­cu­to­res a los que había reco­no­ci­do públi­ca­men­te.

De la Fuen­te siem­pre negó haber soli­ci­ta­do la inter­ven­ción de la fuer­za públi­ca, sin embar­go, no fue capaz de pro­tes­tar siquie­ra por la fla­gran­te vio­la­ción de la auto­no­mía uni­ver­si­ta­ria. La úni­ca voz que se levan­tó para pro­tes­tar por la incur­sión mili­tar en la UNAM fue la de don Pablo Gon­zá­lez Casa­no­va, quien dig­na­men­te renun­ció a la direc­ción del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­cio­nes Socia­les.

Juan Ramon de la Fuen­te fue ungi­do rec­tor de la UNAM el 17 de noviem­bre de 1999, saca­do del gabi­ne­te pre­si­den­cial, des­de un ini­cio actúo en for­ma hipó­cri­ta, ya que apa­ren­ta­ba volun­tad de diá­lo­go, pero al mis­mo tiem­po man­da­ba gol­pea­do­res para agre­dir a los com­pa­ñe­ros que hacían guar­dias en las escue­las; ini­ció una cam­pa­ña de medios, paga­da, para tra­tar de des­pres­ti­giar al CGH; tejió una red de alian­zas, se alió con los “mode­ra­dos” del PRD y con los sec­to­res más reac­cio­na­rios den­tro y fue­ra de la uni­ver­si­dad; alen­tó a las lla­ma­das “muje­res de blan­co”; con­vo­có a los inves­ti­ga­do­res y a los “pro­fe­so­res emé­ri­tos”, para dise­ñar un “plan ins­ti­tu­cio­nal” que le die­ra cober­tu­ra a la sali­da vio­len­ta que se pre­pa­ra­ba; la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de la Repú­bli­ca (PGR) giró cien­tos de cita­to­rios; inclu­si­ve Rec­to­ría orde­nó la reten­ción ile­gal de sala­rios a pro­fe­so­res que fue­ran par­te del movi­mien­to. Toda una esca­la­da al tiem­po que con­vo­ca­ba al diá­lo­go públi­co con el CGH, para lo cual el día 18 de noviem­bre nom­bró una “Comi­sión de Encuen­tro” que esta­ble­ció con­tac­to con el CGH el 22 de noviem­bre y el 29 en el Pala­cio de Mine­ría ini­ció el Diá­lo­go Públi­co entre los repre­sen­tan­tes del rec­tor y los 120 repre­sen­tan­tes del CGH. El 10 de diciem­bre se fir­ma­ron los úni­cos acuer­dos.

El 4 de febre­ro de 2000, en el “pala­cio de la inqui­si­ción” (anti­gua escue­la de medi­ci­na) se reu­nió con el CGH, por últi­ma vez, el porro per­fu­ma­do impues­to por el gobierno fede­ral como rec­tor duran­te la gran huel­ga estu­dian­til, Juan Ramón de la Fuen­te (hoy en día emba­ja­dor de Méxi­co ante la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das). Se tra­ta­ba de hacer creer a la opi­nión públi­ca que por la “intran­si­gen­cia del CGH” la úni­ca opción era la repre­si­va: rom­per la huel­ga en toda la UNAM igual que en “pre­pa 3”. La deci­sión esta­ba toma­da, el gol­pe de mano fas­cis­ta se pre­pa­ra­ba con pre­mu­ra.

Los 251 dete­ni­dos el día 1 (en la Pre­pa­ra­to­ria) eran pre­sen­ta­dos como rehe­nes del Esta­do, como mone­das de cam­bio.

El 4 de febre­ro, De la Fuen­te con­vo­có al CGH, pero aho­ra úni­ca­men­te a tra­vés de una peque­ña comi­sión de 10 dele­ga­dos y “cua­tro de apo­yo”. Como telón de fon­do está el hecho de que des­de el 10 de diciem­bre, cuan­do se habían alcan­za­do los pri­me­ros y úni­cos acuer­dos en el Pala­cio de Mine­ría, don­de ya habían acep­ta­do el plie­go peti­to­rio y al CGH como úni­co inter­lo­cu­tor váli­do, inclu­yen­do la rea­li­za­ción de un Con­gre­so Gene­ral Uni­ver­si­ta­rio, con carác­ter reso­lu­ti­vo. Sin embar­go, por un error tác­ti­co (1 mil sillas) y una pro­vo­ca­ción (al día siguien­te de la fir­ma, ape­drea­ron y rom­pie­ron los vidrios de la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos), la Rec­to­ría se levan­tó de la mesa y no había regre­sa­do al diá­lo­go con el CGH, has­ta este día.

Antes de que entra­ra la comi­sión, afue­ra de la anti­gua Escue­la de Medi­ci­na, se pro­pu­so que pudié­ra­mos acom­pa­ñar a la comi­sión los dos ase­so­res del CGH que está­ba­mos pre­sen­tes. Así el doc­tor Luis Javier Garri­do Pla­tas y el que esto escri­be entra­mos a la reu­nión. En una mesa lar­ga ya se encon­tra­ban: Juan Ramón de la Fuen­te; a su dere­cha, el tene­bro­so Luis de la Barre­da, ombuds­man del enton­ces Dis­tri­to Fede­ral; José Luis Sobe­ra­nes, pre­si­den­te de la Comi­sión Nacio­nal de los Dere­chos Huma­nos (CNDH); el inefa­ble José Narro (ope­ra­dor); Fede­ri­co Reyes Hero­les (opi­nó­cra­ta); Fer­nan­do Serrano Miga­llón, que era el abo­ga­do gene­ral de la UNAM, entre otros.

Aho­ra, en una posi­ción de fuer­za, des­pués del ple­bis­ci­to cuyos resul­ta­dos fue­ron mediá­ti­ca­men­te ter­gi­ver­sa­dos para hacer creer que una “mayo­ría” del 38 por cien­to repre­sen­ta­ba en reali­dad al 85 por cien­to de la “comu­ni­dad uni­ver­si­ta­ria”, cíni­ca­men­te dijo el rec­tor al CGH: Levan­ten la huel­ga y libe­ro a los estu­dian­tes pre­sos. Cual­quier otra cosa sig­ni­fi­ca­ba que, otra vez, usa­rían a la fuer­za públi­ca para rom­per la huel­ga del CGH con un gol­pe de mano, de cor­te fas­cis­ta.

De inme­dia­to De la Fuen­te plan­teó el ulti­má­tum a los mucha­chos, les ofre­ció libe­rar a los pre­sos polí­ti­cos, a cam­bio de que, en ese momen­to, levan­ta­ran la huel­ga. Era evi­den­te que la comi­sión de los 10 no tenía facul­tad para levan­tar la huel­ga. Sin embar­go, en un esfuer­zo deses­pe­ra­do, a pro­pues­ta de los ase­so­res, con­si­de­ran­do que los Ins­ti­tu­tos, el Esta­dio Olím­pi­co y la zona cul­tu­ral no fue­ron cerra­dos por el CGH (los cerró Bar­nes), se pro­pu­so que como mues­tra de bue­na fe y de la volun­tad del CGH para levan­tar la huel­ga, en ese momen­to se entre­ga­rían esas ins­ta­la­cio­nes. Duran­te la reu­nión, des­pués de cada pro­pues­ta, Narro toma­ba el telé­fono, se salía y al regre­so se acer­ca­ba a De la Fuen­te; algo le decía al oído, se reti­ra­ba y de la Fuen­te decía: No, ¡tie­nen que levan­tar la huel­ga!

Cuan­do se hizo la pro­pues­ta de entre­gar los espa­cios cerra­dos por Bar­nés, de ini­cio el rec­tor reco­no­ció su via­bi­li­dad y acep­tó que se for­ma­ra una comi­sión redac­to­ra de la pro­pues­ta, en ese momen­to sur­gió una tenue luz que ilu­mi­nó la mesa. Sin embar­go muy pron­to fui­mos lla­ma­dos, de urgen­cia, a la mesa. El rec­tor, de pie, anun­ció que se reti­ra­ba por­que una mani­fes­ta­ción enor­me mar­cha­ba al “pala­cio de la inqui­si­ción” y no iba a tole­rar pre­sio­nes. Para qui­tar el pre­tex­to ofre­ci­mos que la mar­cha regre­sa­ría al zóca­lo (que era su des­tino ori­gi­nal). Así cuan­do lle­gó la avan­za­da, venía el Cen­tro Libre de expe­ri­men­ta­ción Tea­tral y Artís­ti­ca (CLETA) al fren­te con su camión, con soni­do. La Comi­sión de los 10 y Luis Javier Garri­do me pidie­ron subir al tol­do del camión. Des­de ahí tra­té de hacer­me oír, pero el baru­llo era enor­me y no se escu­cha­ba nada. Enton­ces me arro­di­llé y a gri­tos pude hacer que se corrie­ra la voz de SILENCIO, fue como mági­co, se fue hacien­do el silen­cio. Con­for­me les expli­ca­ba que tenían que dar media vuel­ta y regre­sar, tra­té de trans­mi­tir el sen­ti­do de urgen­cia, la gra­ve­dad y fra­gi­li­dad del momen­to. Creo que lo logré. La mar­cha regre­só al Zóca­lo y se reins­ta­ló la mesa.

Sin embar­go cuan­do regre­sa­mos a la mesa, de inme­dia­to el rec­tor seña­ló que no había otra alter­na­ti­va para el CGH. Lo úni­co que acep­ta­ría era que se levan­ta­ra la huel­ga en ese momen­to. La Comi­sión de los 10 insis­tía en que esa deci­sión tenía que ser toma­da por la ple­na­ria del CGH, mis­ma que sería con­vo­ca­da de inme­dia­to. No obs­tan­te, el rec­tor se levan­tó de la mesa y se reti­ró. Minu­tos antes nos avi­sa­ron que la CNDH había publi­ca­do un Comu­ni­ca­do anun­cian­do el rom­pi­mien­to de las plá­ti­cas “por la intran­si­gen­cia del CGH”. Si algu­na duda que­da­ba, así que­dó de mani­fies­to el papel de cori­feos y com­par­sas, sim­ple­men­te para legi­ti­mar el gol­pe de mano fas­cis­ta. Cuan­do sali­mos del “pala­cio de la inqui­si­ción”, a la una de la maña­na del 5 de febre­ro, la suer­te esta­ba echa­da, el CGH sería repri­mi­do.

Los pre­sos del 1 de febre­ro fue­ron con­sig­na­dos ante los Juz­ga­dos Segun­do y Sex­to de Dis­tri­to en Mate­ria Penal. El Minis­te­rio Públi­co los acu­só de los siguien­tes deli­tos: 1) Terro­ris­mo; 2) Sabo­ta­je; 3) Motín; 4) Aso­cia­ción Delic­tuo­sa; 5) Lesio­nes; 6) Robo cali­fi­ca­do; 7) Daño en Pro­pie­dad Aje­na; y 8) Des­po­jo agra­va­do. Por si fue­ra poco, ade­más les fin­ca­ron la cali­fi­ca­ti­va de “Peli­gro­si­dad Social”, que si bien no es un deli­to sí fue sufi­cien­te para evi­tar la liber­tad bajo fian­za de los mucha­chos. De inme­dia­to ambos jue­ces des­es­ti­ma­ron por datos insu­fi­cien­tes las acu­sa­cio­nes de terro­ris­mo y sabo­ta­je; sin embar­go el Juez Segun­do ini­ció la cau­sa penal 8/​2000 por los deli­tos de: motín, aso­cia­ción delic­tuo­sa, lesio­nes, robo cali­fi­ca­do, daño en pro­pie­dad aje­na y des­po­jo; el Juez Sex­to abrió la cau­sa penal 7/​2000, úni­ca­men­te por los deli­tos de motín y des­po­jo, sien­do sobre­seí­da la cau­sa penal por el deli­to de des­po­jo, lo que per­mi­tió la liber­tad bajo fian­za de los mucha­chos. Fue tan exce­si­va la acu­sa­ción que el pro­pio pro­cu­ra­dor gene­ral tuvo que salir a decla­rar que se había tra­ta­do de un exce­so y aun­que los jue­ces ya lo habían hecho, orde­nó el sobre­sei­mien­to de terro­ris­mo y de sabo­ta­je; ade­más la UNAM se desis­tió par­cial­men­te del deli­to de daño en pro­pie­dad aje­na, dejan­do a seis mucha­chos la acu­sa­ción de ese deli­to.

Al ama­ne­cer del 6 de febre­ro se ini­ció una de las más gra­ves vio­la­cio­nes a la auto­no­mía uni­ver­si­ta­ria y a las garan­tías indi­vi­dua­les en Méxi­co, que fue­ron sus­pen­di­das de fac­to, un juez de con­sig­na, recién nom­bra­do expro­fe­so, simu­ló haber leí­do y estu­dia­do 10 mil hojas tama­ño ofi­cio, en unas cuan­tas horas, para jus­ti­fi­car el libra­mien­to de algu­nas órde­nes de aprehen­sión, dic­ta­das tam­bién por el Juez Segun­do de Dis­tri­to, en la cau­sa penal 202000, por el deli­to de des­po­jo agra­va­do, denun­cia­do por Igna­cio Bur­goa, Raúl Carran­ca y Othón Pérez, que a su vez sir­vie­ron de pre­tex­to para eje­cu­tar una reda­da ile­gal en el Audi­to­rio Che Gue­va­ra, don­de esta­ba reu­ni­da la ple­na­ria del CGH, el resul­ta­do fue de otros 747 pre­sos polí­ti­cos. En esta cau­sa penal la defen­sa soli­ci­tó y obtu­vo el sobre­sei­mien­to del deli­to de des­po­jo.

Lle­gó el momen­to en que téc­ni­ca­men­te los mucha­chos alcan­za­ban el dere­cho a la liber­tad bajo fian­za. Sin embar­go, el Minis­te­rio Públi­co seguía sos­te­nien­do la cali­fi­ca­ti­va de “peli­gro­si­dad social”, medi­da uni­la­te­ral pero ava­la­da por los jue­ces que impe­día su libe­ra­ción. Por ello la defen­sa argu­men­tó que el Minis­te­rio Públi­co Fede­ral había omi­ti­do ofre­cer prue­bas para acre­di­tar­la, por ello había incu­rri­do en incom­pro­ba­ción de la cali­fi­ca­ti­va. Cuan­do el juez acep­tó reti­rar la cali­fi­ca­ti­va de peli­gro­si­dad social se abrie­ron las puer­tas de la cár­cel para todos los dete­ni­dos, excep­to para cin­co, a quie­nes les fue reti­ra­da pos­te­rior­men­te y obtu­vie­ron tam­bién su liber­tad el 7 de junio de 2000.

Des­pués de este apre­ta­do balan­ce, sin dejar de reco­no­cer que el cos­to social de la gran huel­ga del CGH fue enor­me; nos cos­tó la vida de dos estu­dian­tes del Cole­gio de Cien­cias y Huma­ni­da­des (CCH), uno del plan­tel Nau­cal­pan, atro­pe­lla­do antes de la huel­ga y el ase­si­na­to de Ale­jan­dra Tri­gue­ros Luz, del plan­tel Orien­te, ocu­rri­do el día de la pri­me­ra mani­fes­ta­ción del CGH.

Cerran­do la uni­ver­si­dad por 10 meses, en huel­ga, hoy man­tie­ne abier­tas sus puer­tas para sus her­ma­nos; y a 20 años de dis­tan­cia, son los hijos del CGH los que hoy dis­fru­tan la edu­ca­ción públi­ca y gra­tui­ta por la que lucha­mos hace 2 déca­das. A fuer­za de gol­pes nos hicie­ron fuer­tes; con las pro­vo­ca­cio­nes y la cár­cel por defen­der la edu­ca­ción públi­ca y gra­tui­ta, esta gene­ra­ción se res­ca­tó a sí mis­ma, escri­bien­do una de las pági­nas más her­mo­sas de la his­to­ria nacio­nal. ¿Valió la pena la huel­ga y la luca del CGH? ¡Sí, valió la pena y lo vol­ve­ría a hacer!

* Juris­ta inte­gran­te del Colec­ti­vo de Abo­ga­dos Zapa­tis­tas y de la Liga de Abo­ga­dos 1 de Diciem­bre; cate­drá­ti­co de his­to­ria y de dere­cho en la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Autó­no­ma de Méxi­co

Fuen­te: Con­tra­Lí­nea

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *