La tra­ma detrás de la lis­ta de 12.000 nazis argen­ti­nos encon­tra­da por casua­li­dad

Ser­gio Pin­ta­do /​Resu­men Lati­noa­me­ri­cano /​4 de mar­zo de 2020

La lis­ta con 12.000 nom­bres de per­so­nas y empre­sas que apo­ya­ban a Adolf Hitler des­de Argen­ti­na rati­fi­ca la mag­ni­tud de la orga­ni­za­ción que el nazis­mo tenía en el país sud­ame­ri­cano. Ade­más, refuer­za la inves­ti­ga­ción sobre la trian­gu­la­ción finan­cie­ra que vin­cu­la­ba a Hitler con Bue­nos Aires y un ban­co sui­zo.

El hallaz­go de una lis­ta con 12.000 per­so­nas que des­de Argen­ti­na apo­ya­ban las acti­vi­da­des del nazis­mo abre nue­vas posi­bi­li­da­des para la inves­ti­ga­ción del apo­yo que el régi­men de Adolf Hitler tenía en el país sud­ame­ri­cano, dijo a Sput­nik Ariel Gel­blung, direc­tor del Cen­tro Simon Wie­sent­hal Lati­noa­mé­ri­ca.

El repre­sen­tan­te de la orga­ni­za­ción no guber­na­men­tal des­ta­có el valor del docu­men­to encon­tra­do de for­ma for­tui­ta por el inves­ti­ga­dor argen­tino Pedro Fili­puz­zi en un edi­fi­cio públi­co en el que anti­gua­men­te fun­cio­na­ba el Ban­co Ger­má­ni­co de Amé­ri­ca del Sur, una ins­ti­tu­ción finan­cie­ra ale­ma­na que ope­ra­ba en Argen­ti­na. En la actua­li­dad, sus sedes son ocu­pa­das por ofi­ci­nas admi­nis­tra­ti­vas del Minis­te­rio del Inte­rior argen­tino y sucur­sa­les del ofi­cial Ban­co Nación.

Tras hacer­se de la docu­men­ta­ción, Fili­puz­zi deci­dió entre­gar­la al Cen­tro Simón Wie­sent­hal en Argen­ti­na. Los inte­gran­tes de la orga­ni­za­ción dedi­ca­da a com­ba­tir el anti­se­mi­tis­mo com­pro­ba­ron que se corres­pon­día con el rele­va­mien­to hecho en 1941 por la Comi­sión de Inves­ti­ga­ción de Acti­vi­da­des Anti­ar­gen­ti­nas, una comi­sión par­la­men­ta­ria para inves­ti­gar las pre­sun­tas ope­ra­cio­nes nazis en terri­to­rio argen­tino.

Gel­blung recor­dó que la comi­sión había alla­na­do la sede de la Unión Ale­ma­na de Gre­mios, una ins­ti­tu­ción que fun­cio­na­ba en Bue­nos Aires des­de 1939 y se pre­sen­ta­ba como una filial argen­ti­na del Fren­te Ale­mán del Tra­ba­jo, la orga­ni­za­ción sin­di­cal nazi de Ale­ma­nia. Duran­te el alla­na­mien­to, la comi­sión obtu­vo de los esta­tu­tos una lis­ta de per­so­nas afi­lia­das o rela­cio­na­das, con las que final­men­te ela­bo­ró la lis­ta que se difun­de aho­ra.

La des­apa­ri­ción de la lis­ta de las 12.000 per­so­nas ocu­rrió en 1943 cuan­do un gol­pe de Esta­do mili­tar en Argen­ti­na —cono­ci­do como ‘la Revo­lu­ción del 43’— deci­die­ra alla­nar el Con­gre­so y, entre otras cosas, des­truir las copias del lis­ta­do. El hallaz­go de Fili­puz­zi demos­tró que no todas las copias habían sido des­trui­das, como se creía.

Gel­blung indi­có que en la lis­ta apa­re­cen los nom­bres de muchos inte­gran­tes de la impor­tan­te colec­ti­vi­dad ale­ma­na que exis­tía en la Argen­ti­na de la épo­ca. Varios, sos­tu­vo, «tenían mucha lle­ga­da en dis­tin­tos círcu­los de poder, sobre todo entre 1930 y 1938 y de 1943 en ade­lan­te». Tam­bién apa­re­cen empre­sas como los ban­cos ale­ma­nes que ope­ra­ban en Argen­ti­na o el con­glo­me­ra­do empre­sa­rial IG Far­ben, cono­ci­do por ser el res­pon­sa­ble de pro­veer el gas Zyklon‑B, uti­li­za­do para la eje­cu­ción de judíos y otras víc­ti­mas del nazis­mo.

Parte de la lista con 12.000 simpatizantes del nazismo en Argentina encontrada en la actualidad

© FOTO : CENTRO SIMÓN WIE­SENT­HAL­Par­te de la lis­ta con 12.000 sim­pa­ti­zan­tes del nazis­mo en Argen­ti­na encon­tra­da en la actua­li­dad

Cómo se finan­cia­ba al nazis­mo des­de Argen­ti­na

El direc­tor del Cen­tro Simón Wie­sent­hal Lati­noa­mé­ri­ca acla­ró que «no todos los 12.000 que figu­ran en la lis­ta envia­ron dine­ro a Sui­za», aun­que «todos los que envia­ron dine­ro están inclui­dos en la lis­ta».

En efec­to, la apa­ri­ción del regis­tro pue­de refor­zar un recla­mo que la orga­ni­za­ción man­tie­ne des­de 1997, cuan­do comen­zó a recla­mar la inves­ti­ga­ción del ori­gen de fon­dos del ban­co sui­zo Cre­dit Suis­se, data­dos de su ante­ce­sor Sch­wei­ze­ris­che Kre­di­tans­talt, y que según la orga­ni­za­ción reci­bía fon­dos pro­ve­nien­tes de nazis argen­ti­nos y de fon­dos expro­pia­dos a los judíos en Ale­ma­nia.

«Dada la for­ma en que se plan­tea­ba la polí­ti­ca y la eco­no­mía inter­na­cio­nal, Hitler no podía hacer­se de dóla­res. Por eso envia­ba dine­ro a Argen­ti­na, don­de se con­ver­tía en dóla­res e iban de nue­vo hacia Ale­ma­nia», expli­có Gel­blung. Sui­za era el inter­me­dia­rio para esa trian­gu­la­ción.

Fina­li­za­da la gue­rra, las cuen­tas del Sch­wei­ze­ris­che Kre­di­tans­talt fue­ron inter­dic­tas por los Alia­dos, a la espe­ra de que apa­re­cie­ran sus pro­pie­ta­rios. Sin embar­go, hacer el recla­mo ape­nas cul­mi­na­da la gue­rra «era apa­re­cer con un car­tel lumi­no­so dicien­do ‘soy nazi”», iro­ni­zó Gel­blung. Por ese moti­vo, las cuen­tas per­ma­ne­cie­ron inmó­vi­les y, tiem­po des­pués, «ese capi­tal sir­vió para crear Cre­dit Suis­se».

«Noso­tros des­de hace muchí­si­mo tiem­po veni­mos pidien­do que el Cre­dit Suis­se nos abra la posi­bi­li­dad de inves­ti­gar el ori­gen de los fon­dos de esas cuen­tas. Nun­ca lo hizo y sabe­mos, de for­ma extra­ofi­cial, que muchos de los here­de­ros ori­gi­na­les de esas cuen­tas están pre­sen­tán­do­se a pedir el dine­ro», sos­tu­vo Gel­blung.

Sput­nik*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: